Cuando se trata de la planificación financiera, no existe una solución universal. Todos tenemos necesidades y metas únicas, y nunca habrá dos personas que recorran exactamente el mismo camino en la vida.

Esto también significa que no todos tienen las mismas necesidades en cuanto a buscar los servicios de un asesor financiero.

Así que, aunque resulta casi imposible emitir una declaración global que responda a la pregunta: “¿En qué momento debo buscar un asesor financiero?”, hay ciertas situaciones que pueden ser difíciles de enfrentar si no se cuenta con orientación profesional.

Si te encuentras en cualquiera de las situaciones aquí descritas, quizás sea el momento para hablar con un asesor financiero para que te ayude en tu trayecto particular de planificación financiera.

Situación 1: Establecimiento de tus metas financieras

Es difícil, si no casi imposible, formular y ejecutar un plan financiero si no sabes cuáles son las metas por las que estas trabajando. Sería como salir a conducir tu auto sin tener un destino claro en mente.

Además, es raro que los inversionistas solo tengan una meta financiera en mente. Cuando apenas estás empezando, podrías estar haciendo contribuciones a una cuenta para la jubilación, ahorrando para los gastos de la educación futura de un hijo, pensando en comprar una casa, liquidando préstamos estudiantiles y una variedad de metas generales adicionales. Hablar con un asesor financiero en este punto puede ayudarte a establecer objetivos financieros claros y concisos, así como entender tu plazo previsto y la tolerancia al riesgo, entre otros aspectos. El resultado final debe ser una comprensión clara de lo que quieres lograr en términos financieros, y lo que es más importante, una hoja de ruta sobre cómo hacer que esas metas se conviertan en realidad.

La vida sería simple si solo tuviéramos una meta que perseguir a la vez, pero la realidad es que la mayoría de las familias tienen varias metas que equilibrar en cualquier momento dado. 

Hablar con un asesor financiero es una manera útil de ayudarte a priorizar dichas metas y comenzar a realizar un avance perceptible para lograrlas.

Situación 2: Perspectiva y orientación para enfrentar la volatilidad del mercado

Del 1ro de enero al 31 de diciembre de 2020, el índice S&P 500® tuvo una ganancia del 16.3 %.[1] Si observaras el año estrictamente de punto a punto, el 2020 habría parecido un año superior a la media. Sin embargo, todos podemos concluir que el 2020 trajo consigo una gran volatilidad y grandes oscilaciones en el mercado.

Al mirar atrás al 2020, durante el mes de febrero el índice S&P 500 había alcanzado lo que entonces era su máximo histórico. Sin embargo, apenas al llegar el mes de marzo el índice tuvo una caída del 33.9%, para finalmente volver a un nuevo máximo histórico al cierre de diciembre.[2]

El punto es que, aún con todas las investigaciones y análisis que existen, es casi imposible decir con certeza cómo reaccionarán los mercados en plazos cortos, por ejemplo, de mes a mes. Sin embargo, imagina que cuentas con un plan de ahorros para la jubilación cuyo objetivo es lograr una tasa de crecimiento anual del 8%. Un inversionista hubiera sacado sus activos del mercado cuando comenzaron as pérdidas del mes de marzo se habría perdido gran parte de la recuperación, poniendo en riesgo su capacidad de alcanzar su meta de retorno objetivo.

Es aquí donde colaborar con un asesor financiero podría aportar un valor real. Aunque un asesor financiero no puede predecir cómo se comportará el mercado, puede ayudarte a comprender cómo debe responder tu cartera a las oscilaciones del mercado. 

También te puede ayudar a diversificar tu cartera y a reducir cierta parte de tu exposición al riesgo, ayudándote así a ceñirte a tu estrategia de inversión y a posicionarte para aprovechar toda ganancia subsiguiente del mercado.

Hay muchísima información en lo que respecta a análisis y predicciones del mercado, pero puede resultar difícil determinar exactamente cuánta de esta información representa conocimiento real. Hablar con un asesor financiero te puede ayudar a descartar la información superflua y darte la confianza para ceñirte a tu estrategia de inversión, incluso durante los periodos en los que la volatilidad aumenta.

Situación 3: Planificación para la jubilación

A medida que la jubilación se acerca, supongamos que en 8 o 10 años, te imaginarías que las cosas se vuelven más sencillas. Sin embargo, este es el momento en que los inversionistas deben comenzar a plantearse muchas preguntas difíciles.

El primer paso implica definir cómo será tu jubilación. ¿A qué quieres dedicar tu tiempo? ¿Viajar? ¿Iniciar una empresa? ¿Pasar tiempo con familiares y amigos?

Después, debes averiguar cuánto costará el estilo de vida de tu jubilación. ¿Cuáles son tus gastos fijos, como la hipoteca, la alimentación y la atención médica? ¿Cuánto reservas para gastos discrecionales como salir a cenar y actividades de ocio?

A partir de ahí, debes determinar cuánto esperas que dure la jubilación. Basándose en la media nacional, es común que la jubilación dure de 20 a 30 años.

Por último, debes averiguar cómo vas a pagar todos esos gastos. Las fuentes típicas de ingresos para la jubilación incluyen pensiones, cuentas 401(k) de empleadores, cuentas individuales para la jubilación (IRA), seguridad social y anualidades. 

Pero, ¿qué sucede si hay una diferencia entre tus gastos de jubilación esperados y los ingresos que dichas fuentes pueden proporcionar? Hablar con un asesor financiero en este punto te puede ayudar a identificar este tipo de brechas en los ingresos de jubilación y formular un plan para resolverlas. 

Un asesor también te puede ayudar a determinar cuáles son las fuentes de ingresos de las que puedes realizar retiros y en qué momento hacerlo, lo que ayuda a asegurar que tus activos sean suficientes para la jubilación.

En resumen

Lo más importante es que los inversionistas se benefician de tener una relación a largo plazo con un asesor financiero de confianza. Si bien no es necesario que hables con un asesor diariamente, existen momentos clave en tu vida financiera personal que probablemente te exijan tomar un gran número de decisiones. En esos momentos, trabajar con un asesor financiero te puede ayudar a comprender mejor tus circunstancias y pasar a la acción.

Todo comienza con una conversación

Al final del día, cuando se trata de temas tan complicados como las inversiones y la jubilación, es natural tener preguntas.

En esos momentos, en los que necesitas claridad, es cuando debes hablar con un asesor financiero.

En PNC Investments utilizamos un enfoque basado en metas con respecto a la planificación financiera. Nuestros asesores financieros se dan el tiempo para conocerte a ti y a tu familia, así como tus necesidades, metas y mucho más, y utilizarán esa información para brindarte orientación y perspectiva personalizadas.

Todo comienza con una conversación. Para discutir tus planes financieros de una forma más detallada, comunícate con un asesor financiero de PNC Investments hoy mismo. Llama al 855-PNC-INVEST para empezar.