Cuatro maneras de crear un fondo de reserva para tus empleados y tu empresa.

Es una vía de doble sentido en la que las decisiones inteligentes pueden ayudar al empleador y al empleado.

Para la mayoría de las personas que trabajan, la planificación para la jubilación es una tarea abrumadora si se hace solo. Ya sea que a alguien le sea simpático su jefe o no, un plan 401(k) a través de su empleador puede que sea la mejor oportunidad de tener suficientes ahorros para los fondos necesarios en los años de jubilación.

Muchas compañías proporcionan planes 401(k) como parte de su paquete de beneficios para el empleado. Pero muchos empleados no los aprovechan completamente para maximizar sus beneficios potenciales de jubilación.

Entonces, ¿qué es un 401(k)? Para los que se inician, el nombre se basa en la sección del código de impuestos que los controla.

“Es uno entre muchos vehículos populares para la jubilación”, dice Rosalyn Brown, funcionaria de desarrollo empresarial para la jubilación de la Banca PNC. “Básicamente es un ‘plan de contribución definida’ en el que el empleado puede definir qué cantidad de dinero desea colocar para su jubilación”.

El 401(k) surgió durante los años de 1980 para sustituir al antiguo estándar en el que el empleador tenía todo el peso de la responsabilidad de proporcionar al jubilado un beneficio de jubilación predeterminado, p.ej., el 80 por ciento del salario en el momento de su jubilación. Con una 401(k), el empleador puede proporcionar una contribución a un plan de jubilación, pero no está obligado a hacerlo. El método de contribución de un empleador puede variar entre diferentes compañías.

Según Brown, un plan 401(k) no es simplemente una talla que le sirva a todos. Existen muchas maneras de estructurar y personalizar un plan para que se ajuste a cualquier compañía. Esto incluye a la más pequeña entre las pequeñas empresas y a las mega compañías con decenas de miles de empleados. A continuación, cuatro formas de planes 401(k) que son beneficiosas tanto para los empleadores como para sus trabajadores:

1.     Bueno para las empresas: Impuestos y retención

Para el empleador, un plan 401(k) ofrece un beneficio en los impuestos, ya que la contribución puede considerarse como un gasto de la empresa. Si una compañía tiene un exceso de dinero en efectivo al final del año y busca un gasto empresarial para compensar el pago de impuestos, en lugar de comprar un camión o cualquier otro equipo que quizás no necesites, colócalo en el plan 401(k) de tus empleados, lo que a su vez podría beneficiar a los propietarios hasta el límite anual.

El empleador puede crear una política de concesión de derechos, lo cual es un período de tiempo en el que el empleado debe mantenerse en la compañía antes de tener derecho a la contribución del empleador. La política de concesión de derechos protege la inversión de la compañía y le proporciona una vía para incrementar la retención del empleado.

¿Por qué una compañía no proporciona simplemente bonos a los empleados si tiene dinero en efectivo extra al final del año? Por lo general un bono tiene una alta tasa impositiva como ingreso y el empleado puede ser que termine llevándose a casa un poco más de la mitad del monto actual del bono. Además del impuesto al empleado, también hay que considerar el impuesto sobre la nómina del empleador.

Si al final del año el empleador hace una contribución al plan 401(k), el monto total se coloca en la cuenta y no tiene impuestos hasta que el empleado retira el dinero después de la jubilación. Además, mientras más tiempo esté la contribución en la cuenta 401(k), más interés puede ganar y con el tiempo incrementar realmente el valor de la contribución original.


2.     Gestionar el riesgo y responsabilidad personal

Por lo general, los planes 401(k) se configuran como cuentas de fideicomiso para proteger los activos del fondo. Alguien en la compañía, el propietario o tu gerente de recursos humanos, puede ser designado como el fideicomisario de la cuenta. Esa persona tiene que estar consciente de la responsabilidad fiduciaria asociada con la cuenta en fideicomiso. Pueden ser considerados personalmente responsables si hay un problema con el plan 401(k).

No obstante, existen firmas financieras que ofrecen servicios de fideicomisario corporativo, para eliminar el problema de responsabilidad personal de un fideicomisario individual. La compañía todavía mantiene la capacidad de proveer la dirección del plan y orientación al fideicomisario corporativo, pero ese fideicomisario tiene una responsabilidad fiduciaria de gestionar el plan según los mejores intereses de sus participantes dentro de las reglas y regulaciones para los 401(k). La compañía puede subcontratar el trabajo de la documentación, pruebas de cumplimiento del plan, y la educación del empleado acerca de las opciones para invertir y la inversión.

3.     Ahorros automáticos para los empleados

Tu necesitas una visión a largo plazo con las inversiones para la jubilación. Un beneficio de la compañía como la inscripción automática se ha convertido en una manera popular de administrar un programa de 401(k), tanto para la compañía como para sus empleados.

En los planes con inscripción automática, “por lo general vemos que los empleados van a su plan 401(k) más temprano y a una tasa más alta”, dijo Brown. “También observamos que los empleados utilizan el incremento automático, en el que las contribuciones al 401(k) se incrementan de forma gradual con el paso del tiempo, por lo que esa persona tendrá más éxito en el logro de sus metas de jubilación que alguien que comience a contribuir el máximo a las edades de 45 o 50 años”.


4.     Combínalo con inversiones estratégicas

El proceso de administración del 401(k) está evolucionando en la actualidad. En el pasado, los fondos de jubilación los gestionaba e invertía el empleador en representación del empleado. Ahora, los empleados gestionan sus propios fondos de jubilación, colocando su dinero en inversiones ofrecidas por su plan 401(k). Los resultados han sido mediocres.

“Las personas son emotivas acerca de su dinero, mientras que una compañía, por lo general, ve la inversión de forma estratégica”, dice Brown. “Una vez que la gente comenzó a ver los rendimientos que obtienen las personas, y una vez que los empleados tomaron el control de sus propias cuentas, en comparación con cuando las dirigía el empleador y las compañías hacían las inversiones en representación de ellos, el rendimiento general es significativamente más bajo”.

La selección de fondos de inversión “adecuados” por parte de la compañía es algo crucial. Aunque las opiniones en relación con la selección de fondos son variadas, la diversificación es un elemento clave, añadió. Tener las opciones de inversión del plan 401(k) de tu compañía todas viniendo de una misma familia de fondos puede que no sea la mejor opción, en comparación con múltiples proveedores de fondos.

Según Brown: “Como sucede en cualquier familia, no todas las personas ideales están en esa sola familia. Tampoco existe una familia de fondos con todos los fondos ideales. Simplemente no existe”.

Rosalyn Brown
Rosalyn Brown de PNC dice que los planes de 401(k) son
buenos para los empleados y los empleadores.

¿Quiénes tienen los planes?

Total de planes: 636,991

Participantes: 76.7

Activos: $5 trillones


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink