Michele's Granola    Timonium, MD                                                 Fotografía de Justin Tsucalas, Plaid Photo

Es posible que Michele's Granola se encuentre en cada tienda de Whole Foods del país, pero su compañía con sede en Maryland tiene orígenes humildes. La fundadora y propietaria Michele Tsucalas comenzó a elaborar su amada granola con la esperanza de imitar el delicioso refrigerio que solía disfrutar en Nueva Inglaterra.

“Me apasioné por elaborar la mejor granola que cualquiera haya probado jamás”, menciona. Dicha pasión floreció en la cocina de su apartamento. Con el tiempo, llegó a convertirse en una empresa con 44 empleados que distribuye granola a múltiples cadenas de comestibles alrededor del país.

Tsucalas forma parte de un creciente número de mujeres que han iniciado compañías de alimentos, bebidas y agronegocios. Expandir dichas empresas no es para las personas que carecen de determinación. Tsucalas ha cambiado de ubicación varias veces para seguir el ritmo del crecimiento de la compañía. Sin embargo, los esfuerzos han valido la pena, tanto en maneras que ella esperaba como en algunas maneras que no esperaba.

“Ser empresaria me ha permitido devolver más de lo que que yo esperaba, desde el desarrollo de nuestra experiencia para empleados y compartir mi pasión por la empresa y el emprendimiento, hasta ampliar las oportunidades para las personas de nuestra comunidad”, comenta.

Lotes pequeños, empresa grande

Tan solo un año y medio después de comenzar a vender granola en el mercado de agricultores, Tsucalas sabía que su negocio secundario se podría convertir en un trabajo a tiempo completo. Aunque no contaba con experiencia culinaria o empresarial alguna, Tsucalas cree que su ingenuidad la benefició.

“Teníamos que descubrir una forma de administrar la empresa que fuese diferente y que contribuyera a la calidad del producto”, explica. No estaba comprometida con ideas específicas, sino que tenía un compromiso por mantener lo que hacía a su granola tan especial.

Por ejemplo, la compañía ha estado en tres ubicaciones de producción, ya que en cada ocasión se ha cambiado para obtener más espacio. En 2015, PNC Bank ayudó a facilitar un préstamo para su expansión a un inmueble de 10,500 pies cuadrados. Sin embargo, a pesar de su crecimiento, la compañía sigue elaborando cada bolsa a mano: la sorprendente cantidad de 6,000 bolsas diarias. Tsucalas consideró automatizar un mayor número de procesos, pero se dio cuenta que eso pondría en riesgo lo que hace deliciosa su granola.

“Todo lo hacen a mano personas reales”, menciona.

Apoyando a las mujeres empresarias

El número de empresas propiedad de mujeres que solicitan préstamos aumentó un 13 % en 2018, según un estudio realizado por Biz2Credit. Connie Small, una representante de banca de agronegocios de PNC Bank, ha tenido experiencia de primera mano con esta tendencia. Está trabajando con más mujeres que administran viveros, empresas de agroturismo y compañías de alimentos y bebidas.

“Para mí es alentador trabajar con ellas, y es alentador para las empresarias saber que hay otras mujeres que están siguiendo este mismo camino”, dice Small. Además de brindar experiencia financiera al sector de agronegocios, como representante de banca de agronegocios, Small también aporta conexiones de la industria, así como la comprensión de las necesidades exclusivas de sus clientes.

"Un amigo me sugirió que considerase a mi representante de banca como un socio y como alguien que se interesa en apoyar y motivar a las mujeres empresarias”, dice Tsucalas. Ahora ella hace lo mismo al participar en iniciativas empresariales dirigidas por mujeres y ofrecer mentoría a las mujeres que acaban de empezar.

Creciendo y retribuyendo

Al mirar atrás, Tsucalas dice que ha aprendido mucho sobre los negocios, la fabricación de comida y sobre sí misma. Por ejemplo, se está enfocando en contratar a personas que complementen sus habilidades y llenen las brechas. De manera similar, la empresaria ha descubierto que hacer crecer su empresa requirió que ella encontrara un equilibrio, especialmente después de que naciera su segundo hijo.

“Tuve que contratar y capacitar a mano de obra porque sabía que no podría estar presente en la medida en que había estado anteriormente”, dice. “Reconocer eso y preguntar ‘¿cómo puedo alejarme?’ implicó un cambio decisivo”.

Hoy en día, Michele's Granola sigue creciendo y contribuyendo. A través de su programa Give One for Good Food, la compañía dona el 1 % de las ventas a organizaciones que generan sistemas alimentarios más equitativos.

“En esta empresa tuve la intención de elaborar granola”, menciona. “Ahora, estamos utilizando el poder de las ganancias para generar un cambio positivo, y eso es lo que ha sido más gratificante”.

Preguntas y respuestas con Michele Tsucalas

1. ¿Cuánto tiempo llevas con el negocio?

Empecé a vender granola en el mercado de agricultores local en la primavera del 2006, después que una buena amiga me recomendara que ofreciera mi receta casera al público.

2. ¿Qué te inspiró a ser empresaria?

Inicialmente me inspiró la comida deliciosa. Aunque no pretendía que mi pasatiempo de elaboración de granola se convirtiera en una empresa, una vez que comencé a trabajar en el mercado de agricultores, me vi sumamente motivada por el movimiento alimentario local y por los demás proveedores locales, muchos de ellos agricultores, quienes estaban haciendo crecer empresas prósperas de cero y proporcionaban opciones de alimentos más sanos y sostenibles en nuestro sistema alimentario, el cual es altamente industrializado. Después, a medida que comencé a pensar en las posibilidades de expandir mi empresa en la dirección de un negocio mayorista, ¡me emocionó la idea de ser mi propio jefe! Yo tengo el control de las oportunidades que elijo para mí y mi familia y, aunque es una responsabilidad que implica las 24 horas y tiene la influencia de un equipo creciente de empleados, proveedores y clientes, tengo la fortuna de ser yo quien decide cuándo acelerar o frenar.

3. ¿Cuál es un consejo que le darías a alguien que apenas está iniciando su empresa?

Al inicio recibí una recomendación que ha dado forma a la estrategia de crecimiento de Michele’s Granola: haz una cosa y hazla mejor que todos los demás. Producimos una gama completa de varios sabores distintos de granola y muesli, pero no nos hemos expandido a otras líneas de productos en los casi quince años que tiene la empresa. Esto ha permitido que nuestras operaciones de fabricación se mantengan optimizadas y nos ha permitido encontrar un sólido nicho de mercado al ofrecer un producto de lotes pequeños de alta calidad. Desde luego que no fuimos los primeros en comercializar un producto de granola, por lo que enfocarnos en ser los mejores en ello nos ha ayudado a competir en una categoría abarrotada.

4. ¿Cómo haces que cada momento cuente en tu empresa?

Cada momento cuenta porque cada onza de granola cuenta, cada cliente cuenta y cada empleado cuenta. Dichos momentos se dan en nuestras operaciones y en relación con estas todos los días, ¡y yo hago todo lo que puedo para asegurar que sean positivos y productivos! Mi puesto ha cambiado mucho a lo largo de los años desde que empecé. He desempeñado varias funciones y he ocupado muchos puestos distintos, desde panadera a administradora y madre trabajadora, y me tomo en serio todos ellos por igual. Al prestar una sincera atención a todos los detalles, sean grandes o pequeños, espero ser un modelo a seguir positivo para mi equipo en crecimiento, para que ellos también puedan tener el compromiso de hacer que cada momento cuente para todos los involucrados.

5. ¿Qué es lo más importante para ti como propietaria de una empresa?

Lo más importante es que estamos haciendo una diferencia positiva. De muchas formas, ser empresaria implica crear el mundo en el que quiero vivir. Dicho deseo se integra en muchos niveles de nuestra compañía, desde conservar nuestro proceso de lotes pequeños y buscar oportunidades para que este sea más ecológico, hasta brindar oportunidades laborales que valgan la pena y trabajar constantemente para mejorar la experiencia de trabajo de nuestros empleados, así como retribuir a nuestra comunidad en formas significativas y constantes a través de nuestro programa Give One for Good Food®. Creo que tomar decisiones que beneficien a todos tiene lógica desde el punto de vista empresarial, y estamos ansiosos por aumentar nuestro impacto y liderazgo a medida que crecemos.