Como propietario de una pequeña empresa que busca fondos para ayudar a hacer crecer tu empresa, puedes estar considerando obtener una línea de crédito empresarial de un banco. Pero obtener una línea de crédito empresarial a menudo no es tan fácil como puede parecer. Aunque los bancos a menudo las anuncian, obtener una puede sentirse como un desafío si no estás preparado. Si estás considerando solicitar una línea de crédito empresarial (a veces denominada LOC [line of credit]), sigue estos consejos:

1. Haz tu tarea

Aunque puede haber docenas de bancos en tu ciudad, no todos son favorables para las pequeñas empresas. Algunos no ofrecen préstamos empresariales, y los que lo hacen, pueden tener requisitos estrictos de calificación. Obtén recomendaciones de otras pequeñas empresas, ve quiénes están usando y asegúrate de tener tu documentación para que coincida con los criterios de elegibilidad.

Evita gastar demasiado dinero en los cargos de solicitud y que tu historial de crédito sea consultado por una docena de prestamistas haciendo tu tarea y reduciendo las opciones a dos o tres bancos que parecen más propensos a aprobar tu solicitud.

2. Crea un buen historial de crédito desde el principio

Cuando estás comenzando una nueva empresa, tener un flujo de caja positivo es crucial. A pesar de que tu empresa ya puede estar generando ingresos, es importante que pagues tus cuentas a tiempo, que aproveches las tarjetas de crédito para los gastos operativos y que tengas al menos un año de historial de crédito establecido. Un buen historial de crédito puede ayudarte mucho a obtener la aprobación para una línea de crédito.

3. Ten cuidado con las compañías de factorización

Las empresas de factorización generalmente no consideran el historial de crédito y otorgan líneas de crédito basadas únicamente en tu flujo de caja. Estas son las compañías que te ofrecerán un préstamo o una línea de crédito basada en tus recibos de efectivo. En efecto, asignarás un determinado porcentaje de tus recibos de dinero en efectivo a la compañía de factorización. Esto significa que los pagos fluirán a través de la compañía de factorización hasta que se pague el préstamo.

Obtener crédito de la factorización también puede implicar tasas de interés exorbitantes. Aunque generalmente te cotizan tasas mensuales que suenan casi razonables, la tasa porcentual anual efectiva puede llegar hasta el 300 por ciento, así que ten cuidado.

4. Ten tu documentación en orden

Algunos prestamistas requerirán una copia de tu plan de negocios, así como proyecciones de negocios. Al igual que con la mayoría de las aplicaciones, siempre es mejor tener todo preparado y organizado con antelación. Los requisitos de documentación de una LOC empresarial son exhaustivos y suelen incluir:

  • Declaraciones de impuestos empresariales y personales durante al menos los dos últimos años
  • Estados financieros hasta la fecha del año en curso
  • Estados de cuenta bancarios para empresas que abarcan desde seis hasta veinticuatro meses
  • Licencia empresarial (si se requiere)

5. Prepárate para iniciar a pequeña escala

Solicitar una línea de crédito empresarial no es la tarea más fácil, especialmente si nunca has solicitado un crédito empresarial. Por esa razón, prepárate para aceptar una línea de crédito más pequeña de lo que puedes estar buscando. Incluso una línea de crédito de unos pocos miles de dólares puede ofrecerte la oportunidad de crear una línea más grande en el futuro.

Asegúrate de siempre realizar tus pagos a tiempo. También puede ser una buena idea pagar la línea completamente de vez en cuando. Esto puede demostrarle a tu prestamista que puedes gestionar tu deuda con éxito. Y a medida que lo haces, puede aumentarse tu línea de crédito. Además, puede ser más fácil obtener una línea de crédito de un nuevo prestamista una vez que estableces un crédito con el actual.