Orgullo. Liberación. Lucha. Auténtico. Gratis.
Estas son solo algunas de las palabras que los empleados de PNC usaron en un foro abierto en toda la compañía para describir lo que significa para ellos salir del clóset, es decir, compartir públicamente su identidad de género u orientación sexual. Ya sea que implique salir del clóset ante una persona, varias personas o un grupo más amplio, se trata de algo sumamente personal que puede tener un impacto profundo en la vida de las personas pertenecientes a la comunidad LGBTQ+. Con el Día nacional para salir del clóset, el 11 de octubre, homenajeamos a la comunidad LGBTQ+ y el avance que se ha logrado en los últimos 32 años para crear y promover un mundo más seguro en el que todos podamos vivir de manera sincera y auténtica.

Si bien reconocemos la valentía y el coraje de quienes han decidido salir del clóset, también reconocemos la importancia de apoyar a las personas de la comunidad LGBTQ+ para que salgan del clóset a su tiempo, bajo sus propios términos y en el momento que se sientan seguros y preparados para hacerlo, si es que eso sucede.

“Cuando era más joven, me intimidaban constantemente por quien yo era, es decir, por algo que no podía cambiar. Me sentía solo y tenia miedo”, dijo Eric Volk, un cajero de banca comercial de Nueva Jersey. “Cuando finalmente me sinceré con mi madre sobre mi sexualidad, ella respondió: ‘Ya lo sabía. Soy tu madre, una madre conoce a sus hijos, y te amo sin importar qué’".

A pesar de sus temores iniciales referentes a salir del clóset, Eric finalmente tuvo una experiencia positiva, pero no todos cuentan con el mismo entorno favorable. Otro empleado describió su salida del clóset ante su familia como una “lucha” que le llevó años superar. Al final, menciona que está agradecido por la travesía que tuvo que realizar y que su lucha le ayudó a comprenderse mejor a sí mismo y a comprender cómo puede apoyar a otros que pueden estar atravesando una experiencia similar.

Un mundo diferente
Al mirar el pasado, resulta difícil creer cuán diferente era el mundo hace tan solo 32 años. El matrimonio igualitario era un sueño distante que no tuvo reconocimiento a nivel federal sino hasta 2015, las conversaciones referentes a si los beneficios para parejas del mismo sexo se podían extender a los planes de seguro médico apenas comenzaban, y las protecciones en el lugar de trabajo para la comunidad LGBTQ+ se dejaron a consideración de las compañías de manera individual. De hecho, no fue sino hasta este año que los empleados LGBTQ+ recibieron protección oficialmente contra la discriminación en el lugar de trabajo, cuando la Corte Suprema declaró que la histórica Ley de Derechos Civiles de 1964, la cual prohíbe la discriminación por motivos de raza, color, religión, sexo y origen nacional, también otorga protección a los empleados LGBTQ+.

El avance logrado en las últimas décadas no se hubiese podido lograr sin una gran valentía. La valentía también fue un tema importante que surgió a medida que escuchábamos a nuestros empleados y aprendíamos de ellos.

“Antes de unirme a PNC, no estaba segura si algún día saldría del clóset”, dijo Sarah Kutchko, especialista de soluciones de banca corporativa e institucional. “El apoyo de mis colegas, así como de los gerentes y directivos, me ayudó a sentirme cómoda de ser quien soy y me ha dado la confianza para vivir una vida auténtica”.

“Salir del clóset es un acto de valentía, y en el Día nacional para salir del closet dicha valentía sigue siendo esencial para el avance continuo hacia la igualdad total para las personas pertenecientes a la comunidad LGBTQ+”, dijo José Cabrera, consultor de inclusión y miembro del equipo directivo de Proud, un grupo de recursos empresariales para empleados de PNC.

Este Día nacional para salir del clóset agradecemos a nuestros predecesores, quienes sentaron las bases como pioneros. Su valentía nos inspira a seguir construyendo un mundo mejor, más seguro y más incluyente.