Para muchos de nosotros, la planificación de la atención a largo plazo comienza con un accidente, el comienzo de una enfermedad repentina, o cuando hacemos frente a las necesidades crecientes de nuestros padres u otros seres queridos cuando envejecen.

Aunque a nadie le gusta pensar sobre no poder cuidarse a sí mismo o a un ser querido, el 70 % de las personas que llegan a los 65 años requerirán asistencia para sus necesidades básicas, tales como comer, vestirse y bañarse, durante el resto de su vida.[1]

Esa es la razón por la que resulta muy importante tener un plan para saber cómo tú y tu familia gestionarán un evento que requiera atención a largo plazo con suficiente tiempo antes de que ocurra.

Nos aseguramos para muchos posibles eventos futuros desconocidos. Adquirimos seguro de salud, seguro de automóvil y seguro para la vivienda. No porque tengamos el plan de sufrir pérdidas catastróficas, sino porque tenemos un plan sobre cómo manejar una si ocurre. Lo mismo debe ser válido en el caso de la atención a largo plazo. De lo que muchas personas no se dan cuenta es que existen otras soluciones para la atención a largo plazo que van más allá del seguro tradicional.

-Rich Ramassini, director de estrategia y desempeño de ventas de PNC Investments

Desafortunadamente, para muchas personas sin un plan, la necesidad repentina de atención a largo plazo puede trastornar completamente a toda la familia, ya que las decisiones emocionales, logísticas y financieras deban tomarse muy rápidamente.

¿Estás preparado para ello?

Los gastos de atención a largo plazo para ti, tu cónyuge u otras personas que dependen de ti, deben ser un componente principal de tu plan de jubilación.

Y esa planificación debe incluir los aspectos financieros de la atención, así como también indicar quién puede brindar dicha atención.

Aunque los miembros de la familia o amigos cercanos pueden tener la capacidad de ayudar con algunas tareas, muchas personas comenzarán necesitando la ayuda de asistentes profesionales de atención médica en el hogar, lo que eventualmente puede conducir a la atención en hogares para ancianos a tiempo completo. Por lo que los costos pueden aumentar rápidamente.

Lo que muchas personas no comprenden es que el seguro de salud y Medicare no cubren los gastos de atención a largo plazo, y Medicaid está solo disponible para personas de bajos ingresos que no poseen bienes. Según la Encuesta de Genworth del 2021 sobre el costo de la atención, el costo promedio de un asistente de atención médica en el hogar es de $61.776; y una instalación de vivienda asistida cuesta $54.000; y el costo de una habitación privada en un hogar para ancianos puede ser tan alto como $108.405. Estos costos continúan incrementándose año tras año.

¿Cuáles son tus opciones para pagar por la atención a largo plazo?

Por lo general, existen tres opciones para cubrir los costos de la atención a largo plazo: tus ahorros personales, la ayuda del gobierno o un producto de seguro. Exploremos cada uno de ellos.

Tus ahorros personales: ¿Fue tu plan de jubilación elaborado de forma tal que cubra estos gastos potencialmente elevados durante varios años para ti, tu cónyuge o ambos? La necesidad promedio de servicio de atención a largo plazo es de tres años. Las mujeres tienden a necesitar atención un período de tiempo más largo (3.7 años) que los hombres (2.2 años). Con costos anuales potenciales estimados entre $50,000 y $100,000 por persona, ¿tendrás lo suficiente para satisfacer tus otras necesidades o metas, incluyendo dejar bienes a tus seres queridos? Además, ten en cuenta cuándo podrías necesitar que comiencen los servicios de atención a largo plazo y cuánto tiempo podría durar esa necesidad. Para aquellas personas que sufren de un deterioro cognitivo, como demencia o la enfermedad de Alzheimer, frente a una afección física, la necesidad de atención puede ser considerablemente más larga.

Asistencia del gobierno: Medicare no cubre los costos de la atención a largo plazo y solo ofrece beneficios limitados para la atención a corto plazo después de una estadía en el hospital. Para ser elegible para Medicaid, necesitas calificar sobre la base de tus ingresos y activos, lo cual varía de estado a estado. Pero este programa generalmente solo está disponible para las personas y familias de bajos ingresos, y el estado puede ser que determine cuáles instalaciones están disponibles para ofrecer la atención que necesites. Si calificas para Medicaid, el estado puede intentar recuperar el costo de tu atención al fallecer, lo cual puede incluir vender la vivienda familiar y el cobro del producto de cualquier póliza de seguro de vida, lo que evitará que puedas dejar algún bien a tus herederos.

Seguro de atención a largo plazo: Típicamente existen tres tipos de seguro disponibles para cubrir un evento de atención a largo plazo: una póliza tradicional de atención a largo plazo, una póliza híbrida de atención a largo plazo/seguro de vida y una cláusula adicional de beneficios adjunta a una póliza de seguro existente.

  • Póliza tradicional de atención a largo plazo: Este tipo de seguro resulta ser costoso por lo general, y las primas no están fijadas, lo que quiere decir que los costos pueden aumentar cada año. Si cancelas la póliza, perderás todas las primas pagadas.
  • Póliza híbrida: Este tipo de seguro ofrece tanto atención a largo plazo, como un beneficio de seguro de vida. Puedes escoger el monto de seguro que deseas tener y hacer un pago de la prima total o repartirlo en un período de varios años que puede ser de entre tres y 10 años. Después de pagar el total de la prima puedes recuperar tu dinero en cualquier momento. Si nunca llegas a utilizar el beneficio de atención a largo plazo, el monto total de las primas pagadas se transfiere a tus beneficiarios. Pero aunque utilices los beneficios de atención a largo plazo, todavía existirá un beneficio por muerte libre de impuestos que se paga de la porción de seguro de vida de la póliza.
  • Cláusula adicional de beneficios: Si dejar dinero a tus beneficiarios es algo importante para ti, una cláusula adicional de beneficios puede que sea una buena opción. Ello te permite agregar una cláusula a tu póliza de seguro de vida existente, que te permite pedir prestado desde el beneficio por muerte libre de impuestos para cubrir los gastos de atención a largo plazo. Sin embargo, ello puede limitar lo que queda y lo que tus herederos pueden heredar.

Protege a tu familia y tus activos

Decidir qué tipo de seguro de atención a largo plazo es correcto para ti y tu familia es una decisión muy personal.

Debes tener en cuenta todos los factores, tales como lo que puedes pagar, el tipo de atención que deseas tener y la capacidad de tu familia o amigos para compartir tu atención. Tener este tipo de conversación con tus seres queridos puede ayudarte a ti y a tu familia a prepararse para el futuro.

Un Asesor financiero de PNCI puede revisar tu situación financiera actual, tus pólizas de seguro existentes y explicarte las opciones de atención a largo plazo disponibles para ti. Llama o visita la sucursal de PNC más cercana para programas una cita con un Asesor financiero de PNC Investments o llama al 1-855-PNC-INVEST (1-855-762-4683) hoy mismo.