No faltan las historias de jóvenes emprendedores que iniciaron empresas exitosas desde sus dormitorios o bibliotecas universitarias. 

A algunos les impulsó una gran idea; a otros, el deseo de iniciar una carrera; otros lo hicieron por la necesidad de pagar las facturas de la universidad. Independientemente de cuál sea tu motivación específica, si estás pensando en iniciar una empresa, piensa bien esta decisión. Administrar una empresa requiere dedicación, recursos y tiempo.

A continuación se exponen algunos factores que debes tener en cuenta para decidir si emprender es lo adecuado para ti.

¿Debo iniciar una empresa mientras estoy en la universidad?

Al igual que con cualquier decisión importante, resulta inteligente analizar objetivamente tanto los desafíos como las oportunidades asociadas.

Tiempo. El tiempo es a la vez un desafío y una oportunidad. Es un desafío porque la Universidad, de por si, ya es un acto de equilibrio . Plantéate si tienes el tiempo y la energía necesarios para dedicarte a la creación de una empresa, o si estarías poniendo en riesgo tus deberes académicos. La oportunidad asociada al tiempo es que, si lanzas una empresa mientras estás estudiando, puede que ya esté fuertemente consolidada cuando te gradúes. En lugar de empezar de cero en ese momento, puedes centrarte en llevar tu empresa y tu carrera al siguiente nivel de crecimiento.

Financiación. La financiación suele ser un desafío para un emprendimiento, pero mientras estás en la universidad, también puedes ser elegible para oportunidades únicas. Muchas universidades ofrecen programas de apoyo a los estudiantes emprendedores, por lo que es posible que puedas solicitar becas o subvenciones para financiar tu empresa, o ingresar a concursos empresariales para estudiantes. Por supuesto, estas oportunidades de financiación no están garantizadas, así que considera otras maneras de superar el obstáculo de la financiación: por ejemplo, buscar inversionistas a través de tu propia red.

Recursos disponibles. Aprovecha la oportunidad de contar con un programa empresarial de apoyo en tu universidad. Los asesores empresariales y los profesores pueden proporcionar asesoramiento, perspectivas y posiblemente incluso conexiones con mentores y asesores con los que puedes comunicarte fuera de la universidad. Inscríbete en cursos de negocios, establece relaciones con los miembros de la facultad y aprovecha al máximo el WiFi gratuito, los servicios de impresión y fotocopiado de bajo costo y otros servicios de oficina que pueda ofrecer tu campus.

¿Qué tipo de empresa debo iniciar?

Entender qué servicios o productos va a ofrecer tu empresa es la clave de tu éxito. Dedica algo de tiempo a considerar cuáles son tus puntos fuertes e intereses, o dónde ves una necesidad en el mercado de un producto o servicio concreto. ¡Piensa con creatividad! Estas son algunas ideas para que empieces:

Redes sociales. Si crees que estás al tanto de los acontecimientos más recientes del público de las redes sociales, ¿podrías usar eso en tu beneficio? Ofrecer servicios de consultoría en redes sociales a otras compañías podría ser un camino a considerar.

Condición física. Si te gusta pasar tu tiempo libre haciendo ejercicio o practicando otras actividades deportivas, tal vez puedas ofrecer servicios de entrenamiento personal. Piensa también en las oportunidades para compartir tu fuerza y resistencia física: mover muebles, pintar, limpiar el césped y paisajismo, etc.

Relaciones interpersonales. Si eres una persona con don de gentes, plantéate si puedes utilizar esas habilidades ofreciendo servicios de compras, de niñera, de cuidado de mascotas u otros servicios personales.

Proyectos artísticos. ¿Tienes una cualidad artística? Muchas personas buscan experiencia en diseño gráfico, fotografía, artesanía en fibra y moda. Considera la posibilidad de utilizar tu talento para ofrecer servicios de consultoría o productos artesanales.

Actividades académicas. Como estudiante universitario, es posible que veas que tus compañeros necesitan servicios para los que estás cualificado: toma de apuntes, tutorías, servicios de edición o revisión, por ejemplo.

¿Cómo puedo crear una empresa mientras estoy en la universidad?

Una vez que hayas terminado tus tareas, es el momento de desarrollar un plan de negocio integral. Este documento debe describir tu compañía y los productos o servicios que vas a ofrecer, explicar cómo pretendes promocionar tu empresa (a través de las redes sociales, publicidad de boca en boca, referencias, etc.) y detallar cómo piensas financiar tu proyecto empresarial.

La Agencia Federal para la Pequeñas Empresas de EE.UU. (U.S. Small Business Administration) ofrece recursos y orientación para crear un plan de negocios, lanzar y gestionar tu empresa y mucho más en el sitio web sba.gov. También puedes recurrir a los servicios locales de apoyo a las empresas y buscar un mentor que pueda compartir su experiencia para ayudarte a empezar. Pregunta en tu entorno: los asesores de la escuela de negocios de tu universidad y las personas de tu red pueden recomendarte organizaciones y mentores centrados en el apoyo a los nuevos empresarios.

Empezar tu propio negocio puede ser emocionante, pero también requiere trabajo duro, un enfoque estratégico y perseverancia. Cuando te comprometes con tu iniciativa y tienes los recursos adecuados para apoyarte, abres las puertas del éxito.