Los prestamistas respondieron a esta necesidad con un nuevo concepto. La deuda de un solo tramo ofrece simplicidad financiera y comodidad para las adquisiciones y las operaciones corporativas importantes, al tiempo que en muchos casos reduce el riesgo para el prestatario.

En términos más sencillos, los préstamos de un solo tramo combinan los préstamos preferentes y subordinados en un solo servicio con una tasa de interés promedio ponderada. A menudo se utilizan para financiar compras apalancadas y pueden refinanciar préstamos existentes. Sin embargo, no suelen estar disponibles como sustituto del financiamiento convencional mediante líneas de crédito.[1]

Ventajas para los prestatarios

Los préstamos de un solo tramo ofrecen mayores opciones y flexibilidad a los prestatarios del mercado medio en comparación con algunos préstamos convencionales. Al eliminar la necesidad de múltiples títulos de deuda o tramos de préstamos, los préstamos de un solo tramo ayudan a las compañías más pequeñas a mantener el tamaño adecuado de su estructura de capital.

Limitar la transacción a un solo prestamista y un solo conjunto de documentación mejora la confianza de la gerencia en que los fondos estarán disponibles a tiempo y en las condiciones acordadas.

Múltiples prestamistas se coordinan a través de un documento de Acuerdo entre Prestamistas (AAL) que rige la forma en que se repartirá el préstamo mixto, y que puede dar lugar a un cierre más rápido con honorarios legales más bajos que el financiamiento convencional.

Practical Law de Thomson Reuters, una editorial jurídica, señala que un prestatario con instalaciones separadas suele ser parte del acuerdo entre los prestamistas separados, lo que crea posibles complicaciones para los equipos de finanzas corporativas.

“Esto puede significar que, si el prestatario quiere tomar ciertas medidas en el futuro que requieren el consentimiento de sus prestamistas, puede estar sujeto a requerimientos de consentimiento diferentes para cada grupo de prestamistas”, según Practical Law.[2]

Los prestatarios pueden evitar tales complicaciones con un préstamo de un solo tramo.

¿Qué es lo nuevo?

En los primeros 10 años de préstamos de un solo tramo, los montos de capital de $5 a $50 millones fueron los más comunes. A medida que el mercado se ha ido acostumbrando a la estructura, los instrumentos de un solo tramo de $100 millones y más están adquiriendo mayor popularidad.[3]

De hecho, según el Corporate Finance Institute (Instituto de Finanzas Corporativas), $100 millones es ahora el tamaño de un préstamo de un solo tramo en promedio.[4] Y una gama más amplia de instituciones financieras, incluidos los bancos y las compañías de desarrollo empresarial (BDC), ofrecen ahora préstamos de un solo tramo, que se originaron en firmas especializadas antes de usarse de manera más generalizada.[3]

A medida que los préstamos de un solo tramo se han hecho más comunes, los prestamistas han creado variaciones en torno al tema básico. Los préstamos de un solo tramo bifurcado conservan la cara única y unificada para el prestatario, pero dividen, tras bambalinas, la instalación en múltiples trozos distribuidos entre diferentes prestamistas. Esto permite a los prestamistas dividir la tolerancia al riesgo de acuerdo con sus propios criterios, sin que ello suponga una carga para el prestatario ni complique excesivamente la transacción.

Los prestamistas de un préstamo de un solo tramo bifurcado suelen acordar entre ellos cómo distribuir el flujo de caja y compartir los beneficios y responsabilidades de ejecución, compra y votación.[5]

Estos arreglos tras bambalinas más complicados también están contribuyendo a unos AAL algo más complejos, que a su vez se muestran con mayor frecuencia a los prestatarios.[3] “Los patrocinadores de capital privado, que ahora están muy activos en el mercado medio, normalmente requieren una comprensión total de los términos de los préstamos de un solo tramo (incluidos los términos en el AAL)”, como se informó en la edición de julio/agosto de 2016 de Practical Law.

¿Hay algún aspecto negativo?

En muchos campos, a fin de obtener mayor conveniencia, el sacrificio común es el aumento de los costos. Los préstamos de un solo tramo no son diferentes. La tasa de interés promedio ponderada que se aplica a un préstamo de un solo tramo suele ser algo más alta que la que prevalecería para la deuda tradicional subordinada, intermedia y preferente. Un informe de abril de 2018 de Ares Market Insights pone el rendimiento efectivo de la deuda de un solo tramo entre un 1.5 y un 2 % más alto que el de la deuda preferente, pero entre un 2 y un 2.25 % más bajo que el de la deuda subordinada.[6]

“Los principales beneficios para los prestatarios de un préstamo de un solo tramo son sencillos y bastante obvios: tener que pagar solo una única tasa de interés mixta, menos gastos legales, menos partes con las que negociar precios y condiciones, un único agente administrativo o de garantía y, a menudo, un cierre más rápido”, explica Marc A. Reich, presidente de la firma de capital privado Ironwood Capital, en un artículo en el ABF Journal.[1]

Los prestamistas frecuentemente protegen su retorno con protecciones contra la amortización anticipada. Esto limita que el prestatario pueda salir del acuerdo de deuda antes de tiempo si las circunstancias cambian.[4] Y dado que los préstamos de un solo tramo no suelen estar disponibles para el financiamiento de las operaciones diarias, las empresas con necesidades generales pueden requerir varios prestamistas.

Listos para ayudar

Trabajando con PNC, los prestatarios pueden esperar una transacción de préstamo de un solo tramo que ofrezca un proceso racionalizado, reduciendo potencialmente los gastos relacionados con las finanzas, desde el examen inicial de la documentación hasta la presentación de informes financieros a largo plazo a un único prestamista en lugar de a una multitud de acreedores. Para más información visita pnc.com/donedeal.