Es la época del año en la que pensamos en volver a la escuela, en el comienzo del clima más frío, en que las hojas muestran sus colores otoñales, en la próxima temporada navideña y, nos atrevemos a decir, ¿en la planificación fiscal de fin de año? Ahora puede ser el mejor momento para coordinar con tu asesor de impuestos y legal para revisar los planes e implementar estrategias para optimizar la eficiencia fiscal. Aquí nos enfocamos en algunas estrategias que pueden ayudarte a reducir la carga de impuestos de este año y mejorar tu plan general de patrimonio.

Créditos fiscales seleccionados

A medida que nos acercamos al final del año, le recomendamos que consulte con sus asesores fiscales personales para analizar la posibilidad de que pueda ser elegible para estos créditos fiscales relativamente nuevos:

  • La mayoría de los créditos fiscales provistos por la Ley del Plan de Rescate Estadounidense de 2021[1] (ARPA) ya vencieron, con la notable excepción de los créditos aumentados para los beneficios de atención médica, los que fueron prorrogados hasta 2025 en virtud de la Ley de Reducción de la Inflación de 2022[2](Inflation Reduction Act).
  • La Ley de Reducción de la Inflación modificó el crédito de bienes de energía no comerciales, que actualmente se conoce como crédito para la mejora energética del hogar.[3] Sujeto a numerosos requerimientos, este crédito se aplica a la instalación de ventanas, puertas, determinados sistemas de calefacción y aire acondicionados y determinadas bombas de calor de eficiencia energética. En general, el crédito modificado se aplica a los artículos puestos en servicio en 2023. Obtenga más información sobre el Crédito para la mejora energética del hogar visitando el sitio web del IRS en la URL en las notas finales.[4]
  • La Ley de Reducción de la Inflación modificó el crédito de bienes con eficiencia energética, que ahora se conoce como crédito residencial de energía limpia.[5] Sujeto a muchos requisitos de elegibilidad, el crédito está disponible en 2023 para la instalación de propiedad elegible de energía solar eléctrica, propiedad elegible de energía solar para calentamiento de agua, propiedad elegible de pilas de combustible, propiedad elegible de energía eólica pequeña, propiedad de bomba de calor geotérmica y tecnología elegible de almacenaje en baterías. Obtenga más información sobre el crédito para energía limpia residencial visitando el sitio web del IRS en la URL en las notas finales.[6]
  • La Ley de Reducción de la Inflación sustituye el crédito de “nuevos vehículos de motor eléctrico enchufables elegibles” por el crédito de vehículos limpios.[7] Sujeto a numerosas limitaciones (incluidas las limitaciones de ingresos), el nuevo crédito se aplica a determinados vehículos eléctricos y de pilas de combustible. En el caso de los vehículos de dos y tres ruedas puestos en servicio después del 31 de diciembre de 2023, el crédito ya no estará disponible.[8] Además, determinadas disposiciones del crédito para vehículos limpios entraron en vigor el 18 de abril de 2023, después de la publicación de las regulaciones propuestas.[9] El IRS también ha publicado directrices para ayudar a los contribuyentes con respecto a los requerimientos para obtener este  crédito.[10]
  • La Ley de Reducción de la Inflación agregó un nuevo crédito que se aplica a la compra de vehículos limpios usados.[11] El crédito se aplica a las compras realizadas después del 31 de diciembre de 2022. Para obtener más información, consulte el sitio web en la URL en la nota final.[12]

Filantropía

La gente contribuye con las organizaciones benéficas por muchas razones. Debido a que este artículo se refiere a la planificación de fin de año de 2023, en esta sección nos enfocamos en los beneficios fiscales por donaciones a organizaciones benéficas en 2023.

Si detallas, considera la posibilidad de donar dinero en efectivo

Si detalla las deducciones y realiza contribuciones benéficas, es posible que pueda deducir en su declaración del impuesto sobre la renta federal el monto de dichas contribuciones, limitado por la aplicación de determinados porcentajes de su base de contribución. Su base de contribución es su ingreso bruto ajustado (AGI, por sus siglas en inglés) calculado sin tener en cuenta cualquier pérdida operativa neta que se traslade al año gravable. Si piensa donar títulos valorizados a una organización benéfica, debido a la restricción del 60 % correspondiente a determinadas contribuciones de dinero en efectivo,[13] aún vale la pena analizar si donar o vender los títulos valorizados y donar dinero en efectivo generaría un mayor beneficio fiscal. Un estratega patrimonial de PNC Private Bank® puede trabajar con usted y sus asesores fiscales para proporcionarle este análisis.

Si está cerca de poder detallar, considere la posibilidad de agrupar

Realizar contribuciones más grandes con menos frecuencia podría permitirle acumular deducciones y detallarlas. Por ejemplo, si una pareja casada que presenta una declaración conjunta contribuye $15,000 por año a organizaciones benéficas, suponiendo que no haya otras deducciones detalladas, no excederá la deducción estándar de $27,700 correspondiente al 2023 y no recibirá un beneficio fiscal por sus contribuciones. Sin embargo, si contribuyen $30,000 cada dos años, podrán detallar el año en que realizan la contribución benéfica y beneficiarse de una deducción adicional de $2,300 si ese año fue 2023. Un fondo designado por el donante (donor-advised fund, DAF) puede ser una herramienta eficaz para agrupar contribuciones benéficas. Usted podría ser elegible para una deducción en el impuesto sobre la renta en el año en que se realiza la contribución, pero no se debe realizar ninguna distribución del DAF en un año determinado. Si esta es una opción para ti, asegúrate de tener en cuenta el costo de un DAF en tu decisión.

Si no detallas las deducciones

La Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (TCJA)[14] aumentó considerablemente el monto de la deducción estándar. Después de la promulgación de la TCJA, muchos contribuyentes que anteriormente habían detallado las deducciones descubrieron que la deducción estándar era mayor que sus montos previamente detallados y que tomar la deducción estándar proporcionaba un mayor beneficio fiscal.[15] Las personas de 70 años y medio o más pueden realizar distribuciones benéficas calificadas (qualified charitable distributions, QCD) de sus cuentas individuales para la jubilación (IRA) directamente a organizaciones benéficas calificadas de hasta $100,000 anualmente.[16] Si realiza una QCD, no recibirá una deducción benéfica a los fines del impuesto sobre la renta federal. Por otra parte, una parte o la totalidad del monto distribuido será excluido de tus ingresos brutos.

El monto que se puede excluir de las distribuciones benéficas calificadas para un año fiscal se reduce [pero no por debajo de cero] por el monto agregado de las contribuciones a la cuenta IRA deducidas para el año fiscal y cualquier año fiscal anterior en el que el individuo tenía 70 años y medio o más el último día del año (contribuciones posteriores a la edad de 70 años y medio), aparte del monto de las contribuciones posteriores a la edad de 70 años y medio que causaran una reducción en el monto que se puede excluir de las distribuciones benéficas calificadas para años fiscales anteriores.[17]

Tu AGI es el punto de partida para calcular una serie de artículos relacionados con impuestos. Por ejemplo, el AGI se usa para determinar la cantidad de sus beneficios del seguro social que están sujetos a impuestos, su elegibilidad para contribuir a una cuenta IRA Roth, si está sujeto al impuesto sobre la renta por inversiones netas, su prima de Medicare, sus impuestos sobre la renta estatales (en dependencia de la ley estatal) y si se eliminan gradualmente sus deducciones detalladas. Por consiguiente, tomar medidas para reducir el AGI puede generar muchos beneficios.

Además, si ha cumplido los 72 años, una QCD se tendrá en cuenta para una parte o la totalidad de la distribución mínima requerida de su IRA. Si ya no detalla las deducciones, una QCD puede ser una manera fiscalmente eficiente de cumplir sus metas de donaciones a entidades benéficas.

Compensación diferida y planificación para la jubilación

Revisar los acuerdos de compensación diferida

Revise de nuevo los Contratos de compensación diferida antes de realizar las elecciones de 2024 respecto a los contratos de compensación diferida no elegibles. Creemos que es importante determinar si diferir los ingresos es lo correcto para usted y decidir sobre la programación del aplazamiento. 

Los planes de compensación diferida permiten a los empleados altamente remunerados diferir una parte de sus ingresos para un año futuro. La idea es reducir los niveles de ingresos durante los años de altos ingresos. Los ingresos se pagan en una fecha futura de su elección, que generalmente es cuando los ingresos en general son menores, al igual que su correspondiente categoría tributaria. Además, durante el período de aplazamiento, los ingresos pueden invertirse en una selección de inversiones establecida por el proveedor del plan y pueden crecer sobre la base de impuestos diferidos. Si renuncia a su empleo, el plan por lo general le devolverá el saldo adquirido en ese momento.[18]

Después de la promulgación de la TCJA, la mayoría de los contribuyentes se encontraron en categorías tributarias más bajas, pero las tasas de impuestos más bajas están programadas para vencer al final del año 2025. Esto significa que todos los ingresos diferidos hasta el 2026 y más allá de ese año pueden estar sujetos a tasas de impuestos más altas.

La decisión de diferir los ingresos, la extensión del aplazamiento y si las fechas de las elecciones deben cambiarse, en caso de ser permitida, es compleja. Es imposible saber cuáles pueden ser las tasas impositivas futuras, pero es posible proyectar cuáles pueden ser tus ingresos en el momento en que se toma la compensación y cómo la compensación diferida encaja con otras estrategias de planificación disponibles. Las elecciones de compensación diferida para el 2024 deben realizarse a más tardar el 31 de diciembre de 2023. Sin embargo, es posible que los empleadores exijan que las elecciones finalicen antes durante el año.

Convertir parte o la totalidad de una IRA tradicional en una IRA Roth

Si convierte su IRA Tradicional a una IRA Roth[19] podría ahorrar en impuestos sobre la renta a largo plazo. Aunque la conversión de su IRA tradicional causará hoy un impuesto sobre la renta sobre el monto convertido que no habría estado sujeto al impuesto sobre la renta si no lo hubiera convertido a una IRA Roth,[20] el crecimiento futuro de los activos convertidos (ahora en una IRA Roth) no será gravable. Esto podría ser importante si las tasas impositivas aumentan en el futuro. Las distribuciones calificadas de una cuenta IRA Roth están exentas de impuestos para el propietario y/o beneficiario y las normas de distribución mínimas requeridas de por vida no se aplican a las IRA Roth.

La conversión a una cuenta Roth funciona mejor cuando el impuesto incurrido en la conversión puede pagarse con activos que no se mantienen en una cuenta IRA tradicional o en un plan de jubilación calificado, ya que retirar activos de los mismos para pagar el impuesto sobre la renta atribuible a la conversión a una cuenta Roth generará un impuesto sobre la renta adicional. Las conversiones a una cuenta Roth requieren un análisis cuidadoso para determinar si el hecho de incurrir en un impuesto sobre la renta hoy generará un ahorro para el impuesto sobre la renta en el futuro. Dado que las circunstancias financieras de cada persona son únicas, antes de llevar a cabo una conversión a una cuenta Roth debes buscar el asesoramiento de tus asesores financieros y fiscales.

Reembolso de las distribuciones relacionadas con el COVID-19

La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus[21] (Ley CARES) permitió a los contribuyentes calificados afectados por el COVID-19 retirar hasta $100,000 en determinados planes y cuentas IRA elegibles como una "distribución relacionada con el coronavirus". La Ley CARES permite que las distribuciones relacionadas con el coronavirus se amorticen en un plazo de tres años. El Departamento del Tesoro de los EE. UU. ha proporcionado orientación detallada sobre este reembolso.[22] Si amortizó una parte o la totalidad de una distribución relacionada con el coronavirus este año, debe tenerlo en cuenta al determinar su retención o los pagos estimados de impuestos para el año 2023.

Explorar la recolección de pérdidas fiscales

Pérdidas en tu cartera

Si tiene pérdidas no realizadas en su cartera, quizás pueda utilizar esas pérdidas para reducir su factura de impuestos de 2023 a través de la recolección de pérdidas por impuestos.

La recolección de pérdidas fiscales genera pérdidas de capital al vender activos que actualmente valen menos de lo que pagaste por ellos. Estas pérdidas se utilizan para compensar las ganancias de capital reconocidas durante el año. Su plan puede ser volver a comprar el activo en algún momento, pero si reconoce una pérdida, debe esperar al menos 31 días para volver a comprar el mismo activo o, de lo contrario, la pérdida de impuestos será rechazada.[23]

Si sus pérdidas de capital superan sus ganancias de capital, puede usar hasta $3,000 del exceso de pérdida para compensar otros ingresos. Cualquier pérdida de capital restante puede ser transferida. Por ejemplo, si vendes un activo y reconoces una pérdida de capital de $15,000 y tienes ganancias de capital de $10,000, puedes reclamar cero ganancias durante el año. De manera que en 2023 puede utilizar $3,000 de sus $5,000 restantes en pérdidas de capital para compensar otros ingresos. Los $2,000 restantes se pueden utilizar para reducir los ingresos sujetos a gravamen en 2024.

Ganancias en tu cartera

Si ha obtenido ganancias de capital y ha realizado distribuciones de ganancias de capital de fondos mutuos que superen sus pérdidas de capital realizadas en 2023, quizás deba ajustar su retención del impuesto sobre la renta o su pago trimestral estimado del impuesto sobre la renta para tener en cuenta las ganancias de capital.

Planificación de donaciones y fideicomisos

En 2018, la TCJA aumentó su monto de exclusión básico para el impuesto de sucesión federal y el impuesto sobre donaciones. Para 2023, dicho monto asciende a $12.92 millones y está indexado en función de la inflación para los años subsiguientes. A menos que el Congreso tome nuevas medidas, el monto aumentado de la exclusión “vencerá” el 1 de enero de 2026, lo que ocasionará que el monto de la exclusión se reduzca aproximadamente a la mitad (a los niveles de 2017, indexados por la inflación). Estamos a más de la mitad del trayecto para el vencimiento.

Tal vez este sea un buen momento para hablar con tu abogado sobre la planificación para utilizar el monto de exclusión aumentado. Si pretende utilizar el monto de exclusión aumentado, le recomendamos que no espere hasta 2025 para reunirse con su abogado. Esperar hasta el año 2025 podría hacer que tus planes no se cumplan. Por el contrario, considere la posibilidad de trabajar ahora con su abogado para preparar cualesquiera documentos legales que sean necesarios para aprovechar el monto de exclusión aumentado. A medida que se aproxima el año 2026, debe monitorear las acciones del Congreso con respecto al monto de exclusión. Si todo parece indicar que el monto de exclusión disminuirá, puede ejecutar su plan sin necesidad de apresurarse para completar los documentos legales.

Elementos persistentes

Revisar las retenciones y los pagos de impuestos estimados

Asegúrate que estés reteniendo lo suficiente para satisfacer tu obligación de impuestos federales. Si no retiene suficientes impuestos (o no pagas suficientes impuestos estimados trimestrales), puede que adeude impuestos en su declaración y estar sujeto a intereses y penalizaciones. Del mismo modo, al retener demasiado, le estará otorgando un préstamo sin interés al gobierno.

El IRS ha publicado un estimador de retención simplificado que puede proporcionar una estimación aproximada de la retención general y de los ingresos. Puedes encontrar esta calculadora en: https://apps.irs.gov/app/tax-withholding-estimator (consultado por última vez el 27 de septiembre de 2023). Cuando su empleador actualice su W-4, puede ajustar el monto retenido de su salario para cubrir cualquier déficit a fin de evitar posibles penalizaciones por pago insuficiente.

Financiar los planes de jubilación patrocinados por el empleador

Los estudios demuestran que muchos estadounidenses no disponen de recursos suficientes para su jubilación.[24] Si tiene la oportunidad de hacerlo, debe financiar sus planes de jubilación hasta el monto que pueda reservarse antes de impuestos. Si no puede financiar totalmente su plan proporcionado por el empleador y si su empleador iguala sus contribuciones a un plan de contribución definida, ahorre al menos lo suficiente para obtener la contribución equivalente del empleador. No hacerlo es “dejar de ganar dinero”.

Revisar las contribuciones realizadas a los planes 529

Los planes 529 pueden ser una forma efectiva de ahorrar para gastos educativos. Una característica única de los planes 529 es que se permite a los donantes cargar cuentas con hasta cinco años de donaciones anuales de exclusión.[25] Esto quiere decir que en 2023 (si no ha cargado previamente un plan 529) usted puede contribuir hasta con $85,000 ($170,000 para una pareja casada) a un plan 529, todo lo cual calificaría para recibir el tratamiento anual de exclusión de donaciones (reportándose de forma proporcional durante cinco años). Los planes 529 crecen exentos de impuestos, y las distribuciones para gastos de educación superior calificados no pagan impuestos. El término “gastos de educación superior calificados” significa: (i) la matrícula, los cargos, los libros, los materiales y el equipo necesarios para la inscripción o la asistencia de un beneficiario designado a una institución educativa elegible, (ii) los gastos por servicios de necesidades especiales en el caso de un beneficiario con necesidades especiales que se incurran en relación con dicha inscripción o asistencia, y (iii) los gastos por la compra de computadora o de equipo o periférico (según la definición de la § 168(i)(2)(B) del Código de Impuestos Internos (IRC)), software de computadora (según la definición de la § 197(e)(3)(B) del IRC), o acceso a internet y servicios relacionados, si dichos equipos, software o servicios serán utilizados principalmente por el beneficiario durante cualquiera de los años en que el beneficiario esté matriculado en una institución educativa elegible, siempre y cuando no incluya gastos por software de computadora diseñado para deportes, juegos o pasatiempos, a menos que el software sea de naturaleza predominantemente educativa. El término también incluye hasta $10,000 por beneficiario por año para la matrícula de la escuela primaria y secundaria (desde el jardín de infantes hasta el 12º grado), ciertos gastos por programas de aprendices registrados, y el pago de hasta $10,000 (en total de todos los planes) en deuda de préstamos estudiantiles para el beneficiario y los hermanos del beneficiario (incluyendo hermanastros). El estado en el que vives puede ofrecer una deducción estatal del impuesto sobre los ingresos para las contribuciones realizadas a un plan 529. Consulta con un asesor fiscal que comprenda las leyes de tu estado para determinar cómo te afectará contribuir a un plan 529.

Planifica ahora

A medida que la luz del día disminuye en el hemisferio norte, dirigimos nuestra atención a las fiestas de otoño e invierno que alegran los días oscuros. Parece de algún modo apropiado que en la época “más oscura” del año nuestras obligaciones fiscales anuales se vuelvan fijas.

Las circunstancias fiscales y financieras de cada familia son diferentes. Aunque las ideas que se presentan en el presente son de carácter general, esperamos que pueda utilizarlas para prepararse para el final de año. Te recomendamos que consultes con tus asesores fiscales, legales y financieros con respecto a tus circunstancias particulares.

Para obtener más información, por favor, comunícate con tu asesor de PNC Private Bank.