Las casas con una hipoteca tuvieron una ganancia de $26,300 en capital durante el último trimestre del 2020, lo que marca la mayor ganancia promedio desde el 2013, según datos de CoreLogic. Dado que muchos estadounidenses ven aumentar el valor de su vivienda, ahora es un buen momento para explorar las líneas de crédito con garantía hipotecaria (HELOC). 

Pero primero, demos un repaso rápido al crédito con garantía hipotecaria. El crédito con garantía hipotecaria representa el valor de tu casa, menos la cantidad que debes en la hipoteca de la propiedad. Por lo tanto, si tu casa tiene un valor de $340,000 y tienes un saldo de $225,000 por pagar sobre la hipoteca, significa que tu crédito con garantía hipotecaria es de $115,000. (Debes tener en cuenta que la mayoría de los prestamistas no prestan el 100 %, por lo que podrías solicitar un préstamo que quizás sería menor que tu crédito con garantía hipotecaria total.)

¿Qué es una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC)? 

Las HELOC* son una línea de crédito que te permite usar tu casa como garantía. No deben confundirse con un préstamo con garantía hipotecaria tradicional, el cual implica solicitar un préstamo de una suma global para ser pagado en una fecha establecida. En cambio, las HELOC te permiten retirar hasta un monto máximo aprobado previamente durante el periodo de disposición. 

Para qué puedes usar las HELOC

Veamos por qué podrías usar una HELOC. Mayormente, los propietarios de viviendas utilizan las HELOC para financiar grandes compras, como renovaciones de viviendas. O los utilizan para consolidar deudas con altas tasas de interés, para la educación universitaria de los hijos o para refinanciar su hipoteca con una opción de costo de cierre bajo o sin costo y con tasa fija (FRL).

Cómo los prestamistas determinarán tu límite de crédito

Cada prestamista utilizará una fórmula diferente para calcular tu límite de crédito. Pero normalmente está influenciado por el capital de tu vivienda, el historial de crédito, cualquier deuda actual y tus ingresos. 

Cómo entender los beneficios de las HELOC 

Analicemos en detalle lo que hace que las HELOC sean una herramienta financiera útil para los propietarios de viviendas. Estas son algunas de las ventajas de las HELOC:

  • Solicita en préstamo solamente lo que necesitas. Con las HELOC, puedes solicitar fondos en préstamo únicamente cuando los necesites. Esta puede ser una opción más flexible que los préstamos personales y los préstamos con garantía hipotecaria mencionados anteriormente, en los que las sumas globales son tu única opción. Si solicitas un préstamo por una cantidad menor con un HELOC, es posible que también puedas hacer cómodos pagos de amortización mensuales.
  • Obtén tasas porcentuales anuales (APR) bajas. Las HELOC pueden ser de utilidad para hacer compras regulares y consolidar la deuda pendiente. Muchas HELOC tienen tasas de interés más bajas que las tarjetas de crédito.
  • Obtén límites de crédito más altos. Las HELOC son un tanto similares a las tarjetas de crédito, pero normalmente cubren montos mucho más significativos. Si bien una tarjeta de crédito típica podría tener un límite de $5,000, el límite de una HELOC podría ser de hasta $1,000,000.
  • Mejora tu puntaje de crédito. Realiza pagos a tiempo y constantes en tu HELOC para mostrar hábitos financieros sólidos. Esto puede hacer que los puntajes de crédito saludables sean aún más saludables.
  • Refinancia tu hipoteca en días. Refinancia tu hipoteca en días. Muchas líneas de crédito con garantía hipotecaria te dan la opción de solicitar un préstamo con una tasa de interés variable o asegurar una tasa fija. Por ejemplo, puedes utilizar hasta el monto máximo de tu línea de crédito, seleccionar un plazo de hasta 30 años y fijar tu tasa de interés por un cargo de $100 para “asegurarla”. Cuando las tasas de interés cambian y quieres refinanciar esa utilización, pagarás un cargo de liberación de $100 y trasladarás los fondos a la parte variable de la línea de crédito. Si las tasas fijas son bajas, puedes volver a asegurar tu tasa por un cargo de $100.

Sobre todo, las HELOC te dan la flexibilidad de disponer de tu línea de crédito en el momento que lo necesites. Descubre las opciones de líneas de crédito con garantía hipotecaria de PNC.

Cómo entender las desventajas de las HELOC 

Las HELOC solo se deben utilizar para solicitar un préstamo indispensable. Estas son algunas de las desventajas que debes entender:

  • Te arriesgas a perder tu casa. Utilizas tu casa como garantía para una HELOC. Sí, esto podría reducir tu tasa de interés, pero si no realizas los pagos de amortización, te arriesgas a que tu casa sea sometida a un proceso de ejecución hipotecaria.
  • Cambios en las tasas variables. Las HELOC normalmente tienen tasas de interés variables. Eso significa que cambian en función del índice subyacente que utilice tu prestamista. Un incremento incluso de unos cuantos puntos porcentuales puede sumar cientos de dólares a la cantidad que pagas en un año. 
  • Las leyes referentes a las deducciones en los impuestos han cambiado. Los intereses de la HELOC eran deducibles de impuestos al 100 por ciento hasta el 2017. Actualmente, solo puedes deducir los intereses de la HELOC que hayas pagado para construir o mejorar la casa que utilizaste para garantizar la línea de crédito. Consulta con tu asesor de impuestos sobre las deducciones en los impuestos.

Por qué debes comparar las opciones de las HELOC 

Muchas instituciones financieras basan su tasa de HELOC en la tasa de interés preferencial de The Wall Street Journal. Esta es la tasa de préstamo clave que las bancas otorgan a los clientes que tienen puntajes de crédito positivos. Actualmente la tasa es de 3.25 por ciento y muchos prestamistas añaden un margen a esta tasa, por lo que debes estar atento a los términos como “tasa preferencial más el 1 por ciento” para identificar dicho margen. No todos los productos de HELOC son iguales, por lo que es importante comparar las opciones antes de presentar tu solicitud. 

¿Son las HELOC adecuadas para ti? 

Normalmente solo puedes utilizar tu HELOC durante un plazo fijo que se denomina periodo de utilización, y muchos prestamistas te permitirán renovarlo si necesitas conservar tu HELOC por un periodo más prolongado. Es probable que tengas dos opciones si todavía debes en tu plan cuando venza el préstamo. Tú puedes:

  • refinanciarlo o renovarlo en una nueva línea de crédito con el saldo existente
  • realizar pagos de amortización para convertir el saldo en un préstamo a plazos con un vencimiento a 30 años.

Si optas por solicitar una HELOC, asegúrate de tener un plan claro para amortizarla. Tus pagos mínimos mensuales probablemente incluirán una combinación de capital e interés. En el caso de algunos planes, solo tendrás que amortizar el interés durante tu periodo de utilización. Después de ello, tendrás la responsabilidad de pagar el interés más una parte del monto del capital. 

Esta es la conclusión: las HELOC son una fuente de financiamiento útil para los propietarios de viviendas inteligentes que desean completar proyectos financieros importantes, como renovaciones o continuar su educación. Además, dado que los valores de las viviendas van en aumento, este es el momento de analizar con detenimiento las HELOC.


*La propiedad que garantice la CHELOC debe estar ubicada en un estado en el que PNC ofrezca productos de crédito con garantía hipotecaria. PNC no ofrece el producto CHELOC en Alaska, Hawai, Luisiana, Misisipi, Nevada y Dakota del Sur.