En el año 2021, hubo un aumento del 7 % en el Índice de precios al consumidor (CPI, por sus siglas en inglés), lo que supone el mayor incremento desde 1982 (Oficina de Estadísticas Laborales[1]). Si bien esto claramente preocupa a las organizaciones y personas por igual, PNC considera que este aumento de inflación se puede atribuir a la actual recuperación económica. Para obtener más información sobre nuestra opinión con respecto a la inflación, consulta nuestro documento Vibraciones de la inflación. Dicho esto, nunca es mala idea estar preparado en caso de que persista este nivel de inflación. En esta actualización rápida, analizamos el impacto que la inflación tiene en los flujos de ingresos y gastos, así como las maneras en que las organizaciones sin fines de lucro pueden mitigar los efectos.


Impacto en los flujos de ingresos

  • Subvenciones: Las subvenciones normalmente se otorgan como un monto fijo que debe ser pagado anualmente. A menos que la subvención incluya un ajuste en el costo de vida, el poder de compra de la subvención disminuirá a medida que aumente la inflación.
  • Cargos por servicio: Las organizaciones que dependen de los cargos por servicio como parte de su presupuesto pueden quedarse sin dinero después de tener en cuenta la inflación. Los cargos por servicio normalmente implican la implementación de un contrato que no incluye los ajustes del costo de vida, lo que significa que el dinero recibido por el servicio quizás no tenga el mismo valor que tenía cuando se prestó el servicio.
  • Recaudación de fondos: La inflación afecta la recaudación de fondos de diferentes maneras: 1. Las donaciones recurrentes por el mismo monto realizadas por los donantes tendrán un menor poder de compra que las donaciones anteriores. 2. Los ingresos disponibles de los donantes pueden verse afectados por el incremento de los costos, lo que significa que los donantes tendrán menos dinero para donar. 3. Es posible que los mayores costos que implica celebrar un evento de recaudación de fondos requieran que una organización aumente el precio de admisión de los eventos, lo que podría provocar que algunos donantes queden excluidos por el aumento del precio.
  • Cuotas de membresía: De manera similar al impacto generado en los eventos de recaudación de fondos, es posible que las organizaciones tengan que aumentar sus cuotas de membresía para asegurar que puedan continuar cubriendo un nivel similar de costos con los fondos provenientes de los miembros. El aumento de los costos, sumado a los efectos negativos que la inflación tiene en el patrimonio de las personas, también puede excluir a un grupo de tus miembros por el aumento del precio.
 

Impacto en los gastos

  • Costo de la mano de obra: Durante el cuarto trimestre de 2021, el salario promedio en todas las industrias de los Estados Unidos tuvo un incremento del 4.3 %[2]. Este gran aumento fue generado por la combinación de la inflación y la “Gran renuncia”. Debido a que la inflación genera el incremento de los precios, los salarios recibidos por el personal ya no cubren la misma parte de sus gastos que antes cubrían, lo que significa que los trabajadores pueden percibir que su salario ya no es suficiente, por lo que piden un aumento. Además de querer recibir un aumento para cubrir el incremento de los costos, los empleados también están conscientes de los aumentos de salario relacionados con la Gran Renuncia y es posible que integren ese factor en su solicitud de aumento. Los directivos de la organización deben estar preparados cuando los miembros del personal soliciten aumentos o posiblemente estén buscando un nuevo empleo que ofrezca un salario más alto.
  • Costo de los materiales de la misión: El impacto de los gastos relacionados con el programa variará considerablemente en función de lo que ofrezca tu organización. Las organizaciones que necesitan realizar gastos frecuentes en suministros, como alimentos o materiales de construcción, experimentarán intensamente el efecto del incremento de los precios.
 

Reducción del impacto de la inflación

  • Agregar deuda: Considera agregar deuda a tu estructura de capital. Si bien muchas organizaciones se muestran escépticas con respecto a asumir deuda, puede ser mucho más favorable para la salud de la organización obtener un préstamo para cubrir los faltantes del presupuesto que tomar una distribución grande de un grupo de activos de largo plazo.
  • Inversiones: Si tu organización tiene un grupo de inversión, hay tácticas que puedes implementar para reducir el impacto que la inflación tiene en tu cartera. En un entorno inflacionario, tener activos que generen ingresos, como los fideicomisos de inversión en bienes raíces (REIT, por sus siglas en inglés) y las acciones de alta calidad que pagan dividendos pueden reducir el impacto que la volatilidad del mercado tiene en el valor de tu cartera. Para obtener más información con respecto a por qué estos activos suelen tener un mejor rendimiento durante los periodos de inflación alta, consulta nuestro documento denominado Vibraciones de la inflación. Habla con tu asesor de inversiones sobre cómo puedes agregar estas posiciones a tu cartera.
  • Averigua qué tienes: Aunque el estado financiero de tu organización puede presentar un grupo de reserva grande, es importante saber qué es de lo que realmente puedes disponer. Debes asegurar que tanto tu junta directiva como tu equipo de finanzas sepan cuáles fondos tienen restricciones y cuáles no las tienen. También sería prudente examinar los presupuestos recientes para identificar cualquier tendencia que haya estado afectando tus márgenes de ganancias en años recientes.
  • Solicita a los donantes que eliminen las restricciones: Si descubres que tu organización no tiene suficientes fondos sin restricciones para mantener una liquidez adecuada, considera contactar a los donantes para pedirles que eliminen las restricciones referentes a sus donaciones. Los donantes agradecerán que tomes medidas para garantizar su éxito a largo plazo.