¿Cómo funciona el refinanciamiento?

El refinanciamiento de un vehículo consiste en sustituir tu préstamo para vehículo actual (que utilizaste para comprar tu vehículo) por uno totalmente nuevo. El nuevo prestamista pagará tu antiguo préstamo para vehículo y te proporcionará un nuevo préstamo y un plan de pagos.

Para muchos prestatarios, el refinanciamiento del vehículo puede proporcionar grandes beneficios, como un nuevo plan de pagos mensuales y una nueva tasa de interés.

¿Cuándo deberías considerar la posibilidad de refinanciar tu préstamo para vehículo?

A muchos prestatarios les gustaría liquidar sus préstamos para vehículo lo más rápidamente posible y disfrutar de sus vehículos totalmente pagados mientras siguen teniendo valor en el vehículo. Sin embargo, hay algunos casos en los que refinanciar el préstamo en lugar de liquidarlo puede tener más sentido desde el punto de vista financiero.

Entonces, ¿cómo sabes exactamente cuál es el momento adecuado para refinanciar? A continuación detallamos algunas circunstancias en las que puede ser una buena opción:

1. Quieres cambiar las condiciones de tu préstamo

Las condiciones del préstamo son las directrices y condiciones previstas que aceptaste antes de tomar tu préstamo para vehículo original. Por lo general, cubren el plazo de amortización del préstamo, las cuotas mensuales, las tasas de interés, los costos asociados, los cargos por multas por retraso u otros gastos, y cualquier situación especial. Se aconseja a los prestatarios que revisen cuidadosamente los términos del préstamo para asegurarse de que entienden sus obligaciones financieras antes de aceptarlo y para detectar posibles cargos o cláusulas ocultas que podrían costarles más dinero.

Si quieres cambiar algún aspecto de tu préstamo, el refinanciamiento puede proporcionarte esa oportunidad. Es posible que puedas adquirir una tasa de interés más baja, un pago mensual menor o un periodo de amortización más largo. Sin embargo, aunque aumentar tu periodo de amortización del préstamo puede reducir tu pago mensual, también podría aumentar el monto total de los intereses que pagas a lo largo de la vigencia del préstamo.

Por otra parte, reducir el plazo de amortización probablemente aumentará tus pagos mensuales, pero podría reducir el monto total de los intereses que pagas por el préstamo para vehículo, especialmente si puedes negociar una tasa más baja. En cualquier caso, la refinanciación puede brindar a los prestatarios la oportunidad de ajustar los términos de su préstamo.

2. Las tasas de los préstamos de consumo en EE.UU. pueden fluctuar

Las tasas de interés de tu préstamo pueden depender de factores como tus ingresos, tu puntaje de crédito, el plazo del préstamo y el monto del préstamo. ¿Sabías también que la Reserva Federal puede bajar las tasas de los préstamos de consumo para reducir los costos de los préstamos para las empresas y los consumidores? Esto suele ocurrir durante las crisis financieras, como la pandemia de COVID. La Reserva Federal también tiene autoridad para aumentar las tasas de los préstamos, como hemos visto en el 2022.

3. Has mejorado tu puntaje de crédito

Tu puntaje de crédito es una calificación numérica de tu solvencia. En pocas palabras, califica tu probabilidad de pagar tus deudas en su totalidad y a tiempo, normalmente utilizando una escala entre 300 y 850. Los puntajes más altos indican que tú puedes representar un riesgo menor y que es más probable que liquides tus deudas a tiempo y que te aprueben un préstamo, mientras que los puntajes más bajos indican que tú puedes haber tenido algunos problemas con el crédito en el pasado, o que tienes menos tiempo utilizando el crédito.

Tu puntaje de crédito desempeñará un papel importante a la hora de determinar las tasas de interés de tu préstamo para vehículo. Si, por ejemplo, tienes un puntaje de crédito inferior a 670, es más probable que te cobren una tasa de interés más alta cuando pidas un préstamo para vehículo que si tienes un puntaje superior a 670.

Es posible que puedas obtener una mejor tasa de interés si tu puntaje de crédito ha mejorado desde la última vez que compraste tu vehículo. Ten en cuenta que el puntaje de crédito tiene en cuenta muchos factores, y puede cambiar cada mes para las personas.

4. Tienes un capital positivo

¿Sabes cuál es el valor de mercado de tu automóvil? Si has pagado suficientes cuotas del préstamo para vehículo para que el valor del automóvil sea mayor que el monto restante del préstamo para vehículo, entonces tienes un capital positivo.

Esto significa que el valor de mercado del vehículo ahora ha superado el monto de capital del préstamo. Puedes conseguir términos favorables si refinancias tu vehículo, ya que los prestamistas buscan asegurar sus préstamos con un activo que tenga un fuerte valor en el mercado.

5. Quieres un nuevo prestamista del vehículo

Aparte de las razones financieras, también puedes optar por refinanciar tu vehículo si no te gusta la forma en que tu prestamista actual gestiona su empresa. Esto puede incluir una mala gestión de registros o el deseo de mejorar el servicio al cliente. Si tu prestamista actual no cumple tus expectativas, el refinanciamiento puede permitirte cambiar de institución financiera.

Beneficios del refinanciamiento de un préstamo para vehículo

Ahora que conoces algunas de las situaciones y circunstancias en las que el refinanciamiento de tu vehículo puede ser beneficiosa, considera algunos de los beneficios potenciales de la refinanciación:

  • Pago mensual más bajo: si tus pagos mensuales se llevan una parte importante de tus ingresos, la refinanciación puede permitirte reducir tus pagos a un nivel más manejable y aliviar la presión sobre tu presupuesto. Recuerda que esto puede aumentar tu periodo de amortización y podría suponer el pago de más intereses a lo largo de la vigencia del préstamo. Sopesa tus opciones para hacer la mejor elección para tu situación actual.
  • Tasas de interés más bajas: es posible que puedas obtener una tasa de interés más baja en tu préstamo para vehículo mediante la refinanciación. Esto puede ocurrir por varias razones, entre ellas si tu puntaje de crédito ha mejorado o si se ha producido un descenso en las tasas de interés del mercado.
  • Reducción del periodo de amortización del préstamo: la refinanciación puede permitirte reducir tu plazo de amortización si quieres liquidar tu préstamo para vehículo lo antes posible. Aunque esto puede dar lugar a un pago mensual más elevado, puede haber una reducción general de los intereses totales pagados por el préstamo para vehículo. Esto también podría liberar el monto del pago para otras cosas, como la reducción de la deuda o una nueva compra.

Cuando investigues tus opciones de refinanciación, considera si estos beneficios superan los posibles inconvenientes. Piensa en si tu presupuesto será capaz de soportar cualquier cambio en el pago o la duración de un nuevo préstamo.

¿Tiene sentido refinanciar tu préstamo para vehículo?

Después de una vivienda, la compra de un vehículo suele ser la segunda mayor adquisición que hacen los estadounidenses en su vida. Dado que el refinanciamiento de un préstamo para vehículo puede tener un efecto significativo en tus finanzas, requiere mucha planificación y consideración.
A continuación, detallamos otros factores que ayudan a determinar el momento adecuado para refinanciar:

1. ¿Tu vehículo tiene un capital negativo?

El capital negativo se refiere a que el monto del préstamo pendiente de tu vehículo es mayor que su valor. Una frase común que habrás oído es que alguien está "al revés" en su préstamo, lo que significa que tiene un capital negativo. Por ejemplo, si has comprado un vehículo por $23,000 y has pagado $5,000 a tu préstamo para vehículo, tienes un saldo de préstamo de $18,000. Si el vehículo vale $15,000 en el mercado, entonces tienes $3,000 de capital negativo en ese vehículo. A algunos prestatarios les puede resultar más difícil que les aprueben nuevos préstamos o que les concedan préstamos con términos favorables, ya que los prestamistas quieren que la garantía del préstamo (el aval) esté valorada por encima del monto que prestan. En el ejemplo anterior, te podrían pedir que cubras la diferencia de $3,000 antes de concretar un nuevo préstamo.

2. ¿Cómo está tu puntaje de crédito?

¿Tu puntaje de crédito ha mejorado desde que pediste el préstamo para vehículo? Los puntajes más bajos tienen menos probabilidades de obtener una tasa de interés más baja, especialmente si las tasas de mercado no han cambiado. Es un buen hábito verificar tus informes de crédito de forma regular (al menos anualmente) para asegurarte de que estás en el camino correcto y de que no hay errores que puedan afectar a tu calificación. Investiga si puedes obtener un informe gratuito de las tres agencias de crédito (Equifax, Experian y Trans Union).

3. ¿Qué tan antiguo es tu vehículo?

Ten en cuenta que algunos prestamistas pueden limitar las opciones de refinanciación para los vehículos con mayor kilometraje o modelos más antiguos. Los vehículos más nuevos con préstamos recientes también pueden ser limitantes, ya que el valor del vehículo podría ser inferior al monto del préstamo actual (lo que nos lleva de nuevo a la posición de capital negativo).

4. ¿Tendrás que pagar una penalización por pago anticipado?

Dependiendo de los términos del primer préstamo, también podrías estar sujeto a penalizaciones si refinancias tu vehículo y liquidas el préstamo antes de que transcurra el periodo de amortización.

5. Posibles cargos adicionales

Es posible que tengas que pagar cargos para volver a registrar y transferir el título de tu vehículo después del refinanciamiento. Dado que estos cargos suelen variar según el estado, debes informarte de los cargos de refinanciamiento de vehículos que se cobran en tu estado antes de cancelar tu préstamo actual.

6. ¿Cuánto tiempo debes esperar para refinanciar un vehículo?

¿Sabías que puedes refinanciar tu vehículo desde el momento de la compra? Aunque puede ser beneficioso de inmediato debido a los cambios en las tasas o a que tu situación personal cambie repentinamente, puede tener más sentido esperar. Recuerda que los vehículos empiezan a depreciarse en cuanto salen del concesionario.

Cómo refinanciar un vehículo

Si has revisado y tenido en cuenta todos los factores que rodean al refinanciamiento, como tu puntaje de crédito, las tasas de interés del mercado y la antigüedad de tu vehículo, puedes entrar en el proceso real de refinanciamiento de tu vehículo.

1. Recopila los documentos necesarios

Requerirás los siguientes documentos antes de iniciar el proceso de refinanciamiento del vehículo:

  • Información personal: Incluye las direcciones anteriores, los números de seguridad social, los datos del empleo y los pagos mensuales del alquiler o de hipoteca
  • Comprobante de ingresos: Esto podría incluir una declaración de impuestos, un historial de empleo o un comprobante de pago de nómina
  • Copia del seguro del vehículo actual
  • Detalles de tu préstamo para vehículo actual: Esto proporciona los datos de tu prestamista, los términos de amortización, el pago mensual y las tasas de interés
  • Información sobre tu vehículo: Incluye la marca (como Chevrolet o Ford), el modelo (como Malibú o Bronco), el kilometraje actual, el año del modelo y el número de identificación del vehículo (VIN) de 17 dígitos.

2. Sopesa las opciones de préstamo para vehículo y precalifica, si está disponible

Una precalificación es una investigación inicial que puede afectar o no tu puntaje de crédito: puedes pedirle al prestamista que lo confirme. Aunque la precalificación no está disponible con todos los prestamistas, les permite examinar tu información y decirte las ofertas a las que puedes optar. Sin embargo, ten en cuenta que aunque te precalifiquen para un préstamo, tendrás que presentar una solicitud completa.

En cualquier caso, la precalificación es una excelente forma de buscar ofertas sin comprometerse. Una vez que hayas buscado diferentes prestamistas y hayas visto lo que te ofrecen, puedes pasar al siguiente paso.

3. Solicita un préstamo de refinanciamiento de vehículo

Una vez que hayas reunido todos los documentos necesarios y hayas buscado los mejores términos, podrás solicitar el préstamo de refinanciamiento de vehículo. Esto generalmente implica presentar una solicitud de préstamo, y requiere datos de los documentos personales que has reunido.

Una vez aprobado, el prestamista te proporcionará un documento con los términos del nuevo préstamo. Revisa cuidadosamente cualquier documento que recibas para asegurarte de que no hay ningún cargo o cláusula adicional que quieras que te expliquen. Una vez que firmes el documento del préstamo, asegúrate de guardar una copia impresa de toda la documentación.

4. Liquida tu préstamo para vehículo original y empieza a pagar el nuevo

Aunque tu nuevo prestamista suele encargarse de la liquidación del préstamo, tú debes ponerte en contacto con tu anterior prestamista para asegurarte de que tu préstamo para vehículo original ha sido liquidado y que la prenda ha sido transferida. Ahora, puedes empezar a hacer los pagos del nuevo préstamo para vehículo mientras sigues disfrutando de tu vehículo actual.
Refinancia hoy tu vehículo con PNC Bank

 


¿Quieres refinanciar tu préstamo para vehículo? Considera a PNC Bank. Ofrecemos una amplia variedad de opciones de financiamiento para vehículos nuevos o usados, incluyendo el refinanciamiento. Visita nuestro sitio web para obtener más información sobre cómo refinanciar tu vehículo con nosotros.