PNC Investments encuestó a millennials que tienen activos invertibles de $5,000 o más, o que tienen $1,000 o más en activos invertibles y un plan de jubilación calificado, y obtuvo algunas perspectivas interesantes.

Resulta que muchos "millennials" (que llegaron a la edad adulta a principios del siglo XXI, y para esta encuesta nacieron entre 1983 y 1997) se toman en serio el ahorro. En particular, la mayoría de las personas de 25 a 29 años de edad que estaban en la escuela secundaria durante la recesión de 2008-2009 aprendieron de sus padres a ahorrar e invertir.

Fortalezas generacionales

Al crecer cuando las tasas de interés de las cuentas de ahorro se mantuvieron estancadas mientras las acciones subían, más de la mitad dice que aprendió a ahorrar dinero a una edad muy temprana. Ahora, como adultos, se sienten relativamente bien posicionados para el futuro.

De hecho, de acuerdo con la encuesta: 

  • el 56 % espera retirarse con estabilidad financiera
  • el 48 % ya tiene un fondo de emergencia
  • el 47 % conoce sus metas financieras para los próximos cinco años

Dar el siguiente paso

Si bien se había alentado a la mayoría de los participantes en la encuesta de "millennials" a ahorrar, sus familias tendían a centrarse más en el ahorro y menos en la inversión. Además, la mayoría no siente que tiene el control de su bienestar financiero.

¿Dónde podrían encontrar los inversionistas "millennials" oportunidades para mejorar?

1. Pasar de “ahorrar” a “invertir”.

Los "millennials" tienen más tiempo para acumular activos para la jubilación, lo que les da el lujo de poder asumir más riesgos y potencialmente lograr mayores rendimientos con el poder de la capitalización. Mientras que alrededor del 66 % de los encuestados tienen un plan de jubilación patrocinado por el empleador, solo el 28 % está de acuerdo en que “tienen una sólida comprensión de cómo invertir con éxito” su dinero.

Los "millennials" tal vez deseen considerar la posibilidad de explorar otros vehículos de inversión no relacionados con la jubilación, como los fondos mutuos, las acciones y los bonos. Además, dado que el 84 % de los encuestados son propietarios de una cuenta de cheques o de ahorros, una cuenta de mercado monetario o un certificado de depósito, es importante reconocer que estos tipos de vehículos de ahorro tradicionales suelen ofrecer un menor riesgo y tasas de interés más bajas, lo que tiende a dar lugar a menores rendimientos a lo largo del tiempo.

2. Buscar orientación profesional. 

Muchos inversionistas aprenden sobre la inversión para la jubilación de sus familiares o empleadores. Unos cuantos utilizan o conocen a los “asesores automatizados”, o gestores de carteras automatizados en línea, pero no reciben apoyo en vivo y personalizado. De hecho, solo alrededor de 1/3 de los jóvenes inversionistas buscan el consejo profesional de un asesor financiero.

Traer un asesor financiero a la ecuación puede ayudar a estos inversionistas a identificar, dimensionar y priorizar sus objetivos de una manera altamente personalizada. Además, un profesional en inversiones puede ayudar a crear un plan e identificar pasos relativamente fáciles y realizables que ayudarán a cada inversionista a mantenerse en el camino hacia sus objetivos. Se trata de desarrollar la mentalidad de que las acciones que haces hoy, ya sean grandes o pequeñas, pueden impactar en tu futuro.

3. Aumentar el monto de las contribuciones para la jubilación.

Alrededor de un tercio de los encuestados confiaban en que estaban ahorrando lo suficiente para la jubilación, y el 10 % reservaba el 15 % o más de sus ingresos cada año. Sin embargo, más del 60 % está invirtiendo menos del 8 % de sus ingresos, y podrían quedarse cortos. Reconociendo el poder de las ganancias compuestas, es clave maximizar las contribuciones y los aportes de los empleadores ahora, cuando hay más tiempo para que las inversiones crezcan potencialmente. Los "millennials" también pueden considerar la posibilidad de abrir una Cuenta individual para la jubilación (IRA) para complementar su plan de jubilación patrocinado por el empleador y ayudar a maximizar sus activos de jubilación. 

4. Establecer un fondo para emergencias.

Casi la mitad de los encuestados contaban con fondos de emergencia. Pero eso significa que la otra mitad no lo hizo. Normalmente, se recomienda tener lo suficiente como para cubrir de tres a seis meses de gastos.[1] Es importante contar con esto cuando surjan gastos inesperados, para evitar otras opciones de financiación menos ideales, como acumular deudas, tomar dinero de tus inversiones o pedir prestado contra tu cuenta 401(k).

Según Rich Ramassini de PNC Investments:

Los "millennials" deberían idear un plan financiero integral, consistente en un fondo de emergencia, una combinación de ahorros e inversiones y una clara comprensión de sus metas.

Si tú o alguien que conoces está listo para dar un paso más en la inversión, un asesor financiero de PNC Investments puede ayudar. Comunícate con PNC Investments al 855-PNC-INVEST hoy para discutir tu situación financiera y crear un plan financiero personalizado.