Según el Banco Mundial, el comercio internacional actualmente comprende casi el 30 % del PIB estadounidense, lo que supone un aumento con respecto al 25 % observado en el año 2000.[1]Muchas compañías están expandiendo sus cadenas de suministro y sus bases de clientes a todos los confines del mundo. Las compañías pequeñas y medianas ya están haciendo negocios a nivel internacional o tienen planes de hacerlo en el futuro cercano. Gracias a los constantes avances en la tecnología de comunicación, es más fácil que nunca relacionarse con contrapartes de todo el mundo. A pesar de la aparente facilidad, es importante desarrollar una estrategia integral que evite cualquier obstáculo y logre que tus planes de expansión pasen rápidamente de la estrategia a la rentabilidad. Varios de esos aspectos clave a considerar se abordarán en este informe técnico.

 
Ver la versión accesible de este gráfico.

Aspectos a considerar en cuestiones de subsidiarias locales

Una de las primeras decisiones que se deben tomar al expandir tu empresa a nivel internacional implica decidir si tu compañía debe establecer una subsidiaria local en el país en el que pretendes expandirte, u operar desde tu organización matriz en los Estados Unidos. En ocasiones puede resultar difícil tomar esta decisión, pues hay que tener en cuenta muchos factores. Por ejemplo, al hacer negocios en ciertos países, el hecho de tener una subsidiaria local puede suponer una ventaja fiscal. Es posible que algunos países requieran que cuentes con una subsidiaria local para poder abrir una cuenta bancaria en el país.

Antes de tomar esta decisión, lo mejor es consultar con los profesionales legales y fiscales de tu confianza con respecto al impacto que esta decisión (establecer una subsidiaria local o utilizar tu organización en EE. UU.) tendrá en tu empresa. PNC puede presentarte a equipos de asesoría del país en cuestión para ayudarte con este proceso, si es necesario, en países como Canadá, México y China.

Aspectos a considerar en cuestiones de banca

Otra decisión importante que se debe tomar al expandir tu empresa a nivel internacional es cómo respaldar las necesidades bancarias de tus operaciones en el país en el cual pretendes expandirte. Hay muchas opciones distintas, y la mejor opción para tu compañía dependerá de tu plan de negocios y tus expectativas. Por ejemplo, las necesidades de una compañía que establecerá una planta de fabricación en otro país serán mucho más extensas que las de una compañía que pretende establecer una oficina de ventas. Es importante que colabores con los profesionales de banca de tu confianza para que te ayuden a elegir el mejor camino a seguir. Las principales opciones de banca se describen con mayor nivel de detalle a continuación.

Opción 1. Cuenta en EE. UU. en dólares estadounidenses (USD)

Quizás el camino a seguir más fácil y rentable al momento de tomar el primer paso para internacionalizarse es realizar operaciones mediante una cuenta de cheques normal en EE. UU. Esto es lo que se aconsejaría en las etapas iniciales de la expansión internacional de una compañía, y es la opción que resulta más práctica si tu organización no tiene una entidad extranjera establecida, no tiene empleados en el extranjero y espera un volumen mínimo de transacciones.

Aunque es fácil de establecer, algo que se tiene que tener en cuenta con respecto a esta opción es que la cuenta se denominará en dólares estadounidenses, por lo que cualquier transacción que se realice en la divisa local requerirá una transacción de divisas. Por ejemplo, si tu compañía está considerando expandirse a Alemania, esta opción podría requerir que conviertas dólares (USD) a euros (EUR) para las cuentas por pagar, como los sueldos y el alquiler. Si también tienes cuentas por cobrar en EUR, también tendrías que convertir los fondos entrantes a USD. Es probable que estas transacciones se realicen en diferentes momentos y, por lo tanto, que tengan diferentes tasas de cambio, lo que genera un riesgo cambiario. Las compañías que consideran tener exclusivamente una cuenta en dólares estadounidenses con frecuencia solo tienen cuentas por pagar o cuentas por cobrar en divisa extranjera, lo que puede ser facilitado por la cuenta, si es necesario. Además, muchos bancos, incluido PNC, han comenzado a desarrollar nuevas maneras para realizar y recibir pagos internacionales provenientes de cuentas en dólares estadounidenses. Un ejemplo de esto sería ACH internacional y soluciones similares.

Muchas instituciones financieras pueden colaborar con tu empresa para manejar los posibles riesgos cambiarios a través de diversas soluciones de cobertura y cambio de divisas. Ponte en contacto con los profesionales de banca de tu confianza para recibir asesoría sobre las mejores soluciones para tu compañía.

Opción 2. Cuenta en EE. UU. en divisa extranjera

La siguiente opción a considerar para respaldar las necesidades internacionales crecientes de tu compañía es abrir una cuenta en divisa extranjera con domicilio en los EE. UU. Algunos bancos estadounidenses pueden ofrecer esta solución a los clientes corporativos que tienen empresas internacionales, y la apertura de las cuentas se puede realizar fácilmente en nombre de una entidad estadounidense o subsidiaria extranjera. Esto es lo que se aconsejaría en las etapas iniciales o intermedias de la expansión internacional de tu compañía, cuando hay un volumen moderado de transacciones en la divisa local y se tienen pocos empleados (o no se tienen empleados) en el extranjero. Estas cuentas se pueden financiar con tu cuenta en dólares o a través de las cuentas por cobrar obtenidas en divisa extranjera.

Una de las principales ventajas de esta opción es la equiparación de las cuentas por pagar y las cuentas por cobrar en la misma divisa, lo que ayudaría a proteger tu compañía contra los riesgos cambiarios significativos. Por ejemplo, si tu compañía se va a expandir en el Reino Unido, podrías establecer una cuenta con domicilio en EE. UU. que esté denominada en libras esterlinas (GBP).

Esto puede generar una cobertura natural de divisas, ya que todo gasto que se realice en GBP se puede compensar con las cuentas por cobrar que también se obtengan en GBP. Una vez que se hayan acumulado ganancias excedentes en la cuenta denominada en divisa extranjera, puedes simplemente colaborar con tu banco para convertir dichos fondos una vez más en USD en el momento oportuno cuando sea necesario repatriar los fondos.

Hacer negocios en divisas restringidas
Al momento de tu expansión internacional, es importante comprender las diversas regulaciones y restricciones que pueden ser impuestas por los gobiernos o los bancos centrales de ciertos países. Existen varias “divisas restringidas” con respecto a las cuales se implementan controles gubernamentales, lo que limita gravemente la posibilidad de convertirlas a USD y repatriarlas fuera del país.

Opción 3. Cuenta local en divisa extranjera

La última opción a considerar para respaldar los planes de expansión internacional de tu compañía es abrir una cuenta local en el país de inversión previsto. Esto se aconsejaría en el caso de las compañías que tienen planes de expansión integrales, lo que incluye capacidades de fabricación a nivel local, varios empleados y la realización de la mayoría de las transacciones en la divisa local. Con frecuencia, los servicios bancarios necesarios que provocarían que una compañía tenga que abrir una cuenta local incluyen soluciones como depósitos en sucursal, pagos de bajo valor, y pagos y reembolsos de impuestos sobre bienes y servicios. Esta opción se utiliza de forma casi exclusiva cuando se ha establecido una entidad local para respaldar los planes de expansión internacional.

Por ejemplo, si tu compañía se va a expandir en Canadá, podrías establecer una cuenta bancaria local en Canadá. La mayoría de los bancos estadounidenses ofrecen servicios también en Canadá, por lo que puede resultar lógico permanecer con tu banco estadounidense primario en Canadá para así tener una experiencia consolidada en la región de Norteamérica. Al tener una cuenta bancaria local, tu compañía podrá utilizar el conjunto completo de productos y servicios bancarios, desde una caja de seguridad y pagos ACH/RTP, hasta opciones avanzadas de liquidez, y podrá operar de manera funcional en la divisa local.

Cuando llegue el momento de repatriar a los EE. UU. algunas de las ganancias provenientes de las operaciones internacionales de tu compañía, puedes establecer un “traspaso” automático para realizar estas transferencias diariamente, semanalmente o mensualmente. De manera alternativa, podrías considerar establecer la cobertura de las cuentas por cobrar esperadas en divisa extranjera para tener una mejor idea del equivalente en USD al finalizar cada periodo. Debes consultar a todos tus socios bancarios, legales, fiscales y contables para comprender los diversos aspectos a considerar en relación con la repatriación entre entidades jurídicas. Esto podría incluir la cobertura del riesgo cambiario o el manejo de los saldos de las deudas pendientes para optimizar la liquidez.

Integración de todos los elementos

La mayoría de las compañías tienen ambiciones globales, y hay una gran cantidad de oportunidades para que tu compañía crezca en todo el mundo. Como es el caso de todo nuevo emprendimiento, es importante iniciar tu expansión internacional con un plan sólido y bien pensado. Dos de los aspectos más importantes a considerar son si se debe abrir una subsidiaria local y cómo respaldar tus operaciones internacionales desde una perspectiva bancaria. Consulta con los profesionales legales, fiscales y bancarios de tu confianza durante el proceso, ya que ellos serán recursos valiosos que ayudarán a tu compañía a medida que empiezas tu empresa o emprendes la expansión internacional de esta.

Debes consultar a todos tus socios bancarios, legales, fiscales y contables para comprender los diversos aspectos a considerar en relación con la repatriación entre entidades jurídicas.


Versión accesible de la tabla

 
 
Año Comercio (% del PIB)
1970 10.7583
1971 10.7572
1972 11.3406
1973 13.0793
1974 16.4450
1975 15.5164
1976 16.0488
1977 16.4179
1978 16.9728
1979 18.3762
1980 20.1098
1981 19.4259
1982 17.5368
1983 16.6656
1984 17.5224
1985 16.6039
1986 16.8980
1987 17.9736
1988 19.0701
1989 19.4151
1990 19.8151
1991 19.7864
1992 19.9506
1993 20.0446
1994 21.0555
1995 22.4534
1996 22.6871
1997 23.4283
1998 22.8259
1999 23.2735
2000 25.0436
2001 22.8430
2002 22.1543
2003 22.4771
2004 24.3524
2005 25.5560
2006 26.9001
2007 27.9558
2008 29.8868
2009 24.6416
2010 28.0580
2011 30.7893
2012 30.5682
2013 30.0130
2014 29.9596
2015 27.7552
2016 26.5395
2017 27.1764
2018 27.5356
2019 26.3142