“Here she comes, beaming with pride and something to say…” (Ella llega, radiante de orgullo y con algo que decir…)

Estas palabras están al comienzo de la canción tema de la serie animada Alma’s Way, y lo que alma tiene que decir tiene un impacto en los niños, especialmente sobre los niños latinos que no se ven con frecuencia reflejados en la televisión.

La serie fue realizada por Fred Rogers Productions (FRP) y fue financiada en parte por la fundación PNC Foundation. La PNC Foundation está asociada con FRP desde el lanzamiento de PNC Grow Up Great (Crece con éxito) en el 2004. La PNC Foundation también financió parcialmente la serie premiada de FRP Daniel Tiger’s Neighborhood.

Las realidades que nos rodean

Los estudios demuestran que alrededor de 6 de cada 10 padres dicen que es importante que sus hijos vean la diversidad reflejada en los personajes que ven en la pantalla, y ese tipo de representación positiva no solo es de suma importancia para reafirmar sus experiencias, sino que también les ofrece oportunidades para comprender mejor las culturas diferentes a la suya. 1

“Cuando nuestros socios en Fred Rogers Productions nos hablaron del concepto de Alma’s Way de inmediato comprendimos que deseábamos contribuir en llevar esa importante visión del mundo y oportunidad de aprendizaje a los niños más pequeños”, dice Sally McCrady, miembro de la junta directiva y presidente de la PNC Foundation. “Invertir en la educación temprana es una manera poderosa de tener un impacto significativo en las comunidades a las que servimos. Esa es la fuerza impulsora detrás de PNC Grow Up Great (Crece con éxito), nuestra iniciativa filantrópica bilingüe de $500 millones que tiene un impacto ahora de 18 años sobre nuestros mercados”.

Alma’s Way es la creación de Sonia Manzano, una de las pocas actrices latinas en la televisión cuando comenzó con su papel de María en Sesame Street. Ella fue un personaje habitual en el programa educacional desde 1971 hasta el 2015.

A Manzano se le presentó la oportunidad de crear un espectáculo y dio vida a su personaje principal, Alma, una niña puertorriqueña segura de sí misma, de 6 años de edad, en el Bronx de Nueva York. Su vida está rodeada de un fecundo y diverso conjunto de familiares, amigos y vecinos.

“Mucho de la serie lo toma prestado de las experiencias de Sonia cuando era niña y también de todas nuestras experiencias de vida”, dice Olubunmi Mia Olufemi, productora y supervisora de la serie. “La serie cuenta con un equipo de creación muy diverso, en el que muchos de nosotros hemos vivido en Nueva York y en muchos otros lugares diferentes”.

El título de la serie hace referencia a la “Forma de Alma” de ver el mundo. El propósito de Manzano es que los niños vean que la forma de cada cual es diferente y válida. En cada episodio, Alma habla directamente al espectador en los momentos de “Reflexión objetiva”, en los que ella reflexiona sobre una situación, muestra otros puntos de vista y toma decisiones difíciles, todos ellos componentes fundamentales para aprender a pensar por sí misma.

“Un principio rector puesto en práctica por Sonia fue: ‘quiero que los niños sepan que tienen un cerebro y que pueden hacer uso de él’”, dice Olufemi.

“If You Can See It, You Can Be It” (Si lo puedes ver, lo puedes ser)

La serie animada Alma’s Way, respaldada por PNC, celebra la diversidad a la vez que estimula a los niños a pensar y tener una mayor comprensión de, sus propios puntos de vista y los de los demás.

Alma, su familia y algunos de sus vecinos son puertorriqueños, cubanos, mexicanos, dominicanos y hasta bangladesíes, lo que muestra lo amplia que es la población del vecindario. Los espectadores entran en las vidas y las culturas de los personajes, que muestran sus mundos tal y como son, desde la música que escuchan y con la que bailan, hasta el spanglish que habla Alma, llegando hasta el “mofongo” que cocina la abuela Cecilia, platillo cuya receta está publicada incluso en el sitio web de Alma’s Way.2

El equipo desea mostrar a los niños que “si lo puedes ver, lo puedes ser”, de manera que los personajes poseen una amplia variedad de profesiones. La Mami de Alma es música y profesora de música y Papi es veterinario, su Tía Gloria es conductora en el transporte público de Nueva York y el Tío Néstor es dramaturgo y director musical de un conjunto de Bomba.

“Los estudios sobre los medios para niños muestran que la representación positiva de grupos culturales y raciales específicos tienen un enorme impacto sobre la visión que tienen los niños sobre sí mismos”, dice Olufemi. “De la misma manera, el hecho de no ver a alguien que tiene un pelo o piel parecido a los tuyos. Por ejemplo, yo crecí leyendo la revista Seventeen y, en ese tiempo, ninguno de los tonos de maquillaje que anunciaban funcionaban para mí. Lo que significa que tú no existes. Creces sintiéndote fuera de lugar, como si no representaras ningún tipo de belleza ni nada en este mundo”.

Eddie Mambo, el primo de Alma, padece de parálisis cerebral y es otro ejemplo de inclusión intencional.

“Para nosotros era realmente importante tener un personaje con una discapacidad visible de manera que supieran que él es diferente”, dice Olufemi. “Pero no hay ningún episodio en especial dedicado a Eddie. Él simplemente es quién es”.

Más allá de la transmisión.

Aparte de la vinculación de la PNC Foundation en Alma’s Way y Daniel Tiger’s Neighborhood, PNC Grow Up Great (Crece con éxito) y FPR han estado asociados desde el 2016 en Be My Neighbor Days (Días de sé mi vecino) que se celebran en cerca de 45 mercados de PNC del país.

“Tenemos un interés mutuo en las familias y en lograr que se involucren, y es ahí donde realmente comenzó 'Días de sé mi vecino'", dice Paul Siefken, presidente y director ejecutivo de Fred Rogers Productions, y miembro ex officio del Consejo asesor de PNC Grow Up Great (Crece con éxito) para PNC Grow Up Great.

Siefken también señaló que pensar sobre diversidad, equidad e inclusión debían ser componentes claves cuando piensan sobre el trabajo que realiza la FRP “en lugar de considerarlo como algo añadido”.

“Estamos a la búsqueda de cómo podemos celebrar las identidades raciales y étnicas en esos eventos”, añadió. “Lo hacemos trabajando en conjunto con los líderes y organizadores de la comunidad en cómo "Días de sé mi vecino" puede representar a las personas en la comunidad y celebrar a los niños de esa comunidad de una manera significativa”.

Cómo hacer llegar el mensaje

Ese mismo compromiso con la diversidad, equidad e inclusión fluye a su programación.

Aunque la tecnología y la manera en que entregamos los medios cambian con el tiempo, los principios básicos del desarrollo de la primera infancia siguen siendo los mismos, dice Siefken.

“Continúa tratándose de que los niños aprendan a manejar sus sentimientos, a interactuar con las personas y a moverse en el mundo en que viven”, explica. “Contamos con expertos que han estudiado la manera en que se desarrolla la visión del mundo que tienen los niños, por lo que debemos estar seguros de que les hablamos al nivel apropiado para su edad. Daniel es para las edades de 2 a 4 años y Alma para las edades de 4 a 6. Es toda una vida de diferencia en el progreso, por lo que el aprendizaje social y emocional es muy diferente”.

Este principio de la primera infancia ha creado un espacio en el que los jóvenes espectadores pueden aprender y disfrutar del diverso mundo cultural de Alma’s Way, una serie con una pequeña niña que “tiene algo que decir”.