Introducción

Para los inversionistas, el 2021 comenzó siendo parecido al monte Everest, con obstáculos intimidantes e incertidumbres que parecían casi demasiado atemorizantes para escalarlo. Con una elevación de más de 29,000 pies, el Everest es la montaña más alta del mundo. No obstante, de acuerdo con un gran número de escaladores profesionales, ni siquiera figura en la lista de las 10 montañas más difíciles de escalar. Según resultó, también ocurrió lo mismo con el 2021, desde una perspectiva financiera. Fue uno de los años más sólidos para el rendimiento global de las acciones en 20 años. Rumbo a 2022, aunque algunos de los mismos obstáculos perduran, específicamente, la pandemia, al igual que algunos obstáculos nuevos como la inflación y el descenso de los estímulos monetarios y fiscales, resulta adecuado considerar cuál será la montaña de inversión de este año y, lo que es más importante, cómo escalarla.

Está surgiendo un tema común en todos los mercados: se espera que el crecimiento sea lento en 2022. En 2021, hubo varios factores que generaron un impulso positivo para la economía y los mercados, los cuales no se espera que continúen el próximo año. En primer término, los efectos básicos de comparar los niveles bajos de 2020 con la rápida recuperación de la actividad después que comenzó el proceso de reapertura económica generó tasas de crecimiento interanuales extremas, un efecto que se espera disminuya. En segundo término, los mercados se vieron inundados con apoyo proveniente de los estímulos monetarios y fiscales como respuesta a la pandemia, aunque se prevé que ambos se reduzcan. Por último, los inversionistas tuvieron la grata sorpresa de la reaceleración de las ganancias. Sin embargo, de acuerdo con el concepto de los efectos básicos, no se espera que continúe la misma trayectoria de ganancias.

Muchas estimaciones económicas e indicadores de avance sustentan un panorama de crecimiento desacelerado. Según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, se espera que el PIB mundial se reduzca de un 5.9 % en 2021 a un 4.9 % en 2022. Del mismo modo, se espera que la estimación de crecimiento de las ganancias de consenso correspondiente al índice MSCI All Country World, que representa aproximadamente el 85 % de las acciones mundiales, disminuya del 47 % en 2021 al 6 % en 2022. Desde la perspectiva del indicador económico principal (LEI, por sus siglas en inglés), la media correspondiente a seis meses consecutivos del Conference Board US Leading Economic Indicators Index disminuyó en octubre después de haber estado aumentando cada mes desde septiembre de 2020. Algunos LEI experimentaron su tasa de crecimiento más alta de la que se tiene registro a principios del año, únicamente para desacelerarse a un ritmo rápido. Debido a estos puntos de datos, entre otras cosas, creemos que hay un cambio en curso en el ciclo económico, el cual se dirige del repunte más amplio del mercado a una expansión desacelerada de enfoque más estrecho.

PARA UN ANÁLISIS PROFUNDO
Strategy Insights del primer trimestre de 2022