La mayoría de nosotros usamos la web todos los días. Las compras en línea, leer sobre chismes de celebridades y buscar indicaciones para llegar al restaurante que planeas probar este fin de semana son todas actividades que se realizan en las URL públicas que componen el Internet al que estás acostumbrado, conocido como la web transparente. Por otro lado, la web oscura no es accesible por los motores de búsqueda tradicionales y es difícil de rastrear.

Sólo puedes acceder a la web oscura a través de un tipo especial de software de navegador que permite a una computadora interactuar con otras computadoras directamente. Esta plataforma hace que las actividades sean más elusivas, lo que atrae a los criminales.

“Durante la prohibición, cuando querías encontrar las trastiendas, tenías que saber a dónde ir. Por ejemplo, tocar tres veces para entrar”, expresa Debbie Guild, directora de seguridad de PNC. “La web oscura es similar: tienes que conocer a alguien que conoce a alguien”.

Aunque puede que nunca navegues la web oscura, Guild dice que es importante saber qué es y cómo podría afectarte. Ella aconseja comenzar con estos cinco datos:

1. No toda la actividad en la web oscura es ilegal.
La Armada de los Estados Unidos creó uno de los navegadores de la web oscura más populares hasta el día de hoy. The Onion Router [El Rúter Cebolla] (conocido como Tor) se inventó para que las fuerzas de inteligencia pudieran operar bajo el radar por razones de seguridad nacional. La web oscura ahora también es utilizada por cualquier persona que quiera llevar a cabo negocios en la web de forma privada. Algunos periodistas la emplean para obtener soplos de historias de forma anónima, y los activistas y disidentes podrían usar la web oscura en países que censuran la información y prohíben la organización política.

2. Entre otras cosas, los datos se venden ilegalmente en la web oscura.
Puesto que la web oscura es casi imposible de rastrear, es un anfitrión conveniente para todo tipo de actividades ilegales, expresa Guild. Los datos robados, incluidos nombres, direcciones, registros médicos, información de inicio de sesión, licencias de conducir, números de seguro social y datos de tarjetas de crédito y débito, se venden en mercados en la web oscura.

3. Todos deben asumir que su información ya está en la web oscura.
Esto suena aterrador, pero es simplemente una realidad de vivir en estos tiempos. Si usas las redes sociales y utilizas sitios web y aplicaciones que son gratis, tus datos pueden estar a la venta en la web oscura. Sin embargo, solo porque tus datos están en la web oscura, no significa que alguien los haya comprado. De todos modos, es importante tomar medidas para ayudar a protegerte, insta Guild. Puedes solicitar una copia gratuita de tu informe de crédito en cada una de las tres agencias de crédito, una vez cada doce meses, en annualcreditreport.com (en inglés). Considera distribuir tus revisiones, verificando un informe cada cuatro meses, por ejemplo. Si notas alguna actividad sospechosa, debes comunicarte con la agencia de informes de crédito inmediatamente. También puedes ordenar una congelación de seguridad en tu crédito en las tres principales agencias de informes de crédito en forma gratuita para ayudar a impedir que alguien acceda a tu informe.

4. Todavía debes tener cuidado con tu información.
Aunque es posible que tu información ya esté en la web oscura, siempre debes usar prácticas de sentido común para ayudar a proteger tus cuentas e identidad. Por ejemplo, trata de hacer compras únicamente con sitios web y proveedores que sepas son seguros. El uso de tarjetas de crédito o tarjetas de regalo puede minimizar el riesgo de que los delincuentes puedan obtener acceso a tu cuenta bancaria. Cuando sea posible, también es prudente abstenerte de dar información personal o publicar cosas en las redes sociales que podrían usarse para robar tu identidad (como el apellido de soltera de tu madre, por ejemplo).

5. PNC es consciente y está tomando medidas.
PNC tiene un enfoque proactivo y preventivo para ayudar a mantener a nuestros clientes seguros de las amenazas cibernéticas, expresa Guild. Tenemos equipos que monitorean la web oscura y transparente durante todo el día, y cuando sea necesario, toman medidas para ayudar a disuadir, detectar e interrumpir la actividad maliciosa.

Aunque a menudo se utilizan indistintamente, la web oscura y la web profunda son cosas diferentes. La web profunda es cualquier cosa que no se puede acceder utilizando un motor de búsqueda tradicional. Esto define gran parte del Internet, incluyendo los sitios web internos de empresas, plataformas de información de cuentas bancarias y otros sitios web que están protegidos por contraseña o detrás de un muro de pago. Aunque no puedes llegar a estos sitios utilizando un motor de búsqueda, la web profunda sigue siendo rastreable, a diferencia de la web oscura.