Las muchas caras de la moneda estadounidense

La moneda estadounidense ha recorrido un largo camino desde que se introdujo por primera vez en 1690. Desde los miles de billetes emitidos por el banco estatal hasta los billetes estándar que conocemos hoy en día.

El aspecto y diseño básico de la moneda de papel estadounidense se ha mantenido relativamente sin cambios durante décadas. Claro, ha habido algunos ajustes a los elementos del diseño y la producción a fin de luchar contra la falsificación, pero un nuevo billete de $20 se parece mucho a su predecesor.

Pero ese no siempre ha sido el caso. Hasta que los Estados Unidos adoptó una moneda nacional en 1863, el gobierno permitía a los bancos privados emitir sus propios billetes, que, en teoría, se podían canjear por oro o plata. En ese momento, había aproximadamente 1,600 bancos estatales que diseñaban e imprimían sus propios billetes y cada uno tenía un diseño distinto. Esto significa que existían hasta 7,000 variedades de billetes genuinos.

Esta línea de tiempo muestra la evolución de la estandarización del papel moneda de los Estados Unidos.

1690: Nace el papel moneda de los Estados Unidos, que fue emitido por la colonia de la bahía de Massachusetts para financiar expediciones militares. Otras colonias rápidamente adoptan la práctica de emitir billetes de papel.

1739: Benjamin Franklin aborda la falsificación. Su imprenta en Filadelfia comenzó a imprimir billetes coloniales con impresiones de la naturaleza: patrones elevados únicos moldeados a partir de hojas reales. Este proceso añade un efecto disuasorio innovador y eficaz ante la falsificación de los billetes.

Billete de 10 dólares en 1776

1776: El 25 de junio de 1776, el Congreso Continental autoriza la emisión de las denominaciones de $2 en “cartas de crédito” para la defensa de America. Esto hace que los billetes originales de $2 sean nueve días mayores que America.

1862: El Congreso autoriza una nueva clase de moneda, conocida como “billetes de los Estados Unidos” o “billetes de curso legal”. Estos billetes se caracterizan por un sello rojo y un número de serie. Siguen circulando hasta 1971.

Billete de 5 dólares en 1853

1863: El Congreso establece un sistema bancario nacional y autoriza al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos a supervisar la emisión de billetes del Banco Nacional. Este sistema establece directrices federales para el fletamento y la regulación de los bancos “nacionales” y autoriza a esos bancos a emitir una moneda nacional garantizada por la compra de bonos de los Estados Unidos.

Billete de 1 dólar en 1862

1869: La Oficina de Grabado e Impresión comienza a grabar e imprimir las caras y los sellos de los billetes del banco estadounidense. Antes de esto, los billetes de banco estadounidense eran producidos por compañías privadas de billetes de banco y, luego, enviados a la Oficina de Grabado e Impresión para que los sellara, ajustara y cortara.

1889: La legislación exige que todos los billetes de banco y otros títulos que contengan retratos incluyan el nombre del individuo debajo del retrato. Esto continúa hasta la actualidad.

1929: Los billetes de banco estadounidenses sufren cambios importantes en 1929. En un esfuerzo por reducir los costos de fabricación, todos los billetes de la Reserva Federal se hacen aproximadamente un 30 por ciento más pequeños y miden 6.14 × 2.61 pulgadas, en lugar de 7.375 × 3.125 pulgadas. Además, se establecen diseños estandarizados para cada denominación, lo que reduce el número de diseños en circulación y facilita la distinción entre billetes genuinos y falsificados.

1957: De conformidad con una ley de 1955 que exigía la colocación de “En Dios confiamos” en todas las monedas, el lema aparece por primera vez en los billetes de banco en certificados de plata de $1 y, luego, en billetes de la Reserva Federal de la serie 1963.

 

¿Quieres aprender más sobre la moneda estadounidense? Lee lo que sucede cuando el dinero valorizado se desvaloriza.

¿Sabías que...?

Las monedas extranjeras eran moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta 1857. Antes de este tiempo, los Estados Unidos no tenía suficiente oro y plata para emitir sus propias monedas


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

   
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink