Alrededor del mundo un caso de fraude a la vez

Alison Ward se perdió su viaje de mochilera por Europa después de la universidad. En cambio, consiguió un trabajo en el que lucha contra el fraude cibernético mundial como parte de una colaboración única entre el Gobierno y el sector privado.

PITTSBURGH: cuando se trata de prevenir y detectar fraudes, varias cabezas son mejores que una, y la Alianza Nacional de Investigación Forense y Capacitación Cibernéticos (National Cyber-Forensics & Training Alliance, NCFTA) cuenta con 18 años de trabajo en equipo exitoso para comprobarlo.

Alison Ward lo entiende mejor que nadie. Como asociada sénior de detección e investigación de PNC, Ward trabaja con otros miembros de la NCFTA, una organización sin fines de lucro que une al sector público y al privado. En esta colaboración única, el Gobierno de EE. UU. y varias compañías comparten información y análisis para identificar, mitigar y, en última instancia, ayudar a neutralizar las amenazas del delito cibernético en todo el mundo.

En las oficinas de la NCFTA, en el sitio de una antigua fábrica de acero cerca del centro de Pittsburgh, los expertos en seguridad cibernética del Gobierno y de la industria privada comparten la inteligencia de amenazas cibernéticas a través de alianzas estratégicas con más de 1,200 expertos en la materia del sector público, privado y académico.

Unir fuerzas contra los ciberdelincuentes

Estas alianzas son lo que distingue a la NCFTA de otras organizaciones que luchan contra el fraude: las compañías como PNC no solo identifican y bloquean las amenazas, sino que también trabajan con el FBI y otras agencias gubernamentales para resolver casos más grandes y, en última instancia, enjuiciar a los ciberdelincuentes.

“El fraude se mueve rápido, pero estamos trabajando en colaboración para movernos más rápido”, expresó Ward. “Una filtración de datos puede convertirse rápidamente en un robo de identidad o en lavado de dinero vinculado a actividades delictivas peligrosas. La información en tiempo real nos permite ser proactivos y reactivos en nuestras investigaciones”.

La NCFTA ha desempeñado un papel importante en la resolución de casos importantes, incluida la conspiración de 2014 conocida como GameOver Zeus, en la que los hackers robaron dinero de empresas en todo Estados Unidos. En consecuencia, Pittsburgh se ha ganado la reputación de ser un centro de seguridad cibernética. Dan Larkin ayudó a crear la alianza en 1997. El agente retirado del FBI es director de prevención del fraude en Enterprise Fraud Group de PNC.

Ward, miembro del equipo de investigadores de Larkin, actúa como los ojos y oídos del banco cinco días a la semana en las oficinas de la alianza, que están repletas de numerosos monitores para rastrear la actividad cibernética.

Fuera de este entorno, las personas pueden dudar o sospechar de compartir información. Pero aquí todos tenemos la misma meta de luchar contra el fraude, y proteger al banco y a sus clientes.

Cuando los representantes en la NCFTA (Alianza Nacional de Estudios de la Cibernética Forense y Capacitación) ven la posibilidad de fraude, comparten esa información con otros representantes, lo que permite a los socios de la industria establecer sus defensas y crear un entorno cibernético más seguro. 

Cuando Ward conoce acerca de una amenaza potencial, ella la informa al equipo de PNC de manera que ellos puedan buscar indicadores de esas amenazas y tomar medidas para proteger a los clientes. Su equipo trabaja entonces sobre el problema, y Ward funciona como enlace entre la banca y la alianza.

Ward y Higdon en la NCFTA (Alianza Nacional de Estudios de la Cibernética Forense y Capacitación)
Alison Ward forma parte del equipo de la NCFTA (Alianza Nacional de Estudios de la Cibernética Forense y Capacitación) que ayuda en la detección y prevención del fraude cibernético global.

La recuperación total ha probado ser valiosa

Este intenso nivel de comunicación y colaboración posee beneficios obvios cuando las compañías experimentan el mismo tipo de fraude al mismo tiempo. Pero uno de los casos más memorables de Ward involucraba información que un socio de la industria había compartido con ella tres años antes.

En 2012, otra banca en la NCFTA (Alianza Nacional de Estudios de la Cibernética Forense y Capacitación) compartió información acerca de actividad sospechosa vinculada a los puntos de recompensa del cliente. En ese tiempo, los puntos eran una nueva manera de estimular a los clientes para que pagaran con una tarjeta de crédito o débito, lo que les permitía acumular puntos y canjearlos por tarjetas de regalo.  

“Veíamos cómo los infractores acceden ilegalmente en las cuentas para canjear las tarjetas de regalo y después enviar la información a una dirección no asociada con el cliente”, dijo Ward. Este fraude resultaba particularmente problemático ya que los clientes y las compañías no descubrían de inmediato la falta de los puntos de recompensa de la manera que notarían el dinero faltante.

Ward ayudó a su colega en el caso, pero su propio equipo no vio que esto sucediera en PNC hasta tres años después. Cuando ella vio la actividad sospechosa, inmediatamente la identificó como el mismo fraude de 2012 y el equipo de PNC actuó con rapidez para prevenir cualquier actividad fraudulenta significativa.

Un mundo de curiosidad

La comunicación desempeña un importante papel en el trabajo diario de Ward, pero lo mismo sucede con el análisis. “Yo poseo una mente analítica, especialmente cuando del fraude se trata. Siempre he sentido curiosidad acerca de qué es lo que hace que las personas se comporten de la manera en que lo hacen”, dijo Ward. “Con el fraude, a pesar de que tengo que revisar una gran cantidad de datos, todavía analizo la situación en general para determinar por qué alguien hace esto”.

En la universidad, Ward continuó con esta curiosidad inherente y estudió sociología y justicia penal, con el plan de seguir una carrera policíaca después de realizar una pasantía en el Departamento de policía del Condado de Allegheny. Sin embargo, una falta de puestos vacantes determinó que en su lugar siguiera la carrera de investigaciones de fraudes.

Con este plan en mente, los padres de Ward la alentaron a que presentara solo una solicitud de empleo antes de irse de excursión a Europa con sus amigos. Esa única solicitud fue para un empleo en investigaciones de fraude con National City, la que fue adquirida desde entonces por PNC. Ward obtuvo el empleo y comenzó a trabajar tres semanas después. A pesar de que no tuvo la oportunidad de explorar Europa con sus amigos ese verano, comenzó una carrera frenando los ataques fraudulentos procedentes de todo el mundo.

Doce años después, Ward todavía ayuda a resolver casos de fraude. “Me encanta mi trabajo porque todos los días son diferentes. Lo que hago es solo una pequeña pieza en un rompecabezas mucho más grande, pero resulta gratificante ver cómo mis pequeñas piezas contribuyen en gran medida con algunos casos mayores. Se trata de ver la situación de forma general y cómo encajan las pequeñas piezas”.


Alison Ward representa a PNC como parte de una
alianza con el sector público/privado

En los últimos tres años, la NCFTA (Alianza Nacional de Estudios de la Cibernética Forense y Capacitación) contribuyó en más de 800 reportes de amenazas cibernéticas y en el enjuiciamiento de más de 300 delincuentes cibernéticos.


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink