Las pequeñas empresas constituyen una parte significativa de la economía de los Estados Unidos. Según la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos, representan el 99.7 por ciento de las firmas de empleadores de los EE. UU. Y el 64 por ciento de los nuevos empleos en el sector privado. Sin embargo, cuando las pequeñas empresas son propiedad de una familia, puede crear complicaciones cuando se planifica para el futuro de una empresa. Si bien varios propietarios de pequeñas empresas pueden ser reacios a entregar el control de su negocio, tener un plan de sucesión es clave para su éxito futuro.  

La importancia de la planificación de la sucesión

Los propietarios de empresas deben planificar con anticipación y tener una estrategia de salida para lo que les ocurra después de su jubilación, o si se encuentran en el peor de los casos, como una enfermedad grave, una discapacidad o la muerte. Sin un buen plan de sucesión, tu familia u otros herederos podrían verse obligados a vender a la compañía bajo coacción y verse perjudicados por el valor de la empresa que has construido. Si no existe un plan claro para quién está a cargo de la compañía, tu empresa podría terminar sin rumbo y en riesgo de fracaso.

Construir una pequeña empresa exitosa es el trabajo de toda una vida. Asegúrate de que tu legado esté asegurado, y de que tus finanzas y tu familia estén protegidas, al crear un plan de sucesión sólido para decidir cómo administrar, vender o pasar tu empresa a una nueva generación de propietarios.

Hablamos con un experto sobre la planificación de sucesión de pequeñas empresas para averiguar más sobre lo que deben hacer los propietarios de pequeñas empresas a partir de ahora para asegurar su futuro.

Cuando se debe empezar

Como propietario de una pequeña empresa, a menudo te enfocas en lo que está sucediendo hoy y puedes ser reacio a lidiar con las decisiones emocionales relacionadas con la planificación de la sucesión, como a quién nombrar como el sucesor del director ejecutivo y a qué miembros de la familia o empleados venderles la empresa. Pero es importante tener estas conversaciones y superar las emociones ahora, cuando tengas tiempo y flexibilidad para tomar decisiones cuidadosas, en lugar de poner a tu familia y herederos en una situación de emergencia en el futuro.

“Las estadísticas confirman que entre el 60 y el 70 por ciento de los propietarios de pequeñas empresas desean pasar sus empresas a la próxima generación de miembros de la familia, sin embargo, solo un 15 por ciento lo hace”, dice Eido Walny, fundador de Walny Legal Group, un bufete de abogados boutique de planificación de bienes en Milwaukee. “La clave para comprender que la desconexión masiva está en la falta de planificación de la sucesión empresarial. La sucesión de empresas no se puede fundar en un deseo. Entregar las llaves una mañana no es un plan. Hay que pensar mucho, y los hechos confirman que muy pocos propietarios de empresas piensan lo suficiente en la planificación de la sucesión”.

Walny dice que la peor situación que ocurre debido a la falta de planificación de la sucesión comercial es cuando el propietario tiene una emergencia médica.

“Nadie planea el día en que una muerte o una discapacidad, o incluso un divorcio, ponga un negocio patas arriba”, dice Walny. “Entonces, el mejor momento para planificar esos eventos es antes de que se conviertan en realidad. Esto es especialmente cierto si hay varios propietarios en la empresa. Deseas planificar para no ser socios accidentales con el ex cónyuge de alguien o incluso con sus hijos”.

Entonces, ¿cuándo es el momento adecuado para comenzar? “Al inicio. Si no es así, la segunda opción es ahora mismo. Pon un plan de sucesión en su lugar. Te alegrará tenerlo cuando lo necesites eventualmente. Pero ese momento podría ser mañana”, dice Walny.

Prestar atención a la eficiencia tributaria

Un desafío para la planificación de la sucesión empresarial es que requiere que los propietarios de empresas adopten una estrategia diferente para administrar sus empresas. Para la mayoría de las empresas durante las operaciones normales, intentan operar lo más eficientemente posible de impuestos al maximizar los gastos deducibles y minimizar las ganancias. Sin embargo, esta estrategia puede ser contraproducente durante el período previo a la venta del negocio. Si planeas vender en algunos años, vale la pena ajustar tu estrategia de planificación fiscal para maximizar el valor de tu empresa para los posibles compradores.

“La mayoría de las pequeñas empresas se dirigen a la eficiencia fiscal, lo que generalmente significa declaraciones de ganancias bajas”, dice Walny. “Cualquier propietario de una empresa sabe que las bajas ganancias no significan que la empresa vaya mal. Pero las ganancias bajas significan que un comprador externo no hará una oferta por el valor total (el valor verdadero) de la empresa. Los compradores se fijan en las finanzas históricas. Como resultado, una buena planificación de la sucesión significa que el propietario de una empresa dejará de administrar el negocio por su eficiencia tributaria y comenzará a administrar la empresa por su máximo valor, incluso si eso implica mayores impuestos.

“Los resultados serán una oferta mucho más sólida de los posibles compradores, incluso a expensas de los impuestos”, continúa Walny. “Pero se necesita tiempo para hacer eso y desarrollar las finanzas históricas. Así que esta es otra razón por la que la planificación de la sucesión debe hacerse con mucha antelación”.

Obtener un poder notarial

Tenga en cuenta que es útil poner tus deseos por escrito con anticipación utilizando un poder duradero, un documento escrito que te permite designar a una persona de confianza para que actúe en tu nombre en caso de que quedes incapacitado por una enfermedad, un accidente o una discapacidad.

Un poder notarial duradero te permite indicar quién administrará y controlará tus asuntos mientras estás incapacitado. Como parte de la elaboración de estas directivas anticipadas para tus asuntos financieros, también puedes configurar un plan de negocios integral para ser promulgado por tu persona designada con poder notarial, para incluir la transferencia de activos y participaciones comerciales a una entidad comercial recién formada, si así lo deseas. Los beneficios incluyen la valuación de tu empresa, consideraciones fiscales, protección de activos y preparación para la siguiente fase de administración.

Cuidado con los impuestos a la propiedad

La planificación de la sucesión de empresas no es solo una cuestión de administrar las operaciones comerciales y elegir un director ejecutivo ideal para el futuro; también es importante desde el punto de vista de la planificación fiscal.

Dependiendo del tamaño de tu empresa y del estado en el que vives, el impuesto al patrimonio puede ser un tema subestimado para la planificación de la sucesión empresarial.

La planificación de la sucesión empresarial afecta a todos los problemas vitales que afectan tu empresa y las finanzas personales: impuestos, operaciones comerciales, preparación de la próxima generación de líderes para tu empresa y asegurar el futuro financiero de tu familia. Puede ser un tema complejo y emocionalmente complicado, pero es esencial para el futuro de tu empresa y el bienestar de tu familia tener conversaciones difíciles ahora y crear un plan de sucesión empresarial sólido.

Todos estos problemas refuerzan la importancia de crear un plan de sucesión empresarial tan pronto como sea posible, pero incluso “hoy” no es demasiado tarde. Habla con un abogado profesional de planificación patrimonial, un abogado de impuestos u otros asesores profesionales para asegurarte de que tus intereses estén protegidos, y que tu compañía esté lista para un futuro próspero sin ti