Ella saluda a los veteranos con ayuda en las fiestas

La veterana de los Marines de los EE. UU. Chris Phillips, utiliza su experiencia militar para abogar por los veteranos en el lugar de trabajo y ayudar a sus familias a disfrutar de la temporada navideña.

PITTSBURGH – Cuando la familia de Chris Phillips se reúne durante las navidades, se narran muchas historias de guerra, y todas son auténticas.

Phillips pasó seis años en los Marines de los EE. UU. y ahora es especialista en diversidad en el departamento de Recursos Humanos de PNC, el cual recluta y contrata veteranos militares y personas con discapacidades.

Estar en las fuerzas armadas es algo generacional en mi familia. Mi tío fue piloto de aviones caza en la II Guerra Mundial. Mi tía es coronel retirada quien dirigió el cuerpo de enfermeras del Ejército de los EE. UU. durante la guerra de Corea. Ella vino a mi ceremonia cuando me ascendieron a sargento y me colocaron mis grados. Fue un momento inolvidable.

Phillips combina su experiencia militar y su pasión por ayudar a los veteranos a que tengan éxito con su trabajo diario y lleva a cabo trabajo benéfico con su familia para llevar la alegría navideña a los veteranos, sus cónyuges e hijos.

Graduarse en lo militar

Phillips se unió al Marine Corps cuando salió de la escuela secundaria y comenzó seis años de servicio activo en los EE. UU. Aunque nunca fue enviada al exterior, formó parte de la operación original para liberar a Kuwait. Como mecánica certificada en diésel e hidráulica, trabajó con los equipos utilizados por los combatientes y los aviones de combate. También fue instructora de defensa propia y concluyó su carrera en el servicio activo como administradora de escuadrón para el oficial ejecutivo a cargo de 600 Marines.

Phillips también se destacó como una de las 46 mujeres de entre 120 de su serie que se graduaron del entrenamiento básico.

“Ser una mujer en los Marines durante los años 80 no era algo usual. Hace treinta años, nos querían y necesitaban, pero las mujeres eran vistas como administradoras. Nadie creía que podíamos ser movilizadas ni participar en los combates, pero a finales de los años 80 y principios de los 90 todo eso cambió. Mi grupo elevó los estándares y cambió la manera en que las personas ven a las mujeres en el Marine Corps”.

Del uniforme al traje

Después de su servicio activo, Phillips trabajó para uno de los fabricantes de automóviles y proveedores de servicios de atención médica más importantes. También regresó al gobierno federal en el Departamento del trabajo dónde trabajó con las personas mayores y las personas con discapacidades. En 2012 PNC la contrató para ampliar su contratación de veteranos, pero en gran medida por su experiencia como Marine. Ella ayuda a transmitir el mensaje de que la próxima gran oleada de talento “saldrá del uniforme y se pondrá el traje”. En la actualidad, la fuerza de trabajo de PNC incluye más de 1,000 veteranos.

 

Phillips, quien fue nombrada entre los cuatro primeros lugares en el país por su excelencia en el empleo de veteranos, se mantiene extremadamente activa en la comunidad de veteranos de Pittsburgh. Ella integra la Junta asesora de veteranos en la Duquesne University, la Junta de directores del programa de liderazgo de veteranos de Western Pennsylvania y la Junta asesora de G.I Jobs.

También invita a su casa en Thanksgiving a los veteranos contratados recientemente por PNC y a sus familias. Sin embargo hay una trampa para los nuevos huéspedes, él o ella debe hacer el puré de papas.

Con entre 35 o 50 familiares o amigos como huéspedes, Phillips y su familia, mamá, hermanos e hijas mayores, Tawnya y Tawsha, sirven pavo y filet mignon como plato principal. En la cena se consumen 15 hogazas de pan, de 12 a 15 libras de patatas, una gran cantidad de platos familiares tradicionales y un mínimo de ocho pasteles, todo acompañado de muchas historias.

 

“Es totalmente el caos. Tenemos niños debajo de la mesa, pero es el comienzo tradicional de las fiestas en nuestra familia. Cuando tu vienes a PNC, hablamos acerca del equilibrio entre el trabajo y la vida y la integración de esas personas que se acaban de mudar o que están en transición de la vida militar a la civil. Una cena festiva es una excelente manera de darle la bienvenida a esos empleados y a sus cónyuges que son nuevos en la compañía y en el área”. 

Hacer llegar el espíritu navideño

Además, Phillips y su familia iniciaron un programa llamado Camo Kids at Christmas (Niños en camuflaje en las Navidades) en 2011. Varias organizaciones de veteranos ayudan a identificar entre 1 y 3 familias de guerreros heridos (Wounded Warriors) que están necesitadas, luego Phillips y su familia “adoptarán” a los niños durante las navidades. Estas son familias con veteranos que sufren del trastorno de estrés postraumático o de lesiones graves los que no encuentran trabajo o están imposibilitadas de hacerlo.

Debido a que las organizaciones se ocupan de los alimentos festivos más amplios como las comidas, Phillips y su familia se encargan de los niños, y lo hace todo mucho más personal. Le piden a los niños “adoptados” que le escriban una carta a Santa y después hacen las compras para los niños con su lista de deseos. Ningún regalo está fuera de los límites, con la excepción de algo que sea peligroso o esté vivo, como un cachorro. Cuando los niños no están en la casa, los regalos se entregan a los padres. Esto permite que los padres se involucren y formen parte de la magia navideña.

“Es magnífico poder impregnar en esas familias el espíritu navideño”, dijo Phillips. “Es realmente un esfuerzo familiar. He tenido a mi madre a la caza de una muñeca bebé específica, a mi hermano a la búsqueda de una patineta de súper héroe y a mi sobrina escogiendo trajes para esquiar”.

 


Chris Phillips y su familia, incluyendo a sus hermanos (desde la izquierda) Lee, Jeff y Brad, alegrando las
navidades para los veteranos y sus familias.

Uno de los recuerdos favoritos de Phillips es el de una mujer con tres pequeñas niñas que no puso las decoraciones de Navidad porque su esposo acababa de regresar del despliegue militar. Los Phillips les trajeron un árbol y decoraciones rosa y púrpura para que lo adornaran. La madre dijo que eso unió a la familia porque el esposo bajó las escaleras y se reía con las niñas mientras abrían las cajas de las decoraciones.

 

La idea es que los niños todavía creen y eso es de lo que se trata y por qué esto es tan importante para nuestra familia. Es lo mínimo que podemos hacer para mostrar nuestro agradecimiento. Como veterana y como una familia con un veterano, sé que no es suficiente, pero las fotos navideñas que nos dieron los padres hicieron que todo valiera la pena.


Chris Phillips recibió el Premio al patriotismo
del Secretario de Defensa 

Estar en los Marines me ayudó a reconocer qué era lo que estaba destinada a hacer y ello es promover y servir a la comunidad de veteranos.


​Punto de Vista de PNC
Personas reales. Perspectiva real. Percepciones reales.
Lee más información sobre las historias del Punto de Vista »

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink