Perspectiva a nivel macro

Después de 22 declaraciones de la Reserva Federal (Fed) en una semana y de la tercera caída semanal consecutiva del índice S&P 500®, ello nos sirve de recordatorio de que la política monetaria mantiene su compromiso de reducir la inflación. Al destacar el problema de la creciente inflación, el reporte de Gasto de consumo personal (PCE), que es el índice preferido de la Fed para medir la inflación, resultó más alto de lo esperado el viernes 30 de septiembre. Durante la próxima semana prestaremos atención, dada su importancia, a dos reportes en el contexto de la inflación. El primero es el reporte del lunes del Índice PMI® de manufactura del Institute for Supply Management®, el que revisaremos para confirmar que las cadenas de suministro se están normalizando. El segundo es el reporte de nóminas del viernes. Según las repetidas declaraciones de los miembros de la Fed de que un mercado laboral debilitado es una señal de que la inflación está cayendo, es importante que prestemos atención a otra señal de que “las malas noticias son buenas noticias” para batir la inflación ahora.

Mercados accionarios

Con un tercer trimestre consecutivo de rendimientos negativos, el índice S&P 1500® terminó en septiembre en su media móvil de 200 semanas aproximadamente. Debido a que la temporada de ganancias comenzará la semana próxima, los inversionistas están a la búsqueda de confirmación de que el panorama fundamental se mantiene en terreno positivo, a pesar de que la presión del mercado se ha visto impulsada por una política monetaria restrictiva.

A pesar de los numerosos problemas a los que se enfrentan el Reino Unido y la eurozona, el Índice MSCI World ex USA tuvo un rendimiento superior en términos relativos, debido a que las monedas como el euro y la libra se fortalecieron la semana pasada.

Mientras las tasas de interés aumentaron rápidamente la semana pasada, el Índice MSCI de mercados emergentes se quedó rezagado con respecto a sus principales homólogos debido a su gran exposición a los sectores financieros y otros sensibles a las tasas de interés. Los inversionistas prestarán atención a la próxima reunión de la OPEC+(Organización de Países Exportadores de Petróleo), durante la cual los países miembros pudieran acordar una nueva reducción de la producción para mantener los precios más elevados. 

Mercados de renta fija

Al recibir el impacto del dramático aumento de las tasas de interés en el Reino Unido, los bonos del Tesoro de los EE. UU. a 10 años superaron ligeramente la resistencia y ahora se colocan en su nivel más alto desde 2008. La volatilidad en el mercado de bonos del Tesoro, medida por el ICE BofAML MOVE INDEX, regresó nuevamente a los niveles máximos vistos por última vez en marzo de 2020, como reacción a la situación en Europa. Entretanto, los diferenciales de crédito de alto rendimiento no están siquiera a los máximos del año hasta la fecha, y están a la mitad del nivel del diferencial visto en marzo de 2020 aproximadamente, lo que sugiere que la turbulencia de la semana pasada no estuvo motivada por el deterioro súbito en el ciclo de crédito.

Gráfico de la semana

En solo tres días la semana pasada, los bonos a 10 años del Reino Unido aumentaron repentinamente a 100 puntos básicos (bp) seguido de una caída de 50 puntos básicos en un día. Un número de decisiones recientes de política fiscal y monetaria en el Reino Unido, condujeron al sexto mayor mercado de bonos del mundo a operar como un mercado frontera, y esos movimientos retumbaron ampliamente en los mercados mundiales de bonos. Desde nuestro punto de vista, el Reino Unido continúa enfrentándose especialmente al desafío de una alta inflación y de una rápida desaceleración del crecimiento económico respecto a los Estados Unidos. Una manera de destacar la diferencia es la liquidez del mercado de bonos, que es un referente que los inversionistas acostumbran a dar por sentado en países del tamaño del Reino Unido. Sin embargo, tomando en consideración la situación a la que el país se enfrenta, la liquidez ha comenzado a retroceder a medida que los operadores buscan otros mercados a causa de la conmoción política. Como resultado, el Índice de liquidez del gobierno del Reino Unido se ha debilitado más allá de los niveles de la crisis de la eurozona de marzo de 2020 y 2011, y ha regresado ahora a los niveles de 2009, mientras que los niveles de liquidez de los EE. UU. está bien lejos de los niveles de la era de la crisis financiera. Continuamos esperando una volatilidad elevada en el Reino Unido y la mayor parte de Europa, debido a que los mercados reaccionan a las decisiones políticas en el Reino Unido que no son simplemente una reacción a la política de la Fed. 

 

PARA UN ANÁLISIS PROFUNDO
Ver el gráfico de la semana