El drástico crecimiento de China en el comercio internacional la ha convertido en la segunda economía más grande del mundo, así como en el exportador más grande. El renminbi chino (RMB) actualmente es la quinta moneda más común de uso mundial de acuerdo con SWIFT, y se espera que el crecimiento con respecto a su uso continúe.

En los últimos daños, el gobierno chino ha emprendido un proceso para liberalizar e internacionalizar su moneda, el renminbi chino (RMB), al flexibilizar algunas de las reglas para avanzar en la dirección que permita a su moneda utilizarse y comercializarse más libremente. Esto incluye la ampliación del uso del renminbi chino (RMB) para la liquidación de valores a nivel mundial, fomentando un sólido entorno offshore para el renminbi, y aumentando los mercados para que el RMB se utilice como moneda de inversión.

El Banco Popular de China (PBOC) está sentando las bases para que el RMB se convierta en una moneda mundial mediante un proceso de tres pasos:

1. El RMB como moneda de comercio mundial

A medida que el RMB se desarrolla como moneda de comercio, las empresas se están acostumbrando a utilizarla para realizar pagos y recibos de bienes y servicios.

2. El RMB como moneda de inversión mundial

La meta es permitir que los inversionistas mundiales inviertan mediante el uso del RMB al proporcionar sólidos canales y opciones de inversión con respecto a los activos en RMB a la par de otras monedas y mercados mundiales.

3. El RMB como moneda de reserva mundial

El gobierno quiere que el estatus de su moneda esté en consonancia con la posición que tiene como líder económico. A China le gustaría ver la adopción del RMB como moneda de reserva por parte de los bancos centrales de todo el mundo. 

Internacionalización del RMB

Anteriormente, el uso internacional del RMB era mínimo y, mientras el comercio nacional y las actividades empresariales de China se liquidaban en RMB, el comercio transfronterizo en RMB no se permitía y tenía que realizarse en una moneda extranjera, como el dólar estadounidense.   Dado que China está emprendiendo la iniciativa de internacionalizar su moneda, el primer paso lógico fue la liberalización de la liquidación transfronteriza de valores debido a la cantidad significativa de actividades comerciales internacionales que se llevan a cabo en China. Por consiguiente, el comercio de bienes y servicios dentro y fuera de China ya se puede liquidar en RMB. El RMB ahora se intercambia directamente con la mayoría de las principales monedas, lo cual amplía el mercado de cambio de divisas para el RMB.

Para facilitar dicho flujo transfronterizo, las compañías domiciliadas fuera de China pueden usar el RMB libremente para la liquidación transfronteriza de valores con sus socios comerciales, así como abrir cuentas en RMB tanto en China continental como offshore, incluyendo las transacciones de capital en Estados Unidos, e incluyendo el capital registrado de las compañías que se establezcan en China, las cuales ahora también pueden efectuar liquidaciones en RMB.  También se han implementado planes para ampliar posteriormente la liquidación transfronteriza en RMB para las personas en China; sin embargo, esto ocurrirá gradualmente. 

Para promover la meta de internacionalización del RMB, el Banco Popular de China (PBOC), es decir, el Banco Central de China, sigue desarrollando a Shanghái como centro financiero mundial. Además, recientemente se han agregado nuevos centros de compensación offshore en Suiza, Australia, Canadá y los Estados Unidos, donde se designó un banco de compensación de RMB en Nueva York.  Dichos desarrollos demuestran un compromiso por un número cada vez mayor de países y regiones para utilizar aún más la moneda. 

Además de convertirse en una moneda de comercio mundial, el RMB también está avanzando para lograr su aceptación como moneda de inversión mundial, ya que el RMB offshore ya se puede utilizar para inversiones de capital. El RMB se considera como una clase de activo, y los participantes del mercado utilizan la moneda como un instrumento de inversión tanto onshore como offshore. El RMB ahora se puede conservar e invertir en diversos centros de RMB offshore, tales como Hong Kong, Singapur, Londres, Fráncfort, etc. En febrero de 2016, el China Interbank Bond Market (Mercado Interbancario de Bonos de China) fue creado para permitir que los inversionistas institucionales extranjeros accedan a los bonos que se comercializan onshore en China, respaldando la amplitud del RMB como moneda de inversión. Los programas como Shanghái-Hong Kong Stock Connect, Bond Connect y, más recientemente, Shanghai-London Stock Connect, cuyo lanzamiento se llevó a cabo en junio de 2019, brindan acceso y amplitud adicional al mercado. 

En cuanto a moneda de reserva, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha incluido el RMB en su cesta de monedas de Derechos Especiales de Giro (DEG) a partir de octubre de 2016, posicionando al RMB como moneda mundial, en la misma categoría del FMI en la que se encuentra el dólar estadounidense, la libra británica, el euro y el yen japonés. Desde la inclusión de los DEG, los bancos centrales de todo el mundo han estado agregando el RMB a su cartera, habiendo alcanzado un 1.84 % de las reservas totales de monedas mundiales, según los datos del FMI para el primer trimestre de 2019. Aunque faltan avances por lograr en la meta de internacionalización del RMB, la inclusión en DEG marca un hito significativo, el cual puede servir como catalizador de una reforma ulterior.

Tendencias de la tasa de cambio del RMB

 


 

 

*Fuente: Bloomberg

Ver la versión accesible de este gráfico.

El RMB ha experimentado una mayor volatilidad en los últimos tres años, lo cual ha sido provocado principalmente por la intervención del PBOC y las disputas comerciales entre los Estados Unidos y China. Poco después de que el presidente Trump asumiera el cargo en 2017, el PBOC comenzó a intervenir en el mercado mediante una fijación de precios más intensa para disuadir a los especuladores para que no apostasen contra el RMB. Durante todo el 2017, el RMB se revalorizó no solo por las acciones del PBOC, sino por los sólidos datos económicos de China y por un dólar en general más débil. 

La revalorización del RMB se detuvo rápidamente al final del primer trimestre de 2018, a medida que las discusiones comerciales entre los Estados Unidos y China se intensificaron. China acusó al presidente Trump de haber desatado la guerra comercial, mientras que el presidente Trump acusó a China de manipular su moneda. En respuesta a la tensión comercial, el PBOC señaló su deseo de devaluar el RMB. El PBOC ajustó su fijación de precios diarios de la moneda (devaluando el RMB) durante el segundo semestre de 2018 a fin de incentivar las exportaciones como método para reducir el impacto negativo provocado por los aranceles impuestos por los Estados Unidos.

Después de llegar a un máximo que casi alcanzó los 7.0 yuanes por dólar en octubre de 2018, el RMB se revalorizó durante aproximadamente seis meses debido al optimismo generalizado de que las dos economías más grandes del mundo llegarían a un acuerdo comercial. En mayo de 2019, Estados Unidos impuso un arancel del 25 % sobre $200 mil millones de dólares de productos chinos (un aumento con respecto al 10 % anterior), lo cual llevó al RMB de vuelta al nivel de casi 7.0 que tenía en 2018. En la Cumbre del G-20 celebrada en agosto de 2019, el presidente Trump y el presidente Xi de China una vez más no pudieron llegar a un acuerdo comercial, aunque Trump anunció que los nuevos aranceles se suspenderían por el momento mientras se reanudaban las conversaciones comerciales. 

Tan solo unas semanas después de haber realizado este anuncio, la administración de Trump decidió imponer un arancel adicional del 10 % sobre $300 mil millones de dólares de productos chinos a partir de septiembre de 2019 (aunque algunos aranceles se aplazarán hasta diciembre). Dicha acción causó la caída del RMB por debajo del nivel psicológicamente importante de 7.0 RMB por dólar por primera vez desde 2008. En una declaración, el presidente Trump mencionó que él considera que dicha acción fue el resultado de la manipulación de la moneda por parte de China a fin de obtener una ventaja comercial desleal. El Fondo Monetario Internacional no ha apoyado dicha declaración.[1] La nueva ronda de aranceles y las acusaciones de manipulación de la moneda solo han exacerbado las tensiones entre las dos naciones.

Después de un largo periodo de estancamiento, los Estados Unidos y China reanudaron las negociaciones a principios de octubre de 2019. Las negociaciones realizadas hasta el momento han sido alentadoras, ya que los funcionarios de ambas naciones han demostrado su voluntad para llegar a un acuerdo. Se anunció un acuerdo parcial a principios de octubre, el cual se considera la “fase uno” de un acuerdo más amplio. Parte del acuerdo incluye una suspensión del aumento de los aranceles que se había programado para entrar en vigor en octubre, la compra de productos agrícolas a los Estados Unidos por parte de China, así como políticas que abordan las preocupaciones sobre derechos de propiedad intelectual y servicios financieros. La fase uno podría firmarse a mediados de noviembre, según el presidente Trump.

En el futuro, aunque se ha llegado a un vago acuerdo con respecto a un trato parcial, la incertidumbre continúa con respecto a que no se ha alcanzado un trato comercial integral entre los Estados Unidos y China, prolongando el eterno vaivén de aranceles y represalias de ambas partes, lo cual puede generar mayor volatilidad con respecto al RMB.

Realizar transacciones en RMB vs. USD

Las compañías estadounidenses históricamente han considerado que la negociación de acuerdos internacionales en dólares las aísla de la exposición a la volatilidad de las monedas. Sin embargo, dicha práctica a menudo las coloca en una posición de desventaja competitiva en comparación con las compañías que realizan transacciones en monedas locales, ya que los precios en dólares tienen costos ocultos.

Ante las cambiantes regulaciones de China con respecto a las monedas, las compañías estadounidenses se están dando cuenta que hacer negocios en RMB en lugar de dólares podría ser beneficioso. El PBOC ha estimado que debido a las primas y cargos por transacción incorporados, el costo administrativo en sí de realizar una transacción en dólares es del 2 al 3 % más alto que el costo de realizar la transacción en la moneda local.  Las herramientas de cobertura y las cuentas de RMB en múltiples monedas están ahora fácilmente disponibles para gestionar activamente el riesgo cambiario al realizar transacciones en RMB.

La aceptación del RMB como moneda de comercio y el crecimiento del mercado offshore brindan oportunidades para que las importadoras, las exportadoras y los inversionistas estadounidenses se beneficien con dichos desarrollos.  

Para entablar discusiones más amplias u obtener información adicional referente a la internacionalización del RMB, ponte en contacto con tu gerente de relaciones de PNC.

Versión accesible de los cuadros

Fecha Histórico
10/14/2014 6.1248
10/15/2014 6.1259
12/30/2014 6.2024
12/31/2014 6.2057
01/05/2015 6.2199
01/06/2015 6.2129
12/30/2015 6.4899
12/31/2015 6.4937
01/04/2016 6.5335
01/05/2016 6.5159
12/29/2016 6.9565
12/30/2016 6.945
01/03/2017 6.964
01/04/2017 6.9342
12/28/2017 6.5335
12/29/2017 6.5067
01/02/2018 6.493
01/03/2018 6.503
12/27/2018 6.8663
12/28/2018 6.8785
01/02/2019 6.862
01/03/2019 6.872
10/10/2019 7.1163
10/11/2019 7.0883