Ya sea para sobrevivir el déficit o acelerar el crecimiento, el acceso al crédito puede ser fundamental para el éxito de las pequeñas empresas. Los préstamos para pequeñas empresas estadounidenses alcanzaron su nivel más alto de seis años en el 2013, ya que algunas pequeñas empresas expresaron su optimismo por la continua recuperación económica, según el Índice de préstamos para pequeñas empresas de Thomson Reuters/PayNet.

El acceso al crédito puede ayudar a las pequeñas empresas a crecer al brindarles los medios para comprar nuevos equipos o suministros, mejorar la tecnología y ampliar las instalaciones, todo lo cual también puede llevar a una mayor contratación. Y administrar ese crédito empresarial de manera positiva afecta los términos y la disponibilidad del financiamiento disponible para financiar ese crecimiento, informa la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (Small Business Administration, SBA).

Sin embargo, muchos propietarios de pequeñas empresas no se dan cuenta de hasta qué punto el crédito puede influir en los costos de financiamiento, las tasas de interés, las primas de seguros, los términos y condiciones de alquiler y los montos y términos disponibles de los proveedores, dice la SBA.

El acceso al crédito puede ayudar a las pequeñas empresas a garantizar un flujo de caja positivo al asegurar el financiamiento en mejores condiciones y obtener ese financiamiento cuando sea necesario para aprovechar las oportunidades empresariales inmediatas. A la inversa, las empresas con calificaciones crediticias deficientes pueden enfrentarse a tasas de tarjetas de crédito y de interés más altas de los prestamistas. De hecho, la financiación insuficiente o retrasada es la segunda razón más común para el fracaso empresarial, informa la SBA.

El acceso al crédito también puede ayudar a las pequeñas empresas a evitar el déficit de dinero en efectivo, ya sea debido a la lentitud de los negocios, los desastres naturales o las operaciones diarias, y a mantenerse a flote cuando los tiempos son difíciles.

Y para limitar la responsabilidad personal de los propietarios de pequeñas empresas, el crédito empresarial crea una separación entre los fondos y las calificaciones crediticias de una persona y los fondos y las calificaciones crediticias de la empresa, escribe Marco Carbajo, fundador de Business Credit Insiders Circle.

Carbajo aconseja que para ayudar a garantizar el acceso al crédito, y para aumentar los límites de crédito, es importante que las pequeñas empresas cumplan con los lineamientos de cumplimiento de los prestamistas y mantengan una calificación crediticia positiva.

Las pequeñas empresas deben realizar verificaciones periódicas de tus informes de crédito y puntajes. Cualquier error debe ser cuestionado de inmediato con la agencia de crédito correspondiente, informa el blog de pequeñas empresas de Intuit.

Las compañías con un crédito menos que perfecto no son necesariamente negadas. Si un informe de crédito contiene un problema que es objetivamente correcto pero negativo, los propietarios de empresas pueden tratar de negociar directamente con el acreedor para obtener un balance más bajo, un programa de reembolso extendido o la eliminación del elemento en cuestión a cambio del pago inmediato en su totalidad.

Los propietarios de pequeñas empresas también deben analizar sus informes de crédito en busca de información que los prestamistas potenciales puedan considerar como debilidades crediticias, como los balances altos en relación con los límites de crédito y demasiadas cuentas abiertas.

Ya sea para ayudar a una compañía a capear situaciones económicas difíciles o para aprovechar las oportunidades de crecimiento cuando los tiempos son buenos, el acceso al crédito puede ser un componente crítico del éxito de cualquier pequeña empresa.