Según el último informe de la Oficina de Análisis Económicos, el PIB de los EE. UU. ha caído dos trimestres seguidos, un indicio común -pero no concluyente- de recesión.[1] Mientras los expertos debaten sobre el estado de la economía de nuestro país este año, garantizar que tu empresa resista el temporal económico debería ser una prioridad. Una forma sencilla de asegurarte de que sobrevives y prosperas en estos tiempos de incertidumbre es gestionar tu flujo de caja.

Por qué es importante reservar dinero en efectivo ahora mismo

Si el flujo de caja es el motor de tu empresa, las reservas de efectivo son el fondo de emergencia o amortiguador, y suelen consistir de efectivo, ahorros u otros activos. Disponer de dinero en efectivo te ayuda a cubrir posibles brechas en los gastos o en las ventas. Como hicieron muchas empresas durante la primera oleada de la pandemia, también puede proporcionar un capital crucial si necesitas expandir, actuar o hacer ajustes en tu negocio rápidamente.

Ese dinero en efectivo extra puede ser aún más crítico cuando tu compañía se enfrenta a una posible recesión o caída del mercado, lo que suele significar un menor gasto de los consumidores. A pesar de estas ventajas, el 32 % de las pequeñas empresas disponen de menos de 30 días de gastos de funcionamiento,[2] y el 57 % tiene menos de $5,000.[3]

¿Cuánta reserva de dinero en efectivo disponible debe tener una compañía?

Según los expertos, reservar entre 3 y 6 meses de gastos es una buena regla general. Pero la respuesta correcta variará en función de varios factores, como:

  • la fase de tu empresa y el acceso al financiamiento
  • las metas y plan de crecimiento a largo plazo
  • el inventario y/o servicios o productos proporcionados
  • el entorno industrial
  • la ubicación y bienes raíces
  • el número de trabajadores y otros gastos de funcionamiento

Por ejemplo, una startup tecnológica remota eficiente con un equipo pequeño puede, a menudo, arreglárselas con una reserva de dinero en efectivo más pequeña que un gran negocio minorista con múltiples locales y una plantilla considerable.

Además, ten en cuenta la economía. Durante una recesión o crisis del mercado, tener más dinero en efectivo a mano ayuda a pagar a los trabajadores, mantiene abierto el negocio y evita que dependa del financiamiento de emergencia con altas tasas de interés.

Dato curioso: no siempre es mejor tener mucho dinero en efectivo a mano. Las grandes reservas de dinero en efectivo no contribuyen activamente al crecimiento del negocio y dejar el dinero estancado puede hacer que pierdas oportunidades de crecimiento. Además, a los inversionistas les gusta ver balances generales crecientes, no lineales.

Si piensas guardar más de 6-12 meses de gastos, considera cómo se puede utilizar ese dinero para apoyar mejor a la compañía a largo plazo.

Gestionar con éxito tu flujo de caja

Evita reservar muy poco (o demasiado) dinero en efectivo para tu negocio creando una proyección del flujo de caja. Para ello, empieza por examinar tu saldo de dinero en efectivo actual, las ventas estimadas y los gastos fijos y variables. Herramientas como Cash Flow Insight® de PNC pueden darte una visión de tus finanzas y tu desempeño.

Una vez que tengas los fondos, asegúrate de guardarlos en un lugar bastante accesible. Una reserva de dinero en efectivo no tiene que ser de dólares y centavos, siempre que puedas liquidarla rápidamente, normalmente en un plazo de 90 días. Considera opciones como una cuenta de ahorro de alto rendimiento (HYSA), que mantiene el dinero seguro y cerca mientras genera interés.  

Otra opción es poner ese "fondo de emergencia" empresarial a trabajar para ti. Evita el estancamiento del flujo de caja invirtiendo en una cuenta segura de money market, un certificado de depósito (CD), bonos o títulos.

Si las ventas se ralentizan o el flujo de caja es bajo, hay muchas maneras de complementar la cuenta de ahorros, como las líneas de crédito, los anticipos de dinero en efectivo o los préstamos para empresas.

Nunca se está demasiado preparado

¿Se dirige Estados Unidos hacia una recesión o no? Con las altas tasas de inflación y el repunte del mercado laboral, la respuesta no está clara. Pero una cosa es segura: no hay mejor momento para hacer un plan de respaldo financiero. Empieza por explorar tus opciones de gestión del flujo de caja con PNC Bank hoy mismo.