Perspectiva a nivel macro

Los datos económicos contradictorios están dejando a los inversionistas en búsqueda de dirección. Los datos del PIB del cuarto trimestre fueron más sólidos de lo esperado; sin embargo, los componentes subyacentes reflejan un cambio en la composición con respecto a principios del 2022. Los inventarios, que representan la inversión privada y el gasto del gobierno, influyeron sobre el crecimiento en la primera mitad de 2022, pero se convirtieron en contribuyentes positivos durante el segundo semestre del año. El gasto del consumidor se desaceleró, que es lo que desean los funcionarios de la Reserva Federal (Fed). Sin embargo, las fuentes de crecimiento son cada vez más amplias, lo que pensamos resulta ser un reto para la meta de la Fed de reducir la inflación. Esto se debe en parte al fortalecimiento sostenido del mercado laboral. Por ejemplo, la semana pasada, el promedio de cuatro semanas de reclamos por desempleo iniciales cayó a su nivel más bajo desde mayo de 2022. Dado que la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) está programada para esta semana, esperamos que datos sólidos del mercado laboral motiven a la Fed a continuar con el endurecimiento de la política monetaria. 

Mercados accionarios

El índice S&P 500® tuvo su mejor semana desde noviembre y se encuentra rumbo a tener uno de los mejores meses de enero en 10 años. El índice superó su media móvil a 200 días por cuarta vez durante el año pasado, en tanto los inversionistas esperan que la reunión del FOMC de esta semana les proporcione indicios sobre en qué momento se producirá una pausa en el aumento de las tasas de interés.

El índice MSCI World ex USA finalizó la semana en territorio positivo, impulsado en gran medida por Japón y Canadá. El desempeño de Japón se vio favorecido por la fortaleza del yen, ya que los inversionistas piensan que el Banco de Japón se vería obligado a subir las tasas de interés como respuesta al rápido aumento de la inflación. Las acciones canadienses tuvieron un repunte, ya que el Banco de Canadá fue el primer banco central del G-7 en indicar que planea pausar los nuevos aumentos de las tasas de interés tras el aumento de 25 puntos básicos de la semana pasada.

El índice MSCI Emerging Markets tuvo un impuso al alza por las acciones chinas, a pesar de que los mercados estuvieron cerrados durante toda la semana por el Año Nuevo Lunar. La presidenta de Perú enfrenta un proceso de destitución con solo siete semanas en el cargo. Esta inestabilidad geopolítica puede perturbar aún más los mercados de materias primas mundiales, ya que Perú es uno de los principales exportadores de metales industriales. 

Mercados de renta fija

Las tasas de interés estuvieron ligeramente más altas en el extremo corto de la curva de rendimiento, pero la volatilidad general del mercado de bonos, según se determina con el índice ICE BofAML MOVEE, se redujo la semana pasada. Aunque la volatilidad se encuentra ahora en niveles vistos por última vez en junio de 2022, todavía es elevada respecto a sus estándares históricos, cayendo a niveles no vistos desde junio de 2022, aunque sus niveles son todavía elevados. Esperamos que continúe la volatilidad, ya que los inversionistas mantienen su preocupación por el endurecimiento excesivo de la Fed unido a la desaceleración del crecimiento económico global. 

Gráfico de la semana

La temporada de ganancias del cuarto trimestre continuó la semana pasada, pues el 28 % de los integrantes del índice S&P 500 ya reportaron resultados. La tasa de crecimiento de las ganancias combinadas (tasa de crecimiento real combinada con las estimaciones de consenso) es de -0.5 %, una baja del -4.6 % con respecto a la semana anterior.

Las ganancias continúan por debajo de las estimaciones de consenso a través del sector financiero y el sector industrial, lo que hace que sea más baja la tasa de crecimiento combinada. Aunque de forma modesta, incluso algunos reportes del sector de energía se sitúan por debajo de las estimaciones de consenso. Los más recientes informes sobre tecnología de la información muestran resultados desiguales, aunque con escasa orientación debido a las preocupaciones sobre la demanda de semiconductores y la computación en la nube.

Con la temporada de ganancias llegando probablemente a su punto medio a finales de esta semana, continuamos el monitoreo de la sorpresa al alza en general como un indicador de la salud corporativa. Al igual que el trimestre pasado, la tasa de superación se mantiene débil, pues un 14 % de todos los grupos industriales del índice S&P 500 reportan resultados negativos. La sorpresa al alza es hasta el momento del 1.5 %, muy por debajo de la media a 10 años del 4.5 % y, al margen de los períodos de recesión, la más baja desde 2008. En nuestra opinión, la baja sorpresa al alza indica que las estimaciones para el 2023 son demasiado optimistas para un entorno económico global en desaceleración. 

PARA UN ANÁLISIS PROFUNDO
Ver el gráfico de la semana