Una encuesta reciente de PNC Investments reveló que si bien muchos "millennials" habían crecido entendiendo el valor del ahorro, muchos menos se sentían cómodos dando el salto a la inversión. Como resultado, muchos guardaban su dinero en cuentas de cheques, ahorros, mercados monetarios o certificados de depósito, en lugar de en vehículos de inversión que probablemente produjeran una mayor tasa de rendimiento. Esto era particularmente cierto para las mujeres jóvenes, en comparación con los hombres jóvenes.

Los resultados de la encuesta de PNC Investments también demostraron que quienes sí invertían, tal vez en un plan de jubilación patrocinado por el empleador o en una cuenta de jubilación individual (IRA), probablemente se dirigían a sus familiares inmediatos en busca de consejo.

Ello significa que, sin importar si tu hijo(a) apenas comienza la secundaria o ya va a unirse a la fuerza laboral, tienes la gran oportunidad de ayudarle a establecer desde temprano buenos hábitos de inversión.

Por qué importa una mentalidad de “inversión”

Cuanto más joven es una persona cuando empieza a invertir, mayores son los beneficios. Aquí te explicamos por qué:

  • Dado que un joven inversionista no necesitará acceder a los fondos de jubilación hasta dentro de un largo tiempo, ellos podrán sentirse cómodos asumiendo más riesgos con el potencial de obtener mayores rendimientos con el tiempo.
  • El poder de la capitalización a lo largo de muchas décadas puede permitir que incluso las pequeñas inversiones realizadas hoy tengan un impacto positivo en los equilibrios futuros.

En los últimos años, los vehículos de ahorro tradicionales han ofrecido tasas de interés muy bajas. Por ejemplo, las cuentas de ahorro en los EE. UU. han estado promediando muy por debajo del 1 % de interés.[1]

Por el otro lado, los fondos del índice S&P 500 (fondos mutuos vinculados a las acciones de las 500 compañías más grandes de los Estados Unidos) tuvieron un retorno del 11.46 % en lo que va del año a partir del 24 de noviembre de 2020.[2]

El poder de la capitalización a lo largo de muchas décadas puede permitir que incluso las pequeñas inversiones realizadas hoy tengan un impacto positivo en los equilibrios futuros.

Cómo empezar 

Invertir puede parecer intimidante, incluso para los adultos. Pero no hay que ser un experto en el mercado de valores para inculcar hábitos de inversión positivos en un hijo o nieto. He aquí algunos enfoques a considerar:

1. Desarrolla una relación con un profesional. Te sorprenderá saber que no necesitas invertir mucho dinero para trabajar con un profesional. Por ejemplo, los profesionales de PNC Investments estarán encantados de orientar a los inversionistas en todos los niveles. El asesor de tu familia puede ayudar a un joven inversionista:

  • Piensa en tus metas a corto y a largo plazo
  • Observa cómo sus decisiones de hoy pueden marcar la diferencia en su futuro
  • Entiende que el riesgo no es necesariamente algo a lo que temer

2. Invierte con, no solo para el niño. No le des a un niño el dinero, dale el conocimiento. Esto no es algo que aprenderán en la escuela. Los padres le deben enseñar. Cuando son jóvenes, haz que abran una cuenta de ahorros. A medida que esa cuenta crezca, considera la posibilidad de abrir una cuenta de inversión en su nombre. Más tarde, cuando tengan un trabajo de verano, buscarán la posibilidad de abrir una IRA.

3. Empieza a establecer un porcentaje fijo antes de tiempo. Tan pronto como un niño empiece a recibir su mesada, a traer dinero por cuidar niños o a ganar dinero de un trabajo de medio tiempo, aparta dinero para ahorrar, dinero para gastar y dinero para compartir con los necesitados. Aplica estos parámetros a los regalos, también. Esta actitud permanecerá con ellos durante toda su vida, en lugar de intentar adoptar esta actitud una vez que empiecen su primer trabajo “real”.

4. Haz que sea divertido. Asegúrate de crear metas a corto y a largo plazo. Un niño de 14 años no está pensando en cómo pasará su jubilación (o incluso dónde irá a la universidad), así que asegúrate de que sus planes incluyan la relevancia para el día de hoy. Considera la posibilidad de invertir pequeñas cantidades para ellos en algunas de sus compañías favoritas, como Disney o Apple, para que puedan ver lo que sucede. Aunque la selección de acciones puede no ser una gran estrategia para muchos inversionistas, puede ser una gran herramienta educativa para una pequeña porción de las inversiones de tu familia.

Si estás listo para empezar a invertir con tu hijo o nieto, comunícate con PNC Investments hoy mismo al 855-PNC-INVEST. No solo podemos ayudar a que el proceso sea más fácil de entender, sino que podemos ayudarles a que se entusiasmen con el futuro.