Transcripción:

Operador:

Así que, sin más dilación, comencemos hoy el seminario web de la Serie de asesoramiento de PNC, de nuevo, "Cómo prepararse para la subida de las tasas de interés". Tengo el placer de presentarles a su moderador de hoy, que es James Bernier, vicepresidente ejecutivo y jefe de los grupos de productos de instrumentos derivados. Jim, con eso, tienes la palabra.

James Bernier:

Excelente. Gracias, Greg, buenas tardes a todos, y bienvenidos a nuestro seminario web de la Serie de asesoramiento de PNC, "Cómo prepararse para la subida de las tasas de interés", y gracias por acompañarnos hoy. Como ha dicho Greg, me llamo Jim Bernier. Dirijo el Grupo de productos de instrumentos derivados de PNC, y seré el moderador de la presentación de hoy.

Nuestro tema es especialmente oportuno, dados los numerosos retos e incertidumbres a los que nos enfrentamos a principios de 2022, tales como la elevada inflación, un mercado laboral tenso, la continua incertidumbre sobre la pandemia, una Fed (Reserva Federal) que está preparada para subir las tasas por primera vez en 3 años y, por supuesto, un nuevo reto que surge justo hoy con la rápida evolución de la situación en Ucrania y la incertidumbre geopolítica asociada.

Para ayudar a que todo tenga sentido, nos complace contar con un talentoso grupo de expertos de nuestro Grupo de productos de instrumentos derivados como nuestros presentadores de hoy. Todd English es director general y comerciante sénior de instrumentos derivados en el equipo de comercialización; Robert Leonard es vicepresidente sénior y vendedor sénior de instrumentos derivados en el equipo de ventas; y Tina Hwang es vicepresidenta sénior y gerente de ventas de instrumentos derivados. Ellos hablarán sobre los entornos económico, de tasas y geopolítico actuales e ilustrarán algunas técnicas de administración del riesgo que tu compañía puede utilizar para gestionar la exposición. Solo para reforzar lo que mencionó Greg, vamos a organizar una sesión de preguntas y respuestas al final de la presentación, y puedes enviar preguntas en cualquier momento durante la presentación utilizando el widget de preguntas que se encuentra en la parte superior izquierda de tu pantalla.

Así que con eso, le doy la palabra al equipo, y ellos se encargarán a partir de aquí. Y gracias, una vez más, por acompañarnos. Todd, te cedo la palabra para que empieces.

Todd English:

Gracias, Jim, y me gustaría dar la bienvenida y agradecer a todos por participar en la llamada de hoy. Como mencionó Jim, todo el mundo está tratando de entender la situación en Ucrania, tanto desde la perspectiva humanitaria inmediata como de lo que significa la crisis a largo plazo. Así que empezaremos tratando de abordar algunas de esas cuestiones.

A modo de aclaración, diré que solo soy un simple comerciante de tasas, por lo que estaría muy fuera de mi alcance tratar de analizar las tensiones geopolíticas con respecto a las implicaciones políticas o militares de los eventos que se están desarrollando. Más bien, intentaré mantenerme en mi línea de trabajo y enfocarme en la reacción y la expectativa actuales del mercado.

Si eres como nosotros y tienes el canal CNBC de fondo, habrás visto algunos de los dramáticos movimientos del mercado hoy. La reacción inicial del mercado ante situaciones como ésta es siempre una huida inmediata hacia la calidad, y lo hemos visto hoy mismo, con una caída de los rendimientos a 10 años de casi 15 puntos básicos en los primeros titulares. Los inversionistas están tratando de encontrar una manera de luchar contra la incertidumbre, por lo que tiene sentido dirigirse a activos más seguros. Del mismo modo, si estás viendo lo que proyecta CNBC, observas que existe mucho rojo en todo el cuadro de las acciones. Pero quiero tratar de darle a las cosas cierta perspectiva histórica, y la mejor referencia que tenemos ahora es lo que ocurrió durante la anexión de Crimea por parte de Rusia.

En primer lugar, estoy seguro de que no es una coincidencia que Crimea ocurriera el 20 de febrero de 2014, es decir, hace casi 8 años. Si observamos la reacción del mercado, el S&P cerró el día con una subida del 0.6 %. Los rendimientos a 10 años cerraron a la baja en unos 5 puntos básicos. Pero si avanzamos 60 días, el S&P subió casi un 2.4 %. Es un poco difícil comparar manzanas con manzanas en el plazo de 10 años, porque la Fed estaba en ese momento en medio de su programa de reducción gradual y eso tuvo un impacto notable. Pero mientras estamos aquí sentados, a casi dos tercios de la jornada de comercialización de hoy, e intento tener una visión rápida de las pantallas, las acciones están muy lejos de sus mínimos interdiarios que vimos muy al principio de la sesión, los bonos a 10 años ahora solo han bajado unos 6 puntos básicos en el día, y veamos, el WTI solo ha subido $2.00, el Brent ahora subió unos $2.60 en el día. Y de nuevo, ambos estaban hoy en, o por encima de, los $100 alrededor de las 9 de la mañana.

Así que la conclusión es que, tras la conmoción de los titulares iniciales, los mercados empiezan a preguntarse cuál es el impacto real. Y hay tres áreas clave que hemos estado analizando aquí en la mesa y cómo pensamos sobre cómo consumir y absorber la información que nos llega de Rusia.

El primero es el impacto económico directo. Así que las propias sanciones que EE. UU. impondrá a Rusia probablemente no van a tener un gran impacto directo en la economía estadounidense. La realidad es que Rusia no es un socio comercial importante para nosotros.

En segundo lugar, queremos considerar qué impacto tendrá la invasión rusa sobre nuestro comercio con Europa occidental. Y esto comienza a tener un peso mayor en la cuestión económica. La idea inmediata es que Europa probablemente tendrá costos de energía más altos, lo que dejará menos dinero disponible para importar bienes de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, es probable que su costo de exportación a Estados Unidos también aumente, de nuevo debido a esos mismos costos de energía. Aunque se ha ido reduciendo, en realidad seguimos teniendo un déficit en el comercio con la UE, por lo que consideramos que este impacto es netamente inflacionario hacia los EE. UU.       

Por último, el tercer pensamiento que tenemos aquí es que los impactos que se derivan del aumento de los precios más elevados de la energía en los EE. UU. probablemente influirán en el costo del petróleo aquí a nivel nacional. Como ya he mencionado, el petróleo ha subido en el día. Sin embargo, para poner las cosas en perspectiva, antes de esta invasión, ya había varios documentos técnicos circulando en los mercados tratando de dar sentido a cuál sería el impacto inflacionario si el petróleo estuviera a $100 o $105 el barril. Así que ya había una cierta expectativa de que los precios del petróleo más altos ya estaban incorporados en el mercado.

Hay que admitir que la Fed tiende a descontar los precios del petróleo. Les gusta fijarse en muchas de las lecturas de la inflación sin la energía, y eso descontará parte de la volatilidad a corto plazo que tenemos. Si el WTI (West Texas Intermediate) alcanza los $130 o $150, ciertamente eso moverá la aguja para la Fed. Pero como ya hay muchas predicciones de que los consumidores esperaban pagar precios más altos en las gasolineras, hasta cierto punto hoy estamos haciendo realidad algunas de esas expectativas.

Así que eso ha sido realmente una gran exposición para afirmar básicamente que la inflación en las perspectivas económicas que tenemos hoy son más o menos bastante parecidas a las que teníamos ayer.

De manera que para avanzar y empezar a hablar de la inflación, realmente no hay otra forma de decirlo más que afirmar que se está disparando. El índice de precios del PIB de hoy fue un poco más alto de lo que se esperaba, lo que hace pensar que es probable que la inflación se mantenga bastante alta durante mucho tiempo, todavía.

Quiero empezar el conversación sobre la inflación sin hablar de los problemas de la cadena de suministro. No es porque no sean importantes, pero realmente, estamos viendo que esa etiqueta se aplica a una gran variedad de problemas. En lugar de ello, quiero empezar a examinar la inflación analizando el lado de la ecuación que corresponde a la demanda, el que parece dejarse a un lado en muchos de los numerosos debates que se sostienen sobre la inflación.

La demanda, al igual que la inflación, es elevada. Ha sido fuerte a lo largo de la pandemia, con muchos sectores mostrando repuntes. Y eso no es solo en los autos y las casas. Se está poniendo en marcha en una amplia área de los bienes y servicios. Y lo que es probablemente más importante, vemos que la demanda muestra mucha elasticidad, y los consumidores no reducen sus compras a medida que suben los precios.

 Y es realmente este aspecto de la demanda el que creemos que la Fed ha interpretado mal desde mediados del verano hasta hoy. Si te fijas en los comentarios de la Fed en estas misma época el año pasado, parece que fue hace una eternidad, pero en realidad fue justo cuando las vacunas empezaron a llegar a la población en general. La Fed ya hablaba sobre la inflación y la estaba prediciendo. No anunciaron un CPI (Índice de precios al consumidor) del 7 %, pero sí sabían que la inflación aumentaría. Y creo que es fácil olvidar eso en medio de los titulares o de los colaboradores que vemos en la CNBC que dicen que la Fed está detrás de la curva. Y hay dos puntos que quiero señalar aquí con respecto a que la Fed podría estar detrás de la inflación.

En primer lugar, se han publicado varios documentos técnicos, tanto de la Fed como de economistas del sector privado, en los que se intenta calibrar el impacto que los programas de apoyo a la pandemia tuvieron en la demanda y, lo que es igual de importante, lo que ocurriría con la demanda al finalizar estos programas. En resumen, todos llegaron básicamente a la misma conclusión, que es bastante simple: cosas sobre los principios básicos de economía. O bien las personas tendrían que reincorporarse a la fuerza laboral para respaldar este nivel de demanda, o bien, la demanda se reducirá para ajustarse a los ingresos menores de las familias. La Fed, sinceramente, ha estado esperando un repunte de la fuerza laboral que todavía no sucede, y hasta cierto punto, ésta es la razón por la que la Fed se ha visto atrapada en su etiqueta transitoria, realmente durante mucho más tiempo del que debía.

El segundo punto que quiero señalar aquí es que, incluso en medio de todos los llamamientos a que la Fed podría estar detrás de la inflación, realmente no estamos viendo a nadie que clame por una inflación galopante en este momento. Si te fijas en las encuestas de la Fed... Perdón, si observas las encuestas de los economistas del sector privado, la mayoría espera que la inflación se modere en algún momento entre la segunda mitad del 2022 y la primera mitad del 2023. El equipo de economía de PNC prevé que el núcleo del PCE (gasto de consumo personal) sea de un 3 % aproximadamente para el final del año, lo que representa un descenso considerable con respecto al nivel actual del 4.9 %. En realidad, casi es que la Fed se equivocó en la elección del momento, pero no tanto en las cuestiones de fondo.

Volviendo un poco a la cadena de suministro, la mesa de negociación considera que el mercado realmente necesita revisar la idoneidad de esta etiqueta. Como ya he dicho, parece que esto se utiliza para cubrir genéricamente cualquier cosa, desde el aumento del costo de las materias primas hasta los retrasos en los envíos o las limitaciones de fabricación. En comparación con, digamos, hace 18 meses, cuando realmente solo se aplicaba a las restricciones y cuellos de botella derivados directamente de la pandemia, y aunque esas cosas siguen estando presentes, escuchamos algunos informes anecdóticos de que varios sectores habrían tenido problemas para satisfacer la demanda incluso con las capacidades anteriores a la pandemia. Y creemos que es realmente importante analizar esa parte, ya que en realidad se refiere a un problema de historia de crecimiento. Y eso es de alguna forma una indicación real de la buena salud de la economía subyacente.

Por último, para terminar el debate sobre la inflación, quiero hablar de la inflación salarial, y estoy seguro de que todos los presentes en esta llamada se ven afectados por la trifecta de salarios más altos, la rotación de empleados y la falta de solicitantes calificados. Al hablar de la Gran Renuncia en la que nos encontramos, hay realmente dos aspectos en esto. En primer lugar, tenemos una fuerza laboral que se reduce cada vez más, y trataré este aspecto con un poco más de detalle más adelante.

El segundo aspecto es la rotación de personal resultante de los cambios de trabajo. La Fed de Chicago publicó un estudio al respecto a principios de este mes, y estiman que los que buscan un nuevo empleo mientras están en activo están aumentando la inflación hasta en un 1.1 %. Aunque se que a muchos de nosotros nos gusta pensar que esto es análogo a la subida de los precios de los insumos, ya que todos estamos luchando por unos recursos limitados, hay una forma diferente de pensar sobre este problema, y es que todos estamos tratando de satisfacer una gran demanda que estamos viendo ahora y tratando de contratar personal para satisfacer esa demanda. No digo que la inflación salarial vaya a desaparecer en el futuro, pero, de nuevo, tenemos que pensar: ¿Estás contratando ahora para satisfacer los niveles de demanda que había antes de la pandemia, o estás buscando contratar ahora para satisfacer la mayor demanda que has visto desde el inicio de la pandemia? De nuevo, esto último habla más de la salud de la economía y un poco menos de la escasez de mano de obra que estamos experimentando actualmente.

Así que por fin podemos llegar al punto en el que realmente podemos empezar a hablar de... Perdón, esta diapositiva no avanzó. Lo siento, déjenme volver a empezar. Ahora podemos empezar a hablar realmente de lo que va a pasar con el mercado de las tasas. Como mencionamos al hablar de Rusia, la Fed va a subir las tasas. Nuestro equipo económico aboga por una subida de 25 puntos básicos en marzo, con lo que estamos de acuerdo aquí en la mesa, así como lo está el mercado. A largo plazo, el equipo económico de PNC ha visto un total de cinco subidas en 2022. El mercado es un poco más agresivo, ya que prevé seis subidas en lo que queda de año. También vemos tres subidas más en 2023, lo que nos hace situar las tasas terminales de los fondos de la Fed en algún lugar del área del 2 % al 2.25 %.

Tenemos que hablar de Bullard, que anteriormente este mes dijo que quería llegar a 50 en marzo y a un total de 100 en junio. Inmediatamente después de esos comentarios, los mercados subieron hasta mostrar aproximadamente un 80 % de probabilidades de una subida de 50 en marzo, pero luego retrocedieron rápidamente desde esos niveles. Francamente, el hecho de que la Reserva Federal suba 50 el mes que viene no se ajusta al carácter de la Fed. Tienden a ir más despacio y ser más predecibles.

Como analogía, la Fed está comprando bonos, ya que no quería poner fin a su programa de flexibilización cuantitativa de forma demasiado brusca. Más bien querían dar tiempo a que los mercados absorbieran el cambio. En comparación con el deseo de Bullard de que la Fed esté a 100 en junio, la Fed podría llegar a 100 en julio mediante subidas en cada una de las próximas cuatro reuniones del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto). En realidad, no es tan diferente de donde Bullard quiere que esté la Fed, sobre todo si se piensa en el tiempo que tardan las subidas de la Reserva Federal en filtrarse por la economía. Pero al ir a 25 en cada reunión, realmente conservarán el carácter de la Fed, irán despacio y con calma, y ello también ayuda a la Reserva Federal a conservar un poco el carácter opcional en caso de que necesiten acelerar o ralentizar las cosas si lo necesitan. De nuevo, intentan evitar el choque que se produce en el mercado.

Antes de la reunión del 12 de marzo tendremos otro informe sobre el empleo y otra impresión del CPI. Y aunque no diremos que la barra está imposiblemente alta para que la Reserva Federal llegue a 50 en marzo, es bastante alta. Y realmente requeriríamos algunos datos imprevisibles o fuera de lo normal para poder llegar a ello.

Quiero hacer un pequeño aparte aquí, y eso es porque los comerciantes y comentaristas a menudo pierden de vista dónde está nuestro lugar en la cadena alimenticia aquí. Lo que nosotros, y con "nosotros", me refiero a comerciantes como yo o a los colaboradores de la CNBC, o correcciones en comentarios sobre el mercado, a menudo parece que pensamos que la Fed está influenciada o va a reaccionar de alguna manera a lo que los mercados están prediciendo. La forma en que el mundo funciona realmente es que los comerciantes invierten en función de las expectativas de la Fed, pero la Reserva Federal actúa en función de los datos económicos.

Y no es sólo la Fed, sino todos los bancos centrales. Tuvimos un ejemplo reciente de esto el 26 de enero. El Banco de Canadá mantuvo sus tasas constantes, pero los mercados estaban valorando algo así como un 65 % de probabilidades de una subida de tasas. Así que, de nuevo, la Fed va a depender de los datos. Es una frase que utilizan hasta la saciedad cada vez que hablan, y realmente no van a mirar al mercado para intentar orientar su noción de lo que creen que deben hacer.

Si nos fijamos en las tasas a más largo plazo, vamos a enfocarnos aquí en el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años. Los bonos a diez años han rondado últimamente el 2 % y ese nivel del 2 % es un poco psicológico para los comerciantes. Los rendimientos rara vez se mueven ordenadamente a través del 2 %. Más bien, tendemos a acercarnos sigilosamente a ese nivel y luego nos retiramos. Y cuando decidimos movernos a través del 2 %, suele ocurrir de forma bastante agresiva.

Para ver algunos ejemplos de esto, tenemos que remontarnos a enero de 2016. En ese momento estábamos por encima del 2 %. Rebotamos varias veces, pero cuando lo superamos en febrero de 2016, lo hicimos hasta el 1.75 %. Más adelante, en noviembre de 2016, vimos suceder lo contrario. Básicamente, los rendimientos seguían rondando el 1.75 %, y cuando lo superaron, volvieron a subir inmediatamente al 2.25 %.

Un último ejemplo fue en 2019, de nuevo antes de la pandemia. Una vez más, pasamos de puntillas un poco por encima del 2 %. Pero cuando lo superamos, volvimos a bajar al 1.75 %. Desde febrero de este año, los bonos a 10 años se han comercializado mayoritariamente entre el 1.90 % y el 2 %. Y de nuevo, parece que los bonos a 10 años no quieren estar en esta situación. Probablemente se sentirían un poco más cómodos con el 1.75 % o el 2.25 %. Incluso después de la cavitación de esta mañana, estamos asentados aquí, en realidad hemos subido un poco, ahora estamos asentados aquí en el 1.95 %. Así que tenemos la sensación en la mesa de comercialización de que es más probable que el verdadero lugar de los bonos a 10 años termine en los 2.25 % más que retroceder al 1.75 %

Y la reducción del balance general que todo el mundo espera que anuncie la Fed probablemente esté pesando en el mercado en este momento. Como se ha mencionado anteriormente, la Fed sigue comprando bonos, y solo va a empezar a reducir su programa en las próximas reuniones. Hay una división en el mercado sobre si va a ser un anuncio de marzo para la reducción del balance general con una fecha de implementación en mayo o potencialmente un anuncio en mayo con una implementación en junio. Pero los mercados están sentados sobre cáscaras de huevo, esperando que la Fed lo anuncie realmente. Y alrededor de ese tiempo, esperamos que la Reserva Federal... Perdón, esperamos que los bonos a 10 años se muevan probablemente hacia esa área del 2.25 %.

En este momento, pasemos a la pendiente de la curva de rendimiento, y siempre se habla mucho de la posibilidad de que los bonos a 2 y a 10 años se inviertan, es decir, que muestren una curva de rendimiento con pendiente descendente. Para aquellos que no lo sepan, existe una correlación muy fuerte de que cuando la curva de rendimiento está invertida, ello es un buen indicador de una recesión pendiente. En esta ocasión, creemos que los bonos a 2 años probablemente se han movido de forma muy agresiva en respuesta a la inflación y a los movimientos anticipados de la Fed, y hemos visto que el diferencial de los bonos a 2 y 10 años colapsó hasta ―creo que estamos en torno a― los 35 puntos básicos en ese momento, mientras que los bonos a 10 años se han anclado, ya que estamos esperando que la Fed haga algunos de estos anuncios de balance general.

También señalaremos aquí que el tamaño del balance general de la Fed proporciona a Powell más munición para influir en la pendiente de la curva de rendimiento que la que ha tenido cualquier otro presidente de la Reserva Federal. Así que no estamos diciendo que un bono a 2 y a 10 años invertido no sea un indicador de una inflación potencial. Más bien, creemos que la Fed tiene mucha capacidad para influir en la forma de la curva de rendimiento, y puede que no tengamos una señal tan clara de cuándo las cosas están cambiando, si es que van a cambiar.

Pero con eso, quiero dar un paso atrás y hablar del ciclo de subida que hemos cubierto en la diapositiva anterior. Todos los economistas que están ahí, ya sea el resumen de proyecciones económicas de PNC, la Reserva Federal, u otros economistas del sector privado que estás viendo, todos esperan que el ciclo de subidas se prolongue hasta bien entrado el año 2023. De nuevo, la Fed no hace eso a menos que tengamos una economía saludable. Hay maneras más fáciles de combatir la inflación probablemente a más corto plazo, si eso es lo que quieren hacer, pero realmente estamos ante un ciclo de subidas de la Fed prolongado y a largo plazo. Y, francamente, creemos que la economía puede soportarlo.

Y voy a cerrar mi parte de la presentación con esta última reflexión, en el sentido de que parte de la razón por la que la economía puede absorber eso es la fuerza laboral más pequeña que tenemos actualmente. Antes del comienzo de la pandemia, la tasa de participación rondaba el 63 %, y ahora está en un punto alrededor del 62 %. La Reserva Federal de San Luis publicó un documento técnico sobre este aspecto a principios de este mes. Era un excelente documento técnico porque afirmaba básicamente lo que todo el mundo ya pensaba. Estamos experimentando un descenso de la fuerza laboral debido tanto al aumento de las jubilaciones como a los que deciden enfocarse en los cuidados en el hogar o a la atención familiar y salir del mercado laboral. Y aunque probablemente no recuperemos todo ese 1 % debido a la población jubilada, esto indica que hay mucha fuerza de banco que podría volver al mercado laboral.

Y eso tiene mucha importancia para la Fed, que les ayudará a respaldar un ciclo agresivo de subidas. Existe la posibilidad de que estos dejen de ser meros espectadores, regresen para formar parte de la fuerza laboral y ayuden a reforzar la economía. Así que no vemos ningún signo material de que la economía se esté ralentizando o de que vayamos a tener una desaceleración material, al menos durante el 2022 y es muy probable que una buena parte de 2023. Después de ese momento, es realmente difícil predecir lo que va a pasar en la economía. Pero esa es nuestra decisión actual en este momento.

Ahora me gustaría cederle la palabra a Robert. De este modo, él puede ayudar a analizar algunas de las estrategias que PNC podría ofrecer para ayudar a protegerse contra estos tiempos inciertos. ¿Robert?

Robert Leonard:

Muchas gracias, Todd. Como acaba de mencionar Todd, vamos a ver una subida de las tasas de interés a corto plazo a medida que la Fed suba las tasas y, en general, veremos que las tasas a largo plazo tienden a subir. Así que el aumento de las tasas de interés, obviamente, tiene un impacto negativo sobre el costo de la deuda y el capital, así como también resulta una amenaza para los gastos presupuestados por concepto de tasas de interés. Sin embargo, pueden reducir los requerimientos de los fondos de pensiones debido a los mayores rendimientos de los instrumentos de ingresos fijos.

Un intercambio de tasas de interés es el principal producto que utilizan las corporaciones y otras entidades para protegerse de una subida de las tasas de interés a corto plazo. Como puedes ver en el diagrama, un intercambio de tasas de interés es un instrumento en el que el prestatario paga una tasa fija y recibe una tasa variable. Y entonces el índice de las tasas variables del intercambio se ajusta al índice de las tasas variables del préstamo. Así que, en este caso, el prestatario tiene un precio de préstamo que es la SOFR más un diferencial de crédito. De esa forma, en el intercambio, pagan una tasa fija y reciben la tasa SOFR. Así que nos gusta decir que las tasas SOFR se anulan y, entonces al final, el cliente está pagando una tasa fija de intercambio más su diferencial de crédito. Así es como obtienen una tasa de interés fija neta. El intercambio y el préstamo son contratos separados, pero el intercambio en sí mismo proporciona mucha más flexibilidad que la utilización de un préstamo tradicional de tasa fija. Por ejemplo, en un intercambio podrías cubrir los últimos 4 años de un préstamo, o podrías elegir solo cubrir una parte de tu préstamo.

En este ejemplo, hemos utilizado la SOFR como índice, pero también PNC podría proporcionar intercambios de tasas de interés utilizando el BSBY (rendimiento bancario a corto plazo de Bloomberg) como índice. En la parte inferior de la diapositiva, puedes ver las tasas indicativas. Se prepararon ayer, y las tasas cambiaron, como cambian las tasas del mercado, como acabas de escuchar a Todd. Pero esas tasas muestran lo plana que es la curva de rendimiento. Por ello, muchos clientes están interesados en ampliar el plazo de sus coberturas porque el costo incremental de ir más allá es bastante bajo. Como ves, la diferencia entre las tasa de los intercambios a 10 años y a 5 años es de sólo 7 puntos básicos. De nuevo, los intercambios de tasas de interés son un producto primario para que los clientes cubran los préstamos actuales o los que prevén cerrar en los próximos días.

Muchos clientes nos preguntan: "¿Qué puedo hacer para cubrirme contra la subida de las tasas en las financiaciones que se produzcan en el futuro?" Las situaciones típicas son un préstamo de construcción a permanente. Muchos de nuestros clientes construyen edificios. Tienen un préstamo para la construcción y el préstamo permanente no entra en vigencia hasta dentro de un año o de 18 meses. Y obviamente, como acabamos de mencionar, las tasas a largo plazo podrían subir durante ese espacio de tiempo.

La otra situación para las compañías públicas que emiten en el mercado de bonos, repito, que tienen el plan de salir al mercado con una emisión de bonos de ingresos fijos, digamos en los próximos 3 a 6 meses y, nuevamente, quieren protegerse contra un aumento de su tasa fija.

Otra aplicación es el financiamiento de adquisiciones. De nuevo, el cierre de las adquisiciones lleva mucho tiempo, y las tasas de interés en aumento podrían influir sobre el rendimiento de la inversión, así como en el aumento de los costos asociados con un financiamiento.

Un intercambio a futuro es un intercambio en el que establecemos la tasa fija hoy, pero la fecha de inicio es algún periodo en el futuro. Así, por ejemplo, si esperas que tu préstamo permanente se cierre dentro de 1 año, podríamos concertar hoy un intercambio para fijar la tasa de un intercambio que comience dentro de 1 año a partir de hoy y que dure el plazo que esperas para el préstamo subyacente. Así, por ejemplo, si esperas que el préstamo sea de 5 años, entramos en un intercambio a futuro que comienza dentro de 1 año a partir de hoy y tiene una permanencia de 5 años.

 En el caso de las emisiones de bonos, sucede algo similar. La fecha de inicio del intercambio sería la fecha prevista de financiación del bono, y luego, cuando emites el bono, los clientes cancelan el intercambio y la ganancia o la pérdida en el intercambio se ajusta en el aumento o la disminución en el cupón del bono.

Y por último, el financiamiento de la adquisición. La fecha de cierre del intercambio sería la fecha de cierre prevista de ese futuro financiamiento.

En la parte inferior de esa diapositiva, encuentras algunas tasas indicativas de esas tasas de intercambio a futuro. Como puedes ver, hay un poco de lo que llamamos una prima para esos intercambios a futuro, pero son bastante bajas. Otra vez, esto ilustra el aplanamiento en la curva de rendimiento, por lo que esas primas a futuro son bastante bajas. De manera que si hoy hicieras un intercambio a 5 años, sería del 1.83 %, pero dentro de 6 meses, esa tasa sería unos 12 puntos básicos más alta. Esas primas a futuro son más bajas para las tasas a largo plazo. En el caso de los bonos a 10 años, si te adelantas 6 meses, esa prima a futuro es de sólo de 7 puntos básicos.

Y tomadas en su contexto, esas primas a futuro son bastante bajas en comparación con la volatilidad del mercado de un día que hemos experimentado últimamente con los movimientos en las tasas a largo plazo. Son bruscas, como acaba de mencionar Todd. Hemos visto movimientos bastante grandes por varias razones: cambios en las expectativas del número de subidas de tasas de la Fed y, obviamente, eventos económicos y/o geopolíticos.

Ahora, en relación con eso, hay algunos métodos adicionales para cubrir los financiamientos a plazo, y voy a cederle la palabra a mi colega, Tina.

Tina Hwang:

Gracias, Robert. Robert habló de las tasas de intercambio fijas al contado, además de las tasas de intercambio a futuro. En el mundo de lo que es opcional, tenemos en realidad dos productos principales en los que los clientes pueden utilizar las opciones para cubrirse contra la subida de las tasas de interés. Los límites en las tasas de interés son habituales, y hemos realizado una serie de asesoramiento sobre las opciones de límites.

Hoy queremos centrarnos en las swaptions (opciones de intercambio), y una swaption es simplemente una opción sobre una tasa de intercambio. Da al comprador de la swaption el derecho a entrar en el intercambio subyacente en una fecha de vencimiento a una tasa de ejecución predeterminada. Una swaption puede comprarse y venderse por una prima pagada o recibida. Para la conversación de hoy, la estamos cubriendo, así que vamos a enfocarnos con amplitud en esa swaption en la que el comprador posee el derecho a entrar en una tasa fija de intercambio.

Una swaption tiene dos formas: una swaption del pagador o una swaption del receptor. Una entidad que quiera protegerse de la subida de las tasas, a la que nos enfrentamos ahora, realizará la compra de una swaption del pagador. Con la prima pagada, la swaption dará a la compañía el derecho a entrar en una tasa fija conocida en el futuro. Así se elimina el costo desconocido del interés de la deuda que puedan tomar. Si la tasa de mercado subyacente en la fecha de vencimiento es inferior a la tasa de ejecución de ese intercambio, la swaption expirará sin valor, y el comprador entrará en una tasa de mercado más baja. Hay valor en eso, aunque no se aprovecha la prima. Sin embargo, a la inversa, si la tasa de intercambio del mercado subyacente es superior a la tasa de ejecución, el comprador entrará en esa tasa de ejecución, por lo que la compra tuvo valor. Y la economía puede determinarse en función de lo alta que sea la tasa del mercado frente a la tasa de ejecución que han comprado.

¿Cuáles son algunas de las aplicaciones? Si eres una compañía que presenta una oferta por un contrato y la certeza de la financiación es incierta, o que ofrece por la adquisición de una compañía o un activo de algún tipo, o si tu financiación futura es incierta en absoluto, se puede utilizar una swaption para protegerte de la subida de las tasas de interés.

Así que lo que tenemos aquí, si escuchaste las tasas que mencionó Robert: las tasas fijas de los intercambios a 5, 7 y 10 años que eran al contado frente a las de 6 meses o 12 meses, son tasas a las que te comprometes hoy y las bloqueas para alguna fecha futura. Las tasas al contado pueden bloquearse y comprometerse con esa tasa fija a partir de hoy, o con la tasa a futuro. Y lo que hemos hecho aquí es elegir unas primas de opciones en las que todo se basa en un nocional, o el monto del contrato, de $1 millón, y lo hemos hecho para que sea más fácil. Si tienes una condición de $10 millones o $100 millones, simplemente te ajustarías en consecuencia.

Así que en el fondo, si la tasa de intercambio a 5 años que mencionó Robert era del 1.83 %, no vas a comprar una opción a la tasa al contado. Lo que debes hacer es mirar la prima a futuro libre de la tasa a futuro a 6 meses al 1.95 %. Lo subimos ligeramente al 2 % y al 2.5 % para que esté alrededor del precio del mercado. Y si quisieras comprar una protección a 5 años y 6 meses a futuro sobre $1 millón en la que la tasa de intercambio está al 2 %, esa prima, con base en los niveles de ayer, y esto es una indicación, será de $12,100. Si la tasa de intercambio se ajustó al alza al 2.5 %, la prima bajaría a $6,500.

Digamos que estás haciendo una oferta para un proyecto y que requieres $1 millón, pero quieres financiarlo cuando se adjudique el contrato, y el proyecto comienza en 6 meses. Si te comprometes a una tasa de intercambio a futuro del 1.95 %, te comprometes a obtener esa tasa incluso si las tasas bajan. Aquí, la opción de comprar una swaption te proporciona la capacidad de salir de esta obligación de tasa fija en particular. Por tanto, si voy a utilizar la tasa de ejecución del 2.5 % y pagas $6,500 hoy y el contrato no se adjudica, entonces perdiste una prima de $6,500 por no entrar en esa transacción, pero si la tasa del mercado es más alta, sigue existiendo una ganancia económica, aunque tu proyecto no se haya ganado o se vaya a financiar.

La tasa de ejecución, cuanto más subas a partir de la tasa al contado o a futuro, más barata será la prima. Además, mientras más largo sea el periodo de opción, más alta será la prima. Así que la ilustración de nuevo es que bajo el plazo de intercambio de 5 años, estás ante una tasa de ejecución de intercambio del 2 %, pero ahora el plazo de la opción es de 1 año: 1 año a futuro, por lo tanto, son $17,400 para que compres esa opción en 12 meses. Cuanto más alta sea la ejecución, más baja será la prima. Así que, como puedes ver, si estás dispuesto a comprar una opción en la que la tasa de intercambio del subyacente a 5 años se encuentra al 2.50 %, tienes un periodo de opción de 1 año y la prima es de $10,100.

Así que puedes hacer un swaption sobre la base de un periodo de 5 o de 7 años. Y en la cuadrícula de la derecha, donde dice que el plazo del intercambio es de 7 años, tienes la tasa de ejecución del intercambio al 2 % con 6 meses a futuro y la prima es de $15,100. Como puedes ver, a medida que te alejas del plazo de 5 años y te das un plazo de intercambio más largo, de mayor duración, el costo de esa prima es ligeramente más alto. Si mueves la ejecución o la tasas del intercambio al 2.50 %, esa opción de intercambio a 6 meses se convierte en $7,100. Y luego de nuevo, trasladándolo a 1 año a futuro al 2 %, es de $22,000. Y luego, al 2.5 %, la tasa de ejecución a 7 años para un plazo de 1 año es de $12,300.

Y eso es básicamente para darte una idea de cómo se calcula la prima de la opción. Cuanto más cerca estés de la tasa a futuro o al contado, más cara será. Cuanto más plazo quieras comprar de una opción, te costará un poco más en la prima.

Pero, de nuevo, Robert mencionó el aplanamiento de la curva de rendimiento. Ahora te resultaría muy atractivo observar cualquier tipo de financiación o compromiso a futuro. Si sabes que se trata de un monto conocido o una obligación, ya sea una renovación de bonos o una nueva financiación, un préstamo a plazos que vence, esas tasas de intercambio a futuro son actualmente atractivas porque la prima a plazo, como se vería en un entorno de curva más pronunciada, no existe en este momento.

Así que hemos estudiado, o hemos analizado, los intercambios, los intercambios que comienzan a futuro y luego las opciones sobre esos intercambios. Ahora veamos cómo establecemos estas estrategias. Al ejecutar una estrategia de cobertura, es importante tener en cuenta el entorno actual de la tasa de interés, que resulta atractivo, aunque en términos netos, desde finales del año pasado, hemos visto un aumento sustancial y un estallido de las tasas. Deben tenerse en cuenta, en el sentido de que a medida que suben las tasas, todo eso se incorpora a la curva de rendimiento. Así que, basándote en tus expectativas y teniendo un pulso de la economía con base en el desempeño de tu compañía, puedes juzgar y estimar si las tasas de interés reales subirán más rápido o más lento que lo que espera el mercado.

A continuación, es importante pensar en la actividad de la compañía. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Es para gestionar los flujos de caja o las métricas financieras? ¿Y cuáles son los impactos contables? Otras cosas a tener en cuenta. ¿Está tu compañía sumamente apalancada? ¿Es cíclica? ¿Tiene tu compañía la capacidad de trasladar los costos más altos a los clientes? Estas consideraciones deben formar parte de la ejecución de tus estrategias de administración del riesgo.

A menudo, recibimos preguntas de nuestros prestatarios y clientes. ¿Cuál es la combinación adecuada para gestionar su costo de capital? ¿Es más deuda de tasa fija o más deuda de tasa variable? Y aquí hay algunas reflexiones.

Para las compañías apalancadas, a medida que aumenta el apalancamiento hay un mayor impacto para tu compañía porque mientras más rápido suben las tasas, mayor es el gasto en interés. Por ello, las compañías muy apalancadas deberían tener una mayor combinación de tasas fijas. Pero, de nuevo, tienes que considerar otros factores e implicaciones.

Compañías cíclicas. Los flujos de caja cíclicos suelen actuar como una cobertura natural de la deuda, y las compañías que se ajustan a este perfil tienden a tener una mayor combinación de deuda variable.

Riesgos de la industria. Las compañías que tienen la capacidad de trasladar los aumentos en los costos a sus clientes están en mejores condiciones de mantener una mezcla de deuda de tasa variable más alta.

Así que la forma de la curva de rendimiento es significativa. Además de al nivel absoluto de las tasas, ello puede afectar a la combinación preferida de tasa fija y variable. Históricamente, las tasas bajas a largo plazo suponen un mayor porcentaje fijo. En la actualidad, lo hemos visto con compañías que han podido ahorrar porque las tasas de interés netas han sido muy bajas, especialmente aquellas que se han inclinado hacia la deuda de tasa variable. Cuando las tasas bajaron, tuvieron una mayor acumulación de dinero en efectivo. Con ello, algunas de las estrategias a futuro han entrado en juego, ya que las compañías saben que una combinación de aumento de las tasas de interés y las necesidades normales de CapEx (gasto de capital), anticipan que la emisión de deuda será necesaria en el horizonte temporal de 2 a 3 años. Y hemos mirado los intercambios a futuro hasta 2 o 3 años.

Así que aquí se destacan algunas de las otras consideraciones. Es algo único para cada compañía y la industria en la que te encuentras. Pero, por favor, considera la posibilidad de trabajar con un gerente de relaciones y asesores de PNC sobre la mejor estrategia para colocar coberturas.

Una política de cobertura con una gama de objetivos en lugar de un porcentaje fijo de mezcla fija y variable es una política sólida. Es una política sólida. Y conocer las herramientas disponibles para lograrlo es importante, y hoy hemos tratado algunas de ellas: la tasa fija del intercambio, además de las tasas de intercambio a futuro y las swaptions, cuando existan incertidumbres en el futuro sobre tus necesidades de financiación y sobre cuándo se producirá el compromiso. He mencionado brevemente el tope de la tasa de interés. Es otro producto popular que nuestras compañías utilizan para cubrir su administración del riesgo de la deuda de tasa variable.

Así pues, los factores que hemos revisado deberían desempeñar un papel importante en la forma que disminuyes riesgos en un entorno de aumento de las tasas de interés. Mientras te preparas para el aumento de las tasas de interés, estamos aquí para ayudarle en el trayecto. No dudes en ponerse en contacto con nosotros directamente o a través de tus gerentes de relaciones.

Y con eso, te devuelvo la palabra, Jim, para nuestras preguntas y respuestas, y dejaré tiempo para responder a las preguntas o necesidades más importantes de nuestros clientes.

James Bernier:

Estupendo, y gracias, Tina, y gracias, Robert y Todd también. Muy buena discusión. ¿Por qué no pasamos a nuestra sesión de preguntas y respuestas? A modo de recordatorio, puede hacer preguntas utilizando la ventana de preguntas y respuestas situada en la parte superior izquierda de tu pantalla. Así que veamos algunas de las preguntas. Muchas preguntas sobre Ucrania. Todd, se que es una situación emergente en desarrollo en este momento y que es muy reciente, por lo que no has tenido mucho tiempo para procesarla, pero ¿puedes resumir tus ideas sobre la situación de Ucrania hasta ahora y quizás algunos impactos sobre el mercado?

Todd English:

Sí. Así que, de nuevo, sólo para recapitular algunos de los pensamientos aquí, el más inmediato es que probablemente no tenga un impacto material para los Estados Unidos. De nuevo, la economía de Rusia es algo así como el 7 % del tamaño de la de Estados Unidos, así que incluso con un 100 % de sanciones a Rusia, no va a tener un impacto directo en Estados Unidos. Donde hay mayores riesgos es en el aumento de los precios de las materias primas y de la energía en Europa occidental. Eso frenará su capacidad de compra de las exportaciones estadounidenses. Y es muy probable que eso tenga un impacto en los Estados Unidos.

Nuestras economías, es decir, la de la UE y la de EE. UU., son en realidad más o menos iguales, y las exportaciones de EE. UU. a la UE representan aproximadamente el 1 % de nuestro PIB. Así que eso tiene el potencial de ser bastante sustancial. Creo que cuando miramos más allá, de nuevo, se suma a la historia de la inflación cuando los precios de las materias primas suben en Europa. Así que vamos a tener que buscar otras señales, como una menor confianza del consumidor y una reducción en las compras. Si eso ocurriera y la Fed se mantiene en un ciclo de subida de las tasas, es cuando realmente corremos el riesgo de que el crecimiento se frene sustancialmente. Esperemos que la Fed sea capaz de ajustarse sobre la marcha cuando se produzcan situaciones de este tipo. Pero ahí es donde realmente vemos que suceden las cosas, tanto a corto como a largo plazo.

James Bernier:

Sí, creo que eso tiene sentido, Todd. Y supongo que otra cosa que está implícita en tu respuesta es que esta situación actual no se convierta en algo mucho más grande, que por supuesto es una cuestión política y no económica. Así que mantengamos nuestras esperanzas de que suceda así.

Bien, tal vez una para Robert. "Mi compañía está buscando adquisiciones en el extranjero. ¿Hay estrategias o productos para protegerme de una subida de mi costo de capital en divisas?"

Robert Leonard:

Sí, estos productos no se limitan a los dólares estadounidenses. Obviamente, muchos de nuestros clientes están buscando adquisiciones en Europa y otros países. PNC puede proporcionar en todas las divisas principales los instrumentos derivados de las tasas de interés, los intercambios y los intercambios a futuro, y la banca también podría ayudarte en esas transacciones con el riesgo de cambio de divisas. Pero ciertamente estos productos no se limitan a los dólares estadounidenses.

James Bernier:

La tenemos. Perdón, continúa.

Robert Leonard:

Continúa Jim, perdón.

James Bernier:

Bien, hay otra pregunta que surgió, sólo una rápida. "¿Se puede utilizar la SOFR (Tasa de intercambio a un día garantizada) para las swaptions?" Sí, absolutamente puedes utilizar la SOFR para las swaptions.

Vamos a preparar otro para Todd. "Parece ser que ya se da por descontado que habrá muchas subidas. ¿Ha subido históricamente la Fed las tasas en algún lugar cercano a esta base anticipada?"

Todd English:

Sí, esta es una buena pregunta. Obviamente, la Fed no ha realizado un calendario de subidas tan agresivo en casi dos décadas. Tuvimos subidas sustanciales en 2004, y también en el 93. Y hay que remontarse prácticamente hasta el año 87 antes de que veamos programas de subidas en la línea de lo que estamos haciendo.

La del 87, y sé que eso sucedió hace ya mucho tiempo cuando pensamos en el mundo en el que vivimos hoy, pero lo que nos parece algo significativo de ese programa de subidas del 87 que emprendió la Fed es que la inflación era casi tan agresiva como lo es ahora. No era tan alta como lo es ahora, pero esa es probablemente la última vez que la inflación fue tan elevada como la vemos hoy aquí. Vimos un poco de eso en 2008 y 2009. La pendiente del CPI (Índice de Precios al Consumidor) era muy pronunciada. Pero también fue una caída muy rápida la que habíamos tenido antes.

Así que sí, y de nuevo, creemos que los mercados pueden soportarlo, que las economías pueden sostener el calendario de subidas decentemente bien y ser capaces de absorberlo. Tenemos mucha fuerza en el banco en cuanto a mano de obra que está sentada en la banda y que podría volver a la alineación titular si lo necesitáramos. Y ese es el tipo de cosas que probablemente ocurran. Si la Fed empieza realmente a subir las tasas de forma agresiva, la gente que actualmente puede quedarse en casa y ayudar a cuidar de su hogar, a cuidar de su familia, quizá se vea estimulada a replantearse eso, sobre todo si los salarios siguen subiendo al mismo nivel que las tasas que ellos están elevando. ¿Jim?

James Bernier:

Sí, creo que tiene sentido. Gracias, Todd. Tina, creo que ya has tocado este tema, pero vamos a exponerlo. "Dada la evolución del entorno del mercado de las tasas de interés, nuestro equipo de administración está evaluando nuestra combinación de deuda a tasa fija y variable. ¿Cuáles son algunos de los objetivos que deberíamos considerar en función de nuestra empresa, y cómo han cambiado estos objetivos con otras compañías con las que trabajas?"

Tina Hwang:

Sí, así que no es tan sencillo decir: "Sí, objetivo, un rango del 50 % al 65 % fijo si tu compañía es cíclica". En realidad, yo le daría la vuelta a eso y diría que deberías tener un 65 % variable. Así que la mezcla de la deuda es un objetivo en el sentido de que algunos de los factores económicos y el movimiento de las tasas a medida que cambia han tenido un gran factor en la manera en que nuestras compañías con las que trabajamos se han quedado con el dinero en efectivo y la deuda a tasa fija. Y parte de la deuda a tasa fija, si la combinas con el dinero en efectivo que tienen y la deuda a tasa fija, equivale en realidad a un arrastre negativo.

Pero es debido al dramático ciclo de las tasas de interés que hemos llegado a conocer aquí con el entorno de tasa cero del que acabamos de salir. Así que depende de tu compañía, se establece en base a la mezcla de las características que tiene tu compañía. Y también hay que tener en cuenta los próximos 12 a 24 meses, si eres adquisitivo, querrás tenerlo en cuenta. Si vas a eliminar activos, debes tenerlo en cuenta. Pero un objetivo es realmente la meta mayor de dónde quieres que esté tu mezcla de deuda fija y variable.

James Bernier:

Tiene sentido. Creo que a veces es difícil generalizar demasiado aquí. Por supuesto, estaremos encantados de discutir cualquier situación particular individualmente con tu banquero, y también estaremos encantados de participar en ello. Gracias, Tina.

 Creo que tenemos tiempo para una pregunta más. Todd, esta es una pregunta para ti. Es una pregunta complicada y se que la Fed también está tratando de responder. La pregunta es: "Las subidas de las tasas de interés son un esfuerzo para luchar contra la inflación, pero ¿frenarán nuestro crecimiento económico?"

Todd English:

Sí, es una pregunta complicada. De nuevo, nos hemos enfocado realmente en el lado de la demanda de la ecuación aquí en la mesa de tasas. La demanda es increíblemente fuerte, y sin duda la Fed debe encaminarse a seguir subiendo las tasas en un proceso muy lento y metódico sin perjudicar materialmente a la demanda. Y así es como realmente mantenemos la fortaleza de la economía, como mantenemos el crecimiento de la economía, que es no conmocionar el lado del consumidor de nuestra economía. Así que sí, eso ayudará a aliviar algunas de las presiones sobre los precios cuando empecemos a subir las tasas aquí. Pero, de nuevo, por eso no estamos realmente de acuerdo con ninguna de las peticiones de aumento a 50 bp en marzo que se han hecho. De hacerlo es probable que ello asuste al consumidor, y eso es lo que la Fed no quiere ver aquí. De nuevo, quieren mantener esta expansión durante todo el tiempo que puedan.

James Bernier:

Sí, creo que ese es el arte de ser un banquero central. ¿Se pueden subir las tasas lo suficiente como para frenar la inflación, pero no tanto como para frenar el crecimiento? Eso es un verdadero reto, y supongo que vamos a ver cómo se desarrolla en los próximos meses.

Creo que se nos ha acabado el tiempo y me gustaría dar las gracias a Todd, Robert y Tina por la gran presentación de hoy. Y se que las situaciones emergentes tuvieron un impacto sobre la preparación para esto. Agradezco que todo el mundo se adapte a ello. Todos ustedes han aportado una visión y una perspectiva realmente estupendas. Y también me gustaría dar las gracias a todos nuestros clientes y a todo el mundo por asistir hoy.

La grabación de este seminario web estará disponible en los próximos días. Mientras tanto, ponte en contacto con tu banquero si tienes más preguntas. Y con esto concluye nuestra presentación de hoy. Gracias nuevamente por acompañarnos.