No es ningún secreto que solicitar dinero prestado cuesta dinero. Pero cuando se trata de decirte cuánto te costará un préstamo, los prestamistas pueden abordar el asunto desde diferentes perspectivas: Algunos hablan de su tasa de interés, mientras que otros se enfocan en su tasa porcentual anual (APR). Una vez que comprendas estos términos y cómo influyen en el costo total del préstamo, puedes tomar una decisión informada antes de comprometerte con un préstamo.

La tasa de interés es lo primero 

La tasa de interés de un préstamo es el costo de solicitar prestado el principal (el monto del préstamo), expresado como un porcentaje de ese principal. Puedes hacerte una idea de la cantidad de interés que podrías pagar por un préstamo utilizando la siguiente fórmula simple de interés para un préstamo a interés fijo: principal x tasa de interés x años. Supongamos que estás buscando un préstamo de $10,000 a cinco años con una tasa de interés fija anual del 5 %. Puedes calcular el interés simple de esta manera:

$10,000 del principal x .05 de interés x 5 años = $2,500 de interés durante la vigencia del préstamo

La tasa porcentual anual (APR) agrega cargos a la situación


APR, que también se expresa como un porcentaje, refleja con mayor precisión el costo real del préstamo, ya que incluye la tasa de interés más los cargos y otros gastos asociados con el préstamo. Estos costos pueden incluir cargos de solicitud, procesamiento, administrativos y de otro tipo, según el tipo de préstamo y las políticas del prestamista. Si no hay cargos adicionales, la tasa de interés y la APR serán las mismas; esto se llama préstamo sin cargo.

Normalmente, la APR será igual o superior a la tasa de interés. Sin embargo, cuando un préstamo se aplaza por completo, es decir, no se requiere el pago de intereses o principal durante un período de tiempo específico, la tasa de interés puede ser más alta que la APR. 
 

Comparar préstamos usando APR


Cuando estés buscando la mejor oferta en un préstamo, compara las APR en lugar de tasas de interés. Los cargos pueden variar ampliamente de un prestamista a otro, por lo que el uso de la APR con todo incluido debería brindarte una comparación más significativa. Los prestatarios a veces creen que el préstamo con la tasa de interés más baja es su mejor opción, solo para descubrir más adelante que los cargos cobrados por ese préstamo superan cualquier ahorro de costos en intereses.

Obtén toda la información posible sobre cualquier préstamo que estés considerando antes de comprometerte. Averigua si: 
  •  ¿El prestamista te cobrará interés simple (interés basado únicamente en el principal) o interés compuesto (interés no solo sobre el principal sino también sobre el interés)?
  • ¿La tasa de interés es fija (no cambia durante la vigencia del préstamo) o variable (puede fluctuar con los cambios de la tasa de mercado)?
  • ¿Qué cargos y otros costos se incluirán?
  • ¿Cuál es el plazo de amortización del préstamo?
PNC ofrece una calculadora de préstamos para estudiantes en línea para ayudarte a comparar sus opciones de préstamos, incluidas las tasas y los cargos iniciales, si corresponde. Cuanto más sepas sobre el costo total de tu préstamo, mejor preparado estarás para tomar la decisión sobre el mismo.