Ya sea que pidas dinero prestado o lo ahorres, los intereses juegan un papel importante. Estos conceptos básicos explican qué son los intereses y qué pueden significar para tus cuentas financieras. 

La definición más sencilla de interés es el costo de utilizar el dinero de otra persona. Puede adoptar la forma de un cargo que tienes que pagar además del monto original del préstamo (principal) cuando pides dinero prestado, o una recompensa que obtienes por permitir que un banco u otra institución financiera utilice tu dinero cuando depositas fondos en una cuenta que devenga intereses: una cuenta de ahorros o un certificado de depósito (CD), por ejemplo. 

Los intereses se calculan como un porcentaje del préstamo o del saldo de la cuenta. Este porcentaje se conoce como la tasas de interés. Las tasas de interés varían de una cuenta a otra y de una institución financiera a otra, así que asegúrate de entender exactamente cuánto te cobrarán -o ganarás- cuando pidas un préstamo o abras una cuenta de depósito con intereses. (Entérate de más sobre las tasas de interés.) 

También es importante saber si las tasas de interés reflejan un interés simple o compuesto. El interés simple se calcula sólo sobre el principal; el interés compuesto se calcula sobre el principal más los intereses acumulados en la cuenta. El interés compuesto funciona a tu favor en una cuenta de ahorros, ya que cuanto mayor sea tu saldo, mayor será el monto de tus depósitos e interés ganado, más interés recibirás. Por el contrario, el interés compuesto puede ir en tu contra si se aplica a una cuenta de tarjeta de crédito renovable, porque los intereses mensuales se basan en el saldo pendiente más los intereses acumulados. (Más información sobre intereses simples y compuestos y cómo se calculan.) 

Cómo funcionan los intereses cuando pides un préstamo

Pagas intereses cuando pides un préstamo o mantienes un saldo en una tarjeta de crédito. Puede que tengas que mirar con atención para ver exactamente lo que estás pagando en intereses.

En el caso de los préstamos a plazos, en los que pides prestada una cantidad fija de dinero de una sola vez (préstamo de vehículo, préstamo estudiantil, hipoteca) y te comprometes a pagar el préstamo en un periodo de tiempo determinado, el cargo por intereses se incluye en tu pago mensual. Un cierto monto de ese pago se destina a pagar tu capital; otra parte se destina a pagar los intereses del préstamo. Aunque el monto del pago mensual puede permanecer igual durante la vida del préstamo, un mayor porcentaje del mismo puede destinarse a los intereses al principio de la vida del préstamo, y un mayor monto se destina al capital con los pagos posteriores. Puedes ver qué parte de tus pagos mensuales se destina a los intereses y al capital, respectivamente, utilizando una calculadora de amortización.

Es especialmente importante entender cuánto interés pagarás en total durante la vida del préstamo para que conozcas el precio real que estás pagando por solicitar ese dinero prestado.

En el caso de los préstamos renovables -es decir, la deuda de las tarjetas de crédito- tienes la posibilidad de seguir "pidiendo prestado" (gastando) siempre que no superes tu límite de crédito y realices al menos el pago mínimo mensual. Una vez más, estar informado es importante, ya que los cargos por intereses pueden convertirse en una bola de nieve durante los periodos de tiempo en los que no pagas la totalidad del saldo. 

Las tasas de interés de las tarjetas de crédito suelen ser variables, lo que significa que pueden cambiar de vez en cuando. Las tasas de interés de una tarjeta de crédito también pueden ser múltiples: una para las compras, otra para los anticipos en efectivo, tarifas promocionales temporales, etc. Lee los términos de tu tarjeta de crédito detenidamente y asegúrate de entender cuánto interés estás pagando. 

Asegúrate también de que conoces las tasas que pueden aplicarse a tu cuenta de préstamo o tarjeta de crédito, además de la tasa de interés. Cuando los términos incluyen una tasa porcentual anual (APR) en lugar de una tasa de interés, puede indicar que se te están cobrando cargos adicionales. (Aprende sobre la diferencia entre APR y tasa de interés.)

Cómo funcionan los intereses cuando ahorras

El guión cambia cuando permites que el banco utilice tu dinero, depositándolo en una cuenta bancaria con intereses. El banco puede realizar inversiones y ofrecer préstamos a otros clientes utilizando los fondos que tú y otros clientes han depositado. Luego comparten contigo los ingresos que obtienen de esas transacciones en forma de intereses.

Dependiendo de la institución financiera, los intereses pueden pagarse en tu cuenta mensualmente, trimestralmente o con otra frecuencia. Los intereses aparecen como una operación en el extracto de tu cuenta y aumentan tu saldo. Como se mencionó anteriormente, si tu banco acumula intereses, puedes ganar intereses sobre los intereses y sobre el saldo de tu cuenta principal. Con el tiempo, el interés puede ayudarte a acumular tu saldo y tu patrimonio..