No existe tal cosa como una estrategia de ahorros para la jubilación que se ajuste a todo mundo. Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia base de metas, recursos y circunstancias que debemos tomar en cuenta a medida que establecemos y consolidamos nuestra posición financiera en cada etapa de nuestra vida.

Utiliza estos consejos para identificar pasos concretos que pueden ayudar a que te sientas más estable en tus finanzas y mejor preparado para la jubilación en cada etapa de tu vida.

 

Selecciona tu grupo de edad: 20 a 29 | 30 a 39 | 40 a 49 | 50 a 59 | 60 a 69 70 a 79


 

De 20 a 29 años

Es posible que ya estés percibiendo ingresos, obteniendo mayor independencia financiera y empezando a establecer tu base financiera. Al tener en mente preocupaciones inmediatas como las deudas de préstamos estudiantiles y los gastos básicos de manutención, la jubilación quizás sea la última cosa que tengas en la cabeza. Sin embargo, es importante aprovechar el tiempo que tienes a tu favor y empezar a poner tu dinero a trabajar.

  1. Lleva un control de tus gastos y elabora un presupuesto que te ayude a lograr tu meta de ahorros. Intenta gastar únicamente del 80 al 85 % de tus ingresos.

  2. Aspira a una meta de inversión. Haz un esfuerzo por ahorrar el 15 % de tus ingresos para la jubilación, aunque es un buen inicio si sólo puedes ahorrar del 5 al 10 %.

    Nota: Es importante aportar anticipadamente y con frecuencia. Con el poder del crecimiento compuesto, puedes hacer que una pequeña inversión se convierta en una mucho mayor. Por ejemplo, si invirtieras $1,000 por año desde los 25 años hasta los 65 años y, suponiendo un retorno promedio hipotético del 8 %, tu inversión total de $40,000 se podría convertir en $279,781 al cabo de esos 40 años.[1]

  3. Aprovecha un plan de jubilación patrocinado por el empleador, como el plan 401(k). Asegúrate de aportar por lo menos lo que contribuya cualquier programa de “aportación” del empleador. ¡No desaproveches el dinero gratuito! 

    Nota: Ten en cuenta el periodo de adquisición de derechos relacionado con la aportación del empleador. Si te retiras de la compañía antes de adquirir los derechos, podrías perder la aportación.

  4. Verifica la asignación de activos de tu cuenta de jubilación para confirmar que tenga el equilibrio correcto entre el riesgo y la recompensa según tus metas, el horizonte de tiempo y la tolerancia al riesgo.

  5. Salda las deudas y prioriza las deudas con intereses altos. A medida que reduzcas tus deudas, tendrás más dinero para ahorrar y obtener tus metas a corto y largo plazo.

  6. Empieza a establecer un fondo de ahorros para emergencias. Define una meta para ahorrar el equivalente a por lo menos tres a seis meses de tus gastos mensuales de manutención y considera guardar dicha cantidad en una cuenta de ahorros que genere intereses.

Utiliza la hoja de trabajo de presupuesto para calcular tus gastos mensuales de manutención básicos y discrecionales.

La calculadora del fondo para emergencias te puede ayudar a determinar cuánto necesitarás para cubrir de 3 a 12 meses de gastos.

 

De 30 a 39 años

Quizás estés empezando a afianzar tu carrera y también tengas preocupaciones financieras adicionales, incluidas la gestión de finanzas con tu nuevo cónyuge, ahorrar para la educación de un hijo, comprar una casa y tener un mejor entendimiento de las deudas. No dejes que tus ahorros para la jubilación queden en segundo plano.

  1. Considera abrir una Cuenta individual para la jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) para complementar tu plan 401(k). Utilizar ambos puede ayudar a maximizar tus ahorros para la jubilación.

    Nota: Si vas a empezar una familia y consideras tomarte un tiempo fuera de la fuerza laboral, una cuenta IRA para cónyuges te puede ayudar a mantener el rumbo, o bien, puedes considerar aumentar tus aportaciones para la jubilación antes de dejar el trabajo.

  2. Se más dinámico con los pagos de tus deudas, en particular con los préstamos estudiantiles y las tarjetas de crédito, para generar un mayor ímpetu fiscal. Intenta agregar de $50 a $100 a tu pago de capital de ser posible.

  3. Establece el pago de aportaciones automáticas a tus cuentas de ahorros y jubilación de cada sueldo para que te comprometas a ahorrar antes de gastar.

  4. Considera abrir un plan de ahorros 529 para los gastos educativos futuros de tus hijos, pero no a costa de tus propios ahorros para la jubilación.

  5. Evita gastar más a medida que aumentan tus ingresos. Toma decisiones inteligentes con cualquier excedente de flujo de caja que se genere por los cambios en tus responsabilidades financieras o por el dinero caído del cielo, como las devoluciones de impuestos, un incremento salarial o un bono.

  6. Considera establecer cuentas de corretaje que no sean para la jubilación de manera que puedas aprovechar otras oportunidades de inversión para ayudar a consolidar tu patrimonio neto total.

 

De 40 a 49 años

Quizás te estés adentrando en tus años con mayores ingresos y posiblemente también hayas cambiado de empleo en más de una ocasión, o es posible que estés regresando a trabajar después de haber tomado un tiempo fuera de la fuerza laboral. Adonde sea que te lleve el camino, esta es una oportunidad para poner cualquier deuda bajo control y de verdad dar un impulso a la generación de fondos para tu futuro.

  1. Aumenta el monto que estás ahorrando para la jubilación en un 1 % o 2 % cada año hasta que llegues al 15 %.

  2. Vuelve a equilibrar tu cartera para que tu asignación de activos continúe reflejando tu horizonte de tiempo, metas y tolerancia al riesgo.

  3. Considera obtener cobertura de seguro para proteger los activos que trabajaste arduamente por acumular, además de proteger a las personas y las cosas que amas.

  4. Revisa los planes 401(k) antiguos para confirmar que tu asignación de activos aún apoye tus planes de jubilación y coincida con tu horizonte de tiempo y tolerancia al riesgo general.

    Nota: Hay cuatro acciones distintas que puedes realizar con tus planes 401(k) antiguos. Habla con un asesor financiero sobre tus opciones y determina cuál es la más adecuada según tu situación.

  5. Considera aprovechar una Cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés). Las HSA ofrecen un triple beneficio fiscal, lo que las convierte en otro medio factible para ahorrar para la jubilación.

  6. Reúnete con un asesor financiero para discutir y priorizar tus metas con la ayuda de un plan financiero por escrito y una estrategia de inversión bien definida.

 

De 50 a 59 años

Quizás ya estés en tus años con mayores ingresos, aunque también es posible que hayas adquirido otros tipos de deudas. A medida que haces malabares con tus responsabilidades financieras, recuerda que tu jubilación debe ser lo primero y que en esta etapa la jubilación no está tan lejos. Lo bueno es que todavía hay tiempo para maximizar tus ahorros. ¡Mantén el ímpetu!

  1. Aumenta tus ahorros para la jubilación, especialmente si empezaste tarde o si te desviaste en el trayecto. A partir de los 50 años de edad, puedes aportar más para poner tu plan 401(k) y tu cuenta IRA al corriente.

  2. Revisa la cobertura de tu seguro y asegúrate de que la información de tus beneficiarios esté vigente.

  3. Idea un plan para liquidar cualquier deuda que persista y prioriza liquidar las deudas con tasas de interés variable, de manera que los ingresos en tu jubilación sean más predecibles.

  4. Ten conversaciones realistas con tus padres o hijos para establecer qué tipo de apoyo financiero proporcionarás y comparte tus expectativas con ellos.

  5. Considera las opciones de atención a largo plazo para apoyar tus necesidades médicas futuras durante la jubilación. Quizás parezca algo anticipado, pero puede que sea el momento ideal, ya que todavía estás sano, o por lo menos estás más sano de lo que estarás a futuro, y tus primas probablemente serán menos caras.

  6. Revisa tu presupuesto y tu flujo de caja. Puede ser fácil gastar con más libertad durante los años de mayores ingresos, especialmente si eres una persona con hijos emancipados.

La calculadora de jubilación de PNC te puede ayudar a determinar cuál es tu situación según lo que has ahorrado hasta este momento.

 

De 60 a 69 años 

Con la jubilación en el horizonte, quizás ahora estés visualizando cómo en realidad será la jubilación para ti, investigando tus opciones y tomando las cosas en serio con respecto a sentar las bases para este próximo capítulo de tu vida. 

  1. Reúnete con un asesor financiero para determinar cuánto costará tu jubilación, para revisar tus fuentes de ingresos, identificar cualquier vacío y desarrollar una estrategia de ingresos para la jubilación.

  2. Determina el momento oportuno en el cual comenzarás a solicitar tus beneficios del Seguro Social y qué impacto dicho momento tendrá en ello.

  3. Revisa los planes 401(k) antiguos para confirmar que tu asignación de activos aún apoye tus planes de jubilación y coincida con tu horizonte de tiempo y tolerancia al riesgo general.

    Nota: Hay cuatro acciones distintas que puedes realizar con tus planes 401(k) antiguos. Habla con un asesor financiero sobre tus opciones y determina cuál es la más adecuada según tu situación. 

  4. Vuelve a equilibrar tu cartera para que tu asignación de activos refleje tu nuevo horizonte de tiempo, metas y tolerancia al riesgo.

  5. Explora la posibilidad de trabajar más años o encontrar un empleo de medio tiempo para ayudarte a acumular más ahorros, explorar otros intereses y permanecer activo, tanto mental como socialmente.

    Nota: Es importante entender las consecuencias de trabajar medio tiempo en tus beneficios del Seguro Social, medicare, etc.

  6. Vigila tu fondo de ahorros para emergencias. Si quieres evitar tomar dinero de tus ahorros para pagar por gastos inesperados en tu jubilación o planeas vivir de ingresos fijos, asegúrate de tener dinero destinado para emergencias.

 

De 70 a 79 años

Puede que te hayas jubilado y te estés adaptando a una nueva vida normal con un pasatiempo, viajes, trabajo voluntario o pasar tiempo con los nietos. Para algunas personas es muy difícil pasar de una mentalidad de “acumular activos” a gastar sus fondos de jubilación, pero, te los has ganado, ¡así que disfrútalos!

  1. Elabora un presupuesto y apégate a éste, y asegúrate de asignar un rubro para gastos inesperados.

  2. Simplifica y organiza tus finanzas. Utiliza un organizador familiar, como la Carta de instrucciones para documentar tus deseos y otra información crítica, todo en el mismo lugar. Dichas acciones pueden ayudarte a evitar errores costosos y pueden guiar la toma de decisiones en tu nombre, en caso de ser necesario.

  3. Habla con un planificador de impuestos para determinar cuáles de tus activos utilizarás primero para reducir eficientemente el impuesto sobre la renta de tu jubilación.

  4. Comienza a retirar las distribuciones mínimas requeridas (RMD, por sus siglas en inglés) de tus cuentas de jubilación con impuestos diferidos como muy tarde el 31 de diciembre del año en que cumplas la edad de 72 años para evitar penalidades.[2]

    Nota: Para tu primera distribución, podrás solicitar una prórroga hasta el 1ro de abril del siguiente año. Ten en cuenta que deberás retirar todas las RMD subsiguientes a más tardar el 31 de diciembre de cada año, incluida tu segunda distribución RMD. Cuando una RMD no se retira correctamente, cualquier déficit está sujeto a una considerable sanción del 50 %.

  5. Establece tus planes de sucesión de bienes para que tus activos sean heredados de la manera que deseas. 

  6. Vigila tu cartera con la ayuda de un asesor financiero para que puedas gestionar los riesgos según sea necesario y para ayudar a evitar quedarte sin fondos.

Comunícate con nosotros hoy

Dondequiera que te encuentres en tu trayecto de ahorros e inversión, un asesor financiero de PNC Investments te puede ayudar a definir de una mejor manera qué es lo que quieres lograr en términos financieros, y a poner tus metas a tu alcance en cada etapa de tu vida, sin importar tu momento para iniciarlo. 

Habla con un asesor financiero de PNC Investments llamando al 855-PNC-INVEST o visitando tu sucursal local.