Convertir la pasión en un propósito

Todos los propietarios de empresas manejan docenas de prioridades cada día para que sus compañías sigan prosperando. De igual manera, se espera que las mujeres propietarias de empresas manejen dichas prioridades de la misma forma, aunque a menudo con la presión adicional relacionada con apoyar a sus familias y comunidades. La pandemia mundial también ha generado que aumente la carga de las mujeres debido a la menor disponibilidad de opciones de cuidado infantil. Las mujeres propietarias de empresas no cuentan con las mismas 24 horas al día que otros podrían tener. A menudo tienen que debatir entre lograr sus sueños y cumplir con las expectativas impuestas por sus seres queridos y la sociedad. Es aquí donde entra Beth Hallowell, una defensora de empresas de mujeres certificada por PNC.

Como vicepresidenta sénior y gerente de ventas de banca empresarial en PNC, Hallowell aplica su dominio de la banca y su experiencia de vida personal para ayudar a las mujeres propietarias de empresas a lograr el éxito. Durante este camino, las mujeres propietarias de empresas se han dado cuenta de lo que es posible cuando las mujeres se dedican a lo que les apasiona.

“Me sorprenden las mujeres propietarias de empresas”, dijo Hallowell. “Tienen la confianza necesaria para asumir riesgos y lanzar, desarrollar y hacer crecer una empresa con el fin de poder dedicarse a lo que les apasiona”.

Las compañías cuyas propietarias son mujeres representan el segmento de empresas de crecimiento más rápido en los EE. UU. Durante la próxima década, se prevé que las mujeres controlen más del 70 % del patrimonio del país (1). Sin embargo, para Hallowell, quien cuenta con más de 20 años de experiencia en la banca comercial y minorista, este asunto es más que el dinero.

Hallowell explicó: “Definitivamente, es más fácil mantenerse cómoda en la vida y evitar la posibilidad del fracaso al no asumir riesgos o intentar algo nuevo. No obstante, la inacción o la resistencia al cambio conlleva consecuencias no deseadas. Te pierdes la oportunidad de crear o influir en algo increíble”.

A pesar del panorama económico cambiante, muchas mujeres propietarias de empresas se sienten desatendidas o no apreciadas por las compañías de servicios financieros. Aunque más mujeres que hombres empiezan nuevas empresas, con frecuencia no cuentan con el apoyo financiero para hacerlas crecer. Esto es particularmente cierto en el caso de las empresas que tienen menos de 10 empleados.

Defensores de empresas de mujeres

Hallowell marca una diferencia a través de su trabajo en PNC y como parte de su comunidad: el Triángulo de Carolina del Norte. Como defensora de empresas de mujeres certificada por PNC, tiene un compromiso particular con apoyar el logro de las mujeres que toman decisiones financieras, incluidas las mujeres que poseen o dirigen empresas. En el año 2000, PNC dio inicio a la capacitación para este programa para ayudar a los representantes de banca a tener una mejor comprensión de las oportunidades y desafíos a los que se enfrentan las mujeres.

Durante su carrera, Hallowell ha trabajado en una variedad de cargos en toda la industria de servicios financieros. Sus responsabilidades anteriores incluyen operaciones bancarias y administración de relaciones con los clientes. Dichas experiencias le han ofrecido la perspectiva que posee actualmente mientras trabaja con propietarias de empresas en Raleigh y zonas colindantes.


Hallowell es una de las 3,200 defensoras de Empresas de Mujeres certificadas por PNC
que ayudan a las mujeres que toman decisiones financieras

Hallowell también es defensora de ATHENA International, una organización sin fines de lucro que busca apoyar, desarrollar y rendir homenaje a las mujeres empresarias (2). El grupo forma parte de una organización que recibe su nombre de Atenea, la diosa de la sabiduría, la valentía y la inspiración en la mitología griega. Es un nombre adecuado, dado que el grupo fue fundado con base en su exclusivo e internacionalmente reconocido modelo de liderazgo.

El trabajo de Hallowell con la sección local incluye brindar educación y asesoramiento para ayudar a las mujeres propietarias de empresas a aumentar el crecimiento y la rentabilidad. A través de la sección de ATHENA en Raleigh, colabora como voluntaria con un grupo de asesores expertos que forman parte de una junta directiva de mujeres propietarias de empresas.

“Resulta increíble ver lo que puede ocurrir cuando una propietaria de empresa está dispuesta a recibir capacitación y orientación para lograr sus objetivos”, dijo. “Con frecuencia, estas empresarias llegan a un punto en el que carecen del conocimiento, la experiencia o la red para alcanzar el siguiente nivel y este programa les proporciona el puente que necesitan”.

Elementos importantes para una relación

Cuando se preguntó qué es lo que las mujeres priorizan en una relación con una institución financiera, las respuestas presentaron una tendencia con una dirección similar. Básicamente, las mujeres buscan defensores. Quieren trabajar con quienes:

  • Se den el tiempo para entender sus empresas, prioridades y motivaciones
  • Agreguen valor estableciendo conexiones para las propietarias de empresas y compartiendo sus conocimientos y mejores prácticas
  • Sean proactivos con respecto a brindar acceso a los recursos

 

Una experiencia de empoderamiento

Hallowel recordó una propietaria de empresa de la industria de atención médica que trabajaba con niños con discapacidades. Había una división entre dar a los niños que estaban bajo su cuidado la mejor atención al mismo tiempo que se centraba en la rentabilidad. La mujer sentía una gran pasión por la filantropía y el servicio a la comunidad, pero dicho compromiso llegó a un punto en el que afectaba el bienestar financiero de su empresa.

“No era capaz de prestar atención al impacto que su pasión por la filantropía y las donaciones tenía en su empresa”, dijo Hallowell. “Ayudarla durante todo el proceso de crear cambios en la empresa para mejorar los procesos y la eficiencia hizo que la empresa fuera rentable, lo que le permitió reanudar sus donaciones desde un lugar de exceso. Fue una satisfacción increíble poder ayudarla a alcanzar ese resultado”.

La historia tuvo una resonancia especial en Hallowell. De manera similar a las propietarias de empresas, ella tiene metas de ingresos, empleados a los que brindar apoyo y responsabilidades en el hogar y en su comunidad.

Equilibrar las demandas del trabajo y la vida es una lucha para mí, como lo es para muchas mujeres propietarias de empresas.

—Beth Hallowell

“Mientras trabajo con estas mujeres dedicadas y apasionadas, resulta excelente ver las muchas maneras en las que ellas definen el éxito y logran un equilibrio”, dijo Hallowell. "Esto me inspira para hacer cambios y tomar riesgos, porque tengo algo bueno que puedo compartir a través de mi papel en PNC y en la comunidad para influir en las vidas de otras personas de una manera positiva”.

Obtén más información acerca de los defensores de empresas de mujeres certificados por PNC.