Transcripción:

Operador:  

Entonces, sin más preámbulo, les presentaré a la oradora del día de hoy. Amanda Agati es directora de inversiones de The PNC Financial Services Group, Inc. Es la vocera de inversión de PNC a cargo de la estrategia de inversión general de PNC, así como de la cartera y administración del riesgo, soluciones de inversión y desarrollo y ejecución de las políticas de inversión de PNC Private Bank, PNC Private Bank Hawthorn y PNC Institutional Asset Management.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, será acompañada por Dan Brady, quien ayudará como moderador. Dan es estratega jefe de inversiones del Grupo de Gestión de Activos de PNC. En este cargo, supervisa todas las estrategias de inversión relacionadas con las actividades de PNC Private Bank, PNC Private Bank Hawthorne y PNC Institutional Asset Management.

Ahora cederé la palabra a Amanda, quien dirigirá la conversación del día de hoy sobre los fundamentos clave económicos y del mercado y cómo estos pueden afectar a los inversionistas en 2022. Esperamos que la conversación les resulte esclarecedora y agradable.

Amanda, tienes la palabra.

Amanda Agati:  

Muy bien, excelente. Gracias, Ian, por tu amable presentación, y buenas tardes a todos. Estoy muy contenta de estar aquí con todos ustedes esta tarde, aunque sea de forma virtual, para explicar en detalle los muchos aspectos de nuestro panorama económico y de inversión. Como siempre, hay mucho material por cubrir. Creo que este año en particular tenemos mucho preparado para ustedes y, por ello, sin más preámbulo, simplemente voy a comenzar a profundizar en el tema.

Estoy muy agradecida, pero antes de empezar, quiero mencionar que aquí tengo a Dan e Ian como mis compañeros para ayudar con cualquier problema, pregunta y asunto del chat que pueda surgir a medida que avanzamos. Así que, a medida que avanzamos en la presentación, vamos a dejar la sesión de preguntas y respuestas para el final. Sin embargo, pueden enviar sus preguntas. Vamos a tratar de abordar tantas de ellas como sea posible durante el breve periodo que pasaremos juntos el día de hoy.

Permítanme empezar con nuestra primera diapositiva. Hoy, desde luego, es el Día de la Marmota y, por supuesto, no podía perderme la oportunidad de rendir homenaje no solo a Bill Murray, quien desde luego es uno de mis favoritos, sino también a su emblemático filme clásico de 1993, aunque lo haré desde la perspectiva de los mercados y la economía. Entonces, ese es el truco. De manera que, con suerte, apreciarán algunas de las referencias a medida que avanzamos.

Bien, con seguridad nos sentimos mucho más optimistas que el personaje de Bill Murray, así que no empecemos con un mensaje con una tendencia a la baja muy pronunciada. Todos compartimos aquí algunas de los mismas sensaciones inconfundibles de deja vu al dirigirnos a este nuevo año.

Me apena mucho informar que la marmota ciertamente vio su sombra aquí más temprano esta mañana, y, aunque no lo crean, 6 semanas o más de invierno, nos llevan al 16 de marzo. No sé si ello resulte interesante, fascinante o inquietante para aquellos que quizás sean un poco supersticiosos, pero esa es precisamente la fecha de la tan anticipada reunión de marzo de la Reserva Federal. Así que lo más seguro es que la oleada de frío de la volatilidad del mercado que hemos visto comenzar este año no termine pronto si la marmota resulta acertada en los plazos dados en su predicción. Entonces, el mensaje clave aquí desde la arrancada, es que no se observa una tendencia a la baja muy pronunciada, pero sí creemos que los inversionistas deben ajustarse y abrocharse bien el cinturón, porque definitivamente tendremos un recorrido accidentado en las próximas 6 semanas.

Así que este es un breve resumen de una de nuestras publicaciones favoritas que actualizamos mensualmente, cuyo objetivo es ser verdaderamente dinámico y evolucionar a medida que lo hacen los mercados y el panorama económico. Su título es "Lo bueno, lo malo y lo feo" (The Good, the Bad, and the Ugly), y en realidad es una instantánea de todas las corrientes entrecruzadas, es decir, de todos los aspectos clave que nos resultan prioritarios desde una perspectiva de estrategia de inversión. Pienso que es un buen marco de referencia para mis comentarios en el día de hoy.

Si singularizan una sola diapositiva de esta conversación, realmente debería ser esta. Esta es la versión resumida de todos esos mensajes clave, y creo que también es verdaderamente donde nuestra sensación de deja vu quizás se capta mejor, es decir, es aquí donde la esencia de esa sensación de algo ya experimentado se capta mejor. Muchos de los mismos problemas a los que nos enfrentamos durante el transcurso de 2021 siguen en gran medida estando en control con respecto al 2022. Como son la inflación, los retos de la cadena de suministro, el apoyo de la política monetaria mundial, un régimen de alta volatilidad, las valoraciones elevadas y el crecimiento de las ganancias, por nombrar algunas. Pero hay tantos temas recurrentes en la diapositiva hoy que serían muy similares, si no exactamente iguales, en este momento que a principios de año en 2021. Así que creo que este es un buen marco de referencia para muchos de los temas que analizaremos juntos esta tarde.

Entonces, comencemos aquí con nuestra primera referencia oficial de Bill Murray. "¿Señora Lancaster, alguna vez ha tenido un deja vu?" "Creo que no, pero puedo chequear con la cocina". Creo que es solo una manera muy graciosa para comenzar. Y es verdaderamente importante en términos de chequear esa cocina proverbial, la que también conocemos como nuestro proceso de inversión, para realmente ver qué temas económicos serán los que probablemente asumirán el control en 2022 y serán los prioritarios para nosotros cuando hablamos del camino a seguir. Analicemos esto un poco.

La primera diapositiva de esta sección realmente presenta un inicio más parecido al de un libro de texto para esta sección. Una de las tres bases principales de nuestro proceso de inversión es nuestro análisis del ciclo económico, y las otras dos son las valoraciones y la técnica. Y en base a lo que hemos resumido en esta diapositiva, sabemos que los ciclos del mercado atraviesan cuatro fases diferentes, pero rara vez es tan sencillo y rara vez resulta una progresión fluida de una fase a la siguiente.

Este es el estado ideal. Pero sabemos que la realidad es cualquier cosa menos ideal, y definitivamente no existe ningún anuncio lumínico que nos indique cuándo cambió una fase del ciclo y, lo que es más importante, no existen dos ciclos que sean realmente iguales. De manera que, al no tener la predicción de la marmota para darnos una indicación de cuándo va a cambiar el ciclo, creemos que nos estamos acercando al final de la fase de expansión acelerada. Hubo un colapso sin precedentes en el mercado, un colapso económico seguido por un repunte del mercado sin precedentes y una recuperación económica como resultado de la pandemia. Así que, yo no sé ustedes, pero yo ciertamente ya experimenté una sacudida al hablar sobre el cambio de fase del ciclo aquí.

Pero creemos que esto viene acompañado de un número de oportunidades nuevas para los inversionistas, en realidad en todas las clases de activos, y creemos que muchas de estas surgirán durante el transcurso de 2022, incluso a medida que la fase del ciclo cambia y el crecimiento empieza a hacerse un poco más lento. Así que, una vez más, no se observa una tendencia a la baja muy pronunciada, pero creo que esto es útil en términos de enmarcar cómo podría ser ese trayecto a seguir.

De manera que para profundizar un poco más en el asunto, una vez más sin la ayuda de la marmota, estas son algunas de las características clave de una fase de expansión desacelerada del ciclo. Creo que lo verdaderamente interesante de esto es que marcamos cada casilla individual en función de lo que observamos sobre los datos económicos actuales e indicadores económicos principales. Entonces, solo los voy a mencionar rápidamente, pero profundizaremos en ellos con más detalle mientras continuamos la conversación esta tarde.

El crecimiento de las ganancias, en particular en el caso del índice S&P 500, se encuentra en un modo de desaceleración, aunque todavía es positivo. Este es un tema que dominará de forma absoluta en el 2022 y en lo sucesivo. Las condiciones financieras, de las cuales también hablaremos, aún se encuentran en territorio acomodadizo, aunque quizás en menor grado de lo que han sido desde los mínimos más pronunciados de la pandemia.

Lo que también es una consideración importante para el trayecto futuro de los mercados de capital y de ingresos fijos y ciertamente de la economía en general, la forma de la curva de rendimiento cambia bastante a medida que avanzamos en los ciclos, y definitivamente estamos aquí ante un patrón de aplanamiento. Así que marcamos esa casilla indicando que avanzamos a la fase de expansión desacelerada.

Los diferenciales de crédito, aunque se han ampliado un poco durante el reciente episodio de volatilidad del mercado, siguen mostrando un buen comportamiento, por lo que los describiríamos como un tanto estrechos o en proceso de aplanamiento. Y creo que eso es representativo de un posible cambio de ciclo o de la fase de un ciclo que avanza hacia el 2022.

Inflación. Les daré un poco de lo que quizás es una opinión controvertida, en el sentido de que creemos que estamos superando el nivel máximo en relación con la tasa de aceleración correspondiente a la inflación. Ese también es un tema fundamental en la fase de expansión desacelerada del ciclo, y hablaremos un poco más de por qué creemos que ese es el caso.

Y luego el punto final, los principales indicadores económicos en un modo de desaceleración, una tasa de crecimiento más lenta, definitivamente aquí ese segundo instrumento derivado, esa tasa de cambio que se desacelera, aún se encuentra en un territorio muy positivo. Así que, una vez más, no es para nada un mensaje de tendencia a la baja muy pronunciada para pasar de la fase de expansión acelerada a la fase de expansión desacelerada, pero sí necesitamos restablecer nuestras expectativas como inversionistas en consecuencia para que se produzca este cambio.

Muy bien, analicemos ahora algo del meollo económico, por así decirlo. Empezaremos con algunas ideas referentes al PIB y al crecimiento económico. El informe del PIB del cuarto trimestre presentado la semana pasada tuvo algunas contradicciones, aunque si se analiza la cifra general, esta fue bastante sólida, con un crecimiento del PIB real del 5.5 % en el cuarto trimestre. No se puede contradecir eso en términos de resultado.

Si pasamos al plano general y analizamos todo el 2021, el PIB real aumentó a razón de una tasa aproximada del 5.7 %, lo que representa el mejor año de crecimiento desde 1984. Por supuesto, establecimos un estándar verdaderamente bajo como función de la contracción observada en 2020. Como referencia, ese año hubo una disminución del 3.4 %. Pero aún así, después de todo, consideramos que es un resultado sumamente sólido, y se produjo una aceleración verdaderamente considerable durante el transcurso de 2021. Dicho esto, a pesar que las cifras generales fueron sólidas, algunos de los componentes subyacentes fueron un poco más contradictorios, como dije antes.

Sí, la economía tuvo una amplia expansión, pero la mayor parte de ese crecimiento se produjo como resultado de la reconstitución del inventario, lo cual es obviamente una necesidad. Las compañías están tratando de ponerse al día en términos de reconstituir sus existencias, para de esa forma reconstituir sus inventarios después de la reducción sufrida durante el transcurso de la pandemia y los cierres. Pero queremos ver que eso continúe hasta el final, y eso será importante en función de que haya un tema para que la recuperación económica continúe durante el transcurso del 2022 y en el futuro.

Con certeza el gasto del consumidor fue sólido. Creemos que los consumidores se encuentran en una condición muy saludable. Hablaremos de eso de manera un poco más detallada. Creo que ese seguirá siendo un tema dominante en 2022. Y el comercio pasó de estar un tanto rezagado a ser más o menos neutral, lo que es notable en términos del cambio.

Pero la inversión empresarial fija fue muy, pero muy modesta en términos de contribución. Esa va a ser una de las claves. En realidad queremos ver que se acelere durante el transcurso de 2022 para tener alguna oportunidad de ver que esta recuperación económica se acelere. Yo afirmaría que es algo así como el eslabón perdido de acuerdo al panorama.

Y luego, por supuesto, está RESI. Creo que todos conocemos y somos conscientes de algunos de los desafíos que hay ahí. Pero RESI presentó un leve rezago, por lo que en términos netos, no generó un cambio demasiado notorio.

Nuestro equipo de economía cree que el crecimiento durante el primer trimestre probablemente sea muy débil. Creo que eso es muy comprensible, dados los efectos perdurables de lo que se está observando con la variante ómicron y definitivamente con la constante escasez de mano de obra. Pero sí pensamos, tal como se observó en 2021, cuando el inicio del año fue lento y, luego, se presentó la aceleración sistemática del crecimiento durante el transcurso del año, pensamos que lo mismo pasará también en 2022. Así que, ciertamente este es un deja vu, en lo que respecta al trasfondo del crecimiento económico.

El pronóstico del equipo de economía es de un crecimiento aproximado del 3.5 % durante todo el 2022, lo que se traduce en aproximadamente el doble del potencial de crecimiento a largo plazo de la economía, lo que representa otro año bastante sólido desde una perspectiva de crecimiento económico. Pero desde luego, siempre existen algunas reservas y algunos riesgos con respecto a ese pronóstico. Así que solo voy a mencionar rápidamente algunos para ustedes en la medida que observemos cualquier variante nueva, en función de la pandemia, que nos pueda confundir un poco según dicha proyección.

Los problemas o las interrupciones en la cadena de suministro que persistan más tiempo de lo que actualmente creemos es el camino a seguir definitivamente pueden obstaculizar el avance. La actual escasez de mano de obra y la rapidez con la que los trabajadores vuelvan al mercado laboral será una variable fundamental. Y, luego, la nueva que al parecer surgió de la nada en los últimos meses es lo que ocurre con la política de la Fed y la política monetaria en general. ¿Hay un escenario en el que terminaremos haciendo un ajuste demasiado rápido a tal punto que, de hecho, pueda impedir el crecimiento económico este año? Eso definitivamente es algo que vigilaremos muy, pero muy de cerca a medida que le damos seguimiento todo el año.

Muy bien, hablemos ahora durante un minuto sobre el consumidor. Observamos que en 2022 se materializará una historia positiva muy similar para el consumidor. Algunos puntos de datos de alta frecuencia se enumeran en esta página. Para quienes han estado siguiendo nuestro trabajo durante el transcurso de la pandemia, de hecho, hemos limitado o reducido nuestro campo visual para dar seguimiento a algunos de estos puntos de datos de alta frecuencia como parte de nuestro proceso de inversión y, realmente, lo hemos hecho para comprender lo que está haciendo el consumidor más importante. En definitiva, ¿cómo es el comportamiento? ¿Ha modificado la pandemia el comportamiento del consumidor fundamentalmente, o estamos en presencia de una reversión a los niveles existentes antes de la pandemia? Por lo tanto, si simplemente observan algunos de los ejemplos que aparecen en la diapositiva, los consumidores claramente han vuelto a su antigua forma de vida en lo que respecta las ventas minoristas. Pero en otros, sí podemos observar que hay algunos cambios bastante importantes.

Por supuesto, los empleos de oficina, el trabajo de forma remota, los viajes de negocios, una serie de otros desafíos potenciales y las reservaciones en OpenTable en realidad se han recuperado bastante, pero no se encuentran cerca de la posición que creemos deberían tener si miramos al comportamiento del consumidor anterior a la pandemia. Por lo tanto, esperamos que el gasto del consumidor se mantenga sólido durante todo el año. Definitivamente, el mercado laboral está mejorando. Sin duda, los sólidos aumentos salariales que observamos en la actualidad deberían, en última instancia, generar un sólido crecimiento de los ingresos. Y, por ello, creemos que el consumidor será una fuerza dominante en 2022 y un catalizador clave del crecimiento económico, para que este repunte del mercado continúe.

Lo que creo que será interesante ver es si el péndulo oscila de gastar mucho en bienes hacia los servicios. Desde luego, la variable clave, que viene siendo lo que sucede con la pandemia y el hecho de si veremos o no el surgimiento de cualquier variante nueva. Sin embargo, a medida que la economía continúe retomando el rumbo hacia la reapertura total y vemos que las personas se sienten mucho más cómodas de volver a salir, creemos que ese péndulo oscilará. Y eso en última instancia se puede traducir, quizás un poco más adelante este año, pero en última instancia se puede traducir en una recuperación en algunos de estos puntos de datos de frecuencia más alta a medida que el año transcurre.

Esto es muy importante en función del posicionamiento del mercado, realmente, porque el mercado ha tenido un repunte en previsión del regreso a los niveles que había antes de la pandemia, particularmente en el caso de las categorías como las exposiciones orientadas al valor, las exposiciones cíclicas e incluso las acciones de más baja capitalización. Por ello, el desafío en este momento realmente es el hecho de que no hemos visto que los fundamentos subyacentes se recuperen en la misma medida.

Ciertamente, hemos observado una recuperación, especialmente con respecto a la profundidad de los bajos niveles de la pandemia. No quiero subestimar aquí el progreso que hemos logrado. Pero sí creemos que aún hay un poco de discordancia entre el punto en el que el mercado está valorando la recuperación y el punto en el que se encuentran los fundamentos subyacentes. Por ello, el 2022 podría ser un año crucial para que esa tesis se desarrolle, ya sea de manera positiva o negativa. Somos un poco desconfiados. Somos un poco escépticos con respecto a que algunas de estas categorías regresen a aquellos niveles previos a la pandemia.

Bien, hablemos sobre la inflación un minuto, que claramente es un punto de preocupación. Probablemente esta es la subestimación del seminario web. Dado que la inflación claramente seguirá siendo un punto de preocupación, no solo para los consumidores, sino claramente para la Fed y el notable cambio en su retórica tan solo durante los últimos meses, y definitivamente ahora también para los inversionistas, especialmente debido a toda la volatilidad y el retroceso que hemos experimentado al comienzo de este año. Aunque tengo que decir, como advertencia, que creemos que la tasa de variación, es decir, esa tasa de aceleración de la inflación y de los indicadores relacionados con la inflación que comenzó el verano pasado de una manera bastante considerable comienza a hacerse más lenta y es posible que en última instancia llegue a su fin. Y, por tanto, creemos que a medida que las comparaciones se localizan al alza, es decir, se vuelven más sólidas en términos interanuales a medida que avanzamos en 2022, es posible que eso elimine del contexto parte de la tensión inflacionaria.

Eso no significa que los precios vayan a bajar. Esa no es la historia de la que estamos hablando. Pero pensamos que la óptica, esa tasa de aceleración, empezará a hacerse más lenta, y creo que eso definitivamente será un aspecto positivo desde la perspectiva de la confianza del mercado. Aún así, con la llegada de esas comparaciones y dado que la perspectiva se ve un poco mejor, se sigue pronosticando que el núcleo del índice de gasto de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés), basado en el equipo de economía, finalice el año aproximadamente en un 3 %, lo que claramente supera el objetivo de 2 % de la Fed, lo que aún justifica claramente que el hecho de que la Fed tome ciertas medidas para modificar el apoyo oficial y revertir parte del apoyo oficial sin precedentes que hemos tenido desde la aparición de la pandemia.

No obstante, desde nuestra perspectiva, el comodín, en lo que se refiere a la inflación, realmente nos lleva de nuevo a los problemas de la cadena de suministro. Y este es realmente, desde nuestro punto de vista, el catalizador individual más importante para el camino a seguir en 2022 fuera de un catalizador impulsado por la política. Y es esta dinámica de interrupciones en la cadena de suministro, desafíos en la cadena de suministro e incluso la forma en que avancemos desde este punto a la normalización de la cadena de suministro, esa realmente será la dinámica que regirá durante todo el año. Y esa es una variable clave que tendremos que vigilar muy, pero muy de cerca para dar seguimiento al avance y al ritmo del crecimiento en lo sucesivo.

Un ejemplo sencillo, que es un poco anecdótico, pero creo que es el símbolo de esta dinámica en lo que se refiere a las interrupciones y los desafíos de la cadena de suministro, es, por supuesto, la industria de los semiconductores. Hemos observado solo cuellos de botella y desafíos importantes en la fabricación de chips semiconductores. El verano pasado la expectativa de consenso era que la falta de capacidades de fabricación se estabilizaría o se recuperaría hacia finales del cuarto trimestre del año pasado. Obviamente, eso no ha ocurrido. Así que ahora la expectativa se ha cambiado a la mitad o la parte final de 2022. Entonces, nuevamente, esta será la dinámica que nos acompañará en el transcurso de todo el año.

Obviamente, los chips semiconductores son un insumo crítico para todo tipo de bienes duraderos a través de toda la economía mundial, así que de cierta manera quizás esto indique una tendencia. Definitivamente, este es un indicador según el ritmo y tiempo conque nos acercamos a la normalización. Por eso realmente pensamos que ese es el mayor catalizador individual para ayudar a reducir parte de la tensión inflacionaria durante el transcurso de este año. No es realmente la política de la Fed la que tiene que hacerlo. Quiero decir que quizás tengamos que abordarlo desde una perspectiva multifacética. Sin embargo, creemos que en el centro de esto, las interrupciones de la cadena de suministro son el gran problema en este caso, el efecto severo en lo que respecta a la inflación. Muy bien.

Cambiemos de tema y hablemos de los aspectos técnicos del mercado. Claramente, la marmota vio su sombra como un reflejo de la cita que aparece en la diapositiva, por lo que ciertamente creemos que el contexto técnico del mercado de capitales seguirá siendo un obstáculo bastante firme muy a corto plazo. Desde la perspectiva del análisis técnico, prácticamente todas las clases de activos en la categoría de capital cayeron por debajo de la mayoría de las promedios móviles importantes, y cualquiera de las últimas líneas de tendencia que se pudieran vincular al 2020 realmente se han roto. De manera que, en términos del camino a seguir, no nos estamos enfocando tanto en los promedios móviles, sino a más largo plazo, si es que se les puede llamar así, en los indicadores técnicos a más largo plazo, es decir, los indicadores como la amplitud del mercado e incluso las correlaciones.

Cuando analizamos la amplitud de mercado, y eso es en realidad, nos referimos a eso como el número de compañías que superan su respectivo promedio móvil a 200 días, esa variable de hecho mantiene una tendencia a la baja. Así que realmente estamos buscando señales de estabilización en lo que se refiere a la amplitud para realmente indicar un entorno despejado, por lo menos eso es lo que hemos resuelto aquí en términos de volatilidad y del contexto del mercado de capitales.

También estamos analizado, como ya lo he dicho, las correlaciones entre acciones, y las correlaciones de hecho permanecieron muy bajas en comparación con lo que se esperaría ante un retroceso del mercado tan severo y de muy corto plazo. De manera que, en otras palabras, lo que estamos diciendo es que este no es un mercado en el que todas las acciones están avanzando juntas.

Fue algo muy ordenado. Desde nuestro punto de vista, fue bastante racional en el sentido de que las valoraciones más altas y realmente los que no tuvieron ganancias fueron quienes se vieron más afectados durante el episodio de volatilidad que tuvimos a finales de enero. El resto de los constituyentes y los diversos índices definitivamente se vieron un poco afectados, aunque esta no fue la señal de que todo convergiera en uno. No hubo contagio alguno ni ningún tipo de preocupación en torno a eso. En efecto, se percibió como algo muy ordenado. Entonces, desde esa perspectiva, nos sentimos un tanto confiados en el contexto técnico, incluso a pesar de que creemos que las condiciones seguirán siendo agitadas, por lo menos hasta la reunión de la Fed que tendrá lugar a mediados de marzo.

Así que hemos estado en un régimen de alta volatilidad desde el inicio de la pandemia, aunque claramente han pasado muchos meses desde que los inversionistas han tenido que luchar con estos súbitos descensos que se pueden presentar en un régimen de alta volatilidad como este. Un buen ejemplo es el hecho de que el mayor retroceso que el índice S&P 500 tuvo el año pasado fue de tan solo un 5 %. Y realmente, lo que está ocurriendo aquí es que al mercado simplemente le preocupa que la Fed termine por reaccionar con demasiada rapidez y que la reversión de la política, o el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed podría, en última instancia, descarrilar la expansión económica que ya se está en esta modalidad de expansión lenta o tipo de cambio descendente.

En este caso, un buen ejemplo es que pasamos de tal vez una o dos subidas en las tasas durante el transcurso de 2022, a cuatro o cinco como expectativa de consenso en un plazo aproximado de 45 días, como quien dice un cambio abrupto. Y no se está presentando necesariamente en la forma de incrementos de 25 puntos básicos. Existen ciertas charlas y rumores con respecto a que posiblemente se estén contemplando subidas de 50 puntos básicos. Y el mercado ha tenido fuertes dificultades para revalorizar ese tipo de cambio de régimen en el contexto y, desde luego, esto se ha traducido en una volatilidad bastante considerable en el corto plazo.

Si observan en esta diapositiva, en la parte superior izquierda, el índice de volatilidad CDOE, que normalmente se llama VIX, tuvo un aumento bastante considerable durante el retroceso de enero que aquí vimos en el mercado. Está empezando a resolverse en breve, pero sigue siendo muy elevada en comparación con los estándares históricos, ya que se está valorizando en aproximadamente 22, en comparación con el promedio a largo plazo de aproximadamente 18.5.

Si observamos el lado derecho de esta diapositiva, esa es la curva de futuros de VIX. Entonces, si mantenemos nuestra atención durante los próximos 6 a 9 meses, ¿cuál es la volatilidad de los precios del mercado durante ese periodo de tiempo? Y pueden ver que nos ubicamos en niveles muy elevados, incluso más altos que el precio al contado actual. De manera que al ubicarse en aproximadamente 26, claramente está indicando un periodo elevado de incertidumbre a futuro, y creo que eso es lógico dado que los aires de cambio políticos se están levantando de una manera bastante considerable.

Pero, créanlo o no, la volatilidad no es simplemente un cuento del mercado de capital, sino que de hecho está muy viva y coleando también en el mercado de bonos. Así que en la parte inferior izquierda de este gráfico aparece el equivalente al VIX del mercado de bonos. Se le llama el índice MOVE. Créanlo o no, se ubica en los niveles de marzo de 2020. Supongo que eso no es del todo sorprendente, dado lo volátil que ha sido el trayecto de las tasas de interés impulsado por el mercado, incluso a pesar de que no fue sino hasta fechas recientes que hubo movimiento en el frente de la política. Pero luego, por supuesto, tenemos este cambio en la política monetaria que también es inminente, por lo que no es de sorprender observar un alto grado de variabilidad también en los mercados de ingresos fijos. En conclusión, este no es un mensaje de tendencia a la baja pronunciada.

Un régimen de alta volatilidad no se traduce automáticamente en rendimientos negativos del mercado, aunque de cierta manera esa es la forma en la que las cosas empezaron este año. Es realmente solo un reflejo de nuestro punto de vista con respecto a que las oscilaciones de los precios mayores a las normales probablemente serán la norma y no la excepción. Es por eso que al inicio dije que hay que abrocharse y ajustarse bien el cinturón, ya que este régimen de alta volatilidad seguirá predominando en 2022, tal como sucedió en 2021. Es un deja vu.

Muy bien. Entonces, cambiemos de tema nuevamente y hablemos un poco sobre los fundamentos del mercado de capital. Me encanta esta cita. "Ese fue un día bastante bueno. ¿Por qué no pude revivir ese día, una y otra vez?" El 2021 de verdad refleja muy bien esa cita. Fue una combinación del crecimiento sólido de las ganancias, positivo si no sólido, revisiones de fuertes ganancias, junto con una expansión múltiple. Realmente fue invertir en un Nirvana, y me encantaría que ese fuera un momento de deja vu ahora en 2022.

Lamentablemente, ese no será precisamente el caso, por lo que esto es lo opuesto al deja vu en lo que respecta a esa tesis. Pues bien, profundicemos en algunos de los detalles en este sentido. La estimación de consenso del crecimiento de las ganancias para el cuarto trimestre es de aproximadamente un 23 %. Actualmente, estamos justo en la mitad de la temporada de ganancias del cuarto trimestre, y quería darles algunas ideas con respecto a dónde nos encontramos hoy y, luego, abarcaremos el panorama general y hablaremos sobre lo que nos puede deparar el año.

Lo interesante de esto es que en igualdad de condiciones, un crecimiento del 23 % parece ser todo un éxito. La realidad es que, de hecho, se trata de la tasa de crecimiento más baja de todos los trimestres de 2021, a pesar de seguir siendo muy, pero muy fuerte en comparación con años anteriores. Así que esto es lo que hace más lento el avance. Esta es esa tasa de aceleración que aparece aquí en el contexto del crecimiento de las ganancias.

Nos establecemos un objetivo más alto al entrar en el 2022. Los comparativos son más complicados, por lo que, de hecho, estamos observando que esa tasa de aceleración comienza a ser más lenta. Francamente, se trata de un cambio saludable. La sostenibilidad de estos verdaderos récords establecidos de superaciones y aumentos de crecimiento de las ganancias año tras año no son saludables, por lo que necesitamos establecer una aceleración más racional y sistemática en lo sucesivo. Y eso es lo que están viendo desarrollarse con el cuarto trimestre, y creemos que esa será la historia en 2022.

Específicamente, en cuanto a la temporada de ganancias del cuarto trimestre, todavía nos falta mucho por recorrer, pero lo que hemos observado hasta este momento es que los líderes realmente están liderando. Y, por supuesto, estoy hablando de las compañías de tecnología de alta capitalización. Hasta el presente, hemos visto resultados positivos realmente fuertes en dichas áreas. Pero las compañías de las que realmente se esperaba que generaran el crecimiento más fuerte en términos interanuales, en el sector energético en particular, y me atrevo a mencionar un nombre, Boeing, con respecto a las cuales también se esperaba una contribución verdaderamente considerable para el crecimiento, de hecho muestran resultados de alguna manera mixtos. Por lo tanto, la tasa de superación comparada con las expectativas, de hecho, es más baja de lo que hemos observado en trimestres anteriores. Repito, la temporada de ganancias del cuarto trimestre aún no ha terminado, pero al hacer el seguimiento con base en el punto en el que nos encontramos actualmente, esa es más o menos la impresión que hemos obtenido.

Sin embargo, creo que lo más importante es el ritmo y el trayecto de las revisiones durante el transcurso de 2022. Entonces, si bien estamos observando resultados un poco menos sólidos a los esperados para el cuarto trimestre, esa expectativa de crecimiento se está dejando a un lado. Vamos a posponer esto unos cuantos trimestres y, en términos netos, no se está observando que las revisiones se deterioren en 2022, de hecho se está observando que están en aumento. La expectativa de crecimiento del índice S&P 500 para 2022 es de aproximadamente un 9 %. De nuevo, en igualdad de condiciones durante un año fuera de la pandemia, no se puede afirmar que un 9 % es una expectativa de crecimiento de ganancias exitosas para el año. El desafío es la monstruosa comparación de 2021 que va a terminar rondando el 50 % o más. Por lo que, de nuevo, se trata de una desaceleración masiva en términos interanuales.

Por lo tanto, creo que el aspecto notable en este caso es uno, es decir, el crecimiento en desaceleración pero que se mantiene muy positivo. Pero en segundo lugar, durante el muy breve periodo en el que se ha estado desarrollando esta dinámica, creemos que el contexto a nivel macro probablemente será la fuerza dominante. Eso es así, aún si la temporada de ganancias del cuarto trimestre termina siendo un poco mejor que lo que estoy informándoles en este momento; no sabemos si es lo suficientemente importante como para realmente superar los obstáculos impuestos aquí por el cambio de política de la Fed a corto plazo. Por ello, creemos que esa dinámica va a ser un tanto como una prueba de fuerza en función de la dinámica entre el crecimiento de las ganancias, las revisiones de las ganancias y lo que en última instancia suceda con la política de la Fed, por lo que mantendremos una estrecha vigilancia sobre el tema. En ausencia de un crecimiento de las ganancias que supere la política de la Fed en este caso, creemos que las condiciones seguirán siendo variables y que el mercado verdaderamente se va a revertir a ese régimen de más alta volatilidad a corto plazo.

Muy bien, hablemos de las valoraciones. Incluso con el reciente retroceso del índice S&P 500, seguimos ubicándonos en una relación entre el precio y la ganancia (PE) futura de aproximadamente 20 veces, lo que se ubica aproximadamente 5 puntos múltiples o más por encima de su promedio a largo plazo, por lo que resulta muy difícil afirmar que el mercado es asequible, incluso en estos niveles. Una vez más, este es un tema dominante del año pasado que se está repitiendo en 2022.

Miren este gráfico, principalmente el lado derecho, es decir, las barras. Cualquier cosa que presente el potencial de crecimiento según las categorías de clases de activos parece muy caro en términos históricos. Pero yo afirmaría en un entorno de crecimiento desacelerado, como en el que nos encontramos o en el que estamos a punto de entrar, que los inversionistas suelen pagar por el crecimiento de calidad y por las características justificables del crecimiento. Por lo tanto, creemos que los fundamentos de muchas de estas categorías de crecimiento, de hecho, justifican las valoraciones en estos niveles.

El truco es que con los cambios de régimen, como los que aquí vemos catalizados por la reversión de la política de la Fed, con frecuencia, vienen acompañados de múltiples revalorizaciones. Por ello, creo que los dos gráficos que presentamos en esta diapositiva ayudan a describir la magnitud potencial de la compresión múltiple que se puede derivar de lecturas inflacionarias elevadas sostenidas y de tasas de interés más altas sostenidas.

De manera que si observan en detalle el gráfico en el lado izquierdo de esta diapositiva, con el CPI que ronda alrededor del 7 % en términos interanuales y según este análisis que se remonta a la década de 1950, los últimos 12 meses de avance, es decir, la PE futura de los últimos 12 meses del índice S&P 500, debería rondar las 13.8 veces, mientras que la cifra actual para el índice S&P 500 es de un impresionante 24. Así que mi reacción inicial fue decir: "¡Hay que tener cuidado!"

Pero la verdad es que esta no es una predicción. Este no es un pronóstico. Simplemente, en términos históricos, esta es la forma en que los múltiplos pueden verse sometidos a presión en varios tramos. Y creemos, nuevamente por todos los motivos que mencioné anteriormente, que la inflación empezará a disminuir, que veremos cierta mejoría en ese frente antes que empecemos a ver una compresión múltiple verdaderamente considerable y significativa.

Al observar el lado derecho de esta diapositiva, observen ese gráfico, pues representa la dinámica entre los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años y los múltiplos. Por lo tanto, dado que el rendimiento a 10 años ronda los 180, la PE de los últimos 12 meses basada en este análisis, ya sé que es difícil descifrar donde se ubican los puntos ahí, pero básicamente sería 25 veces, por lo que coincide en gran medida o se alinea bastante con el 24 que acabo de mencionar en relación con el otro gráfico. Entonces, de los dos análisis contrapuestos, realmente el contexto de las tasas de interés, que sigue siendo favorable, es lo que está apoyando los múltiplos del mercado de capitales por el momento.

Obviamente, nos encontramos en una encrucijada con respecto a las tasas oficiales, pero eso no necesariamente equivale a tasas más altas a largo plazo, lo cual es el motivo por el que no se está observando que la recalificación masiva de las valoraciones del capital sea un restablecimiento que no haya sido considerable y extenso, y creemos que el mercado puede resolver esta dinámica con seguridad durante los próximos trimestres.

Por tanto, si las acciones parecen caras basándonos en algunas de las diapositivas que ya les he mostrado, solo diré que estén atentos en lo que respecta las clases de activos de ingresos fijos, pues, de hecho, pensamos que las clases de activos de ingresos fijos son las que más se extienden desde la perspectiva de la valoración. Por lo tanto, al hacer una simple comparación aquí de los rendimientos implícitos de capital en el lado izquierdo de la diapositiva con el peor rendimiento del lado derecho con respecto a un número de clases de activos de ingresos fijos, si se fijan en la categoría de bonos de grado de inversión, la duración de los bonos corporativos de IG (grado de Inversión), de hecho, se aproxima a su máximo histórico. Si analizan los bonos de alto rendimiento, el rendimiento correspondiente al alto rendimiento se ubica aproximadamente en un 5.3 %. Y resulta interesante que sobre una base ajustada a la inflación, en la actualidad ese es un rendimiento negativo.

Debido a la volatilidad del mercado que hemos tenido recientemente, hemos observado con certeza que los diferenciales de alto rendimiento se han ampliado un poco. Pero al nivel de aproximadamente 330 puntos básicos, ni siquiera ha regresado a los niveles máximos observados en diciembre, los cuales fueron provocados por el surgimiento de la variante ómicron. Entonces, permanecemos en un territorio bastante controlado. Y creo que esto nos indica, desde la perspectiva del mercado de crédito, que el reciente retroceso que hemos observado no se debe al deterioro ni al debilitamiento de los fundamentos subyacentes, sino que realmente se trató de una corrección dirigida por la opinión. A fin de cuentas, resulta fácil decir que los rendimientos o el diferencial son altos en estos niveles, si nos basamos en lo que aparece en la diapositiva.

Y, definitivamente, no ofrece un margen de seguridad considerable tampoco para los inversionistas de ingresos fijos. Esto no significa que debes vender tus activos de ingresos fijos. Ello solo significa, en realidad, que debemos ajustar nuestras expectativas con respecto a lo que los ingresos fijos pueden lograr o lograrán en las carteras a estos niveles, pues es probable que los rendimientos totales permanezcan bajo presión, especialmente ante el incremento de tasas de la Fed, y creemos que la variabilidad, es decir, el régimen de volatilidad, va a seguir ubicándose al alza en el caso de las clases de activos de ingresos fijos en comparación con lo que estamos acostumbrados. Así que, nuevamente, para los inversionistas de ingresos fijos: abróchense el cinturón en 2022. Muy bien.

Por lo tanto, eso es una buena transición fluida hacia los fundamentos de renta fija: ¡Uf! Hay que estar alerta del primer paso, el cual es algo problemático. La última vez que la Fed emprendió un ciclo de aumento de tasas fue en 2015. Eso fue hace casi 7 años. Por ello, creo que es natural que los inversionistas sientan que han pisado un charco con hielo medio derretido, como le ocurrió al pobre Bill Murray en esta escena. Por lo tanto, creímos que esto fue muy relevante para iniciar la parte de ingresos fijos de nuestra sesión de hoy.

Así que, la atención del mercado de bonos, y eso realmente es un reflejo de lo que podemos observar aquí según el movimiento de los rendimientos y las tasas, realmente se enfoca en lo que ocurre cuando la Fed reduce su balance general y cómo aumenta sus tasas oficiales y qué tan rápido lo hace. Claramente, lo están observando en el movimiento de las tasas y en la forma de la curva de rendimiento con anticipación a lo que podría hacer la Fed.

Creo que aquí lo más destacado es que el diferencial de 2 a 10 se ha comprimido, es decir, el extremo corto se ha elevado un poco, una vez más, con anticipación a lo que podría hacer la Fed, pero el extremo largo realmente no se ha desplazado mucho, lo que deja un diferencial de la curva de rendimiento de tan solo 60 puntos básicos, lo cual es muy estrecho comparado con el inicio de los últimos círculos de ajuste. Esta es la interpretación o la indicación del mercado de bonos de que el bono o el ciclo económico se está desacelerando, es decir, el panorama de crecimiento se está desacelerando y, por lo tanto, actúa en cierta medida como un límite para las tasas a más largo plazo. Este no es un escenario extremo. Este no es un escenario con tendencia a la baja. Simplemente creemos que la Fed tiene un control mucho menor, si es que lo tiene, con respecto al extremo largo. Y, por lo tanto, es esa dinámica de esta fase del cambio de ciclo y el panorama de crecimiento más lento que asume el control.

Definitivamente, las condiciones financieras se han ajustado últimamente, eso es cierto. Después de todo, ese ciertamente es el punto en función de regresar de la adaptación sin precedentes de la política que hemos tenido desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, ni siquiera nos encontramos en los niveles máximos de 12 meses, teniendo en cuenta cuan severo ha sido el retroceso del mercado de capital. Entonces, ahí hay una discordancia.

Desde la perspectiva de las condiciones financieras, aún nos encontramos en un territorio de gran apoyo para las acciones, aunque por todos los motivos que analizamos anteriormente, es decir, los rendimientos que siguen siendo menores al nivel absoluto, la curva de rendimiento que se está aplanando y los diferenciales que son relativamente ajustados, simplemente van a seguir presentando desafíos para los inversionistas de ingresos fijos, no solo en 2022, sino a futuro. Una vez más, este parece ser un verdadero deja vu.

Desde la perspectiva de los fundamentos, los balances generales de crédito corporativo de verdad siguen siendo bastante sólidos. En efecto, las tasas se han desplazado a su máximo nivel en un año y, ciertamente, los diferenciales se han ampliado un poco, pero, nuevamente, como dije anteriormente, se comportan muy bien. Por lo tanto, con el sólido contexto de ganancias que estamos siguiendo muy, pero muy de cerca durante el 2022 y a futuro, creemos que ese es un gran apoyo para los fundamentos de los ingresos fijos.

Entonces, podrían decir aquí: "Muy bien, estamos empezando a observar que los diferenciales se están ampliando un poco". Históricamente, ese ha sido el indicador de riesgo, o la señal de algún tipo de colapso inminente. Para en forma alguna consideramos que ese sea el caso. De hecho, consideramos que esta es la confirmación de que los fundamentos subyacentes en el contexto siguen siendo muy buenos. Son muy, pero muy sólidos según el posicionamiento en las clases de activos de ingresos fijos orientados al crédito, incluso a pesar de que reconocemos que las valoraciones ciertamente son recientes.

A fin de cuentas, podría parecer que hay una gran cantidad de contracorrientes a las que se enfrentan los inversionistas. Acabo de guiarlos durante casi 43 minutos con respecto a todas las cosas que son prioritarias para mí desde la perspectiva del panorama económico y de inversión. Pero no manejes si estás enojado. "No manejes si estás enojado", dice Bill Murray, como pueden ver aquí en la diapositiva. En nuestras palabras, hay muchos motivos por los que los inversionistas deben mantenerse positivos con respecto al camino a seguir en 2022.

Entonces, ¿a dónde vamos desde aquí? Esta página tiene mucho texto. Voy a tratar de resumirlo para que pronto podamos pasar a la parte de preguntas y respuestas de nuestra sesión.

Para reiterar lo que dije anteriormente, creemos que estamos superando el pico cuando hablamos de la tasa de aceleración en muchos o en la mayoría de los indicadores económicos a los que damos seguimiento, y los comparativos para 2022 están empezando a complicarse mucho más. Así es que, claramente, esta expansión está mostrando señales de que esos efectos básicos, esos comparativos del año pasado, están empezando a debilitarse. Pero un fenómeno de crecimiento que llega al nivel máximo para nada es igual a un fenómeno en el que no hay crecimiento y, definitivamente, no es igual a un fenómeno de crecimiento negativo. Realmente, solo se trata de un entorno de #slowyourroll (desaceleración) que entra en vigor en esta próxima fase del ciclo. Cuando hacemos un análisis preciso, las ganancias siguen siendo bastante sólidas.

Sin embargo, en el mercado que fija los precios casi para la perfección, no es de sorprender que la volatilidad esté aumentando, ya que no hay mucho espacio ni amortiguación cuando las noticias negativas entran en la narrativa como sucedió durante el transcurso de enero. Por lo tanto, ciertamente esperamos en gran medida que los rendimientos del mercado para 2022 sigan muy de cerca el camino del crecimiento de las ganancias. Es otro año sólido, pero definitivamente el ritmo de avance es más lento y no existe el impulso de la expansión múltiple que realmente ha sido un momento decisivo o un impulsor clave que ha dado forma a los últimos años. Y en a mano derecha, como reflejo de ese panorama, pueden ver la condiciones favorables relativas de algunas de las clases de activos clave en las que nos enfocamos.

Última diapositiva. Y aunque ciertamente no esperamos que el rendimiento sin precedentes del mercado se repita en 2022, lo siento, ese no es el deja vu que vamos a analizar aquí, aunque sería impresionante si ese fuera el caso; ojalá me equivocara con respecto a esa proyección, pero creemos que el contexto de los fundamentos es muy difícil de superar en este caso. Así que no queremos que ninguno de ustedes se sienta demasiado preocupado a medida que iniciamos el 2022, pero definitivamente da cierta impresión de un deja vu.

Y con eso, voy a ceder la palabra a Dan para empezar con la parte de preguntas y respuestas de nuestra sesión.

Daniel Brady: 

Ya hemos estado recibiendo muchas preguntas durante esta llamada, así que lo que quise hacer fue intentar integrarlas para cubrir los temas que realmente parecen abordar. Gracias por enviar sus preguntas. Sé que hemos abordado todos los aspectos a cabalidad, por lo que definitivamente no faltan temas en los que queremos ahondar un poco más.

Entonces Amanda, la primera pregunta que de verdad parece preocupar a los inversionistas es este contexto de inflación. Así que, desde ese ángulo, ¿puedes hablar sobre cómo de verdad quisiéramos que los inversionistas consideren posicionarse en caso de que esa narrativa de inflación dure más tiempo de lo que podríamos haber anticipado aquí?

Amanda Agati:  

Esa es una muy buena pregunta. Esa es una pregunta que hemos estado recibiendo todos los meses, realmente desde el verano pasado cuando la tensión inflacionaria empezó a aumentar de una manera bastante señalada. Hay un número de iniciativas a las que podemos recurrir en términos de carteras para considerar la exposición de cobertura ante un contexto inflacionario elevado. Creo que la opción preferente es obvia. Serían activos inmobiliarios, bienes raíces, podrían ser bienes raíces privados en el caso de quienes pueden acceder a estos, con certeza, pero los REIT (Fideicomisos de inversión en bienes raíces) que cotizan en bolsa suelen ser coberturas muy buenas y precisas frente a un contexto inflacionario. Otra cosa que mencionaría, en un contexto inflacionario que se sostiene en estos niveles, la generación de flujo de caja, de hecho, es de suma importancia, y el crecimiento también lo es.

Por lo tanto, cuando analizamos elementos como el crecimiento de los dividendos de alta capitalización y los generadores de dividendos de calidad en particular, de hecho creemos que se encuentran en una posición muy buena para convertirse en esa cobertura inflacionaria en las carteras, y no han participado en la misma medida que algunas de las demás categorías de clases de activos de alta capitalización, en particular refiriéndonos a esa expansión múltiple de la valoración. A partir de ello creemos que existe una oportunidad ahí para los inversionistas.

Y entonces, créanlo o no, pasaré al extremo opuesto del espectro y diré, las acciones de los mercados emergentes. Una vez más, en un entorno inflacionario como este, en realidad se deben identificar exposiciones cuyo crecimiento o ritmo pueda superar la tasa de avance de la inflación. Por lo tanto, de hecho creemos que la historia de los mercados emergentes, si bien es controvertida, es una de las estrellas más brillantes del universo de clase de activos de capital desde una perspectiva de crecimiento. Así pues, con respecto a los fundamentos, estos son muy buenos. Creemos que eso tiene lógica a manera de cobertura contra la inflación. Por ello, lo mencionaría para asegurar que ustedes observen esa exposición en las carteras en 2022.

En el lado de ingresos fijos de la ecuación, por todos los motivos por los que nos gustan las acciones de los mercados emergentes, creemos que la deuda de los mercados emergentes está en una muy buena posición, una vez más, desde la perspectiva de la valoración. No está tan extendida ni tan ajustada como algunas de las demás categorías de clases de activos de ingresos fijos que cubrimos muy de cerca. Y, luego, creemos que la tesis es muy sólida de acuerdo con el contexto de los fundamentos de los mercados emergentes.

También nos agrada el crédito privado o estructurado, repito, en el caso de quienes puedan acceder al mismo. En realidad, se trata de una extensión de alto rendimiento, tal como en los mercados privados. Pero las valoraciones no se han ampliado en la misma medida en ese rubro. Realmente tampoco hemos visto que un ciclo de crédito se materialice en ese rubro. Todavía creemos que queda cierto margen para que eso acelere. Por lo tanto, creemos que esa exposición está en una muy buena posición desde la perspectiva de la cobertura de la inflación.

Nos agradan los préstamos apalancados. Me avergüenza un poco decirlo, pero de todas formas lo mencionaré. Creemos que la duración cercana a cero está en muy buena posición, dado un contexto de aumento de la tasas, ciertamente brinda cobertura contra las tasas y la inflación crecientes, y luego, en menor grado, de alto rendimiento. Una vez más, tienen que elegir sus lugares con mucho cuidado en este caso. Creemos que las exposiciones gestionadas activamente en el ámbito de alto rendimiento tienen mucho sentido en este caso, especialmente en este punto del ciclo, pero históricamente estas también han representando una muy buena cobertura contra la inflación creciente.

Pues esas son algunas de las cosas que vienen a mi mente con respecto a esa pregunta.

Daniel Brady: 

Muy bien, gracias. Bien, entonces supongo que abordaré el asunto de una forma distinta. Ya que mencionaste los mercados emergentes desde la perspectiva del contexto inflacionario, hay otra pregunta que al parecer recibimos muchas veces, entonces pensé que debería ser la siguiente en ser abordada, ahondando un poco más en esa tesis con respecto a los mercados emergentes, con respecto a China. ¿Podrías profundizar un poco más con respecto a ese ángulo?

Amanda Agati: 

Sí, por supuesto. Pues los mercados emergentes, repito, solo para reiterar, son la estrella más brillante del universo de clases de activos de capital, y el contexto de los fundamentos es muy, pero muy sólido desde la perspectiva del crecimiento. Ha sido muy frustrante. Fue uno de nuestros seleccionados favoritos en 2021 de acuerdo con su posicionamiento y panorama, considerando además los importantes ajustes de la política de intervención de China. Aunque solo se enfocó en un subconjunto muy reducido del índice, esto en realidad condujo a un exceso de confianza generalizado durante todo el 2021.

Por lo tanto, al entrar al año nuevo, consideramos que China en cierta forma está asumiendo un tono distinto, es decir, un enfoque mucho más acomodadizo desde la perspectiva de la política. Entonces, este es en el que observamos que el péndulo oscila de forma bastante considerable en la dirección opuesta de las intervenciones que ajustan una adaptación mucho mayor. E incluso frente a los desafíos por el exceso de confianza observado el año pasado, no se observó que el contexto económico o de crecimiento de ganancias se deteriorara en absoluto. De hecho, los fundamentos siguieron siendo muy sólidos.

De manera que cuando analizamos las valoraciones relativas, hemos observado que todo está bastante elevado en todo el universo de clases de activos. Pero en comparación con los países desarrollados, realmente consideramos que los mercados emergentes son muy atractivos, especialmente teniendo en cuenta la solidez de los fundamentos subyacentes. En la medida que necesiten hacer algo desde la perspectiva de la política, ya sea como una función de la pandemia o de otro modo, consideramos que los mercados emergentes tienen más herramientas de política en su kit de herramientas que la mayoría del mundo desarrollado. Por ello, creemos que eso es importante como respaldo.

Repito, ese no es nuestro caso básico. No creemos que necesiten hacer nada significativo ahí, aunque la oportunidad está presente en caso que la necesitemos. Y, luego, desde la perspectiva del aumento del rendimiento, resulta muy atractivo en comparación al resto del mundo desarrollado. En un mundo hambriento de crecimiento y rendimiento, simplemente creemos que los mercados emergentes están en una muy buena posición para el 2022 y el futuro.

Según la tesis, esos son algunos de los aspectos clave que son prioritarios para mí en lo que a los mercados emergentes se refiere.

Daniel Brady:  

Muy bien, excelente. Pues bien, hemos hablado de la inflación y hemos hablado de los mercados emergentes como una clase de activos. Me encanta la sesión de preguntas y respuestas porque recibimos muchos tipos de preguntas diferentes, así que voy a tomar una ruta distinta. Tenemos un par de preguntas sobre los mercados de criptomonedas, así que voy a abordarlas como si fuesen una sola pregunta. ¿Cuál es tu opinión con respecto al concepto íntegro, el ecosistema de las criptomonedas?

Amanda Agati: 

Bien, solo déjame decir que podríamos haber pasado la hora completa que hemos estado reunidos hablando del tema de las criptomonedas. Soy consciente con respecto al tiempo del que disponemos, así que intentaré darles la versión resumida. Si quieren profundizar en todo lo referente a las criptomonedas, daré mi agradecimiento a Dan y al equipo de estrategias en este sentido. Ellos hicieron un análisis verdaderamente extenso y profundo con respecto al mundo de las criptomonedas y la forma en la que pensamos sobre el mismo desde el proceso de inversión. Pero, si aún no lo han visto, pónganse en contacto con su asesor de PNC o con su persona de contacto en PNC. Nos complacería compartir todas nuestras ideas con respecto a eso a través de la perspectiva de ese documento.

Un par de ideas de alto nivel: claramente en este momento estamos atravesando un “invierno de las criptomonedas”, para retomar un poco el tema del “Día de la Marmota”. Aunque creo que a muchas personas les preocupa si se trata de una moda pasajera. "¿Es este invierno de las criptomonedas el resultado de eso?" De hecho, creemos que las criptomonedas tienen la capacidad de quedarse. Definitivamente, están teniendo su parte correspondiente de ciclos de auge y declive, pero cuando se trata de un ecosistema de $2 a $3 billones, resulta muy difícil seguir descartándolo o ignorándolo. No obstante, a fin de cuentas, estos son los activos más volátiles del planeta, por lo que de verdad necesitan saber en lo que se están involucrando cuando de las criptomonedas se trata porque no todas son iguales. Una moneda no es igual a otra. En términos de ser una reserva de valor, ¿es un sustituto para el oro, es decir, el oro digital? ¿Es un token para un nuevo sistema de método de pago y demás? Creo que la última vez que revisé, había como 9,000 monedas o más, por lo que definitivamente aquí hay una oportunidad de inversión de la que el comprador debe estar alerta.

Creo que lo interesante de esto no es tanto las monedas en sí, sino realmente la tecnología subyacente. ¿Cuáles son esos casos de uso futuros, esos nuevos modelos comerciales que pueden surgir de la tecnología de cadena de bloques? Lo comparo un poco con el escenario de la web2 y la red 4G o con la llegada de esas cosas que de verdad dieron origen a compañías como Uber y Lyft, y ahora es la web3 y la red 5G que respaldan el Internet de las cosas, la inteligencia artificial y demás. Por ello, creo que será muy interesante ver, aunque se trata de las etapas muy, pero muy tempranas, lo que surgirá de la tecnología de cadena de bloques. Esa es la parte que me resulta interesante, es decir, la innovación, el crecimiento y el margen que puede derivarse de ello.

El desafío en el corto plazo es que resulte muy complicado acceder a muchas de esas exposiciones. Entonces, para el inversionista promedio, la manera más fácil para acceder a la tecnología de cadena de bloques o a las criptomonedas en general es a través de las monedas, y creo que ese es el motivo por el que se ha visto que hay mucha atención y fijación de parte de los inversionistas con respecto a las monedas en sí, como bitcoin, ether y demás. La lista continúa. Pero creo que es algo que definitivamente hay que observar según su trayecto futuro. No es solo una historia para el 2022. Creemos que este definitivamente es un margen de varios años para la innovación y el crecimiento.

Daniel Brady:    

Muy bien, excelente. 

Amanda Agati:     

Sí, solo iba a decir que lamento que no podremos abordar más preguntas, pero creo que probablemente debemos terminar la sesión. Entonces, vamos a parar aquí y quiero agradecerles infinitamente por darse el tiempo de acompañarnos esta tarde a pesar de sus ocupadas agendas. Espero que esta sesión les haya resultado interesante, útil, esclarecedora y quizás también un poco entretenida.

Si tienen preguntas adicionales, pues estoy consciente de que no pudimos abordar muchas de ellas, por lo que comuníquense con su persona de contacto en PNC. Queremos asegurarnos de abordar todas sus preguntas e inquietudes durante el proceso.

Les agradezco nuevamente, que todos ustedes tengan un feliz año nuevo, y te cedo la palabra, Ian.

Operador:    

Muchas gracias Amanda y, nuevamente, gracias a todos por acompañarnos y que tengan un excelente resto del día. Cuídense.