¿Todavía llevas una chequera?

Esta forma de pago de la vieja escuela está pasando de moda rápidamente.

Para muchos miléniales, la tarea de confeccionar un cheque es tan ajena como ir al cajero del banco para hacer un depósito. Las tarjetas de débito y crédito ahora manejan la mayoría de las compras, mientras que los teléfonos inteligentes, los cajeros automáticos avanzados y las computadoras personales son las herramientas utilizadas para manejar tareas bancarias rutinarias. Hay evidencia creciente de que el arte de confeccionar un cheque se está perdiendo entre las generaciones más jóvenes.

De hecho, los estadounidenses mayores confeccionan más cheques que los más jóvenes. Un estudio del 2009 realizado por el Banco de la Reserva Federal de Boston mostró que los estadounidenses de más de 65 años confeccionaban el doble de cheques que aquellos entre los 25 y 34 años (un 49 por ciento frente a un 24 por ciento).

Al confeccionarse menos cheques, menos personas saben cómo completarlos. Curiosamente, Google ha recibido cientos de miles de consultas de búsqueda sobre cómo confeccionar un cheque. Ese no era el caso cuando Estados Unidos estaba en sus años de formación.

cheques históricos
Cheque de Abraham Lincoln de 1861 (arriba); Cheque de Davy Crockett de 1834 (abajo)

El Proyecto Legacy de PNC Bank tiene un cheque confeccionado en 1861 por el Presidente Abraham Lincoln a su hijo William. También hay un cheque anterior confeccionado por el aventurero, pionero y congresista Davy Crockett en 1834.

Una lección de historia de los cheques

Las personas no confeccionan cheques solo porque son mayores. Pero el uso de alternativas a los cheques se ha desarrollado, en parte, en términos de grupos etarios. Los cheques una vez representaron la mayoría de todos los pagos que no eran en dinero en efectivo. Pero, en los últimos años, su uso en los Estados Unidos se ha desplomado.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses recientemente prósperos adoptaron la confección de cheques como nunca antes. El número de cuentas de cheques en Estados Unidos se duplicó entre 1939 y 1952, y alcanzó los 47 millones. Para 1952, la gente confeccionaba 8,000 millones de cheques al año.

Durante ese período, los cheques se procesaban a mano. Según un estudio, se confeccionaban alrededor de 28 millones de cheques todos los días y cada cheque pasaba por un promedio de 2.5 bancos para ser procesado. A menos que un cheque fuera depositado en un banco que también era el banco de quien confeccionaba el cheque, tenía que ser clasificado a mano y contado, por lo menos, seis veces antes de ser compensado.

En 1955, se introdujo una solución a la creciente carga de procesamiento de cheques cuando la tinta magnética y esos caracteres de aspecto gracioso comenzaron a imprimirse en la parte inferior de los cheques. Esto permitió que las primeras computadoras leyeran y procesaran cheques. Ese sistema se convirtió en el estándar de la industria en 1967 y ayudó a disminuir los tiempos de procesamiento de cheques a dos días durante la década de los setenta. El número de cheques confeccionados se elevó a casi 33,000 millones para finales de 1979 y representaba alrededor del 86 por ciento de todos los pagos que no eran con dinero en efectivo.

La confección de cheques siguió creciendo hasta mediados de la década de los noventa cuando alcanzó su nivel máximo de todos los tiempos estimado en 49,500 millones en 1995.

En su apogeo, PNC contrató a una compañía que tenía una flota de 162 aviones alquilados estacionados en varios aeropuertos que trasladaban las bolsas de cheques de papel y los depósitos por todo el país para que pudieran ser entregados a los bancos originarios para el mediodía del día siguiente. Si había mal tiempo o problemas mecánicos, los cheques permanecían en tierra.

Esa época también marcó el punto en el que otras formas de pagos, como las tarjetas de débito y crédito, los pagos electrónicos y las transacciones de la cámara de compensación automatizada (Automated Clearinghouse, ACH), empezaron a ganar terreno.

Transición digital

Los ataques terroristas del 9/11 en 2001 estuvieron entre los eventos clave que impulsaron el cambio del procesamiento de cheques de manual a digital. Inmediatamente después de los ataques, todo el tráfico aéreo en los Estados Unidos permaneció en tierra durante días. Esto les ocasionó a los bancos un gran riesgo financiero. “Tuvimos que acreditar las cuentas de los clientes cuando depositaban cheques, pero no podíamos compensar esos cheques procesados para los bancos originarios”, expresó Doug Lippert, director de operaciones de PNC Bank. “Los bancos absorbieron ese riesgo”.

El resultado fue la Ley de Compensación de Cheques para el Siglo 21, conocida simplemente como “Cheque 21”. Es una ley federal diseñada para permitirles a los bancos manejar el procesamiento de cheques electrónicamente.

Seguimiento de la decadencia de los cheques

Desde 2000, la Junta de la Reserva Federal ha llevado a cabo estudios de pagos. El estudio de 2016 publicado recientemente muestra que los consumidores confeccionaron casi dos tercios menos de cheques por hogar en 2015 que en 2000. La cantidad de cheques confeccionados por hogar disminuyó de aproximadamente 19 por mes en 2000 a 7 por mes en 2015. Los cheques confeccionados por las empresas también han registrado un descenso constante, en promedio, disminuyeron de 66 cheques por mes en 2000 a 24 cheques por mes en 2015.

Sin embargo, el estudio de la Reserva Federal señala que la larga caída de los pagos con cheques parece haber disminuido un poco: la tasa anual de declinación de cantidad bajó a un 4.4 por ciento entre 2012 y 2015, en comparación con un 6.3 por ciento entre 2000 y 2012.

El estudio de la Reserva Federal muestra que las tarjetas de débito llevan la delantera en el volumen de transacciones, con un 48 por ciento de todos los pagos que no son con dinero en efectivo. El uso de la tarjeta de crédito sigue en aumento, con casi 7,000 millones de transacciones desde 2012.

¿Qué le depara el futuro a la confección de cheques?

El uso de cheques de papel está en declive al verse afectado por los pagos digitales, el Internet y la tecnología inteligente. Incluso el Gobierno se está alejando de los cheques. En 2013, el Departamento del Tesoro dejó de enviar cheques por correo postal a los beneficiarios del seguro social. Ahora obtienen sus fondos mensuales a través de depósito directo o de una tarjeta de débito.

¿Por qué la gente ha dejado de usar cheques? Podría ser debido a las alternativas de banca digital y pagos más convenientes que están disponibles en la actualidad. También puede ser porque es una tarea desgastante llevar una chequera y un bolígrafo, tener que completar los espacios en blanco del cheque y luego estampar tu firma en la parte inferior del cheque sin cometer un error.

cambios en los pagos que no son con dinero en efectivo

Ver la versión del texto

Cambios en la cantidad de pagos al consumidor que no son con dinero en efectivo, por tipo, por hogar, por mes, 2000-2015.
Fuente: Junta de la Reserva Federal


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

Cambios en la cantidad de pagos al consumidor que no son con dinero en efectivon, por tipo, por hogar, por mes, 2000-2015.

  • Tarjetas de débito: 38.4
  • Tarjetas de crédito: 6.9
  • Cheques: -12.2
  • ACH: 5.1

Fuente: Junta de la Reserva Federal

Declaraciones y divulgaciones legales importantes

    Estos artículos tienen como fin brindar información general solamente, por lo que no tienen por objeto proporcionar asesoramiento legal, tributario, contable ni financiero. PNC exhorta a sus clientes a que realicen su propia investigación y que consulten con sus asesores financieros y legales antes de tomar cualquier decisión financiera.

    Este sitio proporciona referencias a sitios de internet para la conveniencia de nuestros lectores. Si bien PNC se esfuerza por proporcionar recursos de confianza y seguros, no somos responsables de la información, los productos o los servicios que se obtengan en ellos, y tampoco seremos responsables de los daños que surjan por haber entrado a esos sitios. El contenido, la exactitud, las opiniones expresadas y los enlaces proporcionados por esos recursos no son investigados, verificados, supervisados ni patrocinados por PNC.

    © 2017 The PNC Financial Services Group, Inc. Todos los derechos reservados. PNC Bank, National Association. Miembro FDIC.

    Lee un resumen de los derechos de privacidad de los residentes de California que describe los tipos de información que recabamos, y cómo y por qué utilizamos dicha información.

    Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink