Los equipos de banca comercial y banca para el desarrollo de la comunidad de PNC están recurriendo activamente al uso de sucursales móviles como herramientas de difusión comunitaria para ampliar los servicios básicos de banca en las comunidades de ingresos bajos y moderados, así como para fortalecer las relaciones con los miembros de dichas comunidades que no cuentan con bancarización o cuya bancarización es insuficiente.

Desde hace más de 15 años, PNC Bank ha mantenido una flota de unidades móviles para ayudar a los clientes cuando más necesitan servicios de banca presenciales, por ejemplo, durante los festivales y eventos al aire libre, en los días de mudanza a la universidad y, especialmente, durante los cierres de sucursales que se realizan debido a renovaciones o desastres naturales.

Actualmente, PNC cuenta con tres unidades de 40 pies que tienen un cajero automático, además de los servicios de ventanilla que se ofrecen en las otras ocho sucursales móviles más pequeñas.

Más que una banca tradicional

“Nuestras sucursales móviles brindan la oportunidad para que los miembros de la comunidad se reúnan con un banquero personal, realicen la apertura de una cuenta de cheques, soliciten un préstamo con garantía hipotecaria, reemplacen una tarjeta de débito de PNC y reciban una serie de otros servicios bancarios tradicionales”, dice Chris Hill, vicepresidente sénior y gerente de canal de sucursales móviles del área de banca comercial. “Sin embargo, decidimos que queríamos superar esos servicios y ofrecer un acceso más conveniente a los servicios importantes de banca en las comunidades que atendemos. También queríamos aprovechas nuestras sucursales móviles para ofrecer educación financiera a nuestros consumidores”.

PNC envío una de sus unidades de 40 pies a Chicago en septiembre de 2020 y colaboró con 17 organizaciones y centros comunitarios para establecer una ruta mensual con paradas frecuentes programadas en varios vecindarios. Al hacerlo, el programa de participación de sucursales móviles se ha alineado con el compromiso de $88 mil millones anunciado recientemente por PNC para hacer que sus productos y servicios sean más accesibles para las comunidades de ingresos bajos y moderados.1

Ayudar a lograr las metas

Las sucursales móviles de PNC no solo ofrecen seminarios de educación financiera para los consumidores, las pequeñas empresas y las organizaciones sin fines de lucro, sino que también proporcionan programas educativos para compradores de viviendas y administración del dinero en un afán por mejorar la estabilidad financiera de las personas y las familias que de otro modo quizás no tienen acceso conveniente a los servicios bancarios, recurren al cobro de cheques y préstamos sobre salarios que generan altos cargos, o que en sí no tienen cuentas de cheques.

“Queremos ayudar a los residentes que no cuentan con bancarización o cuya bancarización es insuficiente y que normalmente se ubican en comunidades desatendidas a que tomen medidas para lograr sus metas financieras, y podemos responder con oportunidades para el empoderamiento económico y el aprendizaje de por vida a través de este enfoque más personalizado con sucursales móviles”, dice Cathy Niederberger, vicepresidenta sénior y directora de Banca para el desarrollo de la comunidad de PNC. “Nuestra capacidad para ofrecer educación financiera permite que las personas de todas las edades aprendan maneras para tomar decisiones financieras seguras para que puedan lograr sus metas”.

Un compromiso con la comunidad

 

Linda Peters, directora de programas para adultos mayores de Northwest Side Housing Center (NWSHC), dice que el enfoque de establecimiento de relaciones que PNC emplea con la comunidad ha sido invaluable para los residentes del centro que son adultos mayores, especialmente durante el punto álgido de la pandemia de COVID-19.

La sucursal móvil de PNC visita el Kelvyn Park Senior Center, el cual es operado por NWSHC, dos veces al mes.

“Ayudamos a las familias a conservar sus viviendas, creamos oportunidades financieras y ayudamos al crecimiento de las personas como organizadores y líderes de la comunidad”, dice Peteres. “Desde que PNC comenzó a realizar visitas al centro, los residentes han obtenido asesoría en cuestiones de hipotecas, y he escuchado a los adultos mayores mencionar que ha sido muy bueno que su banco los visite en vez que ellos tengan que trasladarse en autobús durante la pandemia para atender sus necesidades”.

NWSHC es uno de los 17 socios comunitarios que han estado trabajando con PNC desde el otoño pasado. Esta organización comunitaria sin ánimo de lucro, situada en el barrio de Belmont Cragin de Chicago, ayuda a las personas a establecer y mejorar su calidad de vida y bienestar económico.

“Es fundamental crear comunidades en las que las personas quieran vivir, trabajar, invertir, jugar y aprender”, dice Tony Smith, vicepresidente sénior y gerente de banca para el desarrollo de la comunidad para Illinois y Wisconsin. “Debemos seguir haciendo eso. Creo que es una de las muchas cosas que PNC hace como participante sobresaliente en un mercado como el de Chicago”.

El oriundo de Chicago recientemente tuvo la oportunidad de trabajar en un desarrollo financiado por PNC que está a cargo de construir un supermercado enfocado en alimentos sanos, locales y orgánicos, además de varios restaurantes con servicio para comer dentro, en el vecindario desatendido donde él creció.

Establecer relaciones y hablar el idioma

Smith dice que el hecho de que PNC forme parte de la comunidad que atiende no solo es gratificante, sino que supone la clave para comprender las necesidades y establecer relaciones.

El 82 % de la población del barrio Belmont Cragin de NWSHC es latina, y el mismo porcentaje de residentes habla un idioma distinto al inglés en casa. 2

Contamos con banqueros que hablan español en muchas de las sucursales móviles para ayudar a los residentes, y PNC tiene a la mano ciertos materiales traducidos al español. Es posible que también se cuente con asistencia presencial en polaco en ciertas ubicaciones, ya que Chicago alberga la población más grande de polacos fuera de Polonia.3

“Los banqueros bilingües representan un toque amable y necesario que permite a nuestros residentes hablar con alguien que esté familiarizado con su idioma y cultura”. Esa es una gran ventaja”, añade Peters. “PNC ha establecido con nuestros clientes el tipo de relaciones que no solo tienen que ver con las transacciones”.

Detroit será la próxima parada de la experiencia de sucursal móvil de PNC después que los socios de la ciudad expresaran su interés en el programa.

“El compromiso auténtico con nuestras comunidades se encuentra integrado en la cultura de PNC, especialmente con nuestras comunidades de color, adultos mayores, veteranos, personas con discapacidades y aquellos menos favorecidos”, dice Smith. “Eso permite que sea sumamente gratificante hacer este tipo de trabajo en PNC”.