Un informe de 2020 publicado por el Comité Económico Conjunto mencionó que casi el 77 por ciento de los estadounidenses creen que el país enfrenta una crisis de jubilación, siendo esta una preocupación que cruza todas las fronteras de edad, ingresos, regiones y política.[1]

De hecho el, 58 por ciento de los encuestados mencionaron que temían no contar con seguridad financiera durante la jubilación. Como resultado, muchas personas esperan trabajar más tiempo y gastar menos en la jubilación.[1]

¿Qué es lo que preocupa de la crisis de la jubilación?

Hay algunos desafíos reales que conducen a una posible crisis de los ahorros para la jubilación, pero no afectarán a todos los estadounidenses por igual.

  • Escasez de ahorros. La investigación ha demostrado que solo el 40 por ciento de estadounidenses tienen ahorros en cuentas de jubilación y, de estos, el saldo promedio de las cuentas es de apenas $40,000.[1]
  • Preocupaciones sobre programas gubernamentales. Aunque es poco probable que los pagos de la Seguridad Social financien una jubilación cómoda por sí solos, siempre han ofrecido una red de seguridad que estará ahí mientras la gente viva. Lo que es más, se podría contar con Medicare para proveer las necesidades básicas de salud. La especulación sobre el agotamiento de estos recursos ha ayudado a alimentar el miedo durante años.
  • Expectativas sobre los gastos en la jubilación. Esto depende en gran medida de en dónde y cómo vives. Las personas que son propietarias de sus casas y viven en una zona en la que el costo de la vida es menor pueden vivir con mucho menos de lo que esperan. Es más, según el Departamento de Estadísticas Laborales de EE. UU., el gasto medio de los jubilados tiende a disminuir con el tiempo.[2]

 

¿Qué medidas puedes tomar, aunque empieces tarde? Considera estas 7 estrategias.

Así como nunca es demasiado pronto para empezar a planear la jubilación, nunca es demasiado tarde. Aquí hay siete estrategias que puedes adoptar ahora mismo para mejorar tu perspectiva financiera en el futuro.

1. Conoce en qué situación estás. 

Menos de la mitad de los trabajadores han averiguado lo que necesitarán o lo que tendrán durante la jubilación.[3] Empieza a visualizar cómo tus necesidades y recursos se alinean. Prueba el Planificador de estilo de vida de la jubilación de PNC

2. Cambia tus ahorros a una sobremarcha. 

Claro, quieres vivir bien ahora, ¿pero a costa de apenas sobrevivir más tarde? Afortunadamente, los topes de las contribuciones suben a medida que envejeces para ayudarte a recuperar el tiempo perdido. De hecho, incluso se les llama “contribuciones de recuperación”. Una vez que cumplas los 50 años de edad, puedes contribuir hasta $6,500 más a planes de jubilación calificados patrocinados por el empleador cada año o hasta $1,000 o más anualmente a una cuenta individual para la jubilación. Y si no estás al máximo de las equivalencias del empleador en un plan de jubilación patrocinado por el empleador, estás dejando dinero sobre la mesa.

3. Controla los gastos y las deudas.

¿Qué dinero no necesita ser gastado? Puedes pensar que seis dólares al día para el almuerzo no importa, pero suma aproximadamente $1,500 anuales que podrían ser pagados para una tarjeta de crédito o ganando intereses para ti. No des nada por sentado, ¿puedes renegociar el seguro, los préstamos o los servicios públicos? Vale la pena hacer la llamada.

4. Aparta una ganancia inesperada.

Si te dan un aumento, un bono o un reembolso, haz como si nunca hubiera pasado y deposita ese dinero.

5. Confirma que tus inversiones están debidamente asignadas.

No quieres administrar demasiado tus cuentas, pero tampoco puedes configurarlas y olvidarte de ellas. PNC Investments puede ayudar a confirmar que tus inversiones se asignan de una manera diseñada para equilibrar tus metas financieras con el nivel de riesgo con el que te sientes cómodo, así como los plazos para la jubilación.

6. Presta atención a los beneficios de la Seguridad Social.

Tienes derecho a reclamar los beneficios a los 62 años de edad. Sin embargo, cuanto más tiempo esperes, mayores serán tus beneficios mensuales, y se mantendrán en ese nivel por el resto de tu vida. Esto puede hacer una gran diferencia para ti y tu cónyuge, especialmente si vive más que tú.

7. Reconoce lo cerca que está la jubilación.

Si has visto lo rápido que crece un niño, o has escuchado una canción favorita de cuando tenías veinte años en una emisora de radio de música antigua, sabes que el tiempo pasa mucho más rápido de lo que te imaginas. Si no te has tomado en serio la jubilación, saber que te está alcanzando puede ayudar a estimular un cambio en tu actitud sobre el ahorro.

Antes de que pierdas el sueño sobre si estarás listo para la jubilación, comunícate con PNC Investments al 855-PNC-INVEST. Un asesor financiero puede ayudarte a identificar dónde estás realmente, dónde necesitas estar, y qué rutas pueden ayudarte a lograr la jubilación que imaginas.