Ya sea que estés a la mitad de tu carrera en una disciplina financiera, que estés considerando diversas ramas de un liderazgo ejecutivo o que actualmente tengas un puesto de director financiero, el papel cambiante del director financiero te afecta a ti y a tu empresa. Aquí hay un vistazo de algunos de los desarrollos más importantes.

Cálculo del aumento del riesgo

De acuerdo con una encuesta reciente realizada por la Asociación de Profesionales Financieros (AFP), el 88 % de los profesionales corporativos reportaron que en los últimos 18 meses sus organizaciones habían sido el blanco ya sea de un intento de ataque cibernético o de un ataque cibernético. El 90 % informaron que en los últimos 3 años el énfasis en la seguridad cibernética en sus organizaciones se había incrementado. Las estafas de vulneración del correo electrónico empresarial y el aumento en el fraude de transferencia de dinero se encuentran entre los riesgos abordados por los líderes de finanzas y tesorería.[1]

Oportunidades en evolución

Dichos riesgos presentan oportunidades para los directores financieros (CFO) actuales más allá del poder tradicional de la asignación de fondos. Una encuesta de McKinsey identificó que el director financiero promedio de la actualidad es la autoridad que informa sobre 4.5 funciones de la empresa, incluyendo algunos departamentos no convencionales como tecnología de la información (38 % de los directores financieros), participación de la junta directiva (24 % de los directores financieros) y seguridad física (13 % de los directores financieros).[2] Esto brinda a los directores financieros una participación en las operaciones mucho más allá de los límites tradicionales de administrar el dinero con responsabilidad.

Un director financiero que tiene visión puede involucrar a dicha fuerza laboral financiera no tradicional en tareas más ampliamente definidas de prevención de fraude y administración del riesgo, en consonancia con las crecientes responsabilidades que el director financiero tiene en cuanto a grandes proyectos de tecnología de la información e insumos estratégicos. Los modelos empresariales en evolución están ampliando y expandiendo los deberes clásicos de prevención de fraude de los directores financieros de maneras no tradicionales. Las operaciones cotidianas que anteriormente requerían equipos de profesionales capacitados se están automatizando o consolidando en centros de servicio compartidos, un cambio con respecto al cual los directores financieros están plenamente conscientes.

Los directores financieros gestionan el riesgo mediante una perspectiva estratégica a largo plazo, lo que incluye el refinamiento de prácticas empresariales sostenibles. “Los directores financieros se están involucrando gradualmente en la administración, medición y elaboración de informes referentes a los esfuerzos de sostenibilidad implementados por sus compañías”, escribe Ian Hong de KPMG.[3]

Tony Klimas, el líder de Mejoramiento del desempeño global en finanzas de EY, señala que “los líderes de finanzas y tesorería implementan controles adecuados, a la vez que aseguran que complementan los protocolos de seguridad cibernética, los servicios compartidos o los acuerdos de subcontratación de su departamento de TI”.[4]

El papel de la automatización

La encuesta a directores financieros de EY en 2018 identificó que el 69 % de los líderes financieros consideran que el papel que desempeñan está cambiando ante el aumento de la automatización.[5] Como resultado, Klimas predice que “a medida que los procesos de finanzas y contabilidad se automatizan cada vez más, habrá una reducción en la parte administrativa de finanzas, a medida que una fuerza laboral virtual comience a reemplazar a un gran número de empleados a tiempo completo”.

El cambio ya es evidente en el perfil de contratación del director financiero contemporáneo. The Alexander Group, una empresa de búsqueda, informa que tan solo el 40 % de los candidatos seleccionados en las búsquedas recientes de directores financieros son contadores públicos certificados o cuentan con una certificación similar.[6]

Además, esto se puede ver en la manera en que los directores financieros reorganizan sus deberes, lo que incluye delegar las operaciones financieras básicas a otros departamentos. En una encuesta a directores financieros realizada por Accenture en 2018, el 67 % de los encuestados mencionó que sus metas incluían encomendar “las actividades financieras, tales como la elaboración de informes, la planificación, los presupuestos y las proyecciones” a los ejecutivos no financieros.[7] “Les estamos convenciendo de que resulta beneficioso autoevaluarse, de forma que el personal de finanzas pueda invertir su tiempo en mejorar otras áreas de la empresa”, expresó un contralor financiero multinacional en la encuesta.

Impulsar la perspectiva estratégica

Muy pocos directores financieros están completamente satisfechos y dispuestos a seguir ocupando el mismo cargo con las habilidades y responsabilidades que tienen actualmente. En una encuesta de EY realizada en 2016, solo el 9 % de los directores financieros mencionaron que su cargo actual satisfacía todas sus ambiciones.[8]

El director financiero se ha convertido en una fuente confiable de perspectiva estratégica y de planificación a largo plazo, a un nivel igual, o incluso a veces superior, al director ejecutivo. The Economist, en el acertadamente titulado artículo “The Imperial CFO” (El director financiero imperial), menciona que los directores financieros están adquiriendo una cantidad cada vez mayor de poder al asumir un mayor número de cargos en las juntas corporativas, participar en la búsqueda de un director ejecutivo y ser escuchados en la evaluación ejecutiva. Además, en los asuntos de dirección corporativa que implican el voto afirmativo o negativo, su opinión puede triunfar. The Economist escribe, “los días de Leo Apotheker como gerente general de Hewlett-Packard estaban contados cuando su director financiero, Cathie Lesjak, dijo a la junta directiva que ella se oponía firmemente a la decisión de Apotheker de comprar Autonomy, una compañía de software”.[9]

Adquirir y mantener dicho imperio sí implica que se espera que el director financiero actual muestre más que solamente atención cuidadosa al detalle. Fomentar el crecimiento corporativo e individual ahora también es una medida importante para evaluar el éxito de un director financiero. “Se espera que un director financiero sea un líder sobresaliente, por lo que necesitarás demostrar a la junta directiva que sabes cómo reclutar, motivar y desarrollar a las mejores personas”, escribe EY en una guía de desarrollo profesional del director financiero.[10]

Una fuerza transformadora

Un número significativo de directores financieros buscan ocupar las oficinas corporativas de más alto nivel: la del gerente general (27 %) o la del director corporativo (9 %).[11] Sin embargo, incluso quienes están satisfechos en el cargo de director financiero están utilizando dicho cargo para dirigir a sus organizaciones hacia direcciones completamente nuevas como líderes en la transformación de las empresas. Con mayor frecuencia, los directores financieros se ofrecen como candidatos ideales para dirigir dichas transformaciones fundamentales en lo que respecta a las metas, la dirección y la ejecución.

En ausencia del director financiero, McKinsey escribe, la transformación empresarial “no contará con un referente significativo para evaluar el éxito, los gerentes se verán tentados a centrarse en los proyectos más grandes o en los que tengan mayor visibilidad en lugar de centrarse en los proyectos que prometan ofrecer el mayor valor, y los beneficios esperados de la transformación no llegarán al balance final”.[12]

Eso se debe a que un director financiero que tiene una reputación para la estrategia, proyecta tanto la certeza numérica como la innovación a través de su voz. “Existe una enorme oportunidad para que los directores financieros estén al frente de la acción en la transformación para garantizar no solo que dirijan las actividades de finanzas tradicionales, sino que también sean agentes de cambio y encabecen las transformaciones a lo largo y ancho de la organización”, menciona Priyanka Prakash, consultora de McKinsey & Company en un podcast de 2019.[13]

Los directores financieros claramente están a la altura del desafío y se responsabilizan de sus nuevas oportunidades como líderes de transformación. En la encuesta a directores financieros realizada por Accenture en 2018, el 80 % de los encuestados mencionó que considera que el departamento de finanzas es mejor que el de sus homólogos que no se encargan de finanzas en lo que respecta a proyectar el valor a largo plazo de la tecnología, en comparación con el 7 % de los encuestados, quienes creen que el departamento de finanzas es menos apto que los demás departamentos.[14] Los directores financieros no solo se sentarán a contar: se levantarán para ser tomados en cuenta como líderes activos en el futuro de la empresa.

Listos para ayudar

En PNC, combinamos una gama más amplia de recursos financieros con la comprensión más profunda de tu empresa para ayudarte a lograr tus metas. Para obtener más información sobre cómo podemos aportar ideas, perspectivas y soluciones para ti, comunícate con tu gerente de relaciones o llena nuestro formulario de contacto.