El patrocinador promedio de planes de pensiones ha iniciado el 2023 en mejor posición de financiamiento que hace un año. A pesar de la volatilidad de los mercados de capitales, en los que la mayoría de las clases de activos generaron rendimientos negativos en el 2022, las relaciones de financiamiento se mantuvieron gracias a las tasas de descuento considerablemente más altas que redujeron los pasivos de los planes. Los planes que no habían adoptado estrategias de inversión basadas en el pasivo obtuvieron potencialmente rendimientos de dos dígitos, ya que el impacto de las tasas fue más considerable que cualquier retroceso causado por la caída de la renta variable. Al comenzar el 2023, destacamos algunas áreas de enfoque clave a medida que los patrocinadores de planes piensan en mejorar sus resultados de riesgo de pensiones. 

Estrategia de inversión

Hay un llamado a la acción para los planes basados en retornos. Las estrategias de inversión basadas en pasivos, diseñadas para estabilizar las relaciones de financiamiento de los planes, superaron a las estrategias basadas en retornos en la mayoría de los años posteriores a la crisis financiera de 2008. Mientras que los planes con estas estrategias mantuvieron niveles de financiamiento constantes en el 2022, los patrocinadores de planes más orientados al retorno lograron mayores mejoras en las relaciones de financiamiento el año pasado, ya que las tasas fueron un mayor impulsor de los resultados de financiamiento. Esto representa una oportunidad única para que los planes basados en el retorno consideren la posibilidad de reducir el riesgo de las inversiones para asegurar mejoras que tienden a ser pocas y distantes entre sí para los planes de pensiones. Ante la preocupación por el estado de la economía en el 2023 y las escasas expectativas de subidas de las tasas de descuento, los planes basados en el retorno podrían acabar renunciando a todas sus ganancias recientes (o más) si se produce un evento de mercado antes de que se produzca la reducción del riesgo.

Hay un llamado a la acción para los planes con posiciones excedentes. El sector de pensiones ha llegado a un punto en que el plan de pensiones promedio está sobrefinanciado si se compara el valor de los activos con el valor de los pasivos en el balance general. Con más planes en situaciones excedentes que en años anteriores tras la crisis financiera de 2008, la planificación de estrategias de cese o hibernación es fundamental. En particular, en el caso de los planes congelados, los promotores de planes deben tener en cuenta la disminución del valor de los excedentes por encima de un determinado nivel. En el momento de la rescisión, un plan congelado con excedente tendría dificultades para recuperar el excedente sin pagar impuestos considerables. Por ello, las estrategias basadas en pasivos, en las que la mayoría de los activos se asignan a bonos que se mueven en paralelo con los pasivos, mantendrían estables los niveles de superávit. 

Estrategia de contribución 

Los últimos cambios considerables en la legislación que afecta a los requerimientos de contribución a las pensiones se produjeron en 2021 con dos leyes que ampliaron permanentemente el alivio de financiamiento y proporcionaron un ajuste adicional de las contribuciones requeridas. Aunque algunos patrocinadores de planes aprovecharon la reducción de los requerimientos de contribución, otros optaron por mantener sus políticas de contribución, que estaban diseñadas para impulsar niveles de financiamiento más sanos.

Hay un llamado a la acción para los planes que permanecen subfinanciados sobre la base del valor de mercado. Uno de los principales puntos débiles de los planes de pensiones en los últimos años es el aumento del costo administrativo de gestionar una pensión, en parte debido a los mayores pagos a la Corporación de Garantías de los Beneficios para Jubilados (Pension Benefit Guaranty Corporation, PBGC). En los últimos 10 años, la penalización pagada a la PBGC por estar subfinanciada ha aumentado efectivamente del 0.9 % de los pasivos no financiados al 5.2 % de los pasivos no financiados en 2023, con algunas consideraciones sobre límites máximos. Es lo que se conoce como prima de tasa variable de la PBGC. Los patrocinadores de planes que estén subfinanciados, aunque los déficits hayan disminuido en los últimos años, deben seguir evaluando las estrategias de contribución al plan en vista de la creciente penalización, que está vinculada a la inflación. 

Transferencia del riesgo de las pensiones  

En el 2023, se registró una actividad récord de compra de anualidades, ya que los planes se encontraban más cerca o por encima del financiamiento total. Según la Life Insurance Marketing and Research Association (LIMRA), en los nueve primeros meses de 2022 se produjeron compras de anualidades por valor de $41,000 millones, superando el anterior récord anual establecido en 2012, cuando las compras ascendieron a $36,000 millones. Se espera que los resultados del cuarto trimestre de la actividad de 2022 y 2023 sean elevados.

Hay un llamado a la acción para los planes congelados debidamente financiados. Los promotores de planes con planes congelados deben preparar los activos para la rescisión incluso si ésta no se contempla en la actualidad. Las decisiones de rescisión se están tomando mucho más rápido que en el pasado, ya que las organizaciones buscan salir antes de que los niveles de financiamiento retrocedan. Una estrategia de cobertura del pasivo personalizada que reaccione a la estructura cambiante de la obligación de rescisión de un plan proporciona el resultado más predecible para los patrocinadores del plan.

Puede haber un llamado a la acción para los planes que consideren proyectos de suma global. En los últimos meses hemos observado un repunte de los patrocinadores de planes que se plantean la posibilidad de abonar sumas globales en bloque. Con unas tasas de descuento superiores a las de la última década, el valor de las sumas globales pagadas a los participantes del plan podría ser significativamente inferior en 2023 que hace un año o más. A medida que aumentan las tasas, disminuye el valor actual de las sumas globales. Los promotores de planes con una importante población con derechos adquiridos o pasivos rescindidos deben considerar las implicaciones de ofrecer sumas globales de menor valor. 

Esperamos con ansias el 2023

2023 puede ser un año de oportunidades para muchos patrocinadores de planes de pensiones. Los patrocinadores que han estado esperando pacientemente a que subieran las tasas de descuento tienen ahora la oportunidad de reducir el riesgo y pasar a estrategias basadas en pasivos. Otros planes que ya han tomado medidas y han disfrutado de estados de financiamiento estables pueden tratar de gestionar de forma oportunista los pasivos del plan para mitigar aún más el impacto que el plan tiene en el balance general y en la organización.

Para obtener más información, comunícate con Kimberlene Matthews, FSA, EA, CFA, directora de soluciones de pensión y negocios, al correo electrónico kimberlene.matthews@pnc.com.