Los estudiantes deciden ir a la universidad debido a varios motivos: normalmente implica cierta combinación de fomentar su pasión por el conocimiento, lograr sus metas profesionales y posicionarse para obtener mayores ingresos potenciales. (Según The Brookings Institution, los ingresos profesionales para una persona titulada con grado de licenciatura en promedio son más del doble de los ingresos de alguien que solo tiene un diploma de bachillerato1). La universidad es una inversión para el futuro, una inversión que puede parecer relativamente costosa en el momento, pero que potencialmente mantiene la promesa de recompensas para toda la vida. 

Afortunadamente, hay fuentes de ayuda financiera para ayudarte a que puedas pagar la universidad. Una vez que conozcas las diversas opciones y para cuáles puedes calificar, puedes sortear los costos de la educación de una forma más fácil.

Antes de hablar sobre los tipos específicos de ayuda financiera, es importante entender que algunos de estos se otorgan con base en la necesidad financiera, mientras que otros se basan en el mérito. Por ejemplo, dependiendo de las circunstancias financieras de tu familia, es posible que califiques para subvenciones, es decir, dinero gratuito otorgado por el gobierno federal o estatal, tu universidad, una organización sin fines de lucro o una organización privada, basándose en tu necesidad financiera. Las becas académicas y deportivas son ejemplos de la ayuda basada en el mérito: se otorgan a los estudiantes más sobresalientes sin importar sus circunstancias financieras.

Ayuda financiera federal

El gobierno federal ofrece subvenciones, préstamos y programas de trabajo y estudio a través del Departamento de Educación de los EE. UU. para ayudar a estudiantes con diferentes niveles de necesidad financiera. El primer paso para determinar si puedes calificar para alguno de estos programas es completando y enviando la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA, por sus siglas en inglés) en  studentaid.gov.

Subvenciones federales

Por lo general no es necesario pagar las subvenciones federales.2 Las subvenciones Pell (Pell Grants) y las Subvenciones Federales Complementarias para la Oportunidad Educativa (FSEOG, por sus siglas en inglés) se otorgan basándose únicamente en la necesidad financiera. Para ganar otras subvenciones, como la Subvención de Asistencia Educativa Docente para la Educación Superior y Universitaria (Teacher Education Assistance for College and Higher Education, TEACH) y la Subvención por Servicio en Iraq y Afganistán (Iraq and Afghanistan Service Grant), el estudiante debe cumplir requerimientos adicionales. 

Préstamos federales para estudiantes

No es necesario pagar los préstamos federales para estudiantes. Estos ofrecen beneficios, que incluyen planes de pago flexibles y tasas de interés fijas (no cambian durante la vida del préstamo) que suelen ser más bajas que las de los préstamos privados. Estos préstamos estudiantiles por lo general tienen un plazo de pago de 10 años. 

  • Préstamo subsidiado directo: los estudiantes que demuestren tener necesidad financiera pueden calificar para este tipo de préstamo, el cual ofrece términos que son un poco mejores a los que ofrece un préstamo no subsidiado directo. Aunque este es un préstamo federal, la universidad determina el monto que puedes solicitar en préstamo basándose en tu necesidad financiera. 
  • Préstamo no subsidiado directo: este tipo de préstamo se ofrece a cualquier estudiante elegible, sin importar su necesidad financiera. La universidad determina el monto que puedes solicitar en préstamo basándose en tu costo de asistencia y en la cantidad de ayuda financiera adicional que recibas.
  • Préstamo PLUS directo: los estudiantes egresados, los estudiantes profesionales y los padres de estudiantes de licenciatura dependientes pueden solicitar un préstamo PLUS para pagar los gastos de educación elegibles que no sean cubiertos por otros tipos de ayuda financiera. La elegibilidad no se basa en la necesidad, aunque el prestatario está sujeto a una verificación de crédito. 

Programas federales de trabajo y estudio

Los estudiantes que demuestren tener necesidad financiera pueden calificar para estudiar y trabajar a tiempo parcial, normalmente en un campus universitario, en un empleo otorgado para ayudar a cubrir sus gastos universitarios. Este tipo de empleo paga un salario que equivale por lo menos al salario mínimo federal.

Ayuda financiera estatal

Es posible que califiques para recibir ayuda financiera financiada por el estado si asistes a una universidad que se ubique en tu estado de residencia. Consulta el sitio web del Departamento de Educación de tu estado para averiguar si puedes solicitar subvenciones, becas, programas de trabajo y estudio, préstamos estatales o asistencia para el pago de matrícula.

Ayuda financiera institucional (patrocinada por la universidad)

Cada universidad tiene sus propios programas y políticas de asistencia financiera, por lo que es importante que consultes con la oficina de ayuda financiera para averiguar lo que se ofrece en la institución o instituciones que estás contemplando. Es posible que las universidades ofrezcan subvenciones, becas basadas en la necesidad o el mérito u otras oportunidades de apoyo financiero. 

Subvenciones universitarias

Al igual que las subvenciones federales y estatales, las subvenciones universitarias no se tienen que pagar. El número y el monto de las subvenciones otorgadas pueden variar en gran medida entre una universidad y otra.

Becas universitarias

Las becas otorgadas por una universidad tampoco se tienen que pagar. Estas se pueden basar en el mérito académico o el talento, o bien, pueden enfocarse en una área de estudio en particular. Consulta con tu universidad para ver las becas que ofrece, y asegúrate de presentar la solicitud antes de la fecha límite publicada.

Ayuda financiera privada 

Además de la asistencia financiera federal, estatal e institucional, puedes identificar fuentes privadas de financiamiento. Muchos estudiantes ganan becas privadas y algunos contratan préstamos estudiantiles privados para ayudar a cubrir sus gastos universitarios.

Becas privadas

De manera muy similar a las becas otorgadas por las universidades, las becas privadas son donaciones que no requieren pagarse. Es posible que varias fuentes las ofrezcan: organizaciones sin fines de lucro, empresas, organizaciones profesionales o sociales, grupos religiosos, etc. Pregunta a gente que conozcas, haz una búsqueda en línea (asegúrate de investigar las publicaciones de fuentes no conocidas para confirmar que sean legítimas) y pide a la oficina de ayuda financiera de tu universidad que te proporcione una lista de las oportunidades disponibles.

Préstamos estudiantiles privados

Los préstamos estudiantiles privados son préstamos que ofrecen los bancos y demás instituciones de préstamos. Estos son diferentes a los préstamos federales en cuanto a su tasa de interés, la cual es determinada por el prestador y no por el gobierno, y puede ser fija o variable, y también en cuanto a sus criterios de calificación. Es posible que los estudiantes que soliciten un préstamo privado necesiten un cofirmante, a menos que ya hayan establecido un sólido historial de crédito. Si te interesa obtener un préstamo privado, compara las tasas de interés, los términos y los requerimientos de los prestadores.

La ayuda financiera puede ayudar a los estudiantes a hacer realidad su sueño de obtener una educación universitaria. Asegúrate de investigar todas las opciones incluidas en este artículo para esta inversión en tu futuro.