No se trata de lo que dejas a los beneficiarios, se trata de cómo lo dejas

Existen tres potenciales beneficiarios principales del patrimonio que has acumulado en tu empresa: tu familia, las organizaciones benéficas y los empleados. El IRS debería ser un cuarto beneficiario distante. La mayoría de los propietarios de empresas quieren maximizar el valor que pueden dejar a sus familiares y herederos. Después de eso, si se da la opción entre el IRS y las organizaciones benéficas o los empleados, la mayoría elegirá las dos últimas opciones.

Los propietarios de empresas tienen la libertad de elegir entre sus beneficiarios potenciales y pueden personalizar la planificación de la sucesión empresarial en función de sus objetivos personales y filosóficos. Si la planificación se realiza bien y anticipadamente, el impuesto de sucesión puede ser el único "impuesto voluntario" que paguen durante sus vidas.

La importancia de planificar con anticipación

Al planificar anticipadamente, los propietarios de empresas pueden proporcionar independencia financiera y tranquilidad para sí mismos, al tiempo que maximizan los beneficios para las futuras generaciones de familias junto con organizaciones benéficas y empleados.

Pregúntate a ti mismo, ¿qué significa para ti la tranquilidad financiera? ¿Qué monto de liquidez, flujo de caja, diversificación y tipo de perfil de riesgo puede financiar el estilo de vida al que deseas acostumbrarte? Esta consideración va más allá de desarrollar un presupuesto. Es importante que desarrolles una reserva financiera para que nunca necesites apoyo financiero de otros.

Otra forma de ver tu planificación de patrimonio a largo plazo es pensar en términos de posicionamiento de patrimonio macro y multigeneracional. Entre más pronto asegures tu plan y necesidades financieras, más pronto podrás comenzar a pensar en las generaciones futuras y otros beneficiarios. 

El "envoltorio protector"

Ten en cuenta que no es lo que dejas a tus herederos, sino cómo lo dejas, lo que puede marcar la mayor diferencia en el beneficio que reciban. Al dejar los activos en un "envoltorio protector" como un fideicomiso, particularmente uno que represente tus objetivos y filosofías de patrimonio familiar, ayudas a crear una protección significativa contra litigios y problemas de divorcio en nombre de tus beneficiarios.

En otras palabras, puedes hacer por tu familia lo que ellos no pueden hacer por sí mismos. Tu “prevención” al dejar un fideicomiso puede ayudar a evitar que haya algo “que lamentar” por posibles litigios.

Para las familias que realizan la transición de su participación en la empresa a miembros de la familia tanto activos como no activos, es crucial establecer "normas esenciales" apropiadas para alinear los beneficios mutuos a todos los accionistas. Normas de entrada, salida, compensación, ascenso, dividendos, etc. La forma en que construyes el marco e implementas las normas esenciales acordadas ayuda en gran medida a evitar la falta de armonía entre tus familiares.

Identifica más perspectivas

Tu equipo corporativo y patrimonial de PNC tiene la experiencia y las herramientas de modelado financiero para ayudarte a "avanzar rápidamente" en el camino de la vida. Asegúrate de que tu equipo entienda tus objetivos. Pueden describir tus opciones para que puedas obtener el control de la que quizás sea la decisión financiera más importante que tomarás en tu vida.

Contacta a tu representante de PNC para explorar más a fondo la planificación de sucesión empresarial.