Cada día, los ciberdelincuentes de todo el mundo traman formas de robar tus datos. Según el Informe de delitos en Internet de 2017 del FBI,[1] un total de 301,580 denuncias fueron presentadas por víctimas con pérdidas superiores a $1.4 mil millones ese año. Parecen estar utilizando métodos cada vez más sofisticados, lo que significa que los consumidores necesitan mantenerse alertas para proteger su información personal.

“La seguridad de los consumidores debe ser una prioridad, y les instamos a permanecer atentos para que no entreguen involuntariamente información personal y financiera confidencial a los estafadores cibernéticos”, expresó Debbie Guild, directora de seguridad de PNC.

  • Se espera que los delitos cibernéticos le costarán al mundo $6 trillones cada año para el 2021, según Cybersecurity Ventures.[2]
  • La suplantación de identidad/vishing/SMiShing/pharming fue uno de los tres principales delitos de Internet denunciados por las víctimas en el 2017, según el Informe de delitos en Internet del Centro de Denuncias de Delitos en Internet (IC3) del FBI de 2017. Se presentó un total de 25,344 denuncias con pérdidas superiores a $29,703,421. Las presuntas actividades criminales en Internet pueden denunciarse a través de ic3.gov. (El pharming es una práctica de estafa en la que se instala código malicioso en una computadora o un servidor personal, desviando a los usuarios a sitios web fraudulentos sin su conocimiento o consentimiento).

Según Guild, estas son las tres principales amenazas cibernéticas de las que deben estar alertas los consumidores en 2019 y después.

1. Suplantación de identidad, SMiShing y vishing

La suplantación de identidad (phishing) es un intento de los estafadores de robar tu información personal y financiera. Utilizan correo electrónico no deseado, mensajes de texto móviles (denominado SMiShing) y llamadas telefónicas (denominado vishing) que pretenden ser de una empresa legítima y solicitan información personal o financiera o credenciales de inicio de sesión.

Los mensajes de texto y correos electrónicos que contengan ciertas señales de advertencia deben alertar a los usuarios sobre un posible ataque de suplantación de identidad o SMiShing, incluidos:

  • Errores de ortografía
  • Errores gramaticales
  • Crear un sentido de urgencia
  • Solicitar nombres de usuario y contraseñas
  • Hacer exigencias

Si recibes un mensaje sospechoso, ten cuidado para evitar un intento de suplantación de identidad:

  • No respondas; primero confirma que es de una fuente de confianza utilizando un número de teléfono o una dirección de correo electrónico conocidos y válidos.
  • No hagas clic en los enlaces.
  • No respondas a un mensaje de texto o correo electrónico solicitando información personal como números de tarjetas de crédito, números de seguro social u otra información bancaria (nombre de usuario o contraseñas).

No llames a los números de teléfono incluidos en el intento de suplantación de identidad. Ve directamente a una fuente de información conocida para obtener información de contacto, como el sitio web legítimo de la empresa.

2. Contraseñas débiles

Todos sabemos que la primera línea de defensa contra los delitos cibernéticos es una contraseña fuerte, pero los estafadores son cada vez más sofisticados en descifrar las contraseñas de las personas y hackear sus cuentas. 

Es importante usar contraseñas diferentes para cada una de tus cuentas y hacer que cada una sea difícil de descifrar. Y lo que es más importante, utiliza una contraseña única para las cuentas relacionadas con tu dinero, incluyendo cada cuenta bancaria, cuenta de tarjeta de crédito, cuentas de jubilación, etc.

Guild recomienda usar una frase además de números y letras, ya que los ciberdelincuentes tienen más problemas para decodificar contraseñas que incluyen una serie de palabras.

3. Dispositivos inteligentes para el hogar

Lo más probable es que tú o alguien que conoces tenga un dispositivo inteligente para el hogar que sea capaz de realizar una cantidad de tareas, tales como leer las noticias, reproducir tu música favorita, cambiar la temperatura o incluso comprar comestibles.

Los delincuentes cibernéticos han notado la popularidad de estos dispositivos y están inventando maneras de infiltrarse en el dispositivo para robar tu información o incluso espiarte en tu propio hogar.

Ten cuidado con la red Wi-Fi a la que conectas tu dispositivo, ya que una red insegura podría ser más fácil de hackear para un estafador. Además, cuando esté disponible, configura una autenticación de dos factores. Si el dispositivo está protegido por contraseña, cambia inmediatamente la contraseña predeterminada antes de empezar a usarla.

Por último, no ignores las solicitudes de actualización de seguridad. Si no estás completando una actualización de software, podrías exponer tu dispositivo a programas malignos peligrosos y otras brechas de seguridad.

Descubre qué hacer si crees que tu información personal puede haberse visto comprometida »