Antes de convertirse en fundadora y directora ejecutiva de The Financial Diet, Chelsea Fagan aprendió más de una lección sobre el dinero de la manera difícil, como esta sobre el uso de las tarjetas de crédito:

"Cuando estaba en la secundaria, alguien vino a nuestra cafetería y nos ofreció registrarnos a una tarjeta de crédito Hello Kitty®. Abrí una cuenta, la cargué hasta el máximo de $500, la tiré e ignoré las facturas", recuerda. Fue un comienzo problemático para su historial crediticio, del que tardó mucho tiempo en salir.

Esta historia aleccionadora es solo una de las muchas que Chelsea imparte en 6 Money Lessons I Wish I’d Learned Earlier (6 lecciones sobre el dinero que desearía haber aprendido antes), un webcast estudiantil práctico y con el que las personas se pueden identificar, patrocinado por My Finance Academy de PNC.

En este webcast "libre de juicios", como lo llama Chelsea, reta a los espectadores a cambiar nuestra manera de pensar y hablar sobre el dinero. Específicamente, le gustaría que hubiera más debates abiertos y sinceros que hicieran que los jóvenes se sintieran seguros de sí mismos, en lugar de intimidados, cuando se trata de sus finanzas. Por eso creó The Financial Diet, una plataforma de medios de comunicación de gran éxito centrada en compartir conocimientos financieros de manera realista y con la cual las personas se pueden identificar.

“Las cartas con las que jugamos son muy distintas de las que tenían nuestros padres cuando tenían nuestra edad. Algunas de las antiguas reglas deben actualizarse para que reflejen mejor los retos financieros a los que nos enfrentamos”, afirma Chelsea. “Es importante que establezcamos relaciones sanas con el dinero. Hay mucho que podemos controlar simplemente haciendo pequeños cambios. Lo que hagamos ahora puede tener enormes repercusiones en nuestro patrimonio futuro”.

Este es un breve avance de las seis lecciones sobre el dinero que desearía haber aprendido antes:

1. No se juzgue por su patrimonio neto

Es fácil sentirse desmoralizado cuando no ganamos tanto dinero como creemos que deberíamos, o cuando nos enfrentamos a deudas u otros problemas financieros. Pero es importante entender que su situación financiera no le define y que el entorno económico actual puede ser duro para las generaciones más jóvenes.

Chelsea dice: “No hay razón para que se atormente por sus circunstancias financieras. Simplemente siga dando pasos positivos hacia adelante”.

2. Comience a invertir lo más pronto posible

Invertir no es exclusivo de las personas mayores y adineradas. Es realmente una opción para los jóvenes, y no hace falta mucho dinero para empezar. Lo más importante es comprender, dice Chelsea, que el tiempo es su mayor activo. “El tiempo y el interés compuesto realmente pueden beneficiarle”, afirma. Vea en el webcast un excelente ejemplo de cómo el interés compuesto puede beneficiarle o estar en su contra.

3. No evite el crédito

“Empecé mi vida adulta arruinando mi puntaje de crédito por culpa de las deudas de las tarjetas de crédito, así que el crédito solía aterrorizarme. Pero hoy tengo un excelente puntaje de crédito y lo uso no solo de forma responsable, sino para mi mayor beneficio”, comparte Chelsea. “No me canso de repetirlo: No pagar intereses es la diferencia entre una buena y una mala estrategia con la tarjeta de crédito”.

Utilizar el crédito de forma responsable es fundamental para construir un buen historial de crédito y una buena puntuación crediticia, y para evitar caer en una espiral de deudas. “Puede ganar puntos, millas, dinero en efectivo y otras recompensas utilizando determinadas tarjetas de crédito, pero luego tiene que pagar esos saldos en su totalidad cada mes. Obtiene todos los beneficios sin pagar un solo dólar de interés”.

4. Enfrente las deudas a su manera

“La mejor estrategia para reducir las deudas es la que funcione para usted”, dice Chelsea. En el webcast, aborda dos enfoques populares a tener en cuenta:

  • El “Método avalancha”: Pague primero los saldos con las tasas de interés más altas (mientras sigue realizando al menos el pago mínimo mensual de los demás saldos). Esto puede ayudarle a limitar los efectos negativos del interés compuesto que hace crecer sus saldos.
  • El “Método bola de nieve”: Concéntrese en pagar primero los saldos más bajos. Este enfoque le ayuda a tomar impulso y confianza para hacer frente a saldos cada vez mayores ¡hasta que su deuda desaparezca!

5. Tenga un amigo financiero

“Cuando estaba intentando restablecer mis finanzas, una de las partes más difíciles era sentir que no podía ser sincera con algunos de mis amigos sobre lo que podía o no podía permitirme socialmente", dice Chelsea. “Un amigo financiero, alguien con quien pueda ser totalmente sincero, puede ayudarle a sortear esas situaciones incómodas y a tomar buenas decisiones por sí mismo”.

Vea el webcast para aprender cómo tener un amigo financiero puede motivarles a ambos a seguir por el buen camino hacia sus respectivas metas financieras.

6. Fije sus propias metas

Mucha gente ha crecido creyendo en ciertos hitos “universales”: hay que comprar una casa a cierta edad, por ejemplo. Estas expectativas se establecieron en un entorno económico muy distinto del actual, y además no tienen en cuenta las metas y preferencias personales, dice Chelsea.

“Obligarse a cumplir normas arbitrarias de crecimiento financiero es lo que lleva a la gente a gastar por encima de sus posibilidades, comprar casas que no pueden permitirse y comprometerse con trabajos que no son adecuados para ellos”, explica. “Concéntrese en lo que es significativo y sostenible para usted y deje de prestar atención al resto”.

Para conocer mejor los consejos prácticos de Chelsea Fagan sobre administración del dinero que le cambiarán la vida, vea “6 Money Lessons I Wish I’d Learned Earlier, (6 lecciones sobre el dinero que desearía haber aprendido antes)” patrocinado por My Finance Academy de PNC.