Todos moriremos. Aunque lo sabemos, para la mayoría no es fácil planificar para el fallecimiento. Prepararse para lo inevitable, ya sea que esté próximo o en el futuro indefinido, puede ayudar a tu familia durante el difícil proceso de fallecimiento y después de este. Se ha escrito mucho sobre proporcionar seguridad financiera para tus seres queridos después del fallecimiento. Sin embargo, lo que a menudo se pasa por alto en la preparación son las consideraciones prácticas para ayudar a tu familia y fiduciarios en el momento inmediatamente anterior e inmediatamente posterior al fallecimiento.

La preparación reflexiva y organizada puede ofrecer a tu familia información, así como la tan necesaria orientación durante un momento estresante, lo que permite que tu voluntad se cumpla y se reduzca la posibilidad de conflicto entre familiares.

Este artículo destaca algunos aspectos prácticos que debes tener en cuenta al momento de prepararte para tu fallecimiento o el de un ser querido.

Revisa los documentos actuales de planificación patrimonial.

 Mantener actualizados los documentos de planificación patrimonial (como tu testamento o tu fideicomiso revocable) permite que tus bienes lleguen a manos de tus herederos y confirma que se designen a los fiduciarios adecuados para que cumplan tus intenciones. Tus fiduciarios también deberán resolver tus asuntos adecuadamente al cumplir con el pago de tus deudas, pagar tus últimos impuestos y distribuir lo que quede a tus herederos. Al revisar los documentos de planificación patrimonial, considera las siguientes preguntas:

  • ¿Recibirán tus beneficiarios los bienes de inmediato? ¿Es eso apropiado? Para cada beneficiario que no pueda administrar su patrimonio adecuadamente, considera crear un fideicomiso para que tu legado esté protegido y, al mismo tiempo, esté disponible (según los términos del fideicomiso) en favor de tu beneficiario.
  • ¿Han cambiado las leyes tributarias de tal manera que tu plan se vería afectado negativamente? O al contrario, ¿han cambiado estas de tal manera que te permitirían simplificar tu plan?
  • ¿Has designado a los fiduciarios adecuados? Tal vez las circunstancias han cambiado de tal manera que los albaceas, fideicomisarios y representantes designados en tus documentos actuales ya no son apropiados. Por ejemplo, ¿tu fiduciario designado se ha mudado, ha tenido problemas de salud o se ha jubilado? De ser así, quizás resulte adecuado designar un nuevo fiduciario.
  • ¿Las designaciones de tus beneficiarios reflejan tu plan actual? Los seguros de vida y los planes de jubilación (así como determinados activos adicionales) no se traspasan a través de tu testamento, sino mediante la designación de beneficiarios. ¿Has verificado todas las designaciones de tus beneficiarios para asegurar que estas coincidan con tu plan actual?
  • ¿Tu testamento es autenticable? En muchos estados se permite adjuntar un documento adicional a tu testamento para que los testigos no tengan que comparecer y autenticar tu testamento durante el proceso de validación testamentaria. Este documento adicional se debe firmar al momento de formalizar tu testamento. (La validación testamentaria es el proceso legal mediante el cual se autentica que un documento es tu testamento.) Si tu testamento no incluye una declaración jurada de autenticidad, considera modificarlo para que sí la incluya.
  • ¿Te mudaste desde la última vez que se elaboraron tus documentos de planificación patrimonial? Las leyes pueden variar en gran medida de un estado a otro. Si te mudaste desde que se elaboraron tus documentos de planificación patrimonial, es posible que las leyes del estado donde ahora resides afecten negativamente tu plan. Considera modificar tus documentos para que coincidan con las leyes del estado donde ahora resides.

Tu abogado y demás asesores te pueden ayudar a que tus documentos de planificación patrimonial permanezcan actualizados y sean adecuados para la situación particular de tu familia.

Elabora un libro de datos con información importante para tus fiduciarios y beneficiarios.

Piensa en las cosas que utilizas todos los días. Piensa en las personas con quienes interactúas, como tus amigos y socios comerciales. Piensa en los servicios a los que tienes acceso. Si fallecieras de repente, ¿tu familia y tus fiduciarios sabrían a quién contactar y cómo acceder a tus cuentas, registros e información electrónica? Crear un “libro de datos” que contenga información importante ayudará a tus fiduciarios a administrar tus bienes y concluir tus asuntos.

Cada libro de datos será diferente dependiendo de la vida de la persona que lo elabore. Sin importar cuán simples o complejos sean tus asuntos, después de tu fallecimiento se vuelve mucho más difícil resolver tus asuntos adecuadamente si no se cuenta con información precisa. Por lo tanto, debes considerar incluir la siguiente información para tu familia en tu libro de datos.

  • Proporciona los nombres y la información de contacto de todos tus asesores, lo que incluye tu:
    • abogado,
    • contador,
    • banquero y demás asesores financieros,
    • profesional de seguros (con una lista de las compañías aseguradoras y los números de las pólizas),
    • asesor espiritual,
    • director funerario (con información referente a todo fideicomiso funerario prepagado),
    • director de cementerio (con información del terreno y la ubicación de la escritura) y
    • otras personas importantes a quienes se debe notificar (como socios comerciales, gerentes o subordinados).         
  • Proporciona información referente a la ubicación de tus documentos originales, como tu testamento, fideicomisos, seguros y contratos de anualidades, contratos de compraventa, documentos comerciales y demás documentos que sean relevantes para tus bienes en particular.
  • Proporciona información referente a tus cuentas financieras, lo que incluye el nombre y la información de contacto del asesor financiero que administra cada una de las cuentas. Puede ser importante proporcionar información referente a cómo y cuándo se adquirió un activo.
  • Proporciona información referente a tu presencia en línea, como tus nombres de cuenta e incluso tus contraseñas. El uso de esta información está sujeto al contrato de servicio de cada uno de los proveedores de cuentas en línea (los cuales varían en gran medida entre un proveedor y otro). Si el contrato de servicio del proveedor te permite designar un usuario sucesor para una cuenta, hazlo de conformidad con lo establecido en el contrato de servicio y menciona dicha persona en el libro de datos. Recuerda que en algunas jurisdicciones es posible que el uso de las contraseñas de otra persona contravenga la ley (sujeto a sanciones penales). Asegúrate de consultar con un abogado antes de intentar acceder a las cuentas en línea o cuentas de redes sociales de un difunto.
  • Proporciona información referente a la ubicación de las declaraciones de impuestos presentadas anteriormente (o copias físicas). Para tus fiduciarios, es particularmente importante tener copias de tus declaraciones del impuesto sobre donaciones presentadas anteriormente, ya que las copias se deben presentar con tu declaración del impuesto a los bienes de la sucesión.

Es posible que también sea importante proporcionar instrucciones importantes para tu familia y tus fiduciarios, por ejemplo, tu voluntad en cuanto al destino final de tus restos mortales. En algunas jurisdicciones, el proceso de validación de tu testamento puede requerir tiempo. Si bien puede ser útil incluir las instrucciones de tu entierro en tu testamento, un retraso en la validación testamentaria puede provocar que dichas instrucciones se vuelvan irrelevantes. Considera proporcionar instrucciones específicas en un documento separado elaborado ante testigos (e incluso quizás deba ser certificado por un notario). De esta manera, tu familia sabrá cómo proceder con respecto a tu funeral sin tener que esperar la validación testamentaria.

Recuerda “quién debe hacer qué” y designa las personas adecuadas.

A medida que envejecemos, creamos estructuras y pedimos (o designamos formalmente) a personas que nos ayuden. Designamos representantes a través de poderes notariales, creamos y financiamos fideicomisos revocables y contratamos otros proveedores de servicios para que nos ayuden con las cosas para las cuales no contamos con la capacidad suficiente (o las cuales ya no queremos hacer).

Es importante recordar que muchas relaciones terminan tras tu fallecimiento. Por ejemplo, tu poder notarial ya no tiene validez después de tu fallecimiento, y usar dicho poder una vez que hayas fallecido podría exponer a tu representante a la responsabilidad personal. Si vas a recurrir al representante que cuenta con tu poder notarial para que te ayude a tomar decisiones financieras y realizar transacciones, la capacidad que esa persona tiene para hacerlo termina después de tu fallecimiento.

Quizás debas implementar planes para asegurar que los fondos estén a disposición de tu familia durante el periodo desde tu fallecimiento hasta el momento en que tu albacea pueda acceder a tus cuentas financieras. Esto podría ser algo tan sencillo como conservar efectivo en tu casa para cubrir unas cuantas semanas de gastos, o bien, crear y financiar un fideicomiso revocable con un fideicomisario sucesor.

Debes asegurar que tus poderes notariales otorguen las facultades necesarias a tus representantes. No confíes simplemente en un documento tipo “formulario”. Algunas leyes estatales requieren el reconocimiento especial de facultades importantes, como la facultad de hacer donaciones, cambiar las designaciones de beneficiarios del plan de jubilación o crear fideicomisos. Debes asegurarte de que tu poder notarial otorgue a tu representante las facultades que tienes previstas para este. Un abogado que se especialice en planificación patrimonial puede asegurar que cuentes con un poder notarial adecuado. Para usar un antiguo lema, “es mejor tener el poder y no necesitarlo, que necesitar el poder y no tenerlo”.

Asegúrate de elaborar un documento de voluntades anticipadas o un poder notarial para atención médica (las leyes de algunos estados requieren ambos) para que las decisiones al final de tu vida se lleven a cabo, incluso si no puedes comunicarlas. Es muy importante que selecciones a la persona correcta para que cumpla tu voluntad. Puedes optar por designar a un hijo o hijos como agente(s) de atención médica. Aunque quizás eso tenga sentido, debes reflexionar sobre la elaboración de estos documentos. Por ejemplo, si una última voluntad requiere el consentimiento unánime de tus hijos y uno de ellos no está de acuerdo, es posible que no se lleven a cabo tus instrucciones. Por el contrario, si tu documento de atención médica requiere el voto de la mayoría de tus hijos, es posible que el hijo que no esté de acuerdo se distancie de la familia. Quizás debas discutir estas decisiones que son difíciles, pero importantes, con tu familia antes de seleccionar agentes para asegurar que las personas que designes cumplan tus instrucciones. Por último, no es necesario designar familiares para este cargo fiduciario (ni ningún otro). Si la designación de familiares provocará dolor o discordia, considera designar a un amigo o asesor de confianza para asegurar que se cumpla tu voluntad.

Debes asegurar que tus documentos de salud/última voluntad y tu poder notarial financiero permitan a tus agentes formalizar contratos con proveedores de servicios. Al contar con poderes notariales amplios (tanto financieros como de atención médica), tus agentes pueden asegurar que recibas la atención adecuada, incluidos los cuidados paliativos, incluso si no puedes comunicar tu voluntad. Es muy recomendable que antes de que tus representantes celebren un contrato con un centro de atención médica, consulten con un abogado, pues la formalización de un contrato de forma incorrecta puede provocar que un familiar incurra en responsabilidad personal en calidad de garante por el costo de tu atención médica.

Fideicomisos funerarios prepagados

Puede ser posible reservar fondos para pagar tu funeral antes de tu fallecimiento mediante la creación de un fideicomiso funerario prepagado. Según el Servicio de Impuestos Internos, un fideicomiso funerario “es un acuerdo entre el otorgante y la funeraria [o] el cementerio para permitir el prepago de los gastos funerarios. El fideicomiso funerario es un “fondo de ingresos acumulados” establecido por una funeraria [o] un cementerio al que la persona transfiere bienes para cubrir los gastos futuros de funeral y entierro”. Es posible que algunos de estos acuerdos te permitan “asegurar” el costo de los servicios funerarios que has adquirido y que se aplicarán cuando fallezcas. Es importante seleccionar un proveedor reconocido de servicios funerarios antes de crear dicho tipo de fideicomiso. Además, debes asegurar que el fideicomiso se pueda transferir a otro proveedor en caso de que el proveedor original de servicios funerarios ponga fin a sus actividades comerciales. Antes de celebrar cualquier acuerdo de fideicomiso, en particular un fideicomiso irrevocable, debes consultar con un abogado. Esto es particularmente importante, ya que estos acuerdos pueden afectar la planificación de Medicaid. Después de una consideración cuidadosa, puedes encontrar que organizar tu funeral con anticipación y reservar los fondos necesarios para pagarlo en un fideicomiso funerario puede evitar que tu familia enfrente el estrés que implica hacer dichos arreglos mientras están de luto por tu fallecimiento.

Cuidados paliativos y últimas voluntades

A medida que se acerca el final de la vida, en particular cuando este es provocado por una enfermedad progresiva que no tiene cura, es posible que sea necesario recurrir a cuidados paliativos. Es posible que los cuidados paliativos resulten adecuados debido a su filosofía de proporcionar atención compasiva a las personas que se encuentran en la última etapa de su vida cuando la muerte es inevitable, y cuando no se proporciona ningún tratamiento activo para el padecimiento grave, conduciendo al fallecimiento. Los cuidados paliativos por lo general aceptan la naturaleza inevitable de la muerte, y la atención que se brinda a través de este modelo no acelerará ni pospondrá la muerte, sino que permitirá que los síntomas de la persona sean tratados con un nivel de comodidad mientras no se brinda un tratamiento para el padecimiento subyacente. Los cuidados paliativos se centran en el paciente y su familia con respecto a la toma de decisiones mientras los profesionales de cuidados paliativos trabajan diligentemente para asegurar que el paciente pase sus últimos días con dignidad. Las noticias y la comunicación abierta entre la familia, en ocasiones en la forma de reuniones familiares programadas con regularidad con el equipo de cuidados paliativos, pueden ayudar a manejar las expectativas referentes a los últimos días de vida y el proceso de fallecimiento, así como brindar una red de apoyo para la familia. Desde luego, la decisión con respecto a si los cuidados paliativos son adecuados es tuya. Aun así, si no puedes comunicarte o no tienes capacidad de comprensión, debes asegurar que los agentes designados en tu poder notarial para atención médica y documento de voluntades anticipadas comprendan lo que quieres con respecto a la atención al final de tu vida y que tus documentos les otorguen la autoridad para procurar cuidados paliativos si así lo deseas.

Prepararse hoy puede evitar angustias el día de mañana

Las últimas voluntades pueden ser difíciles. El fallecimiento de un ser querido puede generar sufrimiento, pena e incluso remordimiento. Prepararse para lo inevitable puede ayudar a tu familia y a tus fiduciarios a atravesar una época difícil. Al proporcionar instrucciones claras acompañadas de los documentos necesarios para cumplirlas, tu familia y tus fiduciarios pueden prepararse adecuadamente y ocuparse de tus asuntos tras tu fallecimiento.

Al proporcionar un libro de datos, sabrán cómo quieres que se manejen tus asuntos una vez que ya no estés y sabrán a quién contactar para que eso suceda.

Tu equipo de Banca privada de PNC puede ayudarte a prepararte para lo que ocurra al final de tu vida. Permítenos ayudarte a ti y a tu familia a reunir las herramientas para hacer que tu familia pueda atravesar un momento que será difícil pero inevitable.

Para obtener más información, comunícate con tu asesor de PNC Private Bank.