Si últimamente has visto o escuchado muchos anuncios referentes a que verifiques tu puntaje de crédito, quizás te estés preguntando de qué se trata todo el escándalo. ¿Por qué es importante tener un buen crédito? Y, en cualquier caso, ¿qué es? ¿Qué puedes hacer para tener un puntaje de crédito más alto?

Primeramente, cuando las personas hablan del crédito bueno o malo, se refieren a la manera en que un individuo ha gestionado (y continúa gestionando) sus finanzas personales. Sus actividades se reflejan en su informe de crédito, así como en su puntaje de crédito. He aquí la diferencia:

Tu informe de crédito presenta un seguimiento del historial de tus actividades financieras, incluida una lista de las empresas que te han otorgado préstamos o crédito, el monto total de cada préstamo o los límites de crédito de cualquier tarjeta de crédito, la frecuencia con la que has realizado pagos a tiempo y cualquier pago que no hayas realizado. Para obtener más información sobre tu informe de crédito, lee “7 pasos para establecer un crédito sólido” de My Finance Academy de PNC.

Tu puntaje de crédito es un número de tres dígitos que por lo general está en el rango de 300 a 850 (existe una variedad de modelos de calificación distintos) y sirve como referencia rápida para ayudarles a determinar la probabilidad de que pagues a tiempo a los prestadores y a otros responsables de tomar decisiones al considerar darte un crédito o un préstamo. Entre más alto sea el puntaje, mayor será tu crédito. Según la información de tu informe de crédito, tu puntaje de crédito oscila en torno a tu actividad financiera en curso de una manera muy parecida a la que tus calificaciones oscilan en torno a tu desempeño en las pruebas.

¿Quién consulta tu puntaje de crédito y tu informe de crédito? El banco que considera tu solicitud para un préstamo para un automóvil o una casa, el arrendador o la compañía de arrendamientos que considera tu solicitud para alquilar un apartamento, el proveedor de telefonía celular que aprueba o rechaza tu nuevo contrato por dos años, es decir, cualquiera que necesite determinar si muestras la estabilidad financiera suficiente para suscribir un contrato con ellos. En ocasiones, el proceso de toma de decisiones implica más que un simple sí o no. Además, el buen crédito a menudo califica a los prestatarios para obtener mejores tasas de interés que las otorgadas a quienes tienen un crédito promedio, lo cual significa que tener un buen puntaje de crédito bien podría ahorrarte dinero.

¿Qué puedes hacer para tener un puntaje de crédito sólido? A continuación describimos algunos consejos:

  1. Paga tus facturas a tiempo todas las veces. Configura recordatorios para que nunca se te pase realizar un pago de renta, servicio público, telefonía celular, automóvil, tarjeta de crédito o préstamo.

  2. Comienza a liquidar tus préstamos estudiantiles mientras sigues en la universidad. De ser posible, haz pagos de tus préstamos estudiantiles ahora, ya que además de reducir la deuda a la que te enfrentarás al graduarte, demostrarás tu capacidad para reembolsar tus deudas.

  3. Mantén bajos los saldos de tu crédito y liquida tus deudas tan rápido como puedas. Mantener baja tu relación deuda-ingresos puede ser importante para tu puntaje de crédito.

  4. Solicita crédito con moderación. Aunque tener una tarjeta de crédito o un préstamo te puede ayudar a establecer tu perfil crediticio, solicitar varios al mismo tiempo puede ser perjudicial para tu puntaje de crédito. Sé sensato con tus solicitudes.

  5. Verifica tus informes de crédito con regularidad. Puedes solicitar una copia gratuita de tu informe de crédito una vez al año a las tres principales agencias de informes de crédito (Equifax, Experian y TransUnion) a través de AnnualCreditReport.com. Analízalo con detenimiento e informa cualquier error que aparezca en tu información o actividad para ayudar a que tu informe de crédito y tu puntaje de crédito mantengan el rumbo.