Cinco maneras en las que los contribuyentes pueden practicar la autodefensa

Las estafas tributarias pueden ocurrir en cualquier momento durante todo el año, pero son más frecuentes de enero a abril. Evita un potencial ataque sorpresa al entender cómo funcionan los esquemas de fraude tributario y cómo puedes ayudar a defenderte contra ellos. 

¡Es temporada de impuestos! Los ciudadanos estadounidenses que cumplen con la ley preparan sus lápices, juntan recibos y tratan de encontrar los formularios correctos para cumplir con sus deberes como contribuyentes.

Al mismo tiempo, los ladrones de identidad y estafadores afinan sus habilidades tortuosas e inventan nuevos planes para estafarte a ti y al gobierno.

“Muchas estafas de fraude de impuestos utilizan el miedo y la intimidación con los ciudadanos que cumplen la ley y les dicen que están en problemas con el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés)”, expresó Trevor Buxton, que lucha contra el fraude todos los días como examinador de fraudes certificado y gerente de concientización sobre el fraude de PNC. “Lo único que cada contribuyente debe recordar es que, si debes impuestos, el IRS primero se pondrá en contacto contigo por escrito a través del Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS, por sus siglas en inglés) y jamás por teléfono ni por correo electrónico”.

Aprende a defenderte contra algunas estafas de fraude tributario comunes por medio del conocimiento, al tener una respuesta cuando te enfrentas a la amenaza (consulta algunos consejos a continuación) y al agilizar tu declaración de impuestos.

Conoce a tu enemigo

Buxton dice que debes preparar tus defensas al reconocer las características de las estafas más comunes:

  1. Robo de identidad: lo primero en la lista se encuentra el uso no autorizado de un número de seguro social para presentar una declaración de impuestos y reclamar un reembolso falso. En el Internet, puede estar almacenada tu información personal, incluida tu fecha de nacimiento, dirección, número de teléfono, dirección de correo electrónico y número de licencia de conducir, entre otros datos. Lo que no está disponible en la web se puede comprar en el mercado negro, como información de cuentas bancarias y números de seguro social. También podría recogerse de la basura y de los contenedores de reciclaje directamente desde el bordillo de la acera.
  2. Estafas telefónicas: también denominadas “vishing” o llamadas telefónicas fraudulentas, en las que los estafadores fingen ser agentes del IRS y llaman a los contribuyentes exigiendo el pago de impuestos que supuestamente deben. A menudo amenazan con multas, arrestos o embargos salariales si no cooperas. Pueden utilizar títulos que parecen oficiales y dar parte de tu información personal, que extraen fácilmente del Internet.
  3. La suplantación de identidad por correo electrónico (phishing) y por mensaje de texto (SMiShing): al igual que las llamadas telefónicas, los estafadores fingen ser agentes del IRS a través del correo electrónico o mensajes de texto. ¡Cuidado! Los correos electrónicos también pueden contener malware para infectar tu computadora al captar pulsaciones de teclas y al acceder a archivos personales en tus dispositivos.
  4. Organizaciones benéficas falsas: existen organizaciones benéficas falsas, que surgen después de un gran desastre natural. Los contribuyentes deben consultar la herramienta de “Select Check” de organizaciones exentas en el sitio web del IRS o visitar GuideStar.org para asegurarse de que una organización benéfica sea legítima y que califique para recibir contribuciones deducibles. El contribuyente es legalmente responsable de la exactitud de sus declaraciones de impuestos.
  5. Fraude del preparador de impuestos: los preparadores de impuestos deshonestos pueden aprovecharse de ti a través del fraude de reembolso y el robo de identidad. A menudo, las víctimas son atraídas con la promesa de grandes reembolsos irrealistas.

Pero también hay una nueva amenaza que se dirige a los preparadores de impuestos y sus clientes: los ciberdelincuentes se hacen pasar por clientes potenciales con el fin de obtener acceso a la base de datos de clientes existentes de los preparadores de impuestos. Los estafadores se hacen pasar por un cliente y envían un correo electrónico que contiene software malicioso para infectar el equipo de los preparadores y pueden acceder a todos los archivos y la información en los dispositivos de estos.

Para mantenerte al día con los últimos detalles sobre estos (y otros) fraudes tributarios, puedes visitar irs.gov.

Mantente alerta

Al mejorar su sistema de detección temprana, el IRS identificó y confirmó aproximadamente 597,000 declaraciones fraudulentas en 2017, lo que detuvo un estimado de $6 mil millones en reembolsos de impuestos fraudulentos[1].

Toma precauciones para defenderte a ti mismo y a tu familia de estas conspiraciones de fraude tributario con los siguientes consejos:

  • ¡Presenta tus declaraciones temprano! El IRS rechazará cualquier declaración duplicada que se presente con un mismo número de seguro social. Envía tu declaración de impuestos legítima y obtén un reembolso antes de que un ladrón de identidad presente una fraudulenta con tu número de seguro social.
  • No utilices el wifi público al presentar tus declaraciones de impuestos. Como regla general, evita el uso de redes públicas al llevar a cabo cualquier negocio que implique tus finanzas e información personal, como la banca en línea. Si utilizas una red pública, los ladrones de identidad pueden recopilar esta información y utilizarla para presentar declaraciones de impuestos fraudulentas.
  • Si el IRS no te ha notificado previamente por escrito sobre un problema, cuelga las llamadas telefónicas y elimina los correos electrónicos si afirman ser de un agente del IRS. El IRS primero se comunicará contigo por escrito a través del correo postal con respecto a cualquier información tributaria. Para evitar posibles problemas, no aceptes llamadas telefónicas de números de teléfono desconocidos. No abras archivos adjuntos de correos electrónicos ni hagas clic en enlaces de correos electrónicos que afirmen ser del IRS.
  • Haz preguntas antes de brindar información de cuentas bancarias o tarjetas de créditos. El IRS no pide PIN, contraseñas o información de acceso confidencial de tarjetas de crédito o cuentas bancarias por teléfono o correo electrónico.
  • Pide recomendaciones e investiga a fondo un preparador de impuestos antes de brindar documentos financieros o información personal. También pregunta qué medidas toma el preparador para proteger y resguardar tus archivos contra el acceso no autorizado.
  • Informa las estafas de impostores del IRS a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) a través de ftc.gov/complaint.

“El tiempo es dinero, incluso para los estafadores. No contestes llamadas de números de teléfono desconocidos. Si no contestas, los estafadores dejarán de perder tiempo contigo y pasarán al siguiente objetivo”, expresó Buxton. “Los llamadores válidos optarán por dejarte un mensaje”.

 

Para obtener más información sobre el robo de identidad, visita el sitio de privacidad y seguridad de PNC »

Trevor Buxton
Trevor Buxton dice que debes presentar tus declaraciones temprano. A pesar de que el IRS ha reforzado su seguridad, los ladrones de identidad pueden intentar presentar una declaración de impuestos falsa bajo tu nombre.

El IRS jamás:

  • Llamará para exigir el pago inmediato sin enviarte primero una factura
  • Exigirá que pagues impuestos sin permitirte cuestionar o apelar el monto
  • Exigirá que uses un método de pago específico, como una tarjeta de débito prepagada
  • Solicitará el número de tarjeta de crédito o débito por teléfono
  • Amenazará con arrestarte por no pagar


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

Declaraciones y divulgaciones legales importantes

Estos artículos tienen como fin brindar información general solamente, por lo que no tienen por objeto proporcionar asesoramiento legal, fiscal, contable ni financiero. PNC exhorta a sus clientes a que realicen su propia investigación y que consulten con sus asesores financieros y legales antes de tomar cualquier decisión financiera.

Este sitio proporciona referencias a sitios de internet para la conveniencia de nuestros lectores. Si bien PNC se esfuerza por proporcionar recursos seguros y de confianza, no somos responsables de la información, los productos o los servicios que se obtengan en ellos, y tampoco seremos responsables de los daños que surjan por haber entrado a esos sitios. El contenido, la exactitud, las opiniones expresadas y los enlaces proporcionados por estos recursos no son investigados, verificados, supervisados ni patrocinados por PNC.

Lee un resumen de los derechos de privacidad de los residentes de California que describe los tipos de información que recabamos, y cómo y por qué utilizamos dicha información.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink