Experimentar cierto nivel de estrés antes de un despliegue es normal, pero algunos pasos sencillos antes de irte pueden ayudar a eliminar la incertidumbre de tus finanzas en tu ausencia. Para preparar mejor tus finanzas, tanto para ti como para tu pareja, antes de un despliegue militar, considera lo siguiente:

 

Planifica una conversación:

Reúne detalles importantes, tales como deudas e información de cuentas, con anticipación, y pon por escrito tus metas. Luego, coloca en el calendario tu próxima conversación de dinero para que las conversaciones financieras se conviertan en algo regular.

 

Conoce tus números:

Un despliegue probablemente signifique un cambio en los ingresos, si se tienen en cuenta el pago especial y de incentivos, y la asignación por separación familiar. Averigua cuáles serán tus nuevos ingresos
y haz un plan inteligente sobre cómo distribuirlos.

 

 

Empieza a ahorrar para una emergencia:

Los ahorros para emergencias son de gran ayuda si alguien necesita dejar de trabajar, o para pagar facturas médicas o domésticas inesperadas. Los expertos recomiendan tener entre seis y nueve meses del valor de los gastos en este tipo de cuenta. Considera destinar los ingresos extra del despliegue a esta meta, o incluye todos los aumentos, bonos o gratificaciones de dinero en efectivo que obtengas para ayudarte a completarlos.

 

 

Revisa tus planes de seguro:

Las necesidades de seguro cambian con el tiempo, así que debes asegurarte de revisar cuáles son las tuyas cada año o antes de un despliegue militar. Puede que desees suscribirte a una cobertura de seguro de vida a plazo fijo, o aumentar la cobertura, o considerar pólizas adicionales como discapacidad a largo plazo, seguro de vida completo, o un seguro de indemnización hospitalaria.

 

 

Elabora un plan patrimonial:

Además de asegurar que tu pareja sepa dónde guardas todos tus documentos importantes, actualizar cosas como tu testamento y poderes notariales puede ofrecerte tranquilidad durante tu despliegue.

 

 

Obtén la ayuda de un experto:

Evita el estrés de preparar por tu cuenta un plan financiero
solicitando la ayuda de un planificador financiero certificado, quien te ayudará a asegurar que hayas cubierto cualquier eventualidad.