En todas las industrias, los empleadores reconocen la importancia de atraer y retener a los empleados talentosos. Sin embargo, la importancia de contar con una fuerza laboral estable es incluso mayor en la industria de la atención médica, la cual es particularmente susceptible a los resultados adversos provocados por la volatilidad de la fuerza laboral. Los pacientes dependen del cuidado constante, considerado y confiable, lo cual exige estabilidad y enfoque de parte del cuidador. Sin embargo, dichos atributos pueden verse amenazados fácilmente por la carga que implica el estrés mental y emocional generado por la inseguridad financiera.

Los empleados necesitan recursos y orientación

Según la encuesta realizada por Commonbond en 2018, el 45 % de los encuestados pertenecientes a las industrias de la atención médica y farmacéutica tienen deudas estudiantiles, y el 55 % de dicha población tiene adeudos superiores a $50,000. Esto ayuda a explicar por qué el 75 % de los empleados de dichas industrias creen que sus empleadores deben desempeñar un papel activo en su bienestar financiero, y hay buenos motivos por los cuales se debe atender este llamado. Lo más probable es que los empleadores que no lo hagan sigan enfrentando desafíos con respecto a la retención de talentos, así como a los gastos inevitables relacionados con la pérdida de empleados. Los costos de reemplazo de los empleados clave pueden oscilar del 50 % al 200 % del salario anual de estos. De manera más específica, un informe de investigación de 2020 publicado por NSI, Nursing Solutions, Inc., identificó que cada aumento de punto porcentual en la retención de empleados del sistema de un hospital genera un ahorro anual promedio de $373,200.

Además de la retención, el impacto del estrés financiero de los empleados es considerable, ya que representa un costo de 500 mil millones al año para las empresas estadounidenses tan solo en materia de productividad.[1] Las estadísticas indican que casi la mitad de los empleados admiten que pasan más de 3 horas por semana pensando en los factores de estrés financiero mientras están en el trabajo, y mencionan que las finanzas suponen una distracción. Y más de una cuarta parte de los empleados admiten que su productividad se ha visto afectada por los factores de estrés financiero, ya que estos provocan que uno de cada diez empleados falte a trabajar.[2]

Los empleadores están reaccionando

Frente a estos desafíos, los empleadores están comenzando a implementar soluciones. Actualmente, el 24 % de los empleados mencionan que su empleador ofrece servicios para ayudarles con las finanzas personales, y más de dos terceras partes de estos mencionan que han utilizado dichos servicios.[2] A fin de ofrecer un paquete de beneficios eficaz, los empleadores deben considerar todos los niveles de su base de empleados para confirmar que sus empleados esenciales tengan acceso a soluciones financieras sencillas y que los talentos emergentes y sénior tengan acceso a ofertas más sólidas y sofisticadas. Al ofrecer una distribución personalizada de la manera que resulte conveniente para los empleados, además de soluciones y educación relevantes, los empleadores ayudan a impulsar el uso de los beneficios de bienestar financiero.

Cómo puede ayudar un programa de bienestar financiero

El programa de bienestar financiero más eficaz se basa en comprender las necesidades financieras únicas de los empleados en todos los niveles de la organización. Esto ayuda a establecer hábitos financieros sólidos y a mejorar la seguridad financiera del empleado al brindar soluciones dirigidas a cada situación y etapa de vida. A su vez, esto ayuda a mejorar la productividad y la retención de empleados. En el caso específico de la industria de la atención médica, en última instancia esto implica una mayor estabilidad, lo que genera una mayor satisfacción del paciente y una mayor retención.

Consideraciones clave de los programas de bienestar financiero exitosos

Un programa de bienestar financiero que te beneficie a ti y a tus empleados se basa en comprender las necesidades únicas en todos los niveles de tu organización. Para que sea exitoso, el programa debe brindar acceso a los productos y servicios que cumplen con dichas necesidades e impulsar la participación a través de la conveniencia, los incentivos y los recursos educativos.

Estas cuatro ofertas demuestran un compromiso por mejorar el bienestar financiero, ayudar a minimizar la rotación de empleados y reducir las distracciones para que los empleados puedan mantenerse enfocados en proporcionar una atención excepcional a los pacientes.

Banca en el lugar de trabajo: un programa sólido de banca en el trabajo debe ofrecer una variedad de opciones de cuentas entre las cuales los empleados puedan elegir, así como servicios financieros presenciales y virtuales (especialmente en esta época de distanciamiento social). Además, debe proporcionar talleres y eventos informativos referentes a la inscripción en depósitos directos, la solicitud de hipotecas y la comprensión de los diversos programas de tarjetas de crédito y cómo estos cumplen con las necesidades de los empleados. El programa que selecciones también debe proporcionar capacitación con respecto a cómo utilizar las herramientas digitales de administración del dinero. Es importante mencionar que dicho programa no debe generar ningún costo o carga administrativa para el empleado.

Atención médica dirigida por el consumidor: hoy en día, se está solicitando a cada vez más empleados que asuman una mayor responsabilidad por el pago de su atención médica. Una cuenta de ahorros para la salud (HSA) se ha convertido en una forma común de hacerlo, aunque es fundamental que los empleados sepan cómo funciona una HSA, comprendan los beneficios que a menudo se pasan por alto y sepan cómo usar las herramientas que están a su disposición.

Tu solución HSA debe brindar una experiencia digital fácil de usar para ayudar a facultar a los empleados para que tomen decisiones informadas y utilicen las herramientas que les facilitan realizar el pago de facturas, hacer contribuciones a sus cuentas y entender la forma en que pueden ayudar a hacer crecer dichas cuentas.

Centro digital de evaluación financiera y recursos: a fin de ayudar a motivar a los empleados a participar y mejorar su visión financiera, un programa de bienestar financiero exitoso debe ofrecer una herramienta digital personalizable que ayude a impulsar el compromiso. Dicha herramienta debe permitir que los empleados evalúen su bienestar financiero, analicen las recomendaciones específicas por tema, accedan fácilmente a un programa completo de educación financiera y ganen puntos por monitorear el avance hacia el logro de sus metas. También debe permitir que el administrador de la compañía recabe perspectivas referentes al compromiso del empleado y a las tendencias de datos, además de proporcionar informes para ayudar con las prioridades y educación del empleado.

Plan de retiro y servicios de inversión fiduciaria: todo empleado tiene la meta de lograr la independencia financiera, lo que incluye la capacidad de jubilarse bajo sus propios términos (sin preocuparse por el hecho de poder permitírselo). Un programa de bienestar financiero sólido proporcionará orientación mediante un asesor de inversiones 3(21) o un administrador de inversiones 3(38) que ofrezca soluciones diseñadas en torno a las metas de tus empleados. Los programas exitosos se centran en todo, desde la selección de las inversiones hasta la asistencia en relación con las políticas, y ofrecen un experto dedicado que implementa campañas de educación anuales que incluyen encuestas, herramientas en línea, reuniones presenciales y virtuales, seminarios web y más.

Listos para ayudar

PNC proporciona una oferta integral para las necesidades del programa de empleados más básico, así como programas completamente personalizados que se diseñan tomando en cuenta a tus empleados y tu entorno laboral único. Un consultor dedicado de bienestar financiero de PNC te puede ayudar a personalizar un programa según tus necesidades específicas a partir de nuestro conjunto integral de soluciones, que incluye un programa de banca en el trabajo, cuentas de ahorros para la salud, un sitio de evaluación financiera y recursos, planificación para la jubilación y servicios de inversión fiduciaria.

Para obtener más información sobre cómo podemos aportar ideas, perspectivas y soluciones para ti, comunícate con tu gerente de relaciones o visita pnc.com/wellness