En el mundo de los deportes, las mujeres que han logrado encontrar el éxito siguen viendo tanto avances prometedores como esperanzas de mejora. Por ejemplo, Julie Giese, vicepresidenta de mercadeo de circuitos de NASCAR y presidenta de Phoenix Raceway, no puede esperar a que llegue el día en que ya no la presenten como una presidenta de circuito "femenina".

Para ser claros, a Giese, que fue la segunda mujer presidenta de circuitos de NASCAR, le encanta celebrar los éxitos de las mujeres, pero se alegrará cuando las mujeres en su puesto dejen de ser una rareza. "Estamos avanzando mucho y estoy orgullosa del trabajo que ha hecho y sigue haciendo NASCAR", dijo Giese. Aún así, las mujeres están por debajo de los hombres en lo que respecta a los puestos de liderazgo deportivo, desde el nivel universitario (menos de una cuarta parte de los entrenadores principales a nivel universitario son mujeres[1]) a las Grandes Ligas de Béisbol y a la Liga Nacional de Fútbol Americano (ambas recibieron una calificación de C+ en el Informe Racial y de Género 2021[2] cuando se trata de la contratación basada en género).

Las siguientes son algunas de las lecciones que cuatro mujeres que trabajan en el deporte han aprendido al escalar posiciones, y lo que esperan para el futuro de las mujeres en el deporte.

Entrar al juego: Nunca subestimes el valor de una buena red de contactos

Recientemente, Giese se encontró con las cartas de rechazo que recibió de los hipódromos de todo el país cuando solicitó puestos de trabajo después de la universidad. Por aquel entonces, Giese admite que nunca se le ocurrió que conseguir un trabajo en el deporte pudiera ser difícil. "Fui ingenua", dijo. "Pensé que te postularías y luego conseguirías el trabajo".

Después de los rechazos, Giese fue contratada en una agencia de publicidad, pero su corazón siempre estuvo en el deporte. Dijo que era "descarada" a la hora de hacer saber a todo el mundo que lo que ella realmente quería era trabajar en el automovilismo.

"Tenía un trabajo increíble en la agencia de publicidad con un mentor que me enseñó a levantar siempre la mano y a no conformarme nunca", dijo Giese. "No es fácil entrar en esta industria, pero si quieres trabajar en el deporte, no te rindas. Haz una red de contactos y encuentra a personas involucradas. Al final dará sus frutos".

Esta táctica funcionó a favor de Giese cuando un amigo de un compañero de trabajo se enteró de un puesto en el Watkins Glen International, un circuito de carreras en Nueva York. Giese acabó allí como coordinadora de relaciones públicas de nivel principiante. Eso fue en el año 2001, y desde entonces ha ido ascendiendo en el mundo del automovilismo.

Los contactos también fueron un elemento importante del éxito para Gretchen Sheirr, presidenta de operaciones comerciales de los Houston Rockets de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA) y del Toyota Center, donde juegan los Rockets. "Los contactos eran importantes para mi trabajo, pero al principio no me di cuenta de que establecer esas redes sería beneficioso para mí personalmente", dijo.

Hoy en día, como ejecutiva deportiva, Sheirr reconoce el peso de su posición como modelo para las mujeres que siguen sus pasos. Ella es miembro fundador de la sección de Houston de la organización nacional de redes, Women in Sports + Events[3](WISE), y comenzó una llamada mensual para establecer contactos con otras mujeres ejecutivas de la NBA.

Como mujer en los deportes, "la gente necesita saber tu nombre", dijo Sheirr. "Es importante contar con una sólida red de mujeres en nuestra industria y en nuestra liga, de modo que cuando se pregunte a personas como yo sobre quién está preparado para el siguiente paso, el nombre de una mujer sea el primero que se tenga en cuenta".

Esto es especialmente importante en los deportes en los que el número de puestos disponibles es limitado, dijo Danielle Shepherd, ingeniera de simulación de Chip Ganassi Racing. "A menudo contratamos a personas con las que ya tenemos conexiones, por ejemplo, estudiantes que han hecho prácticas aquí o que vienen recomendados por otros colegas", dijo. "Así que incluso encontrar un puesto que te interese requiere establecer una red de contactos".

Trabajando por avanzar: Sé tu mayor animadora

Giese, que creció en una granja lechera de Wisconsin, atribuye su éxito a sus padres. Ellos le enseñaron que el trabajo duro, la determinación y la creencia en tus capacidades te llevarán a donde debes ir. En su primer trabajo en Watkins Glen International, Giese siguió el ejemplo de sus padres y aprovechó todas las oportunidades que se le presentaron. "Watkins Glen es un gran lugar para aprender", dijo. "La pista organiza un montón de eventos, así que hubo muchas oportunidades de aprender el deporte, levantar la mano, saltar y hacer cosas diferentes".

Giese dice que su afán le valió la reputación de ser la persona en la que todos podían confiar. De hecho, a lo largo de toda su carrera, un tema constante para Giese ha sido su voluntad de lanzarse a los proyectos, incluso cuando no tenía necesariamente la experiencia para hacerlo.

"Podemos ser nuestros peores críticos", dijo. "En cambio, debemos ser nuestros mayores animadores. Cuando veas oportunidades, levanta la mano y acéptalas".

Sheirr dice que otra forma de pensar en esto es atenerse al viejo refrán del baloncesto: "Se falla el 100% de los tiros que no se hacen". Por ejemplo, la oportunidad de Sheirr de demostrar su talento llegó cuando el Compaq Center de Houston, donde empezó su carrera en la venta de entradas, recibió la aprobación para construir el actual Toyota Center.

"Cuando se abre un edificio nuevo, todo cambia", dijo. Su mentor de entonces le recomendó aprovechar la transición para hacer crecer su carrera convirtiéndose en una experta en el espacio. "Fue entonces cuando decidí dedicarme por completo a la venta de boletos", dijo. "Con tanta gente que se iba a hacer otra cosa, tuve la oportunidad de crear el equipo de venta de boletos, un proyecto enorme con mucha visibilidad para los altos cargos de liderazgo. Eso creó una reputación para mí como alguien que consigue que los proyectos se lleven a cabo con éxito".

Para Shepherd, la creación de su propia oportunidad para una carrera deportiva comenzó cuando estaba en la universidad. "Fui a hablar con mi profesor y le dije: 'Me interesan los deportes de motor', y me habló del dinero de la subvención que estaba disponible para diseñar mi propia experiencia de prácticas, algo que tuve la suerte de poder hacer a través de mi universidad".

Para ello, Shepherd pasó el verano entre su primer y último año en el Davidson College de Carolina del Norte, trabajando con un profesor de la NASCAR que realizaba proyectos basados en las matemáticas para un equipo de la NASCAR. "Como las prácticas se financiaron a través de Wooster, conocí a diferentes ex alumnos cuando estuve en el área de Charlotte", agregó Shepherd. "El primer ex alumno que conocí resultó ser un profesor de la guardería que era amigo de otro ex alumno de Wooster que trabajaba en el mundo del automovilismo. Me lo presentaron a lo largo de todo este proceso, y fue vital para conseguir mi primer puesto en un equipo de la IndyCar".

Susan Schandel, directora financiera y vicepresidenta ejecutiva de NASCAR, está de acuerdo en que el secreto del éxito consiste en combinar el dinamismo con la oportunidad. Schandel trabajó en contabilidad pública después de la universidad, donde la International Speedway Corporation, la división de NASCAR propietaria de los circuitos, era uno de sus clientes. Reconoció enseguida que trabajar en Daytona para NASCAR sería una oportunidad apasionante. "Así que le dije al director de entonces que si alguna vez pensaba en marcharse, que me lo hiciera saber porque me encantaría tener su trabajo".

Aunque Schandel admite que hacer saber a los clientes que estás interesado en un nuevo trabajo puede ser contraproducente, también sabía que si no decía lo que pensaba, la oportunidad podría pasar de largo. "Efectivamente, un día me llamó después del trabajo y me dijo que había decidido cambiar de carrera, y yo no podía creerlo", dijo Schandel.

"Se dueña de tu propio destino, aprovecha las oportunidades cuando se te presenten o créalas tú misma", aconseja Schandel. "Ten confianza en ti misma para saber cuándo un movimiento laboral es el adecuado".

El camino hacia adelante: Un cambio en el terreno de juego

A medida que más mujeres son acogidas como líderes en el mundo del deporte, Schandel se enorgullece de las compañías, incluida NASCAR, que se esfuerzan por hacer de la diversidad y la inclusión una prioridad absoluta. En NASCAR, por ejemplo, los grupos formales de recursos para empleados, uno de los cuales se centra en las mujeres, proporcionan un foro para que los empleados se reúnan y discutan formas de invitar a personas de todos los orígenes a trabajar. "Esto aporta una mejor perspectiva a la compañía, y también es la forma en que podemos hacer crecer nuestro negocio", dijo. "Si queremos ser representantes de nuestro país y de nuestros aficionados, tenemos que cerrar el círculo, empezando por nuestros empleados y las oportunidades profesionales que ofrecemos".

El día en que las mujeres en puestos de liderazgo deportivo no sean innovadoras o de interés periodístico está en el horizonte, dice Shepherd. "Incluso desde que empecé en el año 2015, el número de mujeres ha crecido notablemente", dijo. "Cada año se ven más alumnas interesadas en los deportes de motor y en el automovilismo. Estamos en camino de incluir a las mujeres en el campo".

La pandemia puede haber contribuido a crear un ambiente más inclusivo para las mujeres en el deporte. Si hace unos años le hubieras preguntado a Sheirr si tenía la oportunidad de ser flexible en su trabajo, no lo habría creído posible. "Crecer en esta industria puede desgastarte", dijo. "Para mí, son 100 eventos en vivo que suelen ocurrir en nuestro edificio cada año, en la mayoría de los cuales debo estar presente. Es una gran expectativa para las madres trabajadoras en particular. La pandemia nos enseñó que la gente puede conectar con nuestra marca incluso sin eventos presenciales y que hay muchas más oportunidades de flexibilidad en las carreras deportivas de lo que se pensaba en un principio. Se trata de un cambio en el juego cuando se trata de cerrar la brecha de género en el liderazgo deportivo, y eso permitirá que nuestra influencia y nuestra industria sigan creciendo".