Cumplir con tu misión, llevar el control de los riesgos, mantener las la solidez financiera y usar tus activos para ayudar a lograr estos resultados: ¿Es posible realizar todas estas tareas ante un trasfondo de cambio, incertidumbre y volatilidad? En nuestra opinión, la respuesta es sí, si se emplea un enfoque analítico y empresarial. Cada vez, se observa con más frecuencia que los inversionistas institucionales implementan un marco analítico de modelación financiera para gestionar sus activos y pasivos con miras a lograr los objetivos de su organización. En este documento hablamos sobre dicha tendencia y sus posibles beneficios.

Un panorama complicado

Los inversionistas institucionales enfrentan numerosos desafíos particulares, incluido el regreso de la inflación, un entorno de tasas de interés crecientes y factores de estrés en la cadena de suministro y el mercado laboral, todo lo cual genera incertidumbre con respecto a la recuperación económica. Aunque algunos de estos desafíos quizás sean nuevos, la presencia de obstáculos imprevistos no lo es. En la siguiente tabla intentamos resumir los desafíos específicos a los que se enfrentan las instituciones hoy en día.


Ver la versión accesible de este gráfico.

En respuesta, vemos que las instituciones cambian a un modelo de administración de inversiones más holístico y centrado en la empresa. Específicamente, vemos que esto ocurre de dos maneras:

  • al analizar el papel que los activos de inversión del balance general desempeñan al contribuir a su bienestar financiero.
  • al utilizar la relación entre los activos de inversión y los resultados financieros para ayudar a determinar la mejor asignación de activos, a fin de abordar las preocupaciones de liquidez y flujo de caja.

De forma conjunta, estas dos estrategias conforman lo que denominamos un marco de modelación financiera. En este marco, las metas empresariales de la institución sirven como componente clave de la estrategia de inversión para el grupo (o grupos) de activos.

Marco de modelación financiera empresarial

Aunque no hay una fórmula única que funcione para todas las instituciones, la mayoría de los marcos de modelación financiera para inversión se basan en cuatro pasos clave:

Ver la versión accesible de este gráfico.

Aunque la implementación de estos cuatro pasos puede variar, el objetivo es intentar determinar la forma en que los activos de inversión afectan las métricas financieras clave y el bienestar financiero general. Este tipo de análisis puede variar de una organización que revisa el impacto que su pensión tiene en los flujos de caja, hasta una universidad que determina la liquidez adecuada para evitar ventas inoportunas de activos. Un marco de modelación financiera puede vincular ambas partes del balance general, tal como un sistema de atención médica que pretende poner fin a su pensión al utilizar ya sea un enfoque de solicitar un préstamo para financiamiento o fondos provenientes de activos operativos a largo plazo. Otro ejemplo es la óptima asignación de activos de dotación para una fundación benéfica que necesita distribuir recursos mientras se enfrenta a desafíos de recaudación de fondos y a perspectivas inciertas con respecto a los retornos de los activos financieros. Por último, una compañía de seguros que busca obtener una mejor clasificación como aseguradora podría aprovechar un enfoque de modelación financiera para mejorar sus relaciones de liquidez y de adecuación de capital.

En nuestra opinión, dependiendo de la naturaleza de este análisis, un marco de modelación financiera para inversión que sea flexible y esté adaptado específicamente a una determinada institución tenderá a superar un marco que sea rígido o “universal”. Además, las organizaciones no tienen que idear y administrar dicho marco por cuenta propia. Trabajar con empresas de servicios financieros que tengan experiencia en ayudar a instituciones similares, capacidades de análisis considerables y una comprensión de ambas partes del balance general puede establecer la hoja de ruta hacia una ejecución exitosa.

Conclusión

Como es el caso en todo periodo de incertidumbre o inestabilidad, los inversionistas institucionales deberán continuar implementando planes tácticos y estratégicos para administrar sus finanzas. Las instituciones deben equilibrar el mantenimiento de la solvencia en el presente con la viabilidad financiera en el futuro. Implementar un marco de modelación financiera para inversión puede ayudar a enfrentar estos desafíos.


Versión accesible de los Gráficos

Gráfico 1

  Desafíos

Entidades sin fines de lucro

  • Mayor demanda de recursos para ayudar a las comunidades a enfrentar el desempleo, la inseguridad alimentaria, las necesidades médicas, etc.
  • La incertidumbre referente a la capacidad de obtener recursos a través de la recaudación de fondos tradicional con datos históricos indican que el crecimiento de las donaciones a entidades benéficas normalmente disminuye durante los escenarios económicos adversos.

Educación superior

  • Problemas de flujo de caja relacionados con la matrícula reembolsada y pérdida de cargos por alojamiento y comida.
  • Mayor presión en los grupos de activos de plazo más largo, como las dotaciones, para que realicen distribuciones extraordinarias (y potencialmente perjudiciales) para cubrir los déficits presupuestarios.
  • Es probable que continúe una tendencia de descuento de matrícula a largo plazo.

Atención médica

  • Un mercado laboral históricamente difícil tanto para el personal clínico como para el personal no clínico.
  • La presión sobre los márgenes generada por la inflación de los gastos y las complicaciones de los reembolsos.
  • El cambio de las preferencias del consumidor en cuanto a la forma en que se brinda la atención.

Compañías de seguros

  • Un entorno de inflación alta que dificulta gravemente los retornos de inversión “reales” (posteriores a la inflación).
  • La incertidumbre continua de la recuperación económica mundial puede generar la necesidad de reforzar las reservas ante posibles pérdidas.

Corporaciones

  • Las pronunciadas tasas de inflación que aumentan los precios de los insumos y empeoran la percepción de los costos entre los clientes.
  • La escasez de mano de obra y el estrés de la cadena de suministro que aumentan el costo de producción.

Gráfico 2

Paso 1. Metas y proyecciones organizacionales: establecer las metas financieras de la organización y analizar las proyecciones financieras.

Paso 2. Análisis financiero empresarial: determinar y evaluar la relación entre los cambios de la estrategia de inversión y el impacto en las métricas financieras clave.

Paso 3. Estrategia de inversión personalizada:crear una asignación de activos personalizada para cada grupo que maximice la probabilidad de lograr los objetivos de la organización dentro de las limitaciones del riesgo.

Paso 4. Implementación y supervisión: realizar la implementación, supervisar el rendimiento y las métricas financieras clave, y actualizar la estrategia según sea necesario.

Hablemos

Nuestras soluciones se pueden adaptar para satisfacer tus necesidades particulares.

Contáctenos »