Ya sea que te estés preparando para un desastre natural inminente o estés comenzando a recuperarte de uno, pensar en protegerte contra el fraude probablemente no sea lo principal de tu lista.

“Ya sea durante la preparación y después de un desastre natural importante, la oportunidad para el fraude existe desde múltiples ángulos”, dijo Susan Koski, directora y jefa de seguridad y respuesta empresarial de PNC Bank. Si bien el fraude puede presentarse de muchas maneras, dos de las estafas más comunes relacionadas con los desastres naturales son los ataques de suplantación de identidad (phishing) y las organizaciones benéficas falsas.

Ataques de suplantación de identidad potenciales

Los ciberdelincuentes se aprovechan de la vulnerabilidad del consumidor durante los desastres naturales. Lo más probable es que usen los eventos recientes, como los tornados o los huracanes, como catalizador para tratar de engañarte.

“La suplantación de identidad presenta la ruta más rápida al dinero de la víctima”, expresó Koski. “De varios miles de intentos de suplantación de identidad, solo se necesitan unos cuantos ataques exitosos para que un estafador obtenga una ganancia”.

Por ejemplo, los ciberdelincuentes podrían redactar un mensaje de correo electrónico tentándote a hacer clic en un enlace que contiene “noticias urgentes sobre la evacuación” o podrían enviar un mensaje de texto pidiéndote que envíes información personal o bancaria para donar a los esfuerzos de socorro. PNC ofrece consejos para ayudarte a aprender cómo identificar un intento de suplantación de identidad.

Organizaciones benéficas falsas

Además de las estafas de suplantación de identidad, las organizaciones benéficas falsas surgen durante y después de desastres naturales, solicitando todo tipo de donaciones como dinero, medicamentos u otros bienes, incluyendo generadores de alimentos o energía. Los esquemas de fraude de organizaciones benéficas buscan recibir donaciones para organizaciones cuya labor es limitada o nula, solo para beneficiar al creador de la organización benéfica falsa y no a quienes lo necesitan. Aunque las estafas relacionadas con organizaciones benéficas pueden ocurrir en cualquier momento, estas tienen una prevalencia particular después de los desastres de alto perfil. “Los desastres naturales pueden sacar lo mejor y lo peor de las personas. Aquellos que quieren ayudar en la recuperación están en riesgo de ser explotados por los estafadores que buscan beneficiarse de la desgracia, por lo que es importante tomar medidas para protegerte”, dijo Koski.

¿Cómo puedes ayudar a protegerte al mismo tiempo que haces donaciones para brindar ayuda a los demás? Los sitios web como GuideStar.org o CharityNavigator.org ayudan a los donantes a determinar si sus fondos de socorro van a una organización benéfica legítima. Si la organización no se encuentra en uno de estos sitios web, puede ser una estafa.

Para evitar el fraude de organizaciones benéficas, sigue estos consejos:

  • Ten cuidado de los representantes comerciales que van de puerta en puerta. La mayoría de las organizaciones benéficas no hacen esto. No te dejes engañar por impostores que lleven ropa de aspecto oficial o lleven insignias. En cambio, haz donaciones directamente al sitio web de la organización benéfica.
  • No respondas a correos electrónicos, mensajes de texto o publicaciones en redes sociales que pidan donaciones. Es mejor comunicarse con la organización benéfica directamente a través de su sitio web o número de teléfono oficial.
  • Ten cuidado con los vendedores telefónicos. Evita los vendedores telefónicos agresivos que se nieguen a responder preguntas o exijan un número de tarjeta de crédito. Algunos vendedores telefónicos conservarán hasta el 90 por ciento de las donaciones para sí mismos.
  • Ten cuidado de donar a los sitios de crowdfunding (financiación colectiva). Si bien estos sitios contienen muchas causas dignas, no evalúan la autenticidad de los usuarios. Asegúrate de donar a una fuente legítima.
  • Protege tu información personal No entregues números de tarjeta de crédito o cuenta bancaria a una fuente desconocida que se comunique contigo. No transmitas información personal por correo electrónico o mensaje de texto.